No me estorbes. [LIBRE 3/4]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

No me estorbes. [LIBRE 3/4]

Mensaje  Mina Harker el Sáb Oct 07 2017, 23:07

El candado no cedía. Por más que giraba y giraba la llave skeleton, el candado no cedía. Analizó de nuevo el cerrojo; no tenía ningún encantamiento de seguridad, o conjuro, era un candado simple, uno muy bueno, por cierto. Torció la boca, poniendo las manos en la cintura, así, en cuclillas como estaba. Tenía que volver otro día, con un plan mejor que una llave conjurada. ¿Quizás una poción que derrita el metal?

Ahora tendría que salir de allí. Entrar había sido sencillo, pero nunca sabía qué tanto la salida. Los guardias avanzaban en su ronda y ella había desperdiciado demasiado tiempo tratando de hacer ceder ese candado maldito. Y bueno, los rumores de los robos ya se habían esparcido en Beltrexus y esta familia había extremado los recursos en la seguridad de sus objetos de valor. Y no era para menos, pues la señora había recibido un collar con una enorme piedra de hipatita como regalo de cumpleaños.

Esa piedra preciosa, escasa y carísima había enamorado a Mina la otra noche, en la fiesta que habían ofrecido para agasajar a la señora por su 40 cumpleaños. Era de un tono rosado que pasaba a uno azulado cuando le daba la luz desde cierto ángulo. Precioso, maravilloso. ¡Qué hermoso se vería en su colección de joyas! Aunque no lo pudiese usar en un buen tiempo, la solo idea de sostenerlo entre sus manos y colgárselo en el cuello le excitaba de una manera casi sexual.

Suspiró hondamente, se sintió frustrada de no poder lograr su cometido aquella noche. Había sido difícil librarse de su guardaespaldas, quien la vigilaba día y noche por igual. Ella llegó a pensar que él era uno de esos humanos con partes de máquina, pues parecía no dormir. el otro día, por la noche salió a buscar un vaso de agua. Al topárselo en el pasillo, la escoltó hasta la cocina y luego de vuelta a su habitación. -No hace falta que me metas en la cama y me arropes, muchas gracias- le dijo la otra noche.

Luego del asesinato de sus hermanos, los padres de Mina contrataron guardaespaldas para ella a pesar que los elfos culpables de la muerte de Aaron y Lucius habían sido apresados. No podían escatimar ahora en seguridad para su único descendiente vivo. Esta decisión de ellos entorpeció aún más el pasatiempo favorito de su hija: adquirir objetos valiosos que ella coleccionaba. Porque eso hacía, coleccionar trofeos de sus andanzas.

Se irguió y buscó su salida, siempre oculta en las sombras, fue hacia la chimenea. Sin quererlo, tropezó la canasta con las varillas para atizar el fuego que estaba junto a ella al escurrirse dentro, haciendo un ruido que sonó estrepitoso ante el silencio de la noche. -Mierda- masculló al girarse para ver lo que hizo. Escuchó ruidos, alguien había escuchado y se acercaba al salón. La joven se escondió lo mejor que pudo y preparándose para lo peor, con un movimiento de la mano creó la ilusión de un gato junto a las varillas que estaban en el piso.


Última edición por Mina Harker el Dom Oct 15 2017, 06:00, editado 1 vez
Mina Harker
Aprendiz
avatar
Cantidad de envíos : : 15
Nivel de PJ : : 0
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: No me estorbes. [LIBRE 3/4]

Mensaje  Bio el Miér Oct 11 2017, 07:54

Una nueva misión me había sido asignada por parte de Manuela y los informantes, una familia de Beltrexus había pasado de una modesta cada a un sinfín de lujos que con sus ingresos habituales resultaban difíciles de justificar, definitivamente estaba sucediendo algo en esa casa y mi trabajo sería investigar todo cuanto pudiera hasta encontrar algo que los delatara, bastaba con alguna mínima evidencia para hundirlos hasta el fondo.

La llegada había sido cuanto menos, desesperante, me había tenido que meter en un espantoso traje de guardia que me quedaba grande, estaba seguro que podían caber dos yo’s dentro de ese peto y además las rondas de guardia eran demasiado largas y fastidiosas; sería definitivamente una jornada patética y aburrida como la de la noche anterior, o al menos eso era lo que pensaba pues algunos sonidos en los pasillos de frente delataban que ahí estaba sucediendo algo raro.

Avancé de prisa, o al menos tan rápido como la molesta armadura me dejaba hacerlo y luego de trastabillar un par de veces y casi estrellarme contra algunas columnas conseguí llegar hasta el lugar desde donde parecían venir los alarmantes sonidos, aunque ahora todo estaba en una inquietante paz. Uno de los guardías se preparaba para entrar cuando por alguna razón lo detuve -Espera, mejor ve por ayuda, tengo un mal presentimiento- Le dije al otro guardia para deshacerme de él y poder hurgar con libertad.

El guardia lo dudó unos instantes pero al final no pudo resistirse a mi voz vampírica que lo había sugestionado a obedecer; tras ver que se había alejado lo suficiente me animé a entrar aunque al hacerlo encontré la imagen de un gato -¿Gato?- Repetí en mi mente pero para cuando volví a mirar ya no había rastros del gato; ahora definitivamente sabía que algo estaba sucediendo ahí, pero todo tiene un lado bueno, ahora podría rebuscar todo cuanto considera y seguirle echando la culpa a quien sea que estuviera por ahí, si es que realmente había alguien.

Lentamente me acerqué a la puerta de la habitación y la cerré tanto para dejar fuera a los que como yo, se encargaban de custodiar la casa, como para quien estuviese dentro, a fin de cuentas era la única explicación posible -Sé que estás aquí, muéstrate- Dije en voz alta sin tener la más remota idea de que realmente había alguien ahí dentro, pero si lo había; no solo tendría que atraparlo sino que además podría poner en riesgo toda mi elaborada planificación, y eso no lo podía permitir de ninguna manera.


Última edición por Bio el Jue Oct 12 2017, 22:20, editado 1 vez
Bio
Aerandiano de honor
avatar
Cantidad de envíos : : 1507
Nivel de PJ : : 10
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: No me estorbes. [LIBRE 3/4]

Mensaje  Mina Harker el Jue Oct 12 2017, 20:29

Sin duda alguna, su huida demoraría más de lo programado. Qué mala suerte.

A la habitación entró un hombre vestido de guardia, su andar era extraño, como si la indumentaria le incomodara y le impidiera moverse con soltura. Eso era algo bueno para Mina, quien pensó que podría deshacerse de él con facilidad, de tener que enfrentarlo. Veía desde la oscuridad la figura del guardia, de quien no alcanzaba a distinguir el rostro desde donde se hallaba escondida. Había cerrado la puerta tras de sí, poniendo otro obstáculo entre ella y su escape, y comenzó a buscar con la mirada por toda la habitación.

La bruja torció la boca mientras pensaba qué hacer. Llegar a la ventana le permitiría salir del edificio directamente, pero el tipo estaba justo en medio de la habitación, tendría que escabullirse por la puerta y rezar por que no llegaran más refuerzos. La emoción le hacía latir el corazón más rápido y tenía la sensación de un nudo apretándole el estómago; se sentía maravilloso y excitante.

Hizo un movimiento con la mano para conjurar más ilusiones. De la nada, aparecieron varios gatos, que se iban multiplicando. Salían de todas partes, ni bien aparecían, se quedaban quietos, mirando al guardia. Eran imágenes que la joven bruja se esforzaba por mantener. si distraía lo suficiente al guardia, ella podría salir sin ser notada y encontrar una salida. Pero tenía que apresurarse, pronto amanecería.

Agachada como estaba, comenzó a moverse detrás de los muebles. Varios gatos desaparecieron, pues ella tuvo que poner atención en su cuidadoso desplazamiento, descuidando el conjuro. Detrás de un sillón más grande, se quedó quieta, asomándose apenas, para ver la reacción del guardia.
Mina Harker
Aprendiz
avatar
Cantidad de envíos : : 15
Nivel de PJ : : 0
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: No me estorbes. [LIBRE 3/4]

Mensaje  Bio el Jue Oct 12 2017, 23:09

Disponía tan solo de algunos minutos para estar allí a solas, así que pensaba aprovecharlos al máximo antes que llegara el resto de guardias curiosos o antes que descubrieran que no era uno de ellos, lentamente se me terminaban las historias para comentarles y me seguían pidiendo más; además en algún momento descubrirían que yo no era amigo de ese que llamaban “Labiudo Robby”, ni siquiera tenía idea de quién era pero al parecer era el sujeto ideal para hacer chistes, ni siquiera tenían que ser graciosos o tener sentido, bastaba con incluir ese nombre y el resto era pan comido.

De cualquier manera, la velada previa había sido solo un paso para ganarme su confianza y hacer que bajaran la guardia, todo me había traído a este momento en que había conseguido deshacerme de todos, o casi, la figura del gato que había visto por un instante me había hecho dudar de mi propia cordura, tal vez ya estaba cansado o me había vuelto viejo para estas cosas; sacudí la cabeza y cerré los ojos para tratar de centrarme pero al abrirla de nuevo la sala comenzaba a inundarse de ¿gatos? -¿Pero qué rayos sucede?- Dije sin querer alzar mucho la voz para no llamar la atención de otros guardias aunque el sobresalto me había hecho perder un poco el control del volumen.

Como si se tratara de un sueño desquiciado los gatos eran cada vez más y más numerosos -¡Oh no, gatos no,
son mi única debilidad!
- Dije con sarcasmo alzando una ceja para luego ver como algunos gatos mostraban una figura parpadeante y acababan por desaparecer -Ilusiones- Murmuré para mí mismo -Y donde hay ilusiones, hay un ilusionista- Ciertamente no era la más brillante de mis deducciones pero estaba seguro que eso había sonado mejor en mi mente de lo que había sido en realidad.

El desborde de ilusiones no me iba a llevar a ningún lado así que era momento de actuar, quien los estuviera creando debía estar dentro de la sala, por lo que tendría que neutralizarlo si no quería que interfiriera con mis planes -Bien, ha sido suficiente de gatos por hoy- Dije en un tono más serio mientras me quitaba la parte superior de la armadura, en caso de problemas tanto peso solo me haría más lento; coloqué la coraza en el piso y me sacudí la camisa -Haremos esto por las buenas- Dije tronando los dedos de mis manos -Vas a salir de donde estés, regresarás lo que hayas tomado y te dejaré ir antes que lleguen más guardias- [1] Dije en voz alta imprimiendo esta vez algo de magia en la voz para asegurar la obediencia de una habilidad que en lo personal no me gustaba usar porque me traía malos recuerdos.

Giré lentamente buscando algún sonido que delatara la ubicación del intruso -No te haré daño si haces lo que te digo- Indiqué de nuevo basado en que si se había quedado entre las sombras y ni siquiera había intentado atacarme significaba que no era alguien presto a la batalla, un vampiro ya me habría separado la cabeza del cuerpo al entrar y los únicos otros seres capaces de usar ilusiones eran los brujos; con suerte sería tan solo algún pequeño ladrón con algunos trucos visuales, nada de qué preocuparse.
◄ ○ ○ ○ ○ ☣ ♜ ♞ ♝ ♛ [ Ø ₣ ₣ Я Θ Ł ] ♚ ♝ ♞ ♜ ☣ ○ ○ ○ ○ ►
[1] Habilidad de nivel 7: El demonio de la perversidad.
Bio
Aerandiano de honor
avatar
Cantidad de envíos : : 1507
Nivel de PJ : : 10
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: No me estorbes. [LIBRE 3/4]

Mensaje  Beren el Vie Oct 13 2017, 02:39

Alzó una mano rápidamente, el agua del pantano se alzó y envolvió al licántropo, solidificándose. Oyó gritos desesperados de dolor y al girarse vio como uno de los dragones destrozaba el pecho de la abominación mitad jabalí, mitad hombre. Brujos, elfos, dragones, vampiros, licántropos y hombres bestia se batían en una contienda extraordinaria que dejaba cada vez más cadáveres bajo el agua del pantano. Habían elegido atacar esa aldea específica con el afán de ganar la ventaja que el pantano les daría a los brujos de agua; ellos eran mayoría, después de todo.

Vio a la aldea arder. Las chozas colapsaban en segundos, en ese momento no eran más que ramas y madera a merced de un fuego abrasador. Lo impresionante de la escena lo distrajo y Beren no pudo darse cuenta de que la ira acumulada por aquel, mitad hombre mitad tigre, estaba a punto de ser descargada sobre su cuerpo. No mostró la más mínima reacción, paralizado por el miedo.

La bestia estaba a escasos metros suyos cuando, del pantano, emergió una gruesa estalactita de hielo que penetró el pecho del hombre-bestia.

— ¡No te distraigas, cobarde! — Le gritó su padre todavía sosteniendo el báculo en alto. La estalactita retomó forma líquida y el cadáver del hombre tigre se zambulló en el agua cuando bajó el báculo.
Por breves segundos Beren pareció perder la conciencia, cuando abrió los ojos vio ante sí un cachorro licántropo escondido tras las piernas de su madre.

— No me importa si es una mujer o un niño. Estos son licántropos. Los que antes matamos eran hombres-bestia. Son una abominación, una plaga que invade nuestro territorio. ¡Ellos no son de Aerandir, están robándose nuestras tierras! — Otra vez la punzante voz de su padre. — Mátalos. Ahora.

Al joven brujo de agua le fue imposible quitar la vista de encima de los dos licántropos. Y una vez más se paralizó.

— ¿Qué pasa? — El tono de voz de Tarin había tomado un semblante más calmo y amable. — Ah, ya sé. Creo que quieres unirte a ellos. ¿Verdad?

Aún cuando Beren negó vehementemente con la cabeza su padre continuó hablando. El brujo adolescente sabía bien cómo terminaría aquella conversación y la sola idea de que pasara de nuevo hizo que se le erizaran los pelos de todo el cuerpo. Abrió la boca para disuadir a su padre, más no pudo decir nada cuando notó que estaba en una habitación de muros de piedra. Lo único que se interponía entre él y la puerta era la impenetrable figura de su padre.

Sintió las lágrimas rodar por sus mejillas y suplicó. — Papá. Por favor. — Tarin rió y apretó los dientes coléricamente cuando alzó el báculo. El agua salió reptando del enorme caldero y gentilmente contorneó la figura de Beren. Aún cuando el muchacho trató de escapar, el hielo que se había formado lo mantuvo quieto. Finalmente, la vista se le nubló mientras el agua se inmiscuía cada vez con más profundidad en su boca y nariz.




Tomó una desesperada bocanada de aire. Respiración agitada, sudor frío, agua desparramada en el suelo: había tenido otra de sus pesadillas. Cubierto por sábanas de seda se palpó el rostro y al descubrir su barba recordó que, efectivamente, ya no era un jovenzuelo. También recordó que su padre había muerto hacía ya más de diez años y que su adolescencia había terminado aún antes que eso.

Por experiencia sabía que no iba a poder dormir después de semejante sueño. Se puso de pie y se estremeció al sentir agua fría en sus pies. Hizo un gesto con la mano para que entonces por arte de magia, literalmente, el líquido volviera a la jarra de la que se había volcado. Otra de las incomodidades de sus violentas pesadillas era hacer uso de su magia en pleno sueño — siempre terminaba en algún que otro desastre.

Examinó la habitación y se detuvo en su báculo. Un cuerpo hecho a partir de roble le daba un aspecto solemne, y en uno de los extremos una enorme piedra azul relucía, atravesada por las luces exteriores. Era el mismo báculo con el que en algún punto su padre lo atormentaba.

Se vistió y trató de no pensar en su sueño, agarró sus cosas y salió del dormitorio. Al menos la pesadilla había resultado interesante, comparada a la interminable velada que había tenido horas atrás era una aventura. La pomposa decoración de mal gusto, la irritante voz de la señora de la casa, sus hijos y los tan, tan, aburridos relatos de su esposo tenían como resultado una cena particularmente agotadora.

No debía quejarse, sin embargo, pues ese era el precio de introducirse en la alta sociedad de Beltrexus. Sólo necesitaba ganarse una buena reputación — lo cual parecía haber logrado. No por nada había sido invitado como huésped aquella noche lluviosa.

Deambuló por los pasillos que estuvieran vacíos, procurando eludir a los guardias, en busca de alguna pieza de interés. Quizás la familia escondía algún secreto, quizás él hallaría un artilugio mágico con el que hacerse. En todo caso, podría usar lo que encontrase para sacar provecho de la situación.
Al fin, un sonido captó su atención. Acercó la cabeza a la puerta para escuchar atentamente. — No te haré daño si haces lo que te digo —

La voz de un hombre haciendo una amenaza. Un giro inesperado, sin dudas. "Así que el Señor de esta casa tiene una faceta más oscura después de todo." pensó Beren, asumiendo que se trataba de alguna clase de accionar por parte del mismo hombre con el que había cenado antes. Tomó un poco de distancia de la puerta y se sirvió de la telekinesis para entreabrirla lo suficiente, husmeando con la mirada.
Beren
Aprendiz
avatar
Cantidad de envíos : : 11
Nivel de PJ : : 0
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: No me estorbes. [LIBRE 3/4]

Mensaje  Mina Harker el Vie Oct 13 2017, 18:28

Mina se valía de las sombras que proyectaban los muebles para ocultarse, aprovechando su pequeño y menudo cuerpo para ocultarse detrás de los sillones. Se asomó para observar al guardia. Los gatos no parecieron impresionarle ni distraerlo. Al contrario, delataron la presencia de alguien en la sala. El hombre se quitó su indumentaria que era varias tallas más grande que él; un hombre delgado cuya piel era extrañamente pálida. -Vampiro- pensó Mina y apretó los labios bajo su pasamontañas.

-Vas a salir de donde estés, regresarás lo que hayas tomado y te dejaré ir antes que lleguen más guardias- dijo el vampiro. La bruja sintió un impulso prácticamente irrefrenable de obedecerlo, su cuerpo llegó a moverse por si solo siendo que ella misma se obligaba a no hacerlo. A pesar de sus esfuerzos, lentamente comenzó a incorporarse. -No he tomado nada- dijo una vez estuvo de pie. -Ahora, déjame ir, como lo has dicho- dijo.

Como no estaba segura que el hombre cumpliría su palabra, comenzó a mover los dedos. Sus ojos destellaron con un brillo amarillo, característica de los brujos cuando usan su magia a voluntad. Con mucho esfuerzo, logró que el florero que adornaba la mesita frente a la ventana comenzó a elevarse y a avanzar hacia el hombre, lentamente, sin que él lo notara, hasta posarse sobre su cabeza[1].

Si de tener el rostro descubierto, hubiese visto la maliciosa sonrisa que esbozó la bruja al estirar sus dedos para soltar así el jarrón, intentando que cayera de lleno en la cabeza del guardia. Con el estrépito, arrancó a correr hacia la puerta. Sabía que tendría poco tiempo, que el ruido llamaría la atención de los demás guardias. Llegó a la puerta y tiró de ella, chocando de lleno con un hombre. -¡Quítate de mi camino, infeliz!- le gritó empujándolo.

Corrió por el pasillo hasta la ventana, dio un salto para salir por allí, rompiendo el vidrio. Cayó rodando sobre el pasto del jardín y siguió su carrera hacia los árboles. Seguramente los guardias le seguían.

____
[1] Uso de habilidad racial, Telekinesis.
Mina Harker
Aprendiz
avatar
Cantidad de envíos : : 15
Nivel de PJ : : 0
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: No me estorbes. [LIBRE 3/4]

Mensaje  Bio el Sáb Oct 14 2017, 22:39

No es que fuera el mejor del mundo a la hora de persuadir con palabras, y mucho me faltaba para estar al nivel de quien me había enseñado, pero sorprendentemente funcionó, una jovencita salió de entre las sombras alegando que no había tomado nada, su voz ténue y nerviosa me daba a entender que era cierto, eso y que no tenía nada en las manos, si había tomado algo se lo habría metido por las orejas para esconderlo, fuera como fuera me pareció adecuado creerle -¿Ir a dónde?- Pregunté mirando alrededor, los otros guardias aún estaban merodeando los al rededores por lo que no es que tuviera mucho a donde ir y si la dejaba solo sería lanzarla a los lobos.

No parecía un buen plan de ninguna manera, y tal vez hubiera una mejor manera de sacarla de ahí que no fuera dejarla ir a donde quisiera hasta que terminara atrapada y defendiéndose con gatos fantasmas -Espera, no, no debes- No alcancé a terminar la frase pues antes de hacerlo escuché sobre mí el sonido de algo cayendo; ni siquiera alcancé a elevar la vista cuando el objeto, por suerte no muy resistente acabó por romperse en mi cabeza y llevarme al piso entre los escombros del florero que había usado como proyectil en mi contra -Niña idiota- Alcancé a decir mientras la veía cruzar la puerta como un relámpago empujando en el camino a otro sujeto que se encontraba espiándonos.

Sacudí la cabeza a los lados y me toqué con las manos esperando que no hubiera hemorragia alguna, un ligero bulto comenzaba a protuberar en donde había caído el... ¿Protuberar? Ya ni sabía de dónde sacaba esas palabras pero el punto es que ahora tenía un embarazo precoz en la cabeza y por alguna razón toda la casa daba vueltas, las ventanas no dejaban de mirarme y reírse, por si fuera poco el pecho de la armadura intentó morderme la pierna aunque al final todo era mi imaginación y era yo mismo quien había metido el pie donde no debía -Vaya golpe- Murmuré para mí mismo entrecerrando los ojos para luego frotarlos con ambas manos y abrirlos de nuevo.

Miré al sujeto de la puerta intentando reconocerlo pero no se me hacía que fuera uno de los otros guardias, o al menos no con esa apariencia -Rayos, adiós a mi fachada- Pensé sin decir nada antes de recuperar la compostura -¿Y tú quién eres?- Pregunté en tono serio esperando que no fuera alguna autoridad en la casa, debía mantener mi papel tanto como fuera posible, además de atrapar a la chica para evitar que la atraparan, eso ni siquiera tenía sentido pero de cualquier modo debía perseguirla o me acusarían de cómplice -Tras ella, la ladrona, hay que atraparla- Señalé la dirección en que había visto partir a la chica y que luego confirmó su ruta el sonido del cristal roto.

Pero al menos en el tiempo de preparativos había memorizado la casa y sabía más de un atajo para llegar más pronto, si iba hacia la salida debía seguirla aunque luego del florerazo no sabía si dejarla ir o tomar una terrible venganza en su contra; giré a la derecha antes de llegar a la ventana que había roto y en lugar de saltar por ella recorrí un largo pasillo hasta salir de la casa, justo entonces di un espléndido salto que me llevó aparatosamente al piso -Mal cálculo- Me levanté y lo intenté con más cuidado logrando treparme hasta el techo de la casa, desde ahí seguramente tenía una mejor visión de donde se encontraba la chica -¿Dónde estás pequeña ladrona?- Murmuré para mí mismo. La lluvia convertía los tejados en una superficie bastante resbalosa, por lo que debería andarme con cuidado si no quería tener otra aparatosa caída.
Bio
Aerandiano de honor
avatar
Cantidad de envíos : : 1507
Nivel de PJ : : 10
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: No me estorbes. [LIBRE 3/4]

Mensaje  Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.