Últimos temas

Conjuro de Quemada

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Conjuro de Quemada

Mensaje  Gerrit Nephgerd el Dom Oct 22 2017, 12:03

Origen del ritual:

Cuenta la leyenda que una joven doncella, tan enamoradiza como todas las demás, perdió la razón cuando encontró el amor. El causante de su desdicha fue un hombre, un brujo, que vagaba por Aerandir en busca de aventuras y emociones fuertes. Chicos y chicas hacían cola tan solo para escuchar las historias que el brujo traía con él: horribles seres gigantes, enormes mansiones de amplios jardines, reyes, elfos y trasgos….  Nuestra doncella escuchaba todas las historias con la boca abierta y ambas manos sujetando su barbilla.

Un infeliz día, por cien veces maldito, la doncella se atrevió a saludar al brujo. Los dos eran jóvenes, el resultado final fue el esperado. Pasaron los días, las semanas y los meses. El brujo se fue, con él sus historias, sus aventuras y el amor de la doncella. Quiso seguirle, salir en su búsqueda; fueron los padres de ésta quienes lo impidieron y le mostraron la verdad: la habían abandonado.

La doncella fue víctima de la tristeza más absoluta. Rota por el sentimiento de desamor y abandono, tomó la decisión de morir quemada. El fuego era el elemento del brujo a quien no podía dejar de amar; el fuego era su símbolo. Pensaba que morir quemada significaría morir por él y morir con él.

De esta leyenda surgió el Conjuro de Quemada; según se cuenta, con él se puede invocar al espectro de la doncella. Si se hace bien, se escuchan las llamas que la quemaron y el llanto de la mujer. Una vez invocado, se le pide un deseo, normalmente, relacionado con el mar de amores.

Ingredientes:

1 Caldero de barro hecho a mano por el brujo.
1 litro de vino de uva dorada.
Cáscara de naranja
Las cortezas de una totata y un totato.
150 gramos de azúcar.
Sangre del hechicero.
(Nota)
El ritual incluye el conjuro de Quemada el cual se debe recitar en voz alta para que los ingredientes empiecen a arder.


Preparación:

En primer lugar, se vierten el litro de vino de uva dorada en el cuenco de barro.  Poco a poco, se añade 150g de azúcar al vino. Se agita la mezcla.

Una vez disuelto el azúcar, se añade la piel de una totata y un totato y la cáscara de naranja.  Importante que tanto las pieles de la totata y el totato como la cáscara de naranja estén lo más enteras posibles. Deben quedarse suspendidas en la disolución.
Mezclar los ingredientes hasta que el vino se impregne del aroma de todos los ingredientes.

Prender fuego a la mezcla del caldero. Si se es tensai de fuego, es recomendable que el fuego venga de las propias manos del brujo.

En este momento, mientras que el alcohol se evapora lentamente, es el momento de recitar, en voz clara y alta, el Conjuro de Quemada.

Después de esto, con la ayuda de una aguja, se debe verter la sangre del hechicero a la mezcla. Nótese que el fuego pasa a ser de color azul.

La Quemada aparecerá. Se escuchará el fuego que la quemó y las lágrimas que brotan por sus ojos. En voz alta, se debe pedir un deseo relacionado con el tema de amor (los más típicos: que una chica se enamoré de ti o que la Quemada cure un desamor). Finalmente, para que le deseo se cumpla, se debe beber el brebaje.






Conjuro de Quemada:


Mochuelos, lechuzas, sapos y brujas,
vampiros maléficos y demonios, espíritus de las nevadas Dundaraks.
bramos, salamandras y gárgolas, hechizos de elfas curanderas.
Podridas cañas agujereadas, hogar de gusanos y de alimañas.
Fuego de las almas en pena, mal de ojo, negros hechizos,
olor de los muertos, truenos y rayos.
Ladrido del perro, anuncio de la muerte; hocico del sátiro y pie del conejo.
Pecadora lengua de la mala mujer casada con un hombre viejo.
Infierno de Hela y Helheim, fuego de los cadáveres en llamas,
cuerpos mutilados de los indecente pedos de los infernales culos,
mugido de la mar embravecida.
Vientre inútil de la mujer soltera,
maullar de los gatos en celo,
pelo malo y sucio de la cabra mal parida.
Con este cazo levantaré las llamas de este fuego
que se asemeja al del infierno,
y huirán las brujas a caballo de sus escobas,
yéndose a bañar a la playa de las arenas gordas.
¡Oíd, oíd! los rugidos que dan las que no pueden dejar de quemarse en el aguardiente
quedando así purificadas.
Y cuando este brebaje baje por nuestras gargantas,
quedaremos libres de los males de nuestra alma y de todo enamoramiento.
Fuerzas del aire, tierra, mar y fuego, a vosotros hago esta llamada:
si es verdad que tenéis más poder que la humana gente,
aquí y ahora, haced que los espíritus de los amigos que están fuera,
participen con nosotros de esta Quemada.
Gerrit Nephgerd
Mataelfos
avatar
Cantidad de envíos : : 243
Nivel de PJ : : 0

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.