Últimos temas
» ¡Buenas a todos!
Hoy a las 01:46 por Rakan'Drag

» Ficha Aegon
Hoy a las 00:45 por Helyare

» Un saludo!
Ayer a las 23:34 por Helyare

» La Guerra de Lunargenta (Información)
Ayer a las 20:38 por Ger

» Registro de avatares
Ayer a las 20:07 por Sauron Guardgris

» Rakan'Drag - Ficha de Personaje
Ayer a las 08:35 por Rakan'Drag

» Función de Desafíos
Sáb Feb 17 2018, 10:25 por Sigel

» Discípulos de Randall Flagg (Hombre Muerto)
Vie Feb 16 2018, 21:04 por Sigel

» Ser joven nunca fue sencillo [Privado]
Vie Feb 16 2018, 16:10 por Runa Thorgil

» Tema en marcha
Vie Feb 16 2018, 12:54 por Eltrant Tale


Sobre amantes y ladrones [+18] [Privado - Amaranth]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Sobre amantes y ladrones [+18] [Privado - Amaranth]

Mensaje  Matthew Owens el Mar Ene 23 2018, 17:41

Las noches en la ciudad tenían como un aire de nostalgia, era el contexto perfecto para recitar un poema cargado de melancolía y desazón. Por eso mismo los seres nocturnos de todo tipo elegían este entorno para buscar a sus víctimas, y no hablamos solo de demonios, vampiros o espíritus, sino también de ladrones, estafadores y oportunistas. Cuando cae la noche las personas juegan a ser otras, se relajan, se dejan llevar por el jolgorio y el alcohol, ya que cuando salga el sol tendrán que regresar a su rutina diaria.

Claramente Owens estaba en el grupo de los ventajistas, se movía en la escena nocturna como si fuera un pez en el agua. En esta oportunidad había tomado como terreno de caza una bonita taberna en el centro de la ciudad, era la primera vez que iba por lo que técnicamente nadie debería reconocerlo. Estaba entreteniendo a una mesa de damas y caballeros con sus estrategias habituales, hablaba de modo encantador, mostraba un amplio repertorio de temas, y de vez en cuando dejando salir algún que otro chiste subido de tono para relajar el ambiente.

Mientras realizaba sus trucos se aseguraba de ir vaciando de a poco las bolsas de todos los que estaban en la mesa, y tal vez, solo tal vez, se había engolosinado un poco de mas. Contento por haber tenido tan buenos resultados había roto su regla de no beber mientras trabajaba, y poco a poco comenzaba a sentir los efectos del alcohol. El ambiente estaba oscuro, con solo unas pocas velas prendidas, las figuras y los rostros eran difusos, pero una cosa llamo poderosamente la atención de Matt, una bella figura de mujer que se encontraba sentada al otro lado de la sala.

El estafador sonrió, se sentía seguro y audaz, más de lo normal. Con paso decidido se acercó a ella y al parecer algo le dijo que resulto muy convincente ya que la misteriosa mujer aceptó acompañarlo a un sitio más privado. Mientras caminaban hacía la habitación Matthew no podía apartar los ojos de la encantadora cintura de su acompañante, cada paso que daba esa mujer parecía una provocación, cada movimiento de sus caderas una invitación al pecado.

Impaciente, entró a la habitación y apenas hizo a tiempo de cerrar la puerta antes de arrastrarla junto con él a la cama. Los besos y las caricias no se hicieron esperar, las manos del estafador se dirigieron con presteza bajo la falda de la mujer y probablemente todo lo que tenía que pasar hubiese pasado si no fuera porque un rayo de luz de luna ilumino de pronto el rostro de la misteriosa dama.

-¿Amaranth?- Dijo Owens de pronto, sinceramente sorprendido - ¿Eres en verdad Amaranth? – De pronto el efecto del alcohol parecía haber desaparecido y en cambio fue la niebla de los recuerdos la que se cernió sobre él.
----------------☼-----------------

Hace trece años

Un joven Matthew se encontraba en apuros, le había robado al sujeto equivocado y para peor, lo habían descubierto.

-Esto-te-enseñará-a-no-robarme – Decía un muchacho pelirrojo mientras pateaba a Owens en el piso. Su grupo de amigos miraba y se reían, eran cinco contra uno, no tenían nada que perder -¿Has aprendido la lección, Ladrón? – Una nueva patada en el estómago le quitó todo el aire de los pulmones a Matt, impidiendo que respondiera con el tono irónico que le hubiese gustado usar.

El sol estaba cayendo y teñía el cielo de un color rojizo, aunque para el muchacho que estaba tirado en el piso todo se veía rojo, se había hecho un corte arriba de la ceja y la sangre le manchaba la mitad del rostro.

-Vayanse… a la mierda…- Dijo de forma entrecortada recibiendo como respuesta varias patadas mas. Finalmente el grupo se aburrió de golpearlo y lo dejó allí tirado en el callejón, el joven ladrón podía escuchar los pasos de la gente a lo lejos, pero nadie iba a detenerse para ayudar a un pequeño sinvergüenza. Hundió las uñas en la tierra, estaba furioso, su incapacidad para defenderse lo llenaba de frustración, quería gritar, insultar, golpear a alguien, pero el simple hecho de mover un brazo le resultaba horriblemente doloroso. Tenso la mandíbula y se quedó en donde estaba, entrando y saliendo de la inconsciencia sin poder hacer nada para evitarlo.
Matthew Owens
Honorable
avatar
Cantidad de envíos : : 160
Nivel de PJ : : 0

Volver arriba Ir abajo

Re: Sobre amantes y ladrones [+18] [Privado - Amaranth]

Mensaje  Amaranth el Mar Feb 06 2018, 02:45

Como todas las noches la vampira acudió sin falta a aquella taberna, la más “decente” de esa ciudad, era un buen lugar donde refugiarse del tedio y sobre todo un lugar perfecto para seducir a viajeros adinerados y carentes de compañía, cuya bolsa de aeros era razón poderosa para sentarse junto a ellos a compartir una copa de vino.

Todos los días la misma rutina…acomodarse en un lugar alejado de la muchedumbre para poder observar sin levantar sospechas, siempre escogía la misma mesa, una que estaba en un rincón donde apenas llegaba la luz y no dejaba ver completamente su rostro. Desde allí observaba el ir y venir de los mozos, de la gente. Había momentos en que uno que otro cliente con unas o “varias” copas de más buscaba pleito, pero todo quedaba en la nada pues algún buen hombre actuaba de mediador y el momento de tensión se desvanecía como el humo de los habanos en ese lugar.

El mozo se acercó a dejar la botella de vino acostumbrada, sirviéndole una copa para luego retirarse.
Probó el vino y dejó que el sabor inundara su paladar, definitivamente era tan placentero saborearlo como la misma sangre. Parecía ser un día común, sin nada que llamara su atención pero se equivocó, fijó la mirada en una de las mesas, en la cual había mucha gente, hombres elegantes y mujeres a la par, todos reían sin parar, estaban muy animados.

La vampira fijó su vista en uno de los hombres de esa mesa, era atractivo sin dudas pero lo que le llamó poderosamente la atención era lo que los demás acompañantes no podían notar producto de las copas de más.

Miraba atentamente desde el fondo de la mesa como el sujeto con una habilidad y sutileza en sus movimientos se encargaba de arrebatar a los presentes algunas de sus pertenencias. Amaranth sonrió complacida al ver su experticia, se mantuvo atenta al él durante toda la noche.

Poco a poco la gente se iba marchando, y la calma se hacía presente, de pronto alguien se acercó a su mesa, para su sorpresa era el ladronzuelo manos de seda, al verlo frente a frente le llamó más la atención, su rostro le recordaba a alguien, una persona especial que conoció en el pasado, necesitaba asegurarse que fuera él.

No hubo necesidad de muchas palabras, no hubo presentaciones pomposas, tanto el y ella sabían bien lo que querían, la vampira lo miró insinuante mientras se dirigía hacia un sitio más privado. Una vez en la habitación ella lo besó apasionadamente, mordido sus labios, mientras las manos hábiles del hombre recorrían bajo su falda ella hacia lo mismo por debajo de la camisa hasta desgarrarla y dejarle el pecho descubierto mientras lo recorría con sus labios.

El aroma de su piel, fue lo que le confirmó quien era, pudo recordarlo con claridad, pero no le dijo ni una palabra, solo se dejó llevar por el momento, pero una pregunta rompió el clima apasionado.
Finalmente se dio cuenta de quién era ella…- Si Matthew soy yo…Amaranth,- dijo asintiendo con la cabeza acomodándose la ropa, sin dejar de mirarlo fijamente, -Ha pasado mucho tiempo ¿no es así?, pensé que no me reconocerías- .

Tres años atrás

Ya se dirigía de regreso a su casa, luego de un periplo de caza sin éxito el cual le resultaba un tanto frustrante, sin aeros y sin saciar su apetito caminó por el empedrado camino atenta a cualquier movimiento extraño. La leve brisa nocturna despeinaba su cabello perfectamente acomodado mientras le acariciaba el rostro.

A lo lejos pudo distinguir una figura la cual no se distinguía con claridad debido a la oscuridad, pero al parecer parecía alguien tendido en el piso, pensó  que si se era así, podría hacerse de algunos aeros y quizás hasta alimentarse. Aceleró el paso pero siempre con sigilo hasta acercarse lo suficiente al sujeto, para su mala suerte este no estaba inconsciente, mas bien bastante lucido a pesar de la paliza que había recibido, su cuerpo estaba muy mal herido.

La vampira lo miró fijamente a los ojos, y negó con la cabeza, "a este sujeto no podre sacarle ni dos aeros" pensó para si -¿Pero que te ha sucedido?- preguntó mientras le tendía la mano -Menuda golpiza te han dado- sacó de entre su ropa un pañuelo y se lo ofreció -Ten...límpiate el rostro, por cierto me llamo Amaranth-.
Amaranth
Honorable
avatar
Cantidad de envíos : : 240
Nivel de PJ : : 0

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.