Aerandir
¿Quieres reaccionar a este mensaje? Regístrate en el foro con unos pocos clics o inicia sesión para continuar.

Últimos temas
» Habilidades de Kyravann
[Superstición] Como entrenar a tu leñador. EmptyHoy a las 02:20 por Kyravann Svartlys

» Petición de Profesiones
[Superstición] Como entrenar a tu leñador. EmptyMiér Oct 21 2020, 19:31 por Ansur

» Invitación a Tema Libre [3/3] [Completo]
[Superstición] Como entrenar a tu leñador. EmptyMar Oct 20 2020, 18:58 por Zöe

» Puntos de experiencia.
[Superstición] Como entrenar a tu leñador. EmptyMar Oct 20 2020, 18:50 por Irinnil Fawkes

» Cerrado por abandono
[Superstición] Como entrenar a tu leñador. EmptyLun Oct 19 2020, 12:53 por El Capitán Werner

» Aquí llega la elfipiresa!
[Superstición] Como entrenar a tu leñador. EmptyLun Oct 19 2020, 05:59 por Demian

» Hojitas de Menta - Habilidades de Aradia
[Superstición] Como entrenar a tu leñador. EmptyDom Oct 18 2020, 20:09 por Sarez

» Ficha de habilidades Iori
[Superstición] Como entrenar a tu leñador. EmptyDom Oct 18 2020, 20:01 por Sarez

» Pedido de Pausa
[Superstición] Como entrenar a tu leñador. EmptyDom Oct 18 2020, 18:33 por Fehu

» Habilidades Ruby|Onna
[Superstición] Como entrenar a tu leñador. EmptySáb Oct 17 2020, 16:40 por Sarez


[Superstición] Como entrenar a tu leñador.

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

[Superstición] Como entrenar a tu leñador. Empty [Superstición] Como entrenar a tu leñador.

Mensaje  Irinnil Fawkes el Sáb Sep 15 2018, 13:14

- Aaaaah... Me encanta ver los amaneceres desde las copas de los árboles en Sandorai. Es tan relajante...

Sigo tumbada sobre una de las ramas. Levanto un poco la cabeza para disfrutar de la brisa matutina cuando un movimiento en la base llama mi atención. Un hombre corpulento cargado con un hacha se dirige hacia el tronco de uno de los árboles más cercanos. Bajo de un salto y me acerco al hombretón.

- Disculpe señor, pero si planea talar uno de estos árboles va a tener que morir.

- Jovencita, lárgate de aquí si no quieres que te parta al medio con mi hacha. - El hombre se gira para seguir su camino.

- Creo que no ha entendido a lo que me refiero. Está intentando talar un árbol de uno de los círculos. Si tala usted ese árbol, morirá en siete días. Romper el círculo hará que la maldición recaiga sobre su sangre.

Círculo de árboles:
[Superstición] Como entrenar a tu leñador. Hell10

- ¿Qué tonterías estás balbuceando, niña? Lárgate de aquí antes de que te corte a ti el pescuezo y haga un círculo con tu sangre.

- Vale, vale, pero después no venga llorando, yo ya le he avisado debidamente.

Me alejo un poco y me siento en las raíces de uno de los árboles cercanos mientras observo al leñador. Tras medir el tronco retrocede unos pasos y comienza a talar. Comienza a soplar el viento. Leónidas baja del árbol y se sienta sobre mi hombro, le doy un pedacito de galleta y se suma a la diversión.

El leñador termina su trabajo, el árbol cae. Lo agarra con sus fuertes músculos y viene en mi dirección arrastrándolo.

- ¿Ves niña? Te dije que no pasaría nada, los elfos y sus supersticiones estúpidas. -El hombre escupe al suelo.

- ¿Sí? Pues si es tan estúpida, ¿por qué está escupiendo sangre? Le he dicho que le quedaban siete días de vida si talaba ese árbol. Como puede ver, no se ha demorado mucho.

- ¿¿Pe-pe-pero qué demonios?? -El hombre se echa las manos a la boca. Sangre. Deja el árbol en el suelo, espantado. - Escúchame niña, tiene que haber alguna forma de deshacer la maldición, ¿verdad? Seguro que tú sabes algún truco élfico para deshacerla.
- Se acerca nervioso y me agarra de los hombros, zarandeándome.

- Bueno... Hay una cosa que puede hacer, si de verdad no le interesa morir. Aunque no sé por qué me va a hacer usted caso esta vez. Solo digo tonterías.
- Le doy el resto de la galleta a Leónidas y me giro para irme.

- ¡Espera! Perdóname, debí haberte escuchado. Dime por favor cómo deshacer la maldición. Por favor, tengo dos niños que alimentar en casa. Si yo me muero, será el fin para ellos también.


Me toco el labio con el índice. - Mmmm... Bueno, está bien, pero deberás escuchar atentamente. Primero, deberás tomar una de las ramas del árbol que has talado y plantarla justo al lado del tronco cortado. Debes tener cuidado al escoger la rama, pues si esta no echa raíces, la maldición no se deshará. Después deberás recolectar las bellotas del árbol y colocarlas haciendo el mismo dibujo circular en el centro de los árboles. Dar varias vueltas alrededor invocando a las ardillas de Sandorai para que las recojan. En cuanto la rama eche raíces y las ardillas se coman las bellotas, estarás libre de la maldición.

El hombre no espera ni un solo segundo. Corta con cuidado una de las ramas que parece más sana y la planta en el que será su nuevo (y viejo también) hogar. A continuación recolecta todas las bellotas del árbol y las ordena en el medio del claro.

- Vale, lo está usted haciendo muy bien, si quiere puede pedirle a Leónidas que avise a las demás ardillas para que le ayuden. Normalmente tardan más de siete días en comerse las bellotas, ya sabe, las guardan para el invierno y eso.


- Por favor señor Leónidas ayú... - Interrumpo al hombre con un gesto de la mano.

- Leónidas es una chica, habrase visto tamaña desconsideración. -Leónidas niega con la cabeza y se cruza de brazos.

- Perdón, señora Leónidas, acepte la primera bellota en señal de disculpa. ¿Sería tan amable de interceder por mi persona entre sus congéneres?


Miro a Leónidas y esta se va corriendo entre los árboles. Reaparece tras unos minutos cuando el leñador ha comenzado el baile y una a una se van comiendo las bellotas.

- Bueno, ha terminado. Dele las gracias a Leónidas, si no fuera por ella, habría muerto sin que nadie comiese las bellotas. Yo me ocuparé de traerle agua al joven arbolito todos los días. Esperemos que eche raíces.
- Sonrío al hombretón.

- Muchas gracias por todo querida... Debo volver a casa, mis hijos están esperando.
-Hace ademán de recoger el árbol. Le miro enarcando una ceja. Se pone nerviso y se va por donde ha venido.

Cuando ha desaparecido entre la foresta miro hacia Leónidas. - Bueno, no le diremos nada del colorante que le has estado espolvoreando mientras talaba el árbol, ¿verdad? Espero que haga su trabajo y difunda la superstición entre los demás leñadores, así no tendremos que preocuparnos de que vengan a talar.

Miro a la ardillita y sonrío.
- Además os habéis ahorrado la recolección de bellotas de hoy.

Se sube a mi hombro y me voy entre el bosque silbando mi canción triste favorita para pasear entre el bosque.

Cancioncita:

Irinnil Fawkes
Auril, Sacerdotisa de Habak
Irinnil Fawkes
Cantidad de envíos : : 276
Nivel de PJ : : 1

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.