Aerandir
¿Quieres reaccionar a este mensaje? Regístrate en el foro con unos pocos clics o inicia sesión para continuar.

Últimos temas
» Petición de Profesiones
[Superstición] De a tres EmptyAyer a las 19:31 por Ansur

» Invitación a Tema Libre [3/3] [Completo]
[Superstición] De a tres EmptyMar Oct 20 2020, 18:58 por Zöe

» Puntos de experiencia.
[Superstición] De a tres EmptyMar Oct 20 2020, 18:50 por Irinnil Fawkes

» Cerrado por abandono
[Superstición] De a tres EmptyLun Oct 19 2020, 12:53 por El Capitán Werner

» Aquí llega la elfipiresa!
[Superstición] De a tres EmptyLun Oct 19 2020, 05:59 por Demian

» Hojitas de Menta - Habilidades de Aradia
[Superstición] De a tres EmptyDom Oct 18 2020, 20:09 por Sarez

» Ficha de habilidades Iori
[Superstición] De a tres EmptyDom Oct 18 2020, 20:01 por Sarez

» Pedido de Pausa
[Superstición] De a tres EmptyDom Oct 18 2020, 18:33 por Fehu

» Habilidades Ruby|Onna
[Superstición] De a tres EmptySáb Oct 17 2020, 16:40 por Sarez

» Conversión de Fichas de Habilidades
[Superstición] De a tres EmptySáb Oct 17 2020, 01:54 por Naharu


[Superstición] De a tres

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

[Superstición] De a tres Empty [Superstición] De a tres

Mensaje  Ingela el Lun Sep 17 2018, 18:39

Ingela iba de la mano con Fëanor por el mercado, lo llevaba firmemente afirmado para que no se le perdiera. No iba a repetirse lo de hace 3 semanas, por todos los dragones que no. De hecho, había pensado en ponerle una correa a la cintura y un lazo, así no se le iba a perder nunca más.

-Sabes que ya aprendí el camino a casa- refunfuñaba el chico -Sabes que te distraes con cualquier mosca- le respondió la dragona en broma.  Pero claro, se había aprendido el camino de vuelta a casa a las malas, llevado por un par de soldados, porque el niño había decidido pasear solo, dejando a Ingela y a su familia con el corazón en la boca. Los padres de Ingela decidieron adoptar al muchacho, con todas las de la ley, una vez ellos regresaron a Dundarak. Helyare no se quiso dejar adoptar. -Fuera de chiste, eres mi responsabilidad, hermanito, si algo te pasa, mamá y papá me cuelgan de las...- decía mientras volteaba a ver al elfillo pero... -¿Qué haces? ¡No veas eso!- exclamó, saltándole encima y tapando apresuradamente los ojos del chico con las manos.

-¡Pero Ingela!- chilló Fëanor sacudiéndose para liberarse de la dragona -¿Qué te pasa?- preguntó sofocado, una vez logró desembarazarse de la rubia. -Que estabas mirando fijamente al gnomo de piedra- respondió ella agitada. -Es solo una gárgola- inquirió el chico. -¡Dah! Eso es lo que quiere que pienses...- dijo y le dio un zape en la nuca. -¡Auaa!- chilló el chico.

-¿Cómo así que es lo que quiere que piense? Explícame.- exigió el elfo. -Pues es que esa "gárgola" es un gnomo travieso, malo, más malo que Hely frente a un brujo y si eres un hombre y te lo quedas mirando mucho rato, te roba tu virilidad- aseguró la joven dragona. -¿Mi qué?- preguntó confundido el chico. -Tu virilidad, menso... que luego no se te para el Fëanorcito- respondió Ingela haciendo un gesto y señalando la entrepierna del chico.

-¿¡QUÉ!?- gritó el pobre Fëanor, agarrándose todo lo que Ingela había señalado. -¡PERO SI LO MIRÉ TODO EL TIEMPO!- lloró el pobre y comenzó a hiperventilar. Como buen elfo, él era un ser bastante supersticioso. -¡Ingela! ¡Ayúdame! ¡No dejes que se e caiga el Fëanorcito!- pedía, angustiado.

Ingela lo tomó de los hombros y lo miró con preocupación. -Solo puedes hacer una cosa- le dijo, mirándolo a los ojos -Durante tres días seguidos, debes venir hasta esta gárgola y orinártea. Pero debe ser el primer pis del día, ¿vale? De lo contrario... dile adiós a tu amiguito, que yo sé lo mucho que lo quieres.- explicó al pobre muchacho, que asentía como loco.

Y así fue como en tres días, Fëanor se aprendió el camino más rápido al mercado.
Ingela
Lady of the North
Ingela
Cantidad de envíos : : 478
Nivel de PJ : : 2

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.