Aerandir
¿Quieres reaccionar a este mensaje? Regístrate en el foro con unos pocos clics o inicia sesión para continuar.

Últimos temas
» Petición de Profesiones
[Superstición] Agua para los ahogados EmptyAyer a las 19:31 por Ansur

» Invitación a Tema Libre [3/3] [Completo]
[Superstición] Agua para los ahogados EmptyMar Oct 20 2020, 18:58 por Zöe

» Puntos de experiencia.
[Superstición] Agua para los ahogados EmptyMar Oct 20 2020, 18:50 por Irinnil Fawkes

» Cerrado por abandono
[Superstición] Agua para los ahogados EmptyLun Oct 19 2020, 12:53 por El Capitán Werner

» Aquí llega la elfipiresa!
[Superstición] Agua para los ahogados EmptyLun Oct 19 2020, 05:59 por Demian

» Hojitas de Menta - Habilidades de Aradia
[Superstición] Agua para los ahogados EmptyDom Oct 18 2020, 20:09 por Sarez

» Ficha de habilidades Iori
[Superstición] Agua para los ahogados EmptyDom Oct 18 2020, 20:01 por Sarez

» Pedido de Pausa
[Superstición] Agua para los ahogados EmptyDom Oct 18 2020, 18:33 por Fehu

» Habilidades Ruby|Onna
[Superstición] Agua para los ahogados EmptySáb Oct 17 2020, 16:40 por Sarez

» Conversión de Fichas de Habilidades
[Superstición] Agua para los ahogados EmptySáb Oct 17 2020, 01:54 por Naharu


[Superstición] Agua para los ahogados

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

[Superstición] Agua para los ahogados Empty [Superstición] Agua para los ahogados

Mensaje  Fredericksen el Mar Sep 18 2018, 22:37

El viento soplaba con calma en el lago, había ido hasta allí para buscar algo de comida pero  el día había terminado cautivándome obligándome a reposar en el borde del lago, observando las nubes y acariciando el agua con mis dedos. Todo iba con calma hasta que un sonido peculiar atrajo mi atención, giré la mirada esperando conseguir a Genevive o conseguir a Delilah, pero curiosamente no fue ninguna de ambas chicas "Estoy muy relajado como para defenderme... solo me queda morir." Suspiré y arrugué el ceño contemplando como aquel inesperado invitado salía de la maleza, a simple vista no parecía mal sujeto, era un hombre algo mayor con las ropas algo dañadas. Su barba era mayormente oscura pero varias canas ya la tenían, lo mismo sucedía con su cabello.

- Oh, lamento interrumpirlo, no creí que alguien más estuviese por estos lares hoy en día. - Fue lo que dijo el mayor, quedándose quieto en el sitio "Es bueno saber que no soy el único desconfiado en el mundo."

- No interrumpe, técnicamente no hago nada.

- Es bueno saber eso. - Contestó  el mayor acercándose, sus pasos eran lentos y parecía sostener algo en manos.

- Aunque debo preguntar ¿Por qué está aquí?  A esta parte del bosque no suelen frecuentar personas.

- Hace tiempo viví aquí. En aquella punta para ser exacto. - Comentó, levantando el dedo para señalar el otro extremo del lago. - Allí donde la corriente aún es viva, donde no está calmada... Pero una tormenta me quitó mi hogar, mi familia.

- ¿A qué se refiere?

- ¿Acaso no conoces las tormentas, muchacho? La corriente sube, se expande y arrasa con todo cerca...  ese día estaba lejos por desgracia, pero mi mujer e hijos no corrieron la misma suerte. - El sujeto bajó la cabeza acariciando lo que tenía en manos, ya en aquella distancia podía distinguir mejor el objeto, era una vasija de barro de pequeño tamaño. - Pero este año he estado algo enfermo, no había podido venir para poder rendir tributo.

- ¿Agua para los ahogados? - Dije con la suficiente fuerza para que el mayor me escuchara, arrugando el ceño,  eso explicaría el porqué del recipiente en sus manos.

- Veo que conoces la tradición.

- Para la fortuna de ambos, si.

Me levanté del suelo y caminé hasta el hombre, dándole un par de palmadas en el hombro. Conocía aquello a la perfección, en el pasado había en diferentes sitios donde aplicaban aquella tradición o creencia, por lo que sabía no era nada malo y la gente que la practicaba tampoco solía ser mala. El sujeto no parecía entender, tuve que hacerle una señal con la cabeza para que me siguiese.

    El campamento no estaba lejos de allí, Delilah y Genevive estaban sentadas comiendo cuando llegué con el invitado sorpresa. Tal como había pasado la primera vez con Genevive, Delilah temía a los rostros nuevos, en cambio la acosadora no parecía darle importancia "Pero claro, si fuese mujer la historia sería diferente." Le indique al mayor que me esperase allí mientras a travesaba el campamento hasta la rustica casa de barro, retirando de esta una vasija de mayor tamaño a la que el sujeto había tenido.

- Con esto debe bastar.- Le dije acercándome nuevamente para entregarle el jarrón. - Entre mayor cantidad, mayor es el efecto ¿No?

- Yo... no sé cómo agradecerle.

- No contándole a nadie de este pequeño campamento, sería de gran ayuda. - Respondí dándole unas palmadas en la espalda. - Y no se preocupe por si no puede venir, trataré de encargarme de que su tributo llegue.

El sujeto volvió a agradecer para marcharse de regreso al lago, me estiré al acabar aquella charla y me tiré al suelo, encontrándome con la mirada de ambas jóvenes, ninguna parecía entender lo que había sucedido segundos atrás.  Enarqué una ceja y sacudí mi mano derecha en el aire en círculos, dándoles la señal de que soltaran lo que pensaban.

- ¿Quien era él?

- Ah, no lo sé, olvidé preguntarle el nombre.

- ¿Qué? ¿Y entonces por qué le diste uno de mis jarrones?

- ¿Está usted en problemas señor Candau?

- No estoy en problemas... aun. -  Ladeé la cabeza de un lado a otro pensando en aquello, no recordaba haber metido la pata en algo. - Lo del jarrón es más sencillo, se lo di por una costumbre que suelen practicar los granjeros.

- ¿A qué se refiere?

- Veamos, existe cierta creencia entre pueblerinos. Se dice que en sitios donde ha muerto gente ahogada pueden haber...problemas por así decirlo, ya que son arrastrados al fondo del agua y no tienen la oportunidad de ir con los Dioses.

- ¿Qué clase de problemas poder ocurrir?

- Animales muriendo de la nada, voces que no vienen de ningún sitio, cambios drásticos en el clima... escuché decir a una mujer decir que había presenciado como toda el agua de una laguna se tornaba color sangre, todo ser que bebía de esta moría a los pocos días. - Me encogí de hombros para luego estirar los brazos sobre mi cabeza. - No he vivido nada de eso, pero aún así es algo que respeto.

- Muy bien entiendo... ¿Pero qué tiene que ver eso con mi vasija?

- Ah sí, por lo general al inicio de temporada o en los finales de estas, las personas suelen retirar un poco del agua del río, lago o estanque; luego la dejan junto a este y si quieren decir algo lo hacen ¿Por qué? No lo sé muy bien,  algunos dicen que es con la esperanza de algún día poder retirar a aquel ser que sufre de su prisión, otros simplemente le llaman "Agua para los ahogados"  ya que consideran que el alma o lo que sea sale de su prisión para beber el agua que le ofrecen.

- No entiendo ¿No se supone que están en el fondo y sin escape? ¿Por qué saldrían solo para beber agua?

- No lo sé, solo repito lo que me he aprendido.

- ¿Y qué pasar con el agua?

- ¿El de la ofrenda? - Pregunté observando a Genevive, esta no demoró en asentir para contestar. - Desaparece, no me preguntes como, no me preguntes porque.

- Frederick ¿Usted cree en eso?

- Un poco, no lo negaré. Pero recuerden, siempre hay que tener respeto por lo desconocido, más vale prevenir que lamentar.
Fredericksen
Honorable
Fredericksen
Cantidad de envíos : : 372
Nivel de PJ : : 2

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.