Aerandir
¿Quieres reaccionar a este mensaje? Regístrate en el foro con unos pocos clics o inicia sesión para continuar.

Últimos temas
» The Wild Hunt [Élite]
Los Mausu EmptyAyer a las 23:20 por Invitado

» ¿Te atreves a jugar verdad o reto? [3/3 chicas][3/3 chicos]
Los Mausu EmptyAyer a las 03:37 por Magazubi

» Cerrado por abandono
Los Mausu EmptySáb Oct 24 2020, 16:24 por Fehu

» Puntos de experiencia.
Los Mausu EmptySáb Oct 24 2020, 16:18 por Fehu

» Conversión de Fichas de Habilidades
Los Mausu EmptyVie Oct 23 2020, 22:29 por Merida DunBroch

» Habilidades de Kyravann
Los Mausu EmptyVie Oct 23 2020, 02:20 por Kyravann Svartlys

» Petición de Profesiones
Los Mausu EmptyMiér Oct 21 2020, 19:31 por Ansur

» Invitación a Tema Libre [3/3] [Completo]
Los Mausu EmptyMar Oct 20 2020, 18:58 por Zöe

» Aquí llega la elfipiresa!
Los Mausu EmptyLun Oct 19 2020, 05:59 por Demian

» Hojitas de Menta - Habilidades de Aradia
Los Mausu EmptyDom Oct 18 2020, 20:09 por Sarez


Los Mausu

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Los Mausu Empty Los Mausu

Mensaje  Amit'tek el Lun Feb 18 2019, 02:17

Historia
Sobre la busqueda de un hogar
 No se sabe con exactitud de donde provino la tribu original de los Mausu. Sus cortos períodos de vida y su falta de memoria hacen que resulte imposible el poder encontrar datos fiables sobre algún tipo de origen, o comienzo. La hipótesis más factible es que hayan sido producto de algún experimento en alguna base Humana o de los Bio-cibernéticos, quizás escaparon o tal vez los liberaron creyendo que morirían pronto. Pero, contrario a todos los pronósticos, los roedores lograron sobrevivir y comenzaron a reproducirse a una velocidad impresionante.

 En un comienzo eran nómades, y recorrían las tierras de Aerandir comiendo todo lo que encontraban a su paso, el mantenerse en movimiento tenía sus ventajas, no necesitaban labrar sus propias tierras, ni preocuparse por las cosechas, simplemente comían lo que encontraban. Pero también había una seria desventaja, los habitantes de los pueblos, fueran de la raza que fueran, los consideraban una plaga, y salían a cazarlos cuando se corría la voz de que se acercaban.
 
Cuando el dolor por las pérdidas resultó mayor que el beneficio producido por la comodidad, los Mausu decidieron que era momento de tener su propio asentamiento ¿Pero donde? Ninguna de las comunidades ya formadas los querían cerca, eran una desgracia para cualquier cosecha y, cuando se juntaban muchos, su olor resultaba desagradable para otras especies. Esta fue una etapa de muchas decepciones para los Mausu, como no tenían manera de registrarlo en libros o pergaminos, el nombre de este momento histórico quedó grabado en sus recuerdos simplemente como un sentimiento: Desilución.
 
 Buscaron mucho, recorrieron muchos territorios, intentaron quedarse en el bosque, en las montañas, cerca del lago de la luna, bajando por Sacrestic ville, y pasando junto al territorio de los elfos. Al final, luego de muchos años de exploración, sus pasos los guiaron hacia el extremo suroeste de Aerandir, un territorio que lindaba con el de los vampiros y el de los elfos, pero que no había sido reclamado por ninguno de los dos. En ese lugar, por fin los Mausu pudieron conformar algo a lo que llamaron hogar.
 
 El proceso para dejar de ser una tribu nómade y pasar a ser una tribu sedentaria fue lento y trabajoso. Los ratones no sabían nada sobre construcción de viviendas, ni sobre cómo sembrar o cultivar frutos. Las primeras generaciones pasaron hambre, mientras comenzaban a entender cómo funcionaba el proceso de tener plantas y ganado a su cargo. La falta de recursos y de personas incentivó dos costumbres que continúa estando muy arraigada hasta la actualidad: La idea de que todos (Hombres y mujeres) deben saber hacer todas las tareas, ya que no contaban con la suficiente gente como para darse el lujo de separar los deberes. Y además, el tener tantas crías saludables como fuera posible, para renovar así a la fuerza de trabajo.
 
 En la actualidad, la sociedad de los Mausu está mucho más avanzada, aunque aún tienen dificultades que no han logrado solucionar. Sus sistemas de riego sigue siendo muy precario, y aún no logran confeccionar un calendario que les permita guiarse cuando exactamente deben cosechar y cuándo sembrar. Sus herramientas también son muy sencillas, así que cada tarea que realizan les cuesta mucho más que a otras civilizaciones. Pero por lo mismo están dispuestos a aprender y a interactuar con otras poblaciones.
Continuara


Amit'tek
Honorable
Amit'tek
Cantidad de envíos : : 223
Nivel de PJ : : 2

Volver arriba Ir abajo

Los Mausu Empty Re: Los Mausu

Mensaje  Amit'tek el Lun Feb 18 2019, 02:43

Sociedad
Por la tribu y para la tribu
 Aunque a simple vista puede parecer un pueblo completamente caótico, los Mausu lograron establecer a través de los años un sistema de jerarquías bastante bien organizado. La Sociedad se divide en Familias, o Clanes, donde aquellas que poseen mayor cantidad de crías sanas, consiguen un puesto de influencia dentro de la Tribu, ya que son quienes más fuerza de trabajo le ofrecen al pueblo.

Quien sea el o la cabeza de la familia tiene por lo tanto cierto nivel de influencia en las decisiones de la ciudad, y cuando la situación lo amerita hasta pueden reunirse en una asamblea donde decidan un camino a seguir en conjunto. Claro que estos puestos cambian constantemente, por un lado porque los Mausu viven muy poco tiempo, pero además porque ninguna familia puede estar segura de cuántos de sus hijos llegaran a ser adultos productivos, una o dos camadas que salgan defectuosas puede llevar a una familia entera a caer en el escalafón social.
 
Los machos suelen ser más conflictivos que las hembras, sobre todo durante la juventud es sumamente importante para ellos el demostrar que son más fuertes, más valientes y más viriles que el resto de los hombres, ya que eso aumenta sus posibilidades de encontrar una hembra con la cual reproducirse. Aún así, no se tolera dentro de la sociedad Mausu el buscar pelea de modo arbitrario o caprichoso, los ratones tienen un sistema de honor el cual deben seguir a rajatabla o de otro modo son tildados de problemático, lo cual es una característica muy poco atrayente para las mujeres de la tribu.
 
Sí algún ratón considera que es puesta en duda su capacidad o su fuerza, puede retar a duelo a quien haya sido el ofensor. La pelea será de uno contra uno y aquel que salga perdedor no puede volver a desafiar a este adversario, ya que se sobreentiende que la desigualdad de poderes ya quedó comprobada. Ambas partes deben agradecer el encuentro y tratarse con respeto de allí en más, muchas de las amistades entre los machos comienzan de esta manera.
Más allá de las luchas, un modo muy respetable para ganarse cierto prestigio entre los Mausu es el realizar tareas, hazañas, o acciones de algún tipo que generen un gran beneficio para la tribu. Cuando eso ocurre, se le agrega al nombre del ratón un nuevo apelativo que le recuerda a todo el mundo lo que esa persona hizo, mientras más nombres, más importante es la persona.
 
Ambos géneros pueden realizar cualquiera de las tareas del pueblo, aunque las hembras le suelen dar prioridad a la actividad de procrear, ya que es la labor que más posibilidades les da de conseguir reconocimiento y obtener un sitio en la asamblea. Aquellas mujeres que vienen de familias especialmente fértiles son muy codiciadas por los machos, y puede generar más peleas de lo habitual en algunas circunstancias.

Una vez que un macho y una hembra deciden estar juntos, seguirán unidos por el resto de su vida, incluso aunque uno de los dos muera no quedan liberados de sus juramentos.

El núcleo de la sociedad Mausu es, por lo tanto, la familia. Y por lo mismo hay mucha glorificación y celebraciones en relación a está y a todo lo que la rodea, el momento de encontrar pareja es algo con lo que todo ratón sueña, seguido inmediatamente por el momento en que finalmente podrán tener crías. Hombres y mujeres se encargan del cuidado de los bebés, entrenandolos en todas aquellas tareas que van a necesitar para volverse adultos responsables que sirvan a su tribu.
Continuara


Amit'tek
Honorable
Amit'tek
Cantidad de envíos : : 223
Nivel de PJ : : 2

Volver arriba Ir abajo

Los Mausu Empty Re: Los Mausu

Mensaje  Amit'tek el Sáb Mayo 04 2019, 18:12

Religión y Tradiciones
Austeridad en la Abundancia
 Como debe ocurrir con prácticamente todas las razas, es difícil decir en qué momento surgió la necesidad de adorar a una entidad superior. En los Mausu en particular parece ser un desplazamiento natural producto de su aguda desconfianza hacía todo aquello que les resultara muy difícil de entender. También, como suele pasar con el resto de los seres de Aerandir, eligieron una figura que fuera semejante a ellos: El Ratón.
 
El Totem se ubica en una colina bastante elevada (Al menos para los Mausu), de tal manera que pueda observar todo lo que sucede en el pueblo. Tiene la forma rudimentaria de un ratón de tres metros de alto que los mismos roedores tallaron en madera usando sus garras y dientes.
   
Es un sitio al que los  roedores pueden ir si desean un consejo, pedir algo o agradecer, pero también es el centro de la mayoría de las celebraciones. Cuando los pequeños Mausu cumplen un año, son llevados ante el altar, y los chamanes, quienes ejercen como voceros del dios ratón, pedirán durante tres días y dos noches sin descanso que les otorguen salud, prosperidad y fertilidad. Durante ese tiempo las familias se encargan de cuidar a los chamanes, les dejan ofrendas de comida y agua para que no se debiliten y puedan seguir orando.
 
Hay dos celebraciones fundamentales para los Mausu: El Solsticio de Invierno y el de Verano. Al ser una raza que depende íntegramente de lo que puede cosechar, estas dos fechas marcan momentos importantes en su sociedad. Como se dijo anteriormente, la figura que se encuentra más alto en todo el poblado es el Totem del Ratón, simbólicamente es con el propósito de que los vigilen como sociedad, pero además, la sombra que proyecta les sirve a los Mausu para saber cuándo se acercan los equinoccios y los solsticios. De esa manera, pueden prepararse con antelación y guardar enormes cantidades de comida en los depósitos antes de que llegue el invierno, u organizarse para comenzar con la siembra cuando llegan las épocas propicias para que las plantas crezcan.
 
En todo caso, ambas son fechas de mucho trabajo para los Mausu, en el solsticio de invierno todos los ratones tienen que ayudar para juntar tanta comida como sea posible. Cuando la última bolsa es guardada y el último barril es sellado, los ratones festejan porque es un año más que pudieron juntar la comida suficiente como para sobrevivir al duro invierno. Durante el solsticio de verano se abren los graneros y las tierras de los campos son labradas para poder comenzar con los cultivos, el primer día de verano los Mausu hacen una enorme comilona, desquitándose así por todos los meses que tuvieron que ser cuidadosos con las cantidades de alimentos.

Comen, beben, cantan y bailan hasta altas horas de la noche, pero a la mañana siguiente se levantan temprano para seguir con sus deberes.
Continuara


Amit'tek
Honorable
Amit'tek
Cantidad de envíos : : 223
Nivel de PJ : : 2

Volver arriba Ir abajo

Los Mausu Empty Re: Los Mausu

Mensaje  Alexandra Whiskers el Lun Oct 14 2019, 16:38

Bitacoras de NPCs
La que registra nuestra historia
 Querido diario

Debo decir, antes de todo, que se siente muy raro escribir en un libro y tratarlo como un ser con consciencia, no parece muy posible a menos que contenga algún elemento mágico y este es un libro común. Pero cuando el señor Amit’tek me lo regaló, me dijo que era una costumbre entre las mujeres de Lunargenta tener un pequeño libro que sirviera como un resguardo de memorias pasadas y, a la vez, un lugar donde alguien puede contar sus secretos más preciados. Un recipiente de secretos, como decía. ¿Quizás es por eso que tiene un candado? Lo fui a ver con el chamán nan’dah y encontré la sorpresa de que era un candado mágico que solo se abre con la portadora verdadera y auténtica de este libro.

Creo que debo presentarme en ese caso, ya que si tendré un lugar donde guardar mis memorias, es justo que me presente y tanto este pequeño compendio como las personas que lean a futuro sepan quién soy.

Mi nombre es Lethi’tah. Tengo 8 años y soy una hembra albina que trabaja como la…no recuerdo el nombre de lo que hago en el pueblo, pero me han dado el nombre, y el honor, de “la que registra nuestra historia”. ¡Ah, Historiadora le llaman en los pueblos humanos! Tengo que recordarlo mejor porque, el día que viaje a otros pueblos, necesito presentarme adecuadamente.

¿Por qué soy “la que registra nuestra historia” siendo tan pequeña? Pues, hay dos historias ahí: soy la tercera de 5 hermanos de la primera camada de nuestra familia, pero a diferencia de mis hermanos, nací más débil, me costaba más hacer las cosas y me costaba ver con claridad. No fui una hembra muy sana, lo que llevó a que mis papás no escalaran muy alto en nuestra sociedad. Mi infancia fue muy dura debido a eso, pero afortunadamente el señor Amit’tek trajo un artículo muy curioso en uno de sus viajes, algo que conocemos como “los cristales que muestran el camino”. Gracias a ellos, mi vista se veía cristalina cada vez que los usaba. El señor Amit'tek me explicó que muchas personas los usaban porque leían mucho de los libros, por lo que pedí a las pocas hembras que sabían leer que me enseñaran. Con el tiempo, comencé a leer más y más los libros que traían y aprendí mucho de la cultura del mundo y su gente.

Pero a la vez, comencé a sentir mucha pena en mi interior. Todas las razas tenían muchas historias que contar, muchas guerras, muchas alegrías, muchas culturas, pero nosotros no teníamos nada como tal. No sabíamos de donde veníamos, solo unas pocas historias de como pasamos de ser un pueblo nómada a uno sedentario, de como aprendimos a plantar la tierra y otros pocos relatos que difícilmente pasan de generación en generación debido a que nos cuesta recordar cosas.

En eso me di cuenta que podía darle algo a nuestro pueblo: podía intentar darle un lugar al cual acudir cuando necesitaba recordar lo que somos y donde venimos.

Cuando lo pienso, quizás nuestro Dios quiso que fuera de esta forma para poder centrarme en esta tarea. Lo digo porque, al no ser muy sana y el tener que usar “los cristales que muestran el camino” todo el tiempo, no muchos machos muestran interés en mi. Pero pienso que si fuera más sana, nadie tomaría esta labor. Es por eso que estoy agradecida y me lo tomo muy en serio.

¡Ah! Pero no es mi única labor en el pueblo. Afortundamente, al saber mucho por leer y registrar muchas cosas, los Mausus que quieren saber sobre el valor de un objeto vienen a mi. A veces me traen objetos muy raros y los ayudo a determinar si valen mucho, si están incompletos o si son cosas sin valor. Creo que es por ambas labores que no me han expulsado del pueblo, ya que normalmente alguien  que no tenga pareja ni trabaje la tierra es muy bienvenida. A veces también muchas hembras vienen con sus crías para saber que hacer cuando son muy quisquillosas para comer, o si quieren que les narre historias o les enseñe conocimientos básicos, como leer un mapa, algunas costumbres a considerar antes de tratar con otras razas, o cosas así. ¡Casi me siento como una erudita, jeje!

Continuara


Alexandra Whiskers
Aprendiz
Alexandra Whiskers
Cantidad de envíos : : 46
Nivel de PJ : : 0

Volver arriba Ir abajo

Los Mausu Empty Re: Los Mausu

Mensaje  Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.