Aerandir
¿Quieres reaccionar a este mensaje? Regístrate en el foro con unos pocos clics o inicia sesión para continuar.

Últimos temas
» Conversión de Fichas de Habilidades
No era nada [2º Concurso Escuela Aerandir] EmptyAyer a las 22:29 por Merida DunBroch

» Habilidades de Kyravann
No era nada [2º Concurso Escuela Aerandir] EmptyAyer a las 02:20 por Kyravann Svartlys

» Petición de Profesiones
No era nada [2º Concurso Escuela Aerandir] EmptyMiér Oct 21 2020, 19:31 por Ansur

» Invitación a Tema Libre [3/3] [Completo]
No era nada [2º Concurso Escuela Aerandir] EmptyMar Oct 20 2020, 18:58 por Zöe

» Puntos de experiencia.
No era nada [2º Concurso Escuela Aerandir] EmptyMar Oct 20 2020, 18:50 por Irinnil Fawkes

» Cerrado por abandono
No era nada [2º Concurso Escuela Aerandir] EmptyLun Oct 19 2020, 12:53 por El Capitán Werner

» Aquí llega la elfipiresa!
No era nada [2º Concurso Escuela Aerandir] EmptyLun Oct 19 2020, 05:59 por Demian

» Hojitas de Menta - Habilidades de Aradia
No era nada [2º Concurso Escuela Aerandir] EmptyDom Oct 18 2020, 20:09 por Sarez

» Ficha de habilidades Iori
No era nada [2º Concurso Escuela Aerandir] EmptyDom Oct 18 2020, 20:01 por Sarez

» Pedido de Pausa
No era nada [2º Concurso Escuela Aerandir] EmptyDom Oct 18 2020, 18:33 por Fehu


No era nada [2º Concurso Escuela Aerandir]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

No era nada [2º Concurso Escuela Aerandir] Empty No era nada [2º Concurso Escuela Aerandir]

Mensaje  Colm el Dom Sep 17 2017, 16:31

Las manos de la muchacha cubrían las manos de José. Él las sentía tibias, pesaban quietas como si durmieran. Una de ellas se separó y tapó la rodilla de la muchacha. Él pensó que así parecía una arañaba, así, con los dedos abiertos tapándola rodilla, una araña de carne.

-Me gustan tus manos- Le dijo.
-Son flacas.
-No son flacas. Me gustan.- Insistió él, y con el índice calcó sobre la piel el dibujo de las venas.- Son como ríos.
-Las manos de una niña enferma.- Dijo ella.
-¿Te sientes mal?
-La velocidad no me gusta.
-Pensé que estabas arrepentida.
-No. No lo estoy. ¿Por qué lo dices?
-Por tu cara y porque a veces sucede.
-Me da miedo ir tan rápido.- La muchacha se dirigió al que conducía:
-Román.
-Ya oí. Te da miedo.
-¿Por qué corres tanto?
-Tengo que estar antes de las diez en casa.
-¿No es lo mismo estar un poco más tarde?
-El auto no es mío.- Respondió el joven de perfil.

El automóvil se arrastró en la curva y lleno de luz las ramas de los árboles. La muchacha cerro los ojos apoyó la cabeza sobre el hombro de José. Él sintió un peso incomodo en el hombro. Pero le gustó sentir el peso en el hombro, el cabello en la mejilla. Lo tenía húmedo. Aun lo tenía húmedo. Se habían bañado en el rio unas dos horas antes y aun el cabello permanecía húmedo; le gustó olerlo, sentirlo en la mejilla.

-José.- Le habló la muchacha al oído.- No se lo digas a nadie.
-Duerme. No se lo digo a nadie.
-No puedo dormir.
-Trata.- Dijo él. -Si puedes.

José la tomó de las manos y jugo con los dedos de la muchacha. La imaginaba sonreír, con los ojos cerrados. La vio nuevamente entre las piedras, también sonreída, y él caído, con el frio del agua en la espalda; Román, no pudo encontrarnos: estábamos bien escondidos. Sintió otra vez ganas de tenerla, junto al rio. Es una lástima que la recuerde tan mal. ¿Por qué no puedo recordar bien sus piernas, porque se escapa todo? Los gritos de Román: "¿Dónde están?". ¿Cuándo volverían al rio? Vio la luz del auto descubriendo la carretera. Al fondo las hojas en sombra, las hojas temblando contra el cielo y sobre las hojas las colinas imitando siluetas de mujeres amontonadas. Sintió el cabello húmedo, la respiración tímida de la muchacha. Después se llega a casa. Los estudios. Las palabras. Estoy harto de palabras. Necesito vivir.

-¿Nos tomamos un café?- Preguntó Román.
-Lo peor es que se piensa siempre con la misma cabeza.
-¿Que dices?

...y el día terminado. Mejor piensas que puedes verla mañana. Quizá pasado. Me gusta. Lo hace sin miedo. El olor de su cuerpos, sus ojos. Me gusta. Escribiré de ella, de sus manos. Trata de animarte.

-¿Me oíste?

José lo miró. Román cambiaba de velocidad para tomar una curva. Las luces del automóvil se salieron de la carretera y blanquearon los árboles. Me gustaría recordar bien su piel, su cabello empapado. Los ojos, la cara, el cuerpo entre las hojas.

-¿Qué te pasa?

...piensa que te levantaras temprano. A ti te gusta el cielo azul. Te gusta. Puedes tomar un café, fumar un poco. Es bueno tomarse un café, después el cigarro. La buscaré. ¿Cuándo volveremos al rio? Es bueno despertar el cuerpo antes de escribir. Piensa que el sábado podrás ir al mar. A ti te gusta el mar.

-¿Qué diablos te pasa?

...nada, no me pasa nada. Pensaba un poco, pendejo. Podrías manejar mejor imbécil, nos podemos matar. Yo no tengo la culpa. Estas molesto, estabas como idiota. No nos encontró, menos mal. No diré nada, no le contaré nada.

-Maneja más lento.
-¿Qué te pasa?
-Nada.
-¿Por qué no hablas?- Preguntó Román.
-Estaba pensando.
-Quería saber si...
-¿Qué cosa?
-Preguntaba si querías un café.
-Como quieras. Lo raro es que estabas apurado.
-Hay tiempo.- Dijo el amigo.

El automóvil, minutos después, paso frente a una bomba de gasolina. Junto a la bomba había un bar de camino. De adentro salía una música mexicana. José despertó a la muchacha.

-Román quiere tomarse un café.- Le dijo.
-Estaba dormida.
-¿Quieres tomarte algo?
-¿Él no estaba apurado?
-No lo sé.- Respondió José, y vio a Román pasar entre dos camiones y entrar en el bar.- Supongo que no le fue muy bien.
-No es culpa nuestra.- Dijo ella.
-Lo sé.
-No tiene por qué pagarla con esas carreras.
-Está amargado.
-La próxima vez te consigues un auto.- Dijo la muchacha. José sonrió y le buscó los ojos:
-¿Te sientes bien? ¿Quieres tomar algo?
-No. No tengo sed. Ve tú. Yo te espero.
-Tengo ganas.- Dijo él. -Me volvieron las ganas.
-Aquí no se puede.- Dijo ella.

Él le buscó los ojos y la boca. Y le miró otra vez los ojos. Entonces se besaron. Román los separó. Encendió el motor giró el volante, tomo la carretera, y aceleró.

-Tienes suerte.- Le dijo a José.
-¿Por qué lo dices?
-Por nada. - Dijo Román.

El auto se arrastraba ahora en todas las curvas. Miraban fijo hacia adelante.

-Nos podemos matar.- Dijo José. -, hazlo por ella.

La muchacha busco las manos de José. Él se las apretó y beso a la muchacha en la frente. El golpe que recibió el auto adelante los separó, Frenaron y José miró Román con odio.

-No pude verlo.- Dijo Román.
-¿Qué pasó?- Preguntó la muchacha.
-Un perro. No pude verlo.- Dijo Román.

Bajaron y José lo encontró atrás, el golpe lo había dejado en la orilla de la carretera. El animal temblaba y en el lomo tenía una mancha de sangre. Se inclinó junto al perro y le acaricio la cabeza.

Oyó a Román. Hablaban y se movían entre las luces delanteras  del auto. A ella le vio la cara desfigurada, la luz le estiraba sombras en los ojos. Le oyó decir a Román:

-Está un poco roto. Que lastima.
A ella no la escuchaba bien.
-Papá me va armar un lio.- Dijo él.
A ella también la oyó:
-Tú no tienes la culpa. Diles que fue un perro.

José dejó al animal y buscó un peñasco. Le fue fácil hallarlo. La luz del automóvil lo ayudó a escogerlo. Levantó con dificultad y lo resistió en el hombro. Tenía el peso y el tamaño que él consideró necesarios. Al llegar junto al animal, un cosquilleo frio le trepo por la nuca. Le mordió la piel del cogote y se le regó en el cuerpo estremeciéndolo. Avanzó sobre el perro con las piernas abiertas. un pie le quedó entre las patas. Midió bien y al soltarlo, el peñasco se le enterró en la cabeza. El perro tembló y luego quedó quieto. José se frotó las manos en el pantalón, se pasó el brazo por la frente, y lo dejó.

-Perdóname, viejo, estabas muy mal, perdóname.

Ahora, caminando por la carretera, parecía una sombra levantada de un susto. Detrás, la oscuridad se apurruñaba entre la maleza y los árboles. Antes de llegar al auto, sintió que todo el silencio de la noche salía del animal, que todo aquel silencio lo perseguía, le buscaba las manos, que todo aquel silencio que había en la noche, corría hacia las colinas, hasta lejos, allá, como queriendo callar aquellas señales eléctricas que puyaban la noche.

Miró arriba y vio el cielo herido de luz. Algunas nubes lo cubrían inútilmente. Las perforaciones numerosas azulaban abajo las colinas. Abrió la puerta del auto y entró.

La muchacha y Román lo miraron.
-¿Está muy mal el perro?- Preguntó ella.
-No.- Respondió sin mirarla. - No era nada.

Spoiler:
Ahora que me fijo creo que lo hice mal. Todo el relato me parece “Evento extraordinario” y poco de “día normal”.

Día normal: Un viaje entre amigos en auto a un rio.
Eventos extraordinarios: Dos de ellos terminan teniendo sexo, el otro se molesta e intenta hacerse el que no sabe nada. Atropellan a un animal y uno debe decir si matarlo o dejarlo agonizar.
Colm
Honorable
avatar
Cantidad de envíos : : 239
Nivel de PJ : : 0

Volver arriba Ir abajo

No era nada [2º Concurso Escuela Aerandir] Empty Re: No era nada [2º Concurso Escuela Aerandir]

Mensaje  Ircan el Sáb Sep 23 2017, 17:30

Buenas Colm. En primer lugar decirte que a nivel general me ha gustado la historia, en ningún momento se me ha hecho tediosa y creo que es amena de leer. A mi no se me dan muy bien estas cosas pero allá voy jajaja.

En cuanto a la estructura de la trama y demás, salvó algunas erratas que hay por ahí por el resto está bastante bien escrita. En mi caso, que me gustan mucho las descripciones, creo que hubiera añadido más interactuación ante tanto dialogo y viendo un poco la escena de siendo de noche y demás hubiera añadido más alegorías, como bien as hecho con la mano que parecía una araña o algunas siluetas.

Luego ha habido un momento de la trama en la que si que me he perdido un poco, puede que sólo haya sido cosa mía, y es cuando de repente comienza a narrar lo que es para él el tedio de un día normal mientras el compañero le habla. Más que nada porqué al decir, "Después se llega a casa" yo he pensado que ya habían llegado y en ese momento pues estaba recordando el día, entonces me he confundido al ver que luego estaban aún en el coche. Seguramente haya sido sólo cosa mía.

Luego, como has dicho en el spoiler, si que es difícil encontrar en la trama eso que se pedía de un día normal en el que de repente ocurre algo extraordinario. Creo que tu lo has hecho al revés, estabas en lo extraordinario y narrabas lo que era normal jajaja. Para mi creo que es valido y que, aunque no se acerqué a la totalidad con lo pedido, creo que si cumples así que yo creo que está bien.

Así que en resumen creo que la trama está bien pero te animo a hacer más descripciones para que los personajes mientras hablan, sobretodo si son bastantes diálogos, gesticulen o interactivo de alguna forma. A mi por ejemplo me gusta hacer algún pequeño párrafo de descripción para que no se quedé tanto dialogo junto, por ejemplo en el momento en el que Román le dice que si quiere un café, hasta que José le pide que vaya más lento, creo que está muy bien escrito. Pero esto ya es una opinión personal.

Buen relato ^^
Ircan
El Encapuchado
Ircan
Cantidad de envíos : : 466
Nivel de PJ : : 4

Volver arriba Ir abajo

No era nada [2º Concurso Escuela Aerandir] Empty Re: No era nada [2º Concurso Escuela Aerandir]

Mensaje  Alira Bellowood el Sáb Sep 23 2017, 19:08

¡Muy buenas Colm!

Aunque Ircan ya ha comentado a rasgos generales todo lo que quería decir de éste relato creo que puede ser interesante mencionar dos cosas. En primer lugar quiero comentar que me ha gustado mucho la historia a rasgos generales, la trama es un poco caótica pero eso en parte está bien, pues da pie a que el lector sienta esa sensación de… angustia, de intranquilidad que transmiten los personajes principales mientras se encuentran en el coche y también en el momento del choque con el perro.

La otra cosa a nombrar es que he echado en falta más descripciones, sobre todo en los momentos de diálogo; pues aunque yo me imaginaba como se estaban comportando esos personajes, no puedo saber si eso es lo que intentabas transmitir en un principio.

En definitiva, es un buen relato y se me ha hecho muy llevadero y entretenido nwn

Espero haberte ayudado y ¡muchos ánimos!
Alira Bellowood
Aprendiz
Alira Bellowood
Cantidad de envíos : : 45
Nivel de PJ : : 0

Volver arriba Ir abajo

No era nada [2º Concurso Escuela Aerandir] Empty Re: No era nada [2º Concurso Escuela Aerandir]

Mensaje  Sigel el Miér Sep 27 2017, 18:30

Uffff.... Creo que deberías seguir los consejos de tus personajes: "NO VAYAS TAN RÁPIDO". Voy a hacer una cosa, ya que Ircan y Alira ya han dicho sus opiniones y las comparto en gran medida vamos a centrar esta critica en hablar sobre este consejo:

Tengo la sensación, y creo no equivocarme, que tenías tantas ganas que sucediera la acción que no te has parado a disfrutar de la historia. Todo es un completo lío de vagas descripciones y diálogos sin fundamentos. Me hubiera gustado saber más de los personajes, quiénes son, qué hacen, qué hace diferenciar el uno del otro... Los diálogos, que es la parte que más abunda, parece que los hayas hecho muy rápido sin llegar a definir de una manera correcta la personalidad de cada personaje. Si no tuvieran color, no sabrías diferenciar a los personajes. Piensa en un libro de verdad, el que más te guste. ¿Los diálogos están coloreados? ¿Los personajes son diferentes? No corras, ves despacio, relájate y disfruta. Con esto no quiero decir que escribas inmensas biblias. Con muy poco se puede escribir muchísimo, pero para hacerlo hay que disfrutar. La escena del lago (o río o lo que sea que no me enteré muy bien...) no dejas tiempo al lector que disfrute con el agua, la tranquilidad y las manos de la chica; seguramente tú tampoco hayas disfrutado de esa paz. Hubiera sido muy interesante, lo repito, la idea es muy buena, pero has ido... DEMASIADO RÁPIDO.
Sigel
Master
Sigel
Cantidad de envíos : : 2187
Nivel de PJ : : 0

Volver arriba Ir abajo

No era nada [2º Concurso Escuela Aerandir] Empty Re: No era nada [2º Concurso Escuela Aerandir]

Mensaje  Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.