Aerandir
¿Quieres reaccionar a este mensaje? Regístrate en el foro con unos pocos clics o inicia sesión para continuar.

Últimos temas
» Petición de Profesiones
[Juego: Baslodia] La caza de la Bandera EmptyAyer a las 19:31 por Ansur

» Invitación a Tema Libre [3/3] [Completo]
[Juego: Baslodia] La caza de la Bandera EmptyMar Oct 20 2020, 18:58 por Zöe

» Puntos de experiencia.
[Juego: Baslodia] La caza de la Bandera EmptyMar Oct 20 2020, 18:50 por Irinnil Fawkes

» Cerrado por abandono
[Juego: Baslodia] La caza de la Bandera EmptyLun Oct 19 2020, 12:53 por El Capitán Werner

» Aquí llega la elfipiresa!
[Juego: Baslodia] La caza de la Bandera EmptyLun Oct 19 2020, 05:59 por Demian

» Hojitas de Menta - Habilidades de Aradia
[Juego: Baslodia] La caza de la Bandera EmptyDom Oct 18 2020, 20:09 por Sarez

» Ficha de habilidades Iori
[Juego: Baslodia] La caza de la Bandera EmptyDom Oct 18 2020, 20:01 por Sarez

» Pedido de Pausa
[Juego: Baslodia] La caza de la Bandera EmptyDom Oct 18 2020, 18:33 por Fehu

» Habilidades Ruby|Onna
[Juego: Baslodia] La caza de la Bandera EmptySáb Oct 17 2020, 16:40 por Sarez

» Conversión de Fichas de Habilidades
[Juego: Baslodia] La caza de la Bandera EmptySáb Oct 17 2020, 01:54 por Naharu


[Juego: Baslodia] La caza de la Bandera

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

[Juego: Baslodia] La caza de la Bandera Empty [Juego: Baslodia] La caza de la Bandera

Mensaje  Thais el Miér Oct 04 2017, 18:24

La loba trotaba por el bosque camino de Lunargenta, avanzando a buen paso entre los árboles, saltando y sorteando las rocas, cuando un olor característico la hizo frenar en seco. A su lado, justo detrás de un árbol escuchaba la respiración agitada de un niño y el repiqueteo de sus dientes. Thäis ahogó una carcajada y continuó su camino dispuesta a llegar cuanto antes a su destino. Sin embargo una duda taladró su mente: “¿Qué hace un chico tan pequeño tan alejado de la civilización”. Así que decidió que no pasaba nada si se entretenía curioseando un poco.

El rastro del infante la llevó a una especie de guarida construida con ramas y zarzas que parecía que se iba a caer en cualquier momento. La licántropa no se acercó, prefería permanecer oculta observándo. El niño presumía delante de su grupo de cómo había espantado con piedras a un gigantesco lobo albino y les advertía del peligro. Algunos chillaron y dijeron de regresar a sus casa, pero al cabo del rato dijeron de mandar a unos cuantos a explorar para asegurarse de que ya no había peligro. Ese era su lugar y ningún monstruo los iba a echar. Mientras las niñas comentaban y se reían, y continuaban haciendo una especie de albóndigas de barro envueltas en hojas. Thäis no lo pudo evitar, sonrió y a su mente comenzaron a llegar recuerdos…

“En la placita central de su aldea acostumbraban a juntarse todos los días un grupo de niños, desde los que tenían 8 años como ella hasta los que tenían 12. Se llevaban muy bien y uno de sus juegos preferidos era “La caza de la bandera” Formaban dos o tres grupos por suertes. Ella recordaba los llantos y las peleas que había armado por ir siempre con su amiga Ina, eran inseparables. Se repartían pañuelos distintos para cada grupo y se separaban por el bosque. Todos debían de colocárselo en la parte trasera del cinturón, como si de una cola se tratase, encontrar un sitio escondido donde formar una base y esconder una pañuelo en su interior, esa sería su bandera. Una vez que todo estaba preparado el jefe del grupo hacía sonar un silbato y, cuando escuchaba la respuesta del otro grupo, comenzaba la cacería.

Unos se quedaban escondidos junto a la base defendiéndola y otros se adentraban en la espesura  a explorar. Debían encontrar la base del otro grupo con sigilo, sin desvelar la posición de la propia, y una vez allí robarles la bandera y regresar corriendo.
Cuando te encontrabas a alguien de otro equipo debías luchar, pero nada de puñetazos ni zancadillas. Bastaba con colocar una mano atrás y con la otra intentar quitarle al otro compañero la cola. El perdedor debía esperar sentado contando hasta cincuenta antes de colocarse el pañuelo de nuevo y continuar la búsqueda.

Era impresionante la cantidad de tácticas y de escondites que se inventaban día a día. Colocaban la bandera escondida fuera de la base, hacían refugios con defensores falsos, preparaban emboscadas... ¡Qué años más divertidos! Thäis era de las que no dudaba en esconderse en el sitio más insospechado o de las que trataban de aliarse con las de otro grupo buscando al enemigo común por lo que regresaba a casa siempre con algún arañazo nuevo…


¡¡Agh!! No había tiempo para continuar con sus ensoñaciones, una piedra le había alcanzado el lomo, Había sido descubierta, debía huir y continuar su camino. Ya tendría tiempo en otro momento de recordar esos bellos momentos…
Thais
Aprendiz
Thais
Cantidad de envíos : : 13
Nivel de PJ : : 0

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.