Noche de terror. ¿Seré un Esclavo? (Cerrado.)

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Noche de terror. ¿Seré un Esclavo? (Cerrado.)

Mensaje  Philip Ecutauro el Miér 22 Ene 2014 - 13:31

Llegan al puerto en plena noche, eso le da que pensar al joven ecutauro que aquellos hombres querían pasar inadvertidos y así comerciar con cualquiera de los productos ilegales, entre ellos él, con los que iban a comerciar. Estaba encadenado en la bodega, una argolla de hierro en torno al cuello, lo mantenía sujeto a una gruesa viga a unas argollas de hierro, había intentado arrancarlas, pero parecía que estaba pensado para resistir la tremenda fuerza de un ecutauro, y cuando lo habían descubierto intentando romper sus ataduras, lo habían castigado duramente con el látigo, hasta que el hombre se había cansado, aun tenia las marcas del latico por la espalda, los costados y la parte de atrás de las piernas. Lo habían despojado de sus armas, un arco con sus flechas y sus dos dagas, lo único que había llevado para portar las armas blancas había sido un cinturón, el cual también le habían quitado pues era de excelente cálidas y la hebilla era de plata. No le importaba la desnudez, pues era como estaba normalmente en su poblado, de modo que cuando escucha abrirse la puerta de la celda, no se molesta en cubrirse y alza los ojos hacia los hombres que lo habían capturado. Desde un enrejado en el techo de la celda le había llegado el sonido de los hombres mientras arribaban el barco al puerto. Aquellos hombres eran rudos y apestosos,  los mira a través del flequillo de sus crines, sus ojos verdes lo miraban con un odio ardiente. Uno de los hombres abre la puerta de la celda y camina hasta el, acuclillándose y sacando una de las dagas que antes le pertenecían y apoyándosela cerca del globo ocular.

-Si sigues mirándome así, te sacare esos bonitos ojos verdes.-dice el hombre echándole el aliento que apestaba a ron a la cara, el otro tipo se pone a su lado y le da una palmada en  uno de los hombros.

-Déjalo Sven, ciego no pagaran nada por el, seguramente haya que hacer un descuento por las marcas del látigo.-Este hombre saca unos grilletes de hierro que se apresura aponer en torno a los tobillos y las muñecas del Ecutauro, tras lanzar un gruñido, el otro hombre enfunda la daga y ayuda a su compañero.

Tras ponerle los grilletes, los dos hombres sacan a empujones al ecutauro, este entre cierra los ojos, pues pesa a ser de noche el lugar estaba lleno de luz de las antorchas y braseros, hacia frio y se agradecía el calor de las llamas. Le asombra ver que en el puerto había tanta actividad, debía ser mas de media noche. “-Quizás.” Piensa el chico.-“Hagan la vista gorda con el mercado de esclavos y otros productos y le permitan descargarlos a estas horas…”-Sus pensamientos se ven interrumpidos cuando le dan un tirón de las cadenas que estaban unidas a los grilletes de las muñecas. Sorprendido por el tirón pierde el equilibrio y cae sobre las rodillas y los codos, se pone de pie con un resoplido furioso parecido al de un caballo, ante el ve a un corpulento hombre con una barba descuidada y rojiza.

-Acostúmbrate a esa postura, criatura, pues es la que un esclavo debe tener.-dice el hombre con voz espesa y ronca, a la luz de las antorchas se pueden ver el maltrato sufrido, la suciedad, la mala comida y los latigazos le habían pasado factura.-Diablos! No lo habéis tratado muy bien.-Les dice el hombre a los dos captores del ecutauro.- Me temo que os pagare la mitad de lo prometido.- dice mesándose la enmarañada barba.

-¡De eso nada! Bastara con un baño y los latigazos se le curaran, que sea tres cuartas partes.-Dice el hombre que le había robado las dagas y el cinturón, los cuales el ecutauro puede ver gracias a la luz más intensa del exterior de la bodega. Tras pensarlo un poco el hombre de la barba asiente.

-Está bien, pero por todos los demonios, ponedle aunque sea un maldito taparrabos, aunque sea una bestia de carga no puedo dejar que vaya como un animal como vino al mundo, llevadlo a mi carro.-Dice señalando un garro que tenía una gran jaula en la parte trasera y donde estaban cargando otros productos en el sitio libre que dejaba la jaula.

Tras buscar un trozo de cuero lo suficientemente grande, improvisan un taparrabos y se lo sujetan con un trozo de cuerda. Los dos hombres empiezan a arrastrar al joven ecutauro hacia la jaula, aterrado y desesperado mira alrededor. ¡No le podía estar pasando aquello! ¡Tenía que haber alguien, una autoridad o alguien que supiera que aquello estaba mal, que ya no se podía esclavizar a su raza! Desesperado el joven ecutauro mira a su alrededor , desesperado, en busca de ayuda, de una mirada de comprensión, que supiera que el trato que estaba recibiendo y de lo que le iban a hacer estaba mal.


Última edición por Philip Ecutauro el Sáb 25 Ene 2014 - 17:16, editado 1 vez
avatar
Cantidad de envíos : : 95
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Noche de terror. ¿Seré un Esclavo? (Abierto.)

Mensaje  Nafen el Miér 22 Ene 2014 - 18:17

Me encontraba yo como de costumbre paseando por Lunargenta en una de mis caminatas nocturnas, las cuales yo usaba con el fin de relajar mi mente.

Decidí dar una vuelta por el puerto, siempre es divertido ver las curiosas mercaderías y raras especies de bestias que traen a la ciudad. Siempre observando de lejos, ya que los mercaderes y sus malhumorados empleados no son muy amigables.

De repente, mientras husmeaba entre los barriles de leche de aion y los disecados cadáveres de peguindí escuché un iracundo alarido de dolor. Inmediatamente, corrí a ver qué pasaba, y me encontré con un ser que no veía hace tiempo: un ecutauro, el cual estaba siendo arrastrado en contra de su voluntad hacia una gran jaula metálica.

Hace unos años atrás me habría reído e incluso disfrutado lo que veía, sin embargo, esta vez mi consciencia estaba bajo el dominio del espíritu benevolente que residía oculto en ella, por lo que me decidí en ir en la ayuda del hombre-bestia.


Me mantuve inmóvil, parado a la sombra de un cargamento de tal forma que nadie me pudieran ver. Cerré los ojos. Me concentré en la mente del ecutauro, desde mi posición -que de por sí era bastante alejada- pude sentir su fuerte miedo y desesperación; entonces le comuniqué sin abrir mi boca: -Voy a hacer lo que esté a mi alcance para ayudarte, pero voy a necesitar tu cooperación-

Tratando de calmarme (ya que gracias a mi Empatía sentía lo que los seres con los que me comunicaba sentían) me concentré esta vez en la mente de uno de los que forzaba al joven ecutauro en contra de su voluntad; debido a lo distraído que este hombre estaba no me fue muy difícil acceder a su consciencia. Acto seguido lo distraje, haciéndolo escuchar un grito de mi voz (de nuevo, mentalmente): -Eh, tú, ¡idiota!-. Finalmente quise acceder a la mente de otro hombre que se encontraba allí pero todo a lo que logré acceder fue un fuerte dolor momentáneo, algo que sucede cuando me excedo de los límites de mis poderes.

-¡Mierda!-, pensé. Mientras tomaba mis cuchillos arrojadizos me dije: -Bien, hace bastante no hago esto pero, la fuerza física es mi única opción ahora.-
Nafen
Honorable
avatar
Cantidad de envíos : : 487
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Noche de terror. ¿Seré un Esclavo? (Cerrado.)

Mensaje  Philip Ecutauro el Jue 23 Ene 2014 - 7:11

El Ecutauro no puede evitar dar un respingo al notar la mente de otra persona en la suya propia y las palabras que al contacto le sigue, los hombres que lo llevaban entre tirones y maldiciones, no se percatan de la reacción del joven ecutauro, pues pueden pensar que solo intentaba resistirse a lo inevitable, se limitan a insultarlo y darle empujones. Pero lo que esos hombres y Nafen no sabían, es que su madre era una poderosa hechicera, y aunque él no había demostrado talento para la magia, su madre si le había enseñado las bases de esta, entre ellas, la comunicación mental, él no podía realizarla con soltura, apenas enviar un pensamiento o sensación, con una o dos palabras. Pero aquella voz sonó fluida y segura, señal de que la persona que se había comunicado con él sabía el arte de la magia. No estaba seguro de dónde estaba la persona que se había comunicado telepáticamente con él, pero puede sentir la vibración de aquel poder de nuevo, no en su mente, si no, en alguien cercano a el, cuando el hombre que llevaba su cinturón y las dagas mira bruscamente a otro lado, reacciona con la velocidad, rapidez y fuerza que su raza tenia y que había ido puliendo a lo largo de los años gracias al entrenamiento que sus padres le habían dado. Golpea con un codo la nariz del otro tipo, el cartílago nasal cede con un húmedo crujido y la sangre brota a borbotones, tenía las manos encadenadas, pero las cadenas le permitía mantenerla lo suficientemente separadas, para poder tomar por sorpresa una de las dagas del cinturón del primer tipo y antes de que se diera cuenta, clavársela en la garganta, la larga y curva hoja sale por el globo ocular izquierdo , que al intentar gritar solo consigue que suene el gorgoreo de la sangre que mana de la garganta, la boca y el ojo atravesado. Tras él, escucha el sonido que hace una daga o una espada al ser desenvainada, aunque actúa rápido y se tira al suelo, siente el frio cortante de un arma, que le abre una herida en la espalda, con un relincho de dolor, se apoya sobre las manos, flexionando los codos y las piernas, hace que las rodillas flexionadas, pasen de largo sus codos y lleguen gasta casi su hocico, el cual solo lo separaba unos 15 cm del suelo, su cuerpo se había flexionado, haciendo que su espalda se curvara y lanza las poderosas extremidades traseras, hacia el tipo que tenía detrás y le había atacado con un arma. Los poderosos cascos herrados, impactan con tanta fuerza en el pecho del hombre, que el esternón y las costillas ceden con un fuerte crujido. Las costillas rotas atraviesan los músculos de la caja torácica y de los órganos internos del hombre, el cual, echando sangre a borbotones por la boca, cae al agua del puerto.

Todo sucede tan rápido, que el resto de los marineros tardan en reaccionar unos segundos preciosos, en los que el ecutauro echa mano de la daga, que había dejado clavada en la garganta del primer hombre y del cinturón donde aun pendía la segunda daña. Echando a correr torpemente debido a los grilletes de los tobillos, trata de buscar refugio, pues puede escuchar como el sonido de uno o dos arcos al tensarse, vibran al soltar sus proyectiles. Dos flechas pasan cerca de él, una clavándose en la madera del embarcadero y otra clavándose en unas cajas, una décima de segundo después, de que el joven ecutauro saltara para ponerse a salvo. Desesperado y esperando que la voz que hubiera escuchado no fuera causa de su imaginación, mira alrededor , con los ojos desorbitados y la respiración entrecortada a que alguien apareciera a ayudarlo.
avatar
Cantidad de envíos : : 95
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Noche de terror. ¿Seré un Esclavo? (Abierto.)

Mensaje  Nafen el Jue 23 Ene 2014 - 13:36

El joven ecutauro era mucho mejor peleando de lo que esperaba. Me sorprendió mucho el hecho de que para su temprana edad ya era capaz de efectuar ágiles movimientos sin problema alguno; en cuestión de segundos había matado a dos hombres y rompió la nariz de un tercero, dejándolo inconsciente.

Boquiabierto pensé: -Impresionante- cuando repentinamente me distraje por el grito de otros marineros, quienes comenzaron a tomar sus armas, por lo que comencé a avanzar con cautela hacia el hombre-bestia, quien se encontraba muy confundido.

Escuché un silbido, producto del roce entre una cuerda tensa y una flecha en movimiento. La cabeza del ecutauro estaba por ser atravesada por un proyectil propio de un arquero. Rápidamente coloqué mi mano en alto y con mi telequinesis desvié la flecha hacia una caja, al mismo tiempo que otra impactaba en un cargamento.

El joven ecutauro se echó a correr e intenté seguir su acelerado ritmo trotando, se estaba dirigiendo hacia un callejón sin salida y mi Empatía me permitió detectar la inocencia de la criatura. Cerré los ojos y le susurré con mi mente -Calma, estás dirigiéndote a un punto sin salida, si continúas en esa dirección te van a atrapar-. Hacía tiempo que no usaba mis habilidades para proteger a alguien más de forma desinteresada; una vez más me comuniqué con dificultad (correr y usar mis habilidades no era tarea fácil): -Voy a provocar una distracción, cuando lo haga, sígueme- le dije mientras aceleraba. -¡No titubees!- exclamé mientras leía la etiqueta de un cargamento cercano: "ALEJAR DEL FUEGO Y ALTAS TEMPERATURAS. MATERIALES EXPLOSIVOS".


A unos 20 metros se encontraba el joven hombre-bestia, y en su camino se le habían adelantado marineros, quiénes se preparaban para capturarlo y matarlo. En el alargado pasillo cuyas únicas paredes eran las mercancías, el ecutauro y yo estábamos atrapados: en los dos extremos, ambas salidas, un grupo de marineros se dirigía a nosotros. Rápidamente tomé un antorcha, saltando sobre el adolescente al mismo tiempo que arrojaba la llama a la carga de explosivos, generando una reacción en cadena.
Nafen
Honorable
avatar
Cantidad de envíos : : 487
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Noche de terror. ¿Seré un Esclavo? (Cerrado.)

Mensaje  Philip Ecutauro el Jue 23 Ene 2014 - 15:22

Su cuerpo  se pone en tensión cuando escucha el sonido de unas pisadas que corrían o trotaban por el entablado del muelle. Se pone rápidamente el cinturón en torno a la cintura y toma las dos dagas de hoja curvas, cuando de repente tras los cajones donde se había ocultado aparece un hombre que lo toma de un brazo y lanza una antorcha a las cajas de maderas donde estaba hasta hace un momento, sin pararse a preguntar nada, da por hecho que es el hombre que le había hablado mentalmente, y como este le había indicado a través de la telepatía, echa a correr junto a este  como podía,  pues los grilletes de los tobillos le impedían moverse con libertad. Los marineros que quedan detrás, lanzan gritos de alarma y todos empiezan a huir, dispersándose en todas direcciones segundos antes de que las cajas empezaran a estallar en enormes llamaradas que forman “hongos” de fuego en la oscuridad de la noche, la onda expansiva hace trastabillar al joven ecutauro y puede sentir el calor de la deflagración, por suerte no llega a quemarse. Jadea a  causa del cansancio y el dolor de la herida en la espalda, pero no se detiene y sigue a Nafen hasta la libertad, pero tras huir por varias calles y alejarse del puerto donde los hombres se habían quedado intentando salvar las mercancías y apagar el fuego, el Ecutauro se detiene apoyando la mano en una pared y doblando el cuerpo sobre si mismo, parecía alterado y su cuerpo estaba cubierto de sudor.

-He…he matado a un hombre…-Se mira la mano cubierta de sangre con lo que lo había apuñalado, nada más verlo, empieza a vomitar, al parecer no había sido consciente de ello hasta que su mente había dejado de centrarse en huir de sus captores.

Una vez se había sabido lejos y a salvo, la idea de que había matado a un hombre lo había golpeado con fuerza y de lo que quizás no era consciente, es que el hombre al que había saltado la coz, también estaría muerto, sus cascos de color negro, estaban teñidos de rojo. Tras unas arcadas más  y vomitar la amarga bilis, da unos pasos más  y apoya la espalda en el muro, entonces se fija en el sucio y repugnante taparrabos que le habían puesto, con movimientos frenéticos y desesperados, se quita aquella prenda de cuero , parecía dispuesto a lanzarla una vez se la quita, pero se detiene, se mira de nuevo la sangre que tenía en las manos y se frota con la piel para eliminarla, pero no lo conseguía del todo, cada vez más frenético empieza a respirar rápido y de forma entrecortada, a punto de echarse a llorar, parecía al borde de un ataque de nervios y de seguir respirando de aquella manera podía perder el conocimiento.
avatar
Cantidad de envíos : : 95
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Noche de terror. ¿Seré un Esclavo? (Abierto.)

Mensaje  Nafen el Jue 23 Ene 2014 - 16:51

Gracias a la destructiva explosión en el puerto, el ecutauro y yo escapamos sin problemas. Después de que nos alejáramos de allí, él se detuvo en un callejón, puso su mano contra una pared y comprendió lo que había hecho: mató a un hombre.

Vomitó a mi lado entre quejidos y desagradables sonidos, algo que he visto suceder antes, es lo que sucede cuando un ser inocente se corrompe tan bruscamente.

Mi Empatía era una de mis habilidades más útiles, pero a la vez la más molesta. Permitirme sentir lo que los demás no era algo que yo pudiera controlar, simplemente sucedía. El hombre-bestia (más bien, adolescente-bestia) era inmaduro, tenía miedo; sentí su fuerte angustia, terror, duda, nervios, una serie de emociones me inundaban, pero usar mis habilidades mentales demasiado seguido era lo que me prevenía de no recibir las emociones de otros.

-Por favor, basta- le dije con los ojos llorosos, a punto de dejar caer lágrimas. -Mi magia me hace sentir lo que tú sientas- continué diciendo entre jadeos. El chico estaba cansado y confundido, era cuestión de tiempo para que cayera rendido de agotamiento.

No tuve más opciones que colocar mis manos sobre sus ojos y concentrándome, lo dormí, fue entonces cuando un enrome alivio llenó mi cuerpo.

Tomé su -inesperadamente- pesado cuerpo somnoliento y lo puse en el interior de un carruaje, el cual pude robar usando simples trucos. Agarré las riendas con fuerza y ordené a los caballos que avancen, dirigiéndome a mi hogar, donde me ocuparía del joven hasta que este se recuperase.
Nafen
Honorable
avatar
Cantidad de envíos : : 487
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Noche de terror. ¿Seré un Esclavo? (Cerrado.)

Mensaje  Philip Ecutauro el Jue 23 Ene 2014 - 17:44

El joven Ecutauro apenas es consciente de la presencia de Nafen, sus pensamientos solo iban al horrible instante en que sintió la afilada hoja de su daga, atravesar el musculo y el cartílago de la tráquea del hombre al que había apuñalado y como la afilada hoja se había abierto paso por el hueso que cubría el globo ocular por la parte interior, no dejaba de sentir la sangre caliente manchas su mano, la voz de Nafen le suena lejana y apagada, solo escuchaba el sonido de su agitada respiración y el palpitar de su corazón que parecía que le iba a salir desbocado por la boca. Deja caer el sucio taparrabos que había llevado, cubierto dela sangre que había manchado su mano, aún estaba manchada de la oscura sangre que parecía que había teñido el pelo, necesitaría agua y jabón para eliminarla. Había actuado todo el rato como si Nafen no estuviera allí, se había apoyado en la pared pues empieza a sentirse mareado por respirar de forma tan entrecortada, no ve venir la mano de Nafen que posa sobre sus ojos, solo tiene tiempo de lanzar un grito de sorpresa que se silencia cuando su cuerpo inerte cae al suelo bajo los efectos del hechizo de sueño de Nafen. Quizás el brujo pudiera percatarse, como ya lo había hecho que solo era un adolescente de su raza, aunque los miembros de esta raza podían rondar los dos metros de altura, el joven Ecutauro rondaba el metro sesenta o setenta de altura y su cuerpo aun algo desgarbado mostraban su inmadurez. Si Nafen tuviera buen ojo para ese tipo de cálculos, podría deducir que aquel chico tendría entre 14 y 16 años. Pesaba lo que se suponía que tenía que pesar, teniendo en cuenta su altura y su constitución delgada y atlética. Bajo los efectos del sueño, el joven ecutauro no se percata de todo lo que Nafen hace por él, llevarlo en brazos y meterlo en un carruaje, el sonido de los cascos de los caballos del carruaje y el traqueteo del vehículo, le hacen soñar que volvía a casa metido en una jaula, con grilletes y cadenas, con todo el cuerpo marchado por el látigo y por hierros al rojo vivo.
avatar
Cantidad de envíos : : 95
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Noche de terror. ¿Seré un Esclavo? (Abierto.)

Mensaje  Nafen el Jue 23 Ene 2014 - 18:21

Ya era plena madrugada y el modesto carruaje arrivaba a mi hogar. Mi casa se caracterizaba por una simpleza exterior pero era extremadamente compleja por dentro. Por fuera se ve muy modesta: esta hecha a partir de ladrillos grises, ocuros. Solamente se veían dos ventanas desde afuera y una robusta puerta blanca, mientras que las tejas negras adornaban el techo.

Sé a la perfección que esos colores no quedan bien, y que para muchos es considerada una casa "fea", pero no me importa, me gusta así.

Por supuesto que esa era sólo la fachada. Antes de perder gran parte de mis habilidades me ocupé de agregar toda clase de ilusiones en mi hogar, necesitaba sentirme seguro allí; abrí la puerta y allí la casa era mucho más grande de lo que parecía desde afuera, producto de una magia que me costó mucho hacer.

El piso de la entrada, al igual que las paredes, el techo y gran parte de la casa eran de un brilloso mármol negro. Tomé al ecutauro en mis brazos y lo llevé por el pasillo de la entrada hasta mi habitación, la única habitación en la casa de hecho, ya que nunca acostumbré traer visitas.

Mi habitación se caracteriza por no tener demasiados lujos, aunque el techo tiene un espejo en el que se observan a la perfección toda clase de estrellas y astros, algo que utilizaba para relajar mi mente, de nuevo, producto de una potente ilusión visual. Los pocos muebles que allí había estaban llenos de frascos y cajas con pociones y hierbas.


Mientras el joven descansaba, yo me dediqué a tomar un poco de agua, necesitaba calmarme después de lo sucedido.

Lo acosté sobre la cama de sábanas blancas y lo deje descansar, habiéndole removido antes los grilletes con un poco de telequinesis y algunas herramientas encontradas.
Nafen
Honorable
avatar
Cantidad de envíos : : 487
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Noche de terror. ¿Seré un Esclavo? (Cerrado.)

Mensaje  Philip Ecutauro el Jue 23 Ene 2014 - 18:45

Despierta, lo hace de golpe, irguiéndose con tanta rapidez que se siente mareado y con nauseas, lo había despertado dos cosas, el hambre, y justo después el recuerdo de haber matado a un hombre. Lo primero en que se fija son en sus manos, alguien le había lavado la sangre, se lleva una mano al pecho donde una venda le cruzaba la espalda donde le habían herido con una espada o algún tipo de arma cortante. Aun olía mucho a sudor y suciedad de estar varias semanas viajando en el barco bajo condiciones insalubres donde la comida era mala y el aseo totalmente nulo. Se queda varios minutos mirándose las sangres, hasta que al final arruga el hocico asqueado por el olor mezcla de sudor y sangre que tenía encima, pues las heridas del látigo aún no habían sido curadas. Aparta las sabanas o mantas de la cama y se da cuenta que seguía desnudo y no llevaba su cinturón, tras mirar alrededor ve el cinturón con las dos dagas enfundadas colgadas del cabecero de la cama. Necesitaba aliviar la vejiga, de modo que busca algún sitio donde hacer sus necesidades, ya fuera en un baño o en algún orinal, el joven Ecutauro se alivia. Se sentía muy débil, hacia días que no comía nada decente y la noche anterior había vomitado lo poco que tenía en el estómago. Confirma que es de día, pues la luz del sol se colaba por una ventana. Mira a su alrededor por si había algo de comida, ve una jarra de agua junto a la cama, sobre una mesilla de noche, bebe hasta saciarse, si hubiera algo de fruta o alguna comida daría cuenta de ella, de no ser así, el ecutauro empieza a investigar un poco su entorno. Tenía recuerdos he imágenes vagas de la noche anterior, recordaba que alguien le había ayudado, y como ya no llevaba los grilletes y aquello no parecía una celda, supone que esa persona lo había llevado a su casa tras rescatarlo, sintiendo las piernas débiles aún, echa a caminar hacia la puerta, para ver si podía dar con su anfitrión y darle las gracias por su ayuda. (Y de no encontrar comida en la habitación, también comida.)
avatar
Cantidad de envíos : : 95
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Noche de terror. ¿Seré un Esclavo? (Cerrado.)

Mensaje  Nafen el Vie 24 Ene 2014 - 0:26

No pude conciliar el sueño por más de un par de horas, estaba intranquilo. Observaba el amanecer desde la ventana de la cocina mientras reunía algunas frutas, las cuales después coloqué en una bandeja metálica a la espera de alimentar al ecutauro quien probablemente estaría muy hambriento. Dejé la bandeja en la mesa de la la cocina hecha a partir de madera de Sandorai y me dirigí a mi bibilioteca.

Con un paso calmado entré en esa sala iluminada únicamente por la luz tenue de las velas, las cuales se encendían mágicamente cuando un brujo ingresaba a la habitación. Una docena de estanterías repletas de libros se ubicaban en filas, una detrás de la otra, que a su vez se dividían en dos grupos de cantidades iguales, cada grupo de estanterías pegado a una pared respectivamente. Tomé un viejo libro de una de las abarrotadas estanterías sobre hombres-bestia y volví a la cocina, sentándome junto a la mesa en la que había dejado la fruta, y me dispuse a leer atentamente su índice.

Dicho índice relataba cada una de las razas dentro de la especie de los Ecutauros, una listada debajo de la otra; a su vez, a pocos centímetros, describía en resumen cada raza respectivamente, acompañado con el número de página y una simple ilustración.

Pasando la yema de mi dedo índice por la página, para facilitar mi lectura, leía cada uno de los títulos observando su respectivo dibujo:

"Cascos Firmes... "
-No..- pensé. "Crines del Desierto..." -No, creo que tampoco es de esos- continúe pensando. "Cascos de Oro.." - Definitivamente no - dije mirando el dibujo con cara de extrañado. "Cascos de Hierro..." leí, y al mirar el dibujo pensé -Ajá, con que esto es lo que eres...- , me adelanté varias páginas hasta llegar a la que indicaba "Capítulo 6: Cascos de Hierro", y me dispuse a leer hasta llegada la mañana, cuando el sol se acercaba a su punto más alto.

-------------------------------------------------------------------

Pasadas unas horas de lectura sobre los Cascos de Hierro y otras razas de ecutauros, escuché el chirrido de la puerta de la habitación. Dejé el libro y a paso acelerado llevé la bandeja con frutas y un vaso con agua al Hombre-Bestia.

-¿Cuál es tu nombre?-
le pregunté mirando sus ojos, intentando saber qué pensaba. -Yo soy Nafen, soy un brujo telépata. No temas, no pretendo dañarte; te vi en el puerto y no podía abandonar a un espécimen tan curioso como tú en esas circunstancias- decía mientras le ofrecí frutas y agua fresca. -Seguramente debes querer algo de esto, cómelo, te hará bien.-, le dije haciendo un intento de sonrisa (que por cierto salió mal), algo que no acostumbraba hacer.

Con un ademán de mi mano, lo invité a pasar a la cocina y tomar asiento, cuando le dije: -Entonces, ¿de dónde vienes?-. Intenté leer su mente, pero mi cansancio no me lo permitía, asi que me limité a escuchar el sonido de su voz.
Nafen
Honorable
avatar
Cantidad de envíos : : 487
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Noche de terror. ¿Seré un Esclavo? (Cerrado.)

Mensaje  Philip Ecutauro el Vie 24 Ene 2014 - 7:13

El Joven ecutauro recorre el pasillo o atraviesa la puerta o puertas necesarias hasta llegar a la cocina donde, le parecía un edificio impresionante. En su aldea o pueblo los edificios eran en parte de piedra y en parte de madera, pero solían ser edificios de no más de dos pisos, normalmente con un sótano o un hatillo en la parte superior. Eran más sencillos y modestos que aquella enorme casa, o quizás debería pensar en mansión, nunca había visto una mansión pero suponía que aquello debería ser algo de eso, o incluso aquello que había oído describir como palacio. Se guiaba por el olor o por el ruido que podía detectar y lo guiaba hasta el propietario de aquella vivienda. Entonces un hombre aparece de una puerta que había al final del pasillo, se detiene en seco y por un momento se siente intimidado y avergonzado, no por su desnudez, si no, por el olor a sudor y suciedad que desprendía y por las marcas que el látigo había dejado en su cuerpo y las marcas de los grilletes en su cuello, muñecas y tobillos. Baja la mirada cuando el hombre intenta mirarle a los ojos.

-Me…me llamo Philip…Philip, hijo de Theron.-Dice el joven ecutauro que toma el vaso de agua, da un trago y luego intentando no parecer ansioso y desesperado, toma una gran manzana roja y le da un buen mordisco masticando de forma algo ruidosa, pero manteniendo unos modales que demostraban que estaba educado y no era un salvaje.

-Gracias por su ayuda, le estaré siempre agradecido…¿Espécimen?.-pregunta un poco confundido ladeando un poco la cabeza, pero sacude un poco la cola de espesas y enredadas crines, como para quitar sus pensamientos sobre ese pensamiento.- Si, gracias, hace varios días que no comía algo que no estuviera podrido o rancio…- Tras terminarse la primera manzana, coge otra y asintiendo a su anfitrión lo sigue a la cocina, donde toma asiento, se sentía algo torpe y parecía temer ensuciar algo de aquella lujosa vivienda.

-Vengo de una tierra a la que los míos llaman el Valle de Ecos, no sé qué nombre tendrá el continente o territorio que le darán las otras razas…-
dice encogiendo los hombros mientras seguía comiendo.- Hay otros territorios, como el desierto de Hadarak o las montañas Kalkist.-Dice refiriéndose a los territorios que ocupaban los distintos clanes y especies de ecutauros. -Y según nuestras costumbres y leyes, estoy en deuda contigo y debere servirte hasta pagar mi deuda, que he contraido con usted al salvar mi vida.- dice mientras baja la mirada a sus manos, como si temiera que el hombre se riera o se burlara de sus costumbres.

Posiblemente Nafen no supiera a que territorio o continente pertenecía el ecutauro pues eran nombres que usaban solo la raza en cuestión, quizás pudiera descubrir a donde se refería si investigaba.

-Yo vengo de un poblado en el Valle de Ecos, mi padre es herrador, especializado en armas y armaduras, su arte es muy codiciado entre los nuestros. Pertenece a los Cascos de Hierro, yo pertenezco a ese clan, pero mi madre es una poderosa hechicera de los Crines del Desierto. Los hijos de dos integrantes de distintos clanes siempre pertenecen al clan del macho o si el macho fallece o ha sido exiliado, el hijo pasa a pertenecer al clan de la madre.-
Parecía que el adolescente necesitaba desahogarse y una vez había empezado a hablar parecía sentir la necesidad de oír su propia voz.

Pero con esto solo consigue que se le humedezcan los ojos, como si fuera a echarse a llorar, frotándose los ojos con el dorso de una mano, intenta contener las lágrimas. Quizás en los libros de Nafen apareciera todo aquellas costumbres y leyes, o quizás fuera nueva información que el brujo podría usar para complementar los que en los libros aparecía. El joven intenta recobrar la compostura comiendo más fruta y dando otro trago de agua. Esperando quizás a que Nafen le invitara a seguir hablando con mas preguntas.
avatar
Cantidad de envíos : : 95
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Noche de terror. ¿Seré un Esclavo? (Cerrado.)

Mensaje  Nafen el Vie 24 Ene 2014 - 14:38

El Ecutauro se presentó con cierta timidez: -Me…me llamo Philip…Philip, hijo de Theron.-

Agradeció mi ayuda lo cual me agradó, y luego respondió a mi pregunta.

Philip no sería facil de esconder. Ningún ecutauro lo sería en esa situación.

Puse mi puño debajo de mi mentón, mientras mi dedo índice estaba entre mi mentón y mi boca. -Mmm...- suspiré pensante. - ¿Cómo se va a ocultar una criatura tan llamativa como tú en una ciudad como Lunargenta? - dije a Philip mientras observaba el mármol negro del suelo. - Podrían cazarte o esclavizarte para venderte y examinarte. -

Luego de segundos de pensar exclamé: - ¡Oh! ¡Ya sé! - levanté las cejas y mire a Philip; - Simplemente, no te vas a esconder. Qué obvio. - dije sonriendo.

- Para evitar malentendidos y conflictos, te voy a hacer pasar por mi sirviente. Supongo que es creíble, tenemos un carruaje y siempre llevo mi ropa de Noble, aunque no sea uno. - Le comenté.


- Lo mejor sería si te quedases aquí, en mi casa, hasta que te acomodes a Lunargenta y consigas tu propio lugar. Usa mi habitación, necesitas recuperarte, yo voy a dormir en la sala de los espejos. Me ayuda a pensar.-
repliqué. Luego de escuchar su respuesta le dije: -Si me permites, voy a dormir en mi nueva habitación, estoy bastante cansado.- Fui hacia esta misteriosa habitación, que a diferencia del resto de la casa, estaba vacía. Lo que la caracterizaba era que el techo, suelo, paredes e incluso el lado interior de la puerta eran espejos de vidrio. Se iluminaba únicamente por la luz de centenares de esferas luminosas que flotaban alrededor del lugar. Al estar los espejos enfrentados, creaba una sucesión de infinitas salas iguales. Una un poco más alejada que la otra, y se repartían en todas direcciones: hacia arriba, hacia abajo, hacia delante, hacia atrás y hacia los costados.

Sala de los Espejos:

Nafen
Honorable
avatar
Cantidad de envíos : : 487
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Noche de terror. ¿Seré un Esclavo? (Cerrado.)

Mensaje  Philip Ecutauro el Sáb 25 Ene 2014 - 6:24


El joven ecutauro guarda silencio, algo avergonzado por el arrebato que había tenido al empezar a hablar de su procedencia y raíces, escucha a Nafen mientras sacia su apetito de varios días, en los minutos que dura aquel encuentro, se come varias manzanas, un par de peras, un racimo de uvas y tres cakis. Traga con cierta dificultad cuando el otro le dice que podrían matarlo o volver a esclavizarlo, pero da un brinco cuando el brujo lanza la exclamación al ocurrírsele aquella idea de que fingirían que era su sirviente, el yerling, (Que es como los Ecutauros llamaban a los adolescentes de su raza), tuerce el gesto.

-¿Y que implicaría ser un sirviente? ¿Es algo como ser esclavo?.- Pregunta el muchacho en tono algo lúgubre, tras dar un largo trago de agua para bajar la fruta. -¿Yo también tendría que llevar ropa? En mi manada no solemos llevar nunca prendas, solo aquellos que tengan algún trabajo u oficio en la que sean necesarias…- Se queda mirando el vaso de agua del que estaba bebiendo.- No pienso quedarme en este lugar mucho tiempo, en cuanto me recupere de mis heridas y consigue orientarme para volver a mi casa lo are. –Dice mientras alza la mirada hacia aquel hombre.-Claro, siento las molestias que haya podido causarle…Me he fijado que en la habitación que me a cedido hay un sistema hidráulico para llenar una….una cosa… que se parece a las termas que tenemos en mi pueblo solo que mucho más pequeña. ¿Podría hacer uso de ella? Hace semanas que no me doy un baño y debo de oler a….-se huele un poco un hombro.- …a caballo, como poco.-Observa como el hombre se levantaba para marcharse a aquel lugar que llamaba sala de los espejos.

Tras obtener las respuestas y si el brujo le daba su permiso, el ecutauro habría vuelto a la habitación que le había cedido, donde se quita el vendaje de la espalda, fijándose en un espejo se mira la espalda y ve que la herida tenía mucho mejor aspecto, pero hace una mueca, con suerte no le dejaría cicatriz. Entra en el baño y tras experimentar con la grifería de la bañera, consigue que salga a una temperatura aceptable, se baña durante horas, se frota cada centímetro del cuerpo, eliminando suciedad y limpiando así las heridas del látigo. Se lava barias veces las crines y la cola usando jabones perfumados que encuentra allí, se seca el cuerpo y las crines y se las cepilla usando un peine metálico que encuentra, tras 3 horas, el ecutauro se sentía como desde hacía varias semanas que no se sentía, su pelaje había recuperado su brillo lustroso y sano, y sus crines y cola quedaban de nuevo espesas, sueltas y parecía que cualquier brisa las aria flotar, haciéndose una trenza en las crines del cuello y recogiéndose en unos complejos nudos las crines de la cola, se mete en la cama tras cambiar las sabanas, pues las anteriores estaban sucias y espera poder dormir y recuperarse del cansancio que aun invadía su joven cuerpo.
avatar
Cantidad de envíos : : 95
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Noche de terror. ¿Seré un Esclavo? (Cerrado.)

Mensaje  Nafen el Sáb 25 Ene 2014 - 13:43

Escuché con atención las respuestas de Philip.

-¿Y que implicaría ser un sirviente? ¿Es algo como ser esclavo?.- Ciertamente la sociedad de estos particulares hombres-bestia no era como la de los humanos. Aparentemente eran más bondadosos.

- Se podría decir que es algo similar a un esclavo, pero no recibirás malos tratos - le aclaré.

-¿Yo también tendría que llevar ropa? En mi manada no solemos llevar nunca prendas, solo aquellos que tengan algún trabajo u oficio en la que sean necesarias…-

- Precisamente - dije con una leve sonrisa - necesitarás ropa porque en este oficio son necesarias. -

.- No pienso quedarme en este lugar mucho tiempo, en cuanto me recupere de mis heridas y consigue orientarme para volver a mi casa lo are. -. Me miró directamente a los ojos. - ¿Volver a tu casa? No sé si lo entiendas bien, pero si vuelves a tu casa es probable que mates a todo tu clan. Algunos cazadores muy hábiles te seguirían, y se pagaría un buen precio por ecutauros. - Lo observé con seriedad, y con un tono de voz más grave le expliqué: - Ya no podrás volver a tu hogar. No por algún tiempo. -


-Claro, siento las molestias que haya podido causarle…Me he fijado que en la habitación que me a cedido hay un sistema hidráulico para llenar una….una cosa… que se parece a las termas que tenemos en mi pueblo solo que mucho más pequeña. ¿Podría hacer uso de ella? Hace semanas que no me doy un baño y debo de oler a… a caballo, como poco.

- A ese espacio de higiene le llamamos 'baño'. - le aclaré dándole permiso con mi mano a que se aseara. - Prueba estas ropas cuando termines de lavarte. - le dije dejando en su cama unas prendas, que le servirían para "camuflarse" como mi sirviente.

Debido a que la especie de Philip tenía tamaños diferentes a los de un ser humano, por lo que ninguna de las prendas que había pensado darle le quedaráin bien. Un apretado pantalón, que de hecho había sido de un sirviente, era imposible de ser usado por mi invitado, no sólo por lo gruesas que eran sus piernas, sino por su gran 'amiguito' en el medio, característico de la especie por su combinación con los caballos. Quise brindarle un chaleco que había encontrado entre viejas prendas pero este era demasiado grande, quizás pertenecía a algún hombre bestia, probablemente se le caería con facilidad.

Por este motivo opté por darle una túnica blanca sin mangas que probablemente le quedaría hasta las rodillas, dejando a la vista las patas propias de un caballo. Era una vestimenta de gala de alto precio, aunque eso no quitaba que fuera bastante fea, la cual por supuesto, era robada. Acompañé este ropaje con un chaleco azul con bordados hechos a mano; de un antiguo origen élfico, lo protegería de hechizos.


Mientras tanto, comencé a asearme en otro de los baños de la casa, preparándome para dejar mi casa una vez más.
Nafen
Honorable
avatar
Cantidad de envíos : : 487
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Noche de terror. ¿Seré un Esclavo? (Cerrado.)

Mensaje  Philip Ecutauro el Sáb 25 Ene 2014 - 14:02

Cuando despierta el ecutauro se siente descansado como desde hacía días que no se sentía, se queda mirando el techo de la habitación, por un momento desorientado por no saber dónde se encontraba, luego al venirle todos los recuerdos de lo sucedido en los últimos días, los ojos se le llenan de lagrima, poniéndose un brazo sobre los ojos, trata de contener el llanto pero no puede evitarlo, llora durante mucho tiempo, tumbado en la cama. Luego, cuando se siente desahogado y sus ojos no parecen verter más lágrimas, se levanta, va al baño donde se alivia y asea un poco para no parecer que acababa de llorar, se peina las crines y la cola, las crines de la cabeza y el cuello se las trenza y recoge, pero la cola la deja suelta. Había encontrado mucho tipos de prendas la noche anterior, pero más de la mitad no sabía para lo que servían ni como se ponían, de modo que usando una de sus dagas corta alguna de las prendas de cuero para confeccionarse un taparrabos, (como el del avatar), y se lo sujeta con el cinturón donde portaba las dagas, se pone una túnica de algodón que le llega por la cintura y un chaleco que debió pertenecer a alguna criatura grande pues le quedaba relativamente bien, incluso algo grande. Se sentía totalmente incomodo, no se encontraba a gusto, pero si iba a salir a la calle, Nafen le dijo que tendría que salir de aquella guisa, por mucho que le hubiera dicho el mago, el buscaría la forma de volver con los suyos, sabia de sobra como despistar a quien lo persiguiera, no se quedaría a vivir allí para siempre, tenía 15 años, entre los suyos a los 16 sería considerado un macho adulto y hubiera empezado a buscar una pareja, y allí entre humanos , elfos y otras criaturas, no sería feliz y sabía que no podría adaptarse. Sale de la habitación y se dirige a la cocina, para desayunar lo que hubiera allí y esperar ver a Nafen, para pedirle que si podían salir ese mismo día a la ciudad y empezar a investigar disimuladamente, sobre donde se encontraba su país o territorio. Cuando se encuentra con el brujo le hace todas las preguntas.


-¿Podéis salir a investigar alguna forma de volver a mi hogar? ¿Sabes dónde está mi hogar? (Si no sabe) ¿Quién puede saberlo? Los hombres que me trajeron aquí o algunos de su tripulación, seguro que si lo saben. ¿Y qué puedo hacer para pasar por tu sirviente? Yo solo se luchar, usar las dagas, la espada y el arco son mi especialidad.-
Todo esto lo hace con una firmeza y seguridad mayor que el día anterior, lo que más se podía resaltar de Philip eran unos hermosos he increíbles verdes, que recordaban a las praderas de colinas onduladas o a esmeraldas.
avatar
Cantidad de envíos : : 95
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Noche de terror. ¿Seré un Esclavo? (Cerrado.)

Mensaje  Nafen el Sáb 25 Ene 2014 - 15:07

Era la mañana y yo pude descansar por primera vez en días. Me desperté y observé el vacío de la habitación de los espejos. Era curioso, parecía estar vacía y llena a la vez.

Como acostumbraba hacer, dormía totalmente desnudo ya que dormir con ropa puesta me causaba mucha molestia. Me paré y observé una infinidad de "Nafens" haciendo lo mismo en los espejos. Observé los centenares de pálidos cuerpos iguales al mío.

Me vestí, y caminé hacia la cocina al encuentro de Philip. Rápidamente me invadió con preguntas:

-¿Podéis salir a investigar alguna forma de volver a mi hogar? ¿Sabes dónde está mi hogar?- -Uhmm... no en realidad, yo... - y el ecutauro me interrumpió: - ¿Quién puede saberlo? Los hombres que me trajeron aquí o algunos de su tripulación, seguro que si lo saben. ¿Y qué puedo hacer para pasar por tu sirviente? Yo solo se luchar, usar las dagas, la espada y el arco son mi especialidad.-

- Eh... no lo sé. Yo... - ante tantas preguntas me sentí confundido. - Mira, los hombres que podían responder esas preguntas están muertos y otros muchos están buscándote; si te encuentran probablemente te matarán, como ya te expliqué. - dije con frialdad. - Su barco fue destruido con la explosión de la otra noche, es posible que los que conocen la ubicación de tu pueblo estén muertos o... aún estén... aquí...- Tembloroso, me comencé a agitar. - Debemos buscar rápido a quienes conozcan la ubicación de tu hogar. Cuando nos la digan, los mataremos. Es riesgoso que alguien lo sepa. -

El pueblo de Philip corría peligro. Era raro ver ecutauros en Lunargenta, sin embargo no era motivo para que nadie se alarmara, lo que facilitaba que Philip pasara desapercibido. Debía pensar rápido, un ecutauro cualquiera pasaría sin ser notado pero Philip no; estaba siendo buscado por marineros ya que había matado a dos de ellos.


Fue entonces cuando tuve una idea. - Sácate el taparrabos y el cinturón - le dije apresurado. - necesito que estés totalmente desnudo para esto. - Cuando lo hizo, coloqué mi mano en su pecho y me concentré. Días atrás no habría sido capaz de efectuar lo que estaba punto de hacer, pero debido a que pude recuperarme y descansar lo logré.

El color del pelo y la piel de Philip comenzó a cambiar. Se aclaró hasta ser totalmente blanco, al igual que los crines de todo el cuerpo; sus ojos comenzaron a brillar levemente y tomaron un color azulado.

Saqué mi mano del pecho del ecutauro la cual me ardía con fervor, producto de la poderosa ilusión que acababa de realizar, pero al saber que en unos segundos el dolor desaparecería no me preocupé. - Bien. - dije mirando satisfecho mi trabajo - Ahora no te reconocerán. -


Caminé hasta la puerta y la abrí, esperé a que Philip pasase para cerrarla detrás de él y haciendo un simple movimiento de dedos se oyó el sonido de los engranajes de la compleja cerradura de la puerta, la cuál quedó bloqueada por este mecanismo.

Subimos al carruaje y cerré los ojos, me concentré en los caballos, haciendo con mi mente que estos avanzasen.
Nafen
Honorable
avatar
Cantidad de envíos : : 487
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Noche de terror. ¿Seré un Esclavo? (Cerrado.)

Mensaje  Philip Ecutauro el Sáb 25 Ene 2014 - 17:15

La historia continua en :http://aerandir.foroes.org/t2538-el-esclavista-bueno-es-el-esclavista-muerto-continuacion-de-noche-de-terror-sere-un-esclavo#23285
avatar
Cantidad de envíos : : 95
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Noche de terror. ¿Seré un Esclavo? (Cerrado.)

Mensaje  Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.