~ Guardando Recuerdos ~ [interpretativa]& [cerrada]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

~ Guardando Recuerdos ~ [interpretativa]& [cerrada]

Mensaje  Eco el Jue Mar 27 2014, 19:54

Acaricio la suave piel de Panda mientras miro a la distancia, las hojas de oro y plata se balancean al paso del viento, el invierno se recrudecía a medida que nos dirigíamos al Norte y mi piel parecía cada vez más reacia a mantener la temperatura, pero eso ya no era importante. Lo único a lo que no estaba dispuesta a renunciar era a mi familia y eso incluía a dos ideas que no necesariamente eran excluyentes. La primera, era Panda; él no sólo era una idea, sino todo mi presente. Lo otro que le daba sentido en ese momento a mi vida era la búsqueda de mi familia.

Mientras en el pasado habíamos sido sólo mi madre y yo, en el presente las cosas habían cambiado. Ella había muerto de una forma bastante trágica dejándome sola en este mundo. Más adelante llegó Panda para iluminar mis días, luego de años de trabajo y soledad. En realidad, ya había comenzado a perderme a mí misma para cuando nos conocimos.

Le di un pedazo de comida al animal y continué con mi vista ausente observando nuestro alrededor. Seguro era uno de los paisajes más hermosos que había presenciado jamás. Contuve el aliento por unos momentos y cerré los ojos para escuchar a la lejanía el sonido del agua rompiendo contra las grandes piedras en una de las desembocaduras del lago. Estábamos en un encallado antes de atravesar una parte cenagosa del Rio Tymer, uno de las últimas paradas antes de llegar a nuestro destino.

Llevábamos semanas viajando en pequeñas barcazas y canoas. El paisaje cada vez era más boscoso y denso, además de que los recuerdos de las últimas aventuras en el pasado parecían cobrar vida en los mismos escenarios en donde meses atrás se habrían forjado.

Veníamos desde Lunargenta, habíamos partido del puerto después de regresar de nuestra primera misión dentro del gremio de los ladrones. Después de estar un día en compañía de Leon y antes de que él procediera a cumplir sus sueños morbosos con nosotros, las elfas esclavas que él mantenía nos ayudaron a cumplir la misión que se nos había encomendado por sus propios medios, no encontrando una forma mejor para cubrir sus huellas que intentando quemar la posada. En ese momento, pasaron muchas cosas y en un breve período de tiempo.

En primer lugar, conseguimos los tesoros rápidamente con su ayuda. Anisa y Eris se habían ausentado esa mañana por órdenes del amo y solo se encontraban Canda e Hindi para palear los efectos del fuego. Como la primera era una bruja de ese elemento, resolvió el problema antes de que llegara a mayores, pero para ese momento, Leon yacía en su cama semi desnudo y dormido bajo los efectos curativos/sedativos de las hijas de Sardonai. Claro que tuve el honor de quitarle yo misma ese diente de oro, que convengamos, estaba demasiado bien agarrado a sus encías.

En la huida despavorida fuimos separadas Dione y Maia de maese Falcon y Mac. Habían demasiados curiosos y gente alarmada por el humo en el lugar que fue imposible volver a reunirnos. Sabía que debíamos regresar al puerto, pero en cambio, las elfas me llevaron al otro extremo de la isla donde había un barco de bandera pirata. Casi se me desencaja la mandíbula cuando ví terrible bestia agrandarse en la distancia a medida que nos acercábamos en un pequeño bote de remo. Las chicas me contaron que llevaban tiempo planeando la huida y que cuando llegamos los tres vieron la oportunidad perfecta de realizar sus planes. Además, ayudarnos les había servido para desquitarse con ese hombre por mantenerlas allí, en tierras de brujos pese a que ellas preferían estar en su bosque, usando sus dones para el bien de otros.

Los piratas, ya habían sido pagos y resultaron estar de alguna forma relacionados con Gabret y Ámbar, aunque por el momento no me interesaba saber nada más, por lo que no investigué demasiado. La capitán del barco, una hermosa mujer de anaranjados cabellos y ojos enmarcados en grandes pecas del mismo color fue muy amable en aceptar enviar una paloma mensajera al barco en donde se suponía debería estar yo.

Tres días después, estábamos en un lugar cercano al puerto de Lunargenta, donde se suponía, los traficantes del mar tenían puerto seguro para hacer sus intercambios ilegales. Los días habían pasado volando. Se me encargó mantener la cubierta limpia y aseada, cosa que hice con ayuda de mis dos nuevas compañeras, que ahora vestían ropajes más moderados y en tonos que les sentaban mejor. Estar en su compañía me tranquilizaba y olvidaba mis náuseas en el mar. Tenía tantas ganas de ver a Panda que sentía mi imaginación volar y cada una de las noches, soñaba con nuestro reencuentro.

* * *

Me eché una pasa a la boca y nos levantamos al oir el llamado de la barcaza antes de salir. El tiempo de trasbordo esta vez se había alargado un poco, al parecer las provisiones no estaban listas y el viaje a estas horas y en estas épocas desde Sacrestic Ville hasta el río no eran muy buenas. Nuestros compañeros de viaje, los del último tramo, nos habían contado como habían sido atacados por algunos vampiros perdiendo a casi la mitad de los suyos, aunque haciendo gran daño al contendiente también. Días atrás también nos habían llegado comentarios que quién hacía los recados desde tierras de licántropos había abandonado el puesto y estaban buscando un reemplazo…

Suspiré. No teníamos nada de apuro, y dado que navegábamos por las costas del rio, Panda parecía no tener problemas del todo. Cuando la canoa se puso en marcha de nuevo, volví a mis delusiones.

* * *

Me llevó un par de horas llegar al Puerto de Lunargenta después de que la capitán y su tripulación se despidieran de mí. Las elfas continuarían hacia el norte para desembarcar un poco más cerca de su bosque y se lamentaban de que no pudiera acompañarlas, aunque comprendían cómo me sentía, la incompletitud de mi alma cada vez que hablábamos y me refería a mi querido amigo.

Fue normal no encontrar a nadie esperándome en los alrededores y para cuando llegué al punto donde nos reunimos por primera vez, vi que Ambar puso una expresión extraña, entre fiera, distante, pero a la vez curiosa y dolorida.

Tranquila Ámbar, tuvimos algunos contratiempos y unos amigos que parecen volar sobre el mar me han traido dije apagando mi voz cuando escuché unos pasos acolchonados hacia mi. Miré a la mujer y ella parecía tener cierto conocimiento de la situación, asintió a mi petición no verbal de pasar a ver a mi amigo, cosa que hice con premura y casi desesperación.

Ah, mi querido amigo! dije fundiéndome en el cuello del tigre y llorando desconsoladamente sin soltarle y apretándolo con toda la fuerza que tenía en esos momentos. Después de varios minutos de miradas silenciosas y caricias, me levanté del suelo y rebuscando entre mi ropa encontré un pequeño tesoro que había guardado celosamente desde que se lo arranqué a su dueño.

Esta es mi parte le dije a la mujer mientras me observaba incrédula con una media sonrisa. Negó con la cabeza y se encongió de hombros mientras nos observaba salir por su puerta sin mediar palabras.

* * *


Enseguida después de nuestra reunion, decidí que era tiempo de cerrar los asuntos que mi querido primo J había abierto conmigo y dirigirme así al Norte tras la pista del resto de mi familia. Iniciamos así, un viaje que ha durado hasta hoy y que continuará por varios días más, hasta llegar a la ciudad dragón para encontrar en sus inmediaciones a mis desconcidos seres queridos.

En todas esas semanas, no podía dejar de preguntarme por la suerte del grupo Folk Metal, por Johane, Thomas, Lessien y la misma Aredhel. El Rio Tymer fue el primer paso que había dado al conocerles y ahora me los estaba devolviendo en forma de agradables recuerdos, entonces me hice una promesa a mi misma. Algún día, volveremos a encontrarlos, ¿no es cierto mi querido Panda? le dije con decisión mientras alzaba la vista y le daba un pequeño empujoncito.

Los viajeros a nuestro alrededor se sobresaltaron un poco al verme actuar de esa forma, pero habituados a locos y deslocados se contentaron con seguir en lo suyo.



Eco
Honorable
avatar
Cantidad de envíos : : 332
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.