Elfos y Brujos [Tarde - Privado: Stellae y Narem Adalbert]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Elfos y Brujos [Tarde - Privado: Stellae y Narem Adalbert]

Mensaje  Stellae el Jue Mayo 08 2014, 19:54

Llevaba una temporada en busca de información sobre Aureus, su ejército o el plan que tenía.
Una búsqueda totalmente infructuosa. Solo había conseguido perder unos meses que, dependiendo del estado en el que se encontrase su plan, podrían ser sumamente importantes.
Pero no había conseguido ni siquiera captar rumores. Era como si se hubiese desvanecido, casi como si hubiese muerto, y su plan con él. Y una parte de mí, a pesar de lo que me unió antes a él, esperaba que así fuese.
Aún así, no podía confiarme. Pero era cada vez más frustrante, el no encontrar ni una sola pista para poder empezar a tirar del hilo. Así que aquella mañana, harta de todo aquel sinsentido, me fui apresuradamente de aquel pueblo en busca de un lugar donde relajarme. Y en mi marcha por el bosque, recordé aquella cascada que vi tiempo atrás, cuando aún buscaba a los asesinos de Caeli. Si en aquella turbulenta época pudo darme un poco de paz de espíritu, ¿por qué no iba a funcionar ahora?
Decidida, me dirigí hacia la zona que recordaba, y después me bastó seguir el sonido del agua cayendo para llegar a mi destino cuando el sol ya teñía el cielo de naranjas y violetas. 
El lugar me arrancó un suspiro de admiración.
Era más hermoso de lo que recordaba; aquel lugar rebosaba luz y vida, era un pequeño paraíso en medio de nuestro caótico mundo. O tal vez el destello dorado que el sol de tarde conseguía arrancar al agua lo hacía aún más idílico. También podía ser que no estaba sumida en la oscuridad de mi propio dolor por la muerte de mi hermana gemela.
Quien sabe. Yo a veces sigo preguntándomelo.
Así que me acerqué a una enorme piedra, cubierta por el musgo y algunas flores, y me senté a contemplar la continua caída del agua. El sonido era tan relajante como el de las olas rompiendo contra la playa, y acabé por tumbarme sobre la misma piedra. Los colores cambiantes del cielo, el lento movimiento de las nubes y el sonido de la cascada pronto me calmaron, llevándose mis oscuros pensamientos, mis temores y mis dudas tan lejos que acabé por adormilarme en aquel pequeño remanso de paz...
Stellae
Experto
avatar
Cantidad de envíos : : 121
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Elfos y Brujos [Tarde - Privado: Stellae y Narem Adalbert]

Mensaje  Narem Adalbert el Vie Mayo 09 2014, 20:12

Habían pasado ya varios días desde que concluí mi trabajo en la residencia McCoy. Pasaron muchas cosas en las inmediaciones de la finca del hacendado matrimonio. Un patrón que parecía un oso enfurecido, un gallo muy rebelde que hizo perder los nervios a Fribba al capearla y al jefe al obligarme a fulminarlo (aunque no hubiese muerto) y una presa improvisada en el río. A pesar de todo la zona era increíblemente bella y la cascada era un lugar predilecto entre luchadores, monjes guerreros, maestros de la mente y gente fuerte de espíritu en general, ya que bajo la caída del agua tanto la mente como el cuerpo se endurecen con mayor eficacia. 

Fue un día que amanecí algo nostálgico y sin gran cosa que hacer, me dirigí a esa zona y me dispuse a meditar un poco por los alrededores, pues tras tanto viaje siempre puede uno entrar en comunión con la naturaleza y los elementos. Llevaba un pantalón y unas botas de cuero impermeable, y para resistir el frío llevaba mi túnica de mago, de color azul marino con tonos violetas y negros, y su capucha a juego. Alquilé un caballo en las afueras de la posada y me dirigí a la zona. Llegué por la tarde y no hice otra cosa que atar al caballo a la rama de un árbol cercano a la orilla, donde puede pastar y beber del lago, y pasando a paso tranquilo de la casa de McCoy me dirigí a la catarata sin pensármelo dos veces. Me acerqué a una de las rocas grandes cerca de la cascada y me senté en postura de flor de loto, y me quedé durante un tiempo observando al cielo. Miré en dirección a la otra orilla, donde había vegetación algo distinta a la de mi orilla: más coníferas en la que estaba yo, más árboles de hoja ancha en la otra. 

Entonces, tras estar unos diez minutos comulgando con la naturaleza, con los ojos cerrados, me incorporé y observé en una roca cercana una figura. Era una muchacha esbelta, de pelo blanco, con ropa exótica y apariencia inocente. Parecía una elfa, y aunque no guardo ningún rencor a esa raza, ellos sí lo podían guardar hacia la mía, así que me incorporé y me quedé observándola un momento sin moverme de la orilla. Mi expresión facial era un poco ambigua, ya que aunque desconfiaba un poco de ella, su grácil a la par que bella figura me hizo sentir admiración hacia la misma. Ella estaba sentada en la roca musgosa y con la mirada perdida en un punto fijo del horizonte, pero no tardaría en darse cuenta de mi presencia... no podía perderla de vista.
avatar
Cantidad de envíos : : 77
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Elfos y Brujos [Tarde - Privado: Stellae y Narem Adalbert]

Mensaje  Stellae el Dom Mayo 11 2014, 12:41

El aire me trajo el sonido del bosque mezclado con el relajante arrullo de la cascada, y por un momento me sentí transportada a un pasado más apacible, un pasado en el que era una niña, feliz y sin grandes preocupaciones. Casi me pareció escuchar la voz de Caeli reír a lo lejos.
Me incorporé en la roca, quedando sentada, y miré hacia el cielo crepuscular. Aunque en realidad no veía nada; estaba enfocando la vista en un recuerdo en el que hacía años que no pensaba…
 


En un pequeño claro del bosque de Sandorai, un remanso de paz cubierto de flores, dos niñas idénticas, elfas gemelas de pelo blanco y puntiagudas orejas, reían y hablaban mientras confeccionaban coronas coloridas con las plantas y flores del lugar.
Una de ellas se paró de pronto, y se tumbó sobre la hierba, tirando la corona que portaba en la cabeza.


-Stellae, ¿qué ocurre? – Preguntó la otra pequeña elfa mientras se tumbaba al lado de la primera.
-Caeli… ¿Crees de verdad en nuestros Dioses? – Stellae miró a su hermana con expresión dubitativa, y después volvió la cabeza para observar el cielo
-Sí, creo en ellos, ¿tú no? – Cogió la mano de Stellae y miró al cielo.
-A veces me cuesta… Si están ahí, ¿por qué no nos ayudan? Somos como fugitivos en el mundo que nos vio nacer, no es justo…
-Creo que no nos ayudan porque saben que podemos arreglar esto por nuestros propios medios, que tenemos que ser libres para decidir, y por eso no intervienen, ni por nosotros ni por nadie.
-Puede ser… Pero ojalá nos enseñasen cómo parar la guerra para ser realmente libres.
-Tal vez lo sepamos y aún no nos demos cuenta – las dos hermanas se miraron y sonrieron casi al mismo tiempo.
-Eso espero…
 


Sonreí levemente, pensando en aquellas palabras. No sabía si sonreía con tristeza porque esa misma guerra me arrebató a mi hermana, o con amargura porque el que fue como mi hermano ha encontrado su propio y sangriento camino para acabar la lucha entre nuestra raza y los brujos.
Un pájaro voló muy cerca de mi cabeza mientras piaba con fuerza; parecía asustado. Acaricié la empuñadura de mi espada mientras me bajaba de la roca. Me acomodé el vestido, y con lentitud me di la vuelta.
A unos metros de distancia, un hombre me miraba. Parecía que llevaba ya un rato ahí parado, observando. No parecía un humano corriente, tenía algo distinto que no supe identificar al principio. Pero después  la respuesta vino a mi mente: era un brujo.
Aunque mi primer instinto me decía que corriese, no parecía hostil, ni tampoco uno de los brujos que me persiguieron años atrás. Así que relajé los músculos, que inconscientemente había tensado, sonreí y me acerqué un poco al hombre. No sabía tampoco las intenciones que tenía aquel desconocido, así que me detuve a unos pasos de distancia; lo suficientemente cerca como para hablar sin alzar la voz.
Al acercarme pude estudiar más de cerca su aspecto. No tenía la sensación de que fuese un brujo combativo, ni parecía interesado en atacarme; más bien parecía que la curiosidad le había hecho detenerse. Por un instante me vino a la cabeza que, a pesar de ser un humano, y más aún, un brujo, era un hombre atractivo.


-Buenas tardes, joven señor – Incliné levemente la cabeza por un instante y sonreí al desconocido. -. ¿Qué le trae a este lugar de meditación? Si se puede preguntar.



No sabía qué más decirle, así que esperé su respuesta mientras una leve sonrisa amistosa se mantenía en mi rostro.
Stellae
Experto
avatar
Cantidad de envíos : : 121
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Elfos y Brujos [Tarde - Privado: Stellae y Narem Adalbert]

Mensaje  Narem Adalbert el Dom Mayo 11 2014, 13:41

La elfa se fue acercando hacia mí mientras yo trataba de mantener la compostura. Poco a poco mi desconfianza fue mermando, a un ritmo lento como la muda del escarabajo hércules. Se me acercó y distinguí sus ojos grandes, que además de transmitir ternura y belleza natural, también transmitían sabiduría y fuerza espiritual. Me daba la sensación de que esa elfa estaba imbuida por un aura de sentimientos positivos, por lo que poco a poco desconfiaba menos de ella. Se me acercó y me preguntó qué me traía a un lugar de meditación. Es de suponer que fue entonces cuando para mí había cobrado sentido la palabra instinto, porque sin saber muy bien lo que haría, en ese momento supe qué hacer.

-Hay muchas luchas en nuestras vidas, aún más en todo el mundo. Entre guerras y disputas, hay algunos conflictos que no son nuestra lucha y lo ético es no tomar partido en ellos. He venido a este lugar a descansar por un momento de la sociedad y entrar en comunión con los elementos con la ayuda de la naturaleza, pues tanto la materia y la energía primordial como todo aquello que nace, se nutre, prolifera, procrea y perece, dependen entre sí para sobrevivir y son uno. El control de la esencia y el control de la vida no debe ser motivo para enturbiar la potencial paz entre nuestras razas con la que no pocas veces he soñado. Confío en que este lugar me otorgue temporalmente esta efímera paz, al menos interiormente.

Tras soltar ese pequeño discurso, mientras a ratos miraba al cielo, a la vegetación, a la cascada y a la tierra, según iba nombrando lo que a su raza y a la mía nos distingue de los seres humanos normales, di un paso en su dirección y me presenté.

-Mi nombre es Narem -tras presentarme me incliné levemente y al volver a ponerme firme me ayudé de la telequinesis para que la capucha se bajara sola, dejando al descubierto mi pelo castaño, en media melena y con unas ligeras pero apreciables entradas en la frente- y debo pedirte disculpas por un discurso que, pese a ser baladí y algo redundante, es algo que ahora más que nunca debe entrar en nuestras mentes. Pero como bien dijo un antiguo general "si quieres la paz, prepárate para la guerra", y pese a que la tuya es una raza de paz, sigue habiendo elfos rencorosos hacia mi raza, ya que la mía, lamentablemente, consta de poderosos hechiceros que parece que solo conocen la palabra rencor. Oh, lo siento, he vuelto a divagar... No sé, pero en esos ojos tuyos, tan cristalinos, no veo sino serenidad y sabiduría y a veces me hace parecer demasiado grandilocuente... Es como si transmitieses un aura de armonía... a veces no sé ni lo que digo.

Poco a poco mi mirada se fue desviando conforme, debido a la cercanía hacia alguien tan esbelta, tan bella y con semejante aura de pureza (aunque tal vez solo existiese en mi imaginación, nunca lo supe a ciencia cierta) me hizo enrojecer mis facciones, aunque poco a poco iba superando esa impresionabilidad. No solo transmitía serenidad y sabiduría, sino también confianza. Poco a poco fui perdiendo toda idea de hostilidad y de defensa propia y mi rostro cada vez se volvía más y más agradable. Llegué a confiar plenamente en que la pacífica presencia de la elfa no sería sino beneficiosa para mi integridad física y espiritual.
avatar
Cantidad de envíos : : 77
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Elfos y Brujos [Tarde - Privado: Stellae y Narem Adalbert]

Mensaje  Stellae el Lun Mayo 12 2014, 14:37

-Hay muchas luchas en nuestras vidas, aún más en todo el mundo. Entre guerras y disputas, hay algunos conflictos que no son nuestra lucha y lo ético es no tomar partido en ellos. He venido a este lugar a descansar por un momento de la sociedad y entrar en comunión con los elementos con la ayuda de la naturaleza, pues tanto la materia y la energía primordial como todo aquello que nace, se nutre, prolifera, procrea y perece, dependen entre sí para sobrevivir y son uno. El control de la esencia y el control de la vida no debe ser motivo para enturbiar la potencial paz entre nuestras razas con la que no pocas veces he soñado. Confío en que este lugar me otorgue temporalmente esta efímera paz, al menos interiormente.

Debo reconocer que me quedé apabullada; bastante ida. Parecía como si aquel brujo hubiese leído mis miedos más profundos, mis preocupaciones sobre lo que está pasando, y me sentí extraña. ¿Acaso era un mentalista? Por un instante dudé y tuve algo de miedo de eso, pero me calmé enseguida. ¿Qué importaba que fuese un mentalista?

-Mi nombre es Narem - Se inclinó y al levantarse se le fue la capucha, dejando su media melena al descubierto. Sonreí. - y debo pedirte disculpas por un discurso que, pese a ser baladí y algo redundante, es algo que ahora más que nunca debe entrar en nuestras mentes. Pero como bien dijo un antiguo general "si quieres la paz, prepárate para la guerra", y pese a que la tuya es una raza de paz, sigue habiendo elfos rencorosos hacia mi raza, ya que la mía, lamentablemente, consta de poderosos hechiceros que parece que solo conocen la palabra rencor - Asentí con solemnidad, pensando en todo el asunto, pero antes de poder responder nada, continuó: -. Oh, lo siento, he vuelto a divagar... No sé, pero en esos ojos tuyos, tan cristalinos, no veo sino serenidad y sabiduría y a veces me hace parecer demasiado grandilocuente... Es como si transmitieses un aura de armonía... a veces no sé ni lo que digo.
-Yo, esto... - Me sonrojé de pies a cabeza. Bajé la vista un instante, intentando recomponerme. - G-Gracias, supongo... - Levanté la cabeza y le miré a los ojos, algo menos sonrojada. Él parecía algo azorado también. - Yo soy Stellae, y también vine aquí en busca de algo de paz en este mundo, huyendo del pensamiento de la hostilidad entre nuestras razas y la agobiante sensación de que, poco a poco, esto irá a peor y volverá la cruenta guerra. - Sonreí con tristeza y miré la cascada, ya recuperada del todo.

Aquel hombre era un ser pacífico, como yo. No buscaba la guerra, ni tenía nada en contra de los elfos. Me sentí tranquila a pesar de la poca distancia que nos separaba. Aunque los brujos sí que habían dañado mi familia, dejándome completamente sola, sabía perfectamente que no todos eran iguales; que había personas en las dos razas que ansiaban la paz de una vez, sin rencores ni odios.
Conocer a un brujo que tampoco quería luchar en esta loca guerra sin sentido me sorprendió y me alegró profundamente. Aún había esperanza.
Comencé a trenzarme el pelo distraiadamente, pensando por un instante en todo esto, cuando mi boca, como de costumbre, habló por su cuenta sin consultar primero mi cabeza.

-Siento curiosidad... - Dije, rompiendo el agradable silencio que se había formado, mientras volvía de nuevo la vista hacia él. - ¿Qué tipo de brujo eres, Narem? Si puedo hablarte de tú. - Sonreí, mirándole a los ojos.

No mentía; realmente me preguntaba eso. Y era la primera vez que podía hablar con un brujo sin estar en guardia todo el tiempo. Además, los ojos de aquel hombre me transmitían una paz que pocas veces había encontrado. Solo Elsa me había transmitido tan buenas sensaciones desde la muerte de mi hermana.
Era agradable encontrar alguien con ese aura de tranquilidad.
Stellae
Experto
avatar
Cantidad de envíos : : 121
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Elfos y Brujos [Tarde - Privado: Stellae y Narem Adalbert]

Mensaje  Narem Adalbert el Vie Mayo 16 2014, 14:25

-Tutéame, para mí no hay nada más halagador que ser considerado un igual por la gente, y más por tu gente -respondí a su pregunta- Soy uno de los brujos de la antigua academia Tensai, los que tratamos de unir nuestro cuerpo, nuestra mente y nuestra alma a uno, y solo uno de los elementos, y canalizarlo a voluntad. En mi caso, ese elemento es la representación de la diferencia entre un potencial mayor y uno menor, que a la vez el mayor es el menor y viceversa. Se trata de la electricidad -y acto seguido coloco los dedos índices de forma paralela y canalizo un rayo entre ambos, el cual describe formas más arqueadas conforme alejo los dedos- y, así como otros elementos como el fuego, el agua o la tierra, suele usarse como un arma, pero de la misma forma que un arma sirve para quitar vidas, debe servir también para protegerlas, para perfeccionar las habilidades del que la emplea y en el caso de la magia, para entrar en comunión con la misma desde sus atributos y sus enseñanzas. La electricidad implica cambio y quietud, origen y destino, energía y flaqueza. Y por lo que he estado aprendiendo, observando e intuyendo, no se puede alcanzar el dominio de la misma sin conectar con esas relaciones de dualidad, representadas por un positivo y un negativo necesarios para conducir la electricidad. Otra vez divagando... pobre de mí.


En ese momento me di cuenta de que hablé demasiado de mí, y tras pensarlo un instante me empecé a preocupar por ella, así que, tras agachar la cabeza con un poco de exasperación, le dije:

-He hablado bastante de mí ahora y espero de corazón no haberte incomodado, y si lo he hecho te pido disculpas. Ahora cuéntame: ¿qué te trae a ti por aquí, exactamente?
avatar
Cantidad de envíos : : 77
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Elfos y Brujos [Tarde - Privado: Stellae y Narem Adalbert]

Mensaje  Stellae el Sáb Mayo 17 2014, 01:39

Cuando comenzó a explicarme no solo que era un brujo Tensai, cuyo poder residía en el control de la electricidad, sino cómo funcionaba dicho elemento, me quedé fascinada. Y con su pequeña demostración, que parecía requerir una precisión casi milimétrica y que, sin embargo, parecía costarle tan poco como respirar, me dejó a mí sin aliento.
Siempre me había fascinado la magia de los brujos, aunque jamás había preguntado por ella, pues mostrar ese tipo de curiosidad por los considerados "enemigos de mi raza" era algo impensable y horrible para mis iguales, y no había conocido hasta entonces a ningún brujo del que no temiese una reacción negativa con respecto a mis preguntas.
Aunque se quejó de sus divagaciones, a mí me parecía de lo más interesante, pues tocaba cuestiones filosóficas al tiempo que hablaba de su propio poder, ambas cosas inherentes en todos los seres vivos con capacidad de raciocinio: la dualidad, el cambio, los polos opuestos... Era algo asombroso.
Al preguntarme por mí, por un segundo me quedé en blanco. No dejé que se notase, claro, pero en mi interior la pequeña tormenta que la naturaleza y la paz de este lugar por un instante volvió y me azotó como un imparable huracán.
¿Qué responder? ¿Toda la verdad, sin adornos ni florituras, y esperar que se riese o que no la tomase en serio, como todas las personas a las que había preguntado sobre el tema mientras investigaba? ¿O solo una verdad parcial, que de mentira no tenía nada, pero que no dejaba todo al descubierto?
Decidí optar por lo segundo, y no por desconfianza, sino por cautela, ya que aún tenía muchas cosas que investigar antes de aseverar nada.

-Los fantasmas de mi pasado comenzaron a atormentarme mientras realizaba mi viaje en busca de una persona antaño muy cercana a mi familia. Recordé este lugar, y como hace años me ayudó a encontrar la paz perdida por ciertas circunstancias difíciles, pensé que ahora me ayudaría a ver mi camino más claro... - Sonreí mientras me sentaba en la hierba con cuidado, mirando las briznas verdes, teñidas de un tono dorado muy hermoso. - O al menos que me relajaría un poco. Últimamente he estado muy preocupada porque no logro encontrar a esa persona, y necesitaba despejar la cabeza - Levanté la cabeza y le miré a los ojos. -. ¿Conoces esa sensación? Esa necesidad de alejar cualquier pensamiento y liberar la mente de las cadenas de los pensamientos... - Sonreí y volví la vista a la cascada. - Últimamente siempre siento esa urgencia, como una voz constante dentro de mi cabeza...

La frase se perdió entre el susurro del agua de la cascada, y mi sonrisa se desdibujó hasta dejar una expresión neutra, pensativa, que aunque no era intencionada, si era consciente de tenerla. En cierta forma estaba más tranquila que antes, pero esos fantasmas que me instaban a seguir buscando no desaparecerían del todo hasta que encontrase a Aureus, vivo o muerto.
Stellae
Experto
avatar
Cantidad de envíos : : 121
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Elfos y Brujos [Tarde - Privado: Stellae y Narem Adalbert]

Mensaje  Narem Adalbert el Mar Mayo 20 2014, 13:30

-Los fantasmas de mi pasado comenzaron a atormentarme mientras realizaba mi viaje en busca de una persona antaño muy cercana a mi familia. Recordé este lugar, y como hace años me ayudó a encontrar la paz perdida por ciertas circunstancias difíciles, pensé que ahora me ayudaría a ver mi camino más claro... - tras esto se sentó en la hierba grácilmente, sin borrar la sonrisa retratada en su rostro - O al menos que me relajaría un poco. Últimamente he estado muy preocupada porque no logro encontrar a esa persona, y necesitaba despejar la cabeza - dijo mientras a se incorporó levemente y me miró a la cara, tras lo cual sonreí amablemente -. ¿Conoces esa sensación? Esa necesidad de alejar cualquier pensamiento y liberar la mente de las cadenas de los pensamientos... - comentó, volviendo la vista al arrullo de la cascada taladrando en el fondo del lago - Últimamente siempre siento esa urgencia, como una voz constante dentro de mi cabeza... 


Me hablaba con términos bastante genéricos, parece que los fantasmas de su pasado, como los llamaba, realmente le atormentaron hasta el punto de no querer ser explícita con respecto a sus experiencias. Aun así tenemos objetivos comunes... deseamos la paz y evitamos tomar partido en guerra alguna. Buscábamos tranquilidad en esta tierra, dejada de la mano de la humanidad en parte, donde se respira la fuerza de la cascada, la fragante quietud de la flora y la latente animosidad de la fauna. Tratamos de hallar paz en nosotros mismos, pero en mi interior vi que había que llevar esa paz al mundo. Me genuflexioné, miré al cielo y pronuncié unas palabras en lengua dracónica que, si mi interlocutora conocía dicha lengua, significaban "Seas quien seas, estés donde estés, fortalece nuestras almas para otorgar templanza a nuestros cuerpos y prudencia a nuestras mentes".

-No he sido nunca muy creyente, pero he pronunciado una súplica que, llegue a oídos de quien llegue, trataré de llevar a cabo por mi propio pie. Es una súplica dirigida a la más antigua de las razas pero también va hacia las más nuevas. Se trata de sentar la base en el valor -mientras tanto, señalé a una arboleda azotada por el viento con una mano, y luego me la llevé al pecho, simbolizando el alma- para dar paso a recibir la sabiduría -a la par que dije esto señalé con el cuerpo el curso de la cascada hacia el lago y me llevé ambas manos a la cabeza, simbolizando la mente- necesaria para usar este poder -y en ese momento alcé las manos hacia el sol y las bajé a la cintura, cerrando los puños para representar el cuerpo - para lo que nos lo otorgaron, en aquel tiempo en que nuestros lazos de sangre solo fueron diluidos por unas docenas de generaciones. Sin sabiduría el poder es ciego, sin valor la sabiduría es coja, y sin poder el valor es solo una ilusión. Ya tenemos el poder... o al menos eso nos han hecho creer nuestros mentores. Por eso creo que solo en manos de ambas razas está el hecho de devolver esperanza a aquellos como nosotros, ofrecer redención a los que no, y poder caminar libremente por todo Aerandir como iguales mientras nuestros actos nos hagan dignos de ello.
avatar
Cantidad de envíos : : 77
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Elfos y Brujos [Tarde - Privado: Stellae y Narem Adalbert]

Mensaje  Stellae el Sáb Mayo 24 2014, 01:18

Se agachó a mi lado, sin llegar a sentarse sobre la hierba como yo, y habló en lengua dracónica, o eso me pareció, ya que mi dominio de esa lengua se extendía a un par de vocablos. Creí distinguir la palabra "alma".
Observé cada uno de sus movimientos con atención, dividiendo la misma entre sus actos y sus palabras. Su manera de hablar, la pasión con la que expresaba sus ideas... Sonreí mientras terminaba su discurso, sorprendida por la grandilocuencia de sus palabras.

-Vaya, Narem; es difícil encontrar a alguien tan apasionado... - musité más para mí que para él, y sacudí la cabeza en cuanto me di cuenta que había hablado más alto de lo que había pretendido. - Es decir, es agradable ver que alguien más dentro de nuestras razas busca el equilibrio y la paz, sin necesidad de exterminar a una de las dos partes, como muchos de los nuestros parecen pensar - Usé el plural para referirme tanto a los elfos como a los brujos. -. Todo ser tiene derecho a vivir y ser libre, tanto los que somos "más evolucionados", o "razas pensantes", como los animales y el Bosque - enfaticé mis palabras acariciando la hierba, y con un poco de concentración, hice crecer una pequeña flor azul celeste. -. Es cierto que nosotros cazamos animales e ingerimos hierbas y plantas, y otros seres cazan también, o consumen parte de la flora, pero no hay que confundir la necesidad de alimento y el propósito de la caza con un exterminio por diversión o por odio: hay que respetar toda vida como un igual.

Acaricié los pétalos de la flor que acababa de hacer crecer en la hierba, sonriendo con tristeza. Siempre que pensaba en Caeli, Aureus o el destino de mi raza, las flores que hacía crecer eran azules o lilas. Rara vez había conseguido una flor roja o amarilla desde el ataque de mi aldea.

-Ni mi raza es presa de la tuya, ni la tuya de la mía, y parece que hay gente a la que le cuesta comprender eso... - Hice crecer un par de flores más: una lila oscuro y otra azul aciago. Fruncí el ceño.

Decir aquello me dolía en el alma, pero era la verdad. Las dos razas buscaban la dominación, el ser la raza "más importante", la única que controlase la magia. Y aunque antaño fuimos una misma raza dotada con los increíbles poderes de la naturaleza y su control, ahora los elfos estábamos al borde del abismo del olvido, y los nigromantes, los brujos más peligrosos y traicioneros, controlaban las cazas de elfos al tiempo que experimentaban con los cadáveres de mi gente intentando crear ejércitos de cuerpos inertes e invencibles.
Creé una última flor, e inmediatamente paré, puesto que ya no podría crear nada más si seguía con esos pensamientos. Aquella era una rosa negra, símbolo de muerte y desolación para los míos. Algo que solo hacíamos crecer para un funeral, pues solo la cercanía de la muerte y el dolor por la pérdida podía hacer que el Bosque generase tal flor.
Aparté mi mano casi como si aquella rosa quemase, y coloqué las dos manos sobre mi vestido, apoyadas cerca de mis rodillas. Miré hacia otro lado, y me encontré con los ojos de mi interlocutor, lo que me hizo quedarme quieta en espera de su respuesta a mi reflexión, si es que acaso quería responder.
Stellae
Experto
avatar
Cantidad de envíos : : 121
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Elfos y Brujos [Tarde - Privado: Stellae y Narem Adalbert]

Mensaje  Narem Adalbert el Dom Mayo 25 2014, 16:24

Escuché el cumplido que débilmente pronunció Stellae y sonreí, con la mirada algo perdida en señal de ruborización. Luego ella reafirmó mi discurso con sus palabras y se puso a hacer crecer flores, con un poder druídico que le permitía hacerlo. Esas flores tomaban colores fríos y cada vez más oscuros, en señal de que en sus pensamientos hay trazas de pesadumbre que, en el momento que creó una rosa negra, la cual identifiqué con muerte y luto. Mi expresión comenzó a ser un poco más triste, en señal de respeto.

-Es muy desmotivador que mientras en la magia nosotros vemos vida y creación, ellos solo vean muerte y destrucción. Parece ser que has perdido a algún ser querido por culpa de esta guerra, que para mí, desde que averigüé que esta tensión estaba fundamentada en la soberbia y la envidia de hace cientos de años, no tiene ningún sentido tomar parte en lo que no es mi lucha. Ni la de nadie. Los elfos no son los malos, solo tienen el poder de crear energía y convertirla en vida. Los brujos no son los malos, solo tienen el poder de crear y controlar materia. Se dice que el fuego destruye, pero en realidad solo daña, y dañar es transformar. Algo similar se puede decir del resto de elementos. Y los elfos... tal vez en vuestras habilidades no esté el herir, pero en vuestras mentes sí reside un agravio que debe permanecer en el pasado al que pertenece, pues una vida para uno de vosotros son varias generaciones para nosotros, pues pese a tener el don de la magia seguimos siendo humanos al fin y al cabo. Permíteme consolarte...

En ese momento me acerqué a Stellae con los brazos semiabiertos, a un ritmo tranquilo, dando a entender que quería abrazarla para que se sintiese un poco mejor. Ella seguía sentada y mirándome algo apenada, así que me agaché en cuclillas y le di un abrazo. Acababa de conocerla pero ya me sentía lo suficientemente cómodo a su lado para mostrar cariño hacia ella.
avatar
Cantidad de envíos : : 77
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Elfos y Brujos [Tarde - Privado: Stellae y Narem Adalbert]

Mensaje  Stellae el Mar Mayo 27 2014, 12:53

Escuché en silencio su pequeño discurso mientras me miraba las manos con preocupación. Hacía mucho que no creaba una rosa negra, y haber hecho una ahora era mala señal. Muy mala. Un mal presentimiento respecto a mi misión me recorrió de arriba abajo, dándome un escalofrío. ¿Era ese el destino que le deparaba a Aureus?
¿O acaso sería ese mi destino?
Cuando me quise dar cuenta, Narem se acercaba a mí lentamente, con los brazos extendidos. Me quedé quieta, sin saber muy bien cómo reaccionar. No estaba acostumbrada a recibir muestras de cariño
Acabó por acortar la distancia y me abrazó. Por unos instantes, me sentí paralizada. Nadie excepto Aureus me había consolado por las cosas que sufrí en el pasado. Y Elsa me consoló por mi presente y mi futuro.
Pero aquel hombre no, él me consolaba por todo con ese abrazo. Y sin darme cuenta, empecé a ver cada vez más borroso, hasta que comprendí que estaba llorando. ¿hacía cuánto que no lloraba?
Abracé a Narem con fuerza, sin pensar en si desequilibraría su postura en cuclillas o en qué pensaría aquel brujo de mis llantos o mi manera de aferrarme a él, como si fuese lo único que me mantenía entera.
Poco a poco, con cada lágrima, todos los pensamientos funestos, las malas vivencias... se purificaban y limpiaban, dejando una sensación de vacío y cómoda insensibilidad. Una tranquilidad extraña, como la calma en el ojo del huracán.
No sé cuánto estuve llorando, pero al calmarme me alejé unos centímetros y enterré el rostro entre mis manos, intentando frenarme del todo.

-Lo siento - dije con voz pastosa mientras seguía recomponiéndome.

Lentamente las lágrimas pararon de salir, y mi respiración se reguló. Sin embargo, mantenía las manos tapando mi cara, completamente avergonzada. "Dios, lo que me faltaba, montar una escena", pensé mientras notaba cómo enrojecía, azorada por lo que acababa de pasar.
Stellae
Experto
avatar
Cantidad de envíos : : 121
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Elfos y Brujos [Tarde - Privado: Stellae y Narem Adalbert]

Mensaje  Narem Adalbert el Dom Jun 15 2014, 15:24

Tras acercarme y abrazarla, ella se aferró a mí con fuerza y empezó a llorar de forma más y más desconsolada. Me dio la sensación de que mi muestra de afecto le hizo sentir, cuanto menos, reconfortada pero de una forma no demasiado sana. Se me contagió esa lástima y me saltó una lágrima del ojo izquierdo, tras lo cual empecé a cavilar hacia mis adentros, con una expresión vacía pero no carente de pesadumbre, esto es, la mirada perdida hacia un punto fijo del horizonte y los ojos llorosos, aunque no de forma tan exaltada como Stellae. Se soltó y se retiró unos centímetros, en un instante que en mi cabeza se hizo bastante largo. Estuve reflexionando sobre errores del pasado, sobre comportamientos erráticos que demostré y sobre lo individualista que fui durante cierto tiempo, rehusándome a luchar por lo que creía porque no creía en nada. Mi simple rechazo a no ser irrespetuoso hacia los demás se estaba empezando a convertir en una filosofía de vida, en una causa que defender. Reflexioné en unos pocos segundos sobre ello hasta que Stellae bajó la cabeza, se tapó el rostro y se disculpó con un "Lo siento".

-No hay nada por lo que disculparse. En todo caso lo siento yo por haber sido tan directo... pero es que en tus palabras y en tu expresión vi que te sentías algo azorada y necesitabas consuelo, y esa fue mi forma de ofrecértelo. Verás... -empecé a musitar de forma algo más taciturna- yo también he cometido errores en el pasado, pero estos, más que cobrar forma de fantasmas que me atormentan en el presente, en realidad cobran forma de reprimendas internas que me hacen ver como algo malo algo que hice... o mejor dicho, algo que no hice -tras decir esto, bajé la cabeza y me senté en postura de flor de loto-. Desde pequeño siempre me fascinó la magia, la historia, la mitología y la filosofía, y siempre he dedicado mucho tiempo a acumular más y más conocimientos sobre todo ello. Particularmente en lo de la filosofía, siempre me interesaron corrientes basadas en el respeto mutuo y en la libertad individual, pero esa libertad me acabó cegando y me hizo obcecarme con mis propios objetivos y mis propios intereses cuando podía haber contribuido a un bien común mucho mayor. Y no hablo solo de emprender una aventura heroica, rebelarme contra la opresión o afrontar injusticias... sino simplemente no mirar para otro lado cuando cualquier ser cercano a mí necesite ayuda... Hubo muchas veces en las que no supe ver eso, pero ha llegado el momento de cambiar -dije, recuperando la determinación y el estoicismo, lo cual se notaría en un tono de voz más serio y positivo-. No se trata solo de acabar con la guerra ni paliar las injusticias... se trata de predicar siempre con el ejemplo del compañerismo y la responsabilidad. Permíteme ofrecerte esa mano amiga para lo que necesites, Stellae. Estaré ahí para lo bueno y para lo malo. Te doy mi... -estuve a punto de decir "te doy mi palabra", pero en unos segundos recordé un antiguo código de honor de otra tierra, que decía entre otras cosas que hechos y palabras son uno- No, no tengo que dar ningún tipo de palabra. Tú solo cuenta conmigo, no hay razón para no ofrecerte mi confianza ni mi amistad.
avatar
Cantidad de envíos : : 77
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Elfos y Brujos [Tarde - Privado: Stellae y Narem Adalbert]

Mensaje  Stellae el Lun Jul 07 2014, 22:27

En silencio, y terminando de serenarme, presté atención a todas y cada una de sus palabras. Acomodé mi postura y me senté con las rodillas juntas y las piernas de lado, en una postura cómoda, y miré las briznas de hierba sobre las que nos encontrábamos.
Solo levanté la mirada cuando estuvo a punto de darme su palabra, y vi cómo rectificaba a tiempo. Sonreí.

-Amistad... Ah, qué raro se me hace escuchar eso viniendo de un brujo - Musité, centrando la vista en la cara de mi interlocutor. -. Pero precisamente eso es lo que sueño que se podrá lograr algún día, el fin del odio y las puertas de los corazones de nuestras razas abiertas de par en par... 

Me aparté un mechón de mi níveo cabello de la cara, colocándolo detrás de mi oreja, para finalmente comenzar a hacerme una trenza con aire distraído. Mientras trenzaba mi pelo, miraba hacia el cielo, perdida en mis pensamientos y dejándolos salir sin ningún tipo de traba. 

-Haces bien en no prometer algo, en dar tu palabra, pues según lo que yo creo, hay una magia especial en las palabras, unos tratos irrompibles que se inician con una promesa. Por eso solo hice una promesa, y la cumplí a rajatabla - Comenté, recordando mi promesa de llevar el cuerpo de mi hermana hasta el lugar al que pretendíamos llegar en nuestra huida. Terminé la trenza y entrelacé mis manos mientras bajaba de nuevo la vista hasta centrarme en el rostro de Narem. -. Gracias por tu ofrecimiento, y con gusto te ofrezco también mi amistad y confianza, Narem. De veras me alegro de que el Destino haya cruzado nuestros caminos.

Sonreí de corazón, sintiendo de verdad las palabras que acababa de pronunciar. Hace años me habría reído hasta la saciedad si alguien me hubiese dicho que sería capaz de confiar en un brujo que recién había conocido. Pero la paz que me transmitía y sus sabias palabras no dejaban lugar a los posibles prejuicios y sentimientos negativos que pudieran surgir de mi corazón.
Stellae
Experto
avatar
Cantidad de envíos : : 121
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Elfos y Brujos [Tarde - Privado: Stellae y Narem Adalbert]

Mensaje  Narem Adalbert el Jue Jul 10 2014, 22:20

Escuché sus palabras, cómo me correspondía la amistad y el cariño que en tan poco tiempo se han forjado, pero aun así parecía un lazo tan inquebrantable como si nos conociésemos desde nuestra tierna infancia. Nada más terminó de hablar me acerqué y le di otro abrazo, este mucho más alegre y amistoso que el anterior. Después de abrazarla, una sonrisa ligeramente bobalicona se dibujó en mi cara. 

-Quién hubiera pensado que nos pudiésemos llevar tan bien... -dije medio de broma- Desde pequeño los de la academia siempre me dijeron que los elfos eran unos comehierbas fanáticos, y nunca les creí del todo. Ahora ya les gustaría a ellos creerme cuando les diga que una de las personas más maravillosas que han aparecido en mi vida es una elfa llamada Stellae... ¡Oh, venga ya! ¡Si apenas te acabo de conocer!

Después de adularla, me reí un poco entre dientes y me levanté. Me sacudí un poco la tierra y los restos de hierba que pudiera tener por la túnica y luego tendí la mano a Stellae, mientras le dije:

-Todavía queda para que sea de noche y sea peligroso estar por aquí. No tengo prisa por irme, y me gustaría disfrutar un poco más del buen tiempo y del paisaje. ¿Qué te parece si damos un paseo por los alrededores del lago? Quién iba a decir que fuese a ser tan bonito al atardecer.
avatar
Cantidad de envíos : : 77
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Elfos y Brujos [Tarde - Privado: Stellae y Narem Adalbert]

Mensaje  Stellae el Vie Jul 18 2014, 23:54

Sorry for the delay:

Deshonra sobre mi vaca por tardar tanto en contestar, lo siento mil veces T_T
Intentaré que no vuelva a pasar, I promise <3


Narem me abrazó de nuevo, un abrazo mucho más ligero que el anterior. Algo alegre. Sonreí sin poder evitarlo. No estaba acostumbrada a dar abrazos, o a recibirlos, pero era agradable cuando no tenía a una de las dos personas triste o enfadada. 
Después, medio en broma, me aduló como no recordaba antes, cosa que me hizo reír y al mismo tiempo ponerme roja de la cabeza a los pies, como una manzana que esperaba a ser recogida en la época perfecta de recolección.
Tras esta pequeña broma que hizo, y a la cual no supe qué contestar, porque estaba demasiado aturdida y avergonzada, se levantó y se sacudió la tierra, lo que me dio tiempo a relajar el gesto y reducir mi sonrojo. 
Me tendió la mano cuando terminó de limpiarse, y me ofreció pasear junto a él por aquella zona. Sonreí, tomé su mano y me levanté con gracilidad. Sin soltar su mano, asentí con una pequeña reverencia.

-Por supuesto, caminemos. El Bosque se expresa de una manera especial durante el atardecer, la vida resplandece con la dorada luz del crepúsculo... - Comenté, soltando su mano y comenzando a caminar junto al brujo.

No esperaba que comprendiese aquel comentario, porque no sabía hasta qué punto estaba en contacto con las fuerzas naturales del bosque, pero al fin y al cabo deseaba expresar esta realidad. Y de pronto me vino una duda que mi insaciable curiosidad siempre tuvo.

-Para nosotros los elfos es más sencillo percibir los cambios del Bosque, su estado de ánimo. Su salud y su energía fluye por nuestras venas como la sangre misma. Es una conexión especial que nos ayuda a sobrevivir: estamos en simbiosis con el Bosque - Le expliqué, sonriendo. -. No sé qué conexión compartís vosotros los brujos con la Madre Tierra, más allá del control de algunos de sus elementos... ¿Vosotros notáis esos cambios?

Nunca pude hablar con nadie de otra raza de esto, ya que hasta hace poco no interactuaba mucho con otras personas, y realmente fue algo que siempre me inquietó. Los elfos percibimos la magia y la vida de una manera concreta, y desde pequeña tuve dudas sobre la percepción del mundo de otras razas. Y más aún de los brujos, porque simplemente nunca se dio la ocasión de hablar con calma con alguno. 

Realmente la guerra no hace más que quitar partes del alma de una persona; nunca otorga algo positivo al corazón.
Stellae
Experto
avatar
Cantidad de envíos : : 121
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Elfos y Brujos [Tarde - Privado: Stellae y Narem Adalbert]

Mensaje  Fribba Hedevary el Dom Ago 10 2014, 15:55

PAUSADO A PETICIÓN DE NAREM
Para reabrir, MP
avatar
Cantidad de envíos : : 117
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Elfos y Brujos [Tarde - Privado: Stellae y Narem Adalbert]

Mensaje  Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.