Uno tiene que ganarse la vida... [CERRADO]

Página 1 de 2. 1, 2  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Uno tiene que ganarse la vida... [CERRADO]

Mensaje  Zast el Lun Mayo 19 2014, 16:51

Lunargenta es una ciudad grande, llena de vida, llena de gente. Gente honrada que se gana el pan de cada día con el sudor de su frente, que se contenta con lograr mantener a su familia bien alimentada y con que sus hijos vayan a la escuela, gente trabajadora, leal, lo que se dice... unas buenas personas.
Lamentablemente, este tipo de gente suele atraer a otro tipo de gente más desconsiderada.

Apoyada junto al puesto de uno de los muchos vendedores ambulantes, una figura envuelta en una túnica silba inocentemente. A su lado, un adinerado joven contempla la mercancía que expone el vendedor. Entre la enorme multitud de transeúntes que circulan por el mercado, nadie presta atención a esta escena, pero un observador más cuidadoso observaría como, al cabo de un rato, el encapuchado decide ponerse en marcha y, al pasar junto al joven adinerado tropieza con él sin querer, haciendo que se le caiga al suelo el objeto que tenía en la mano.

- ¡Oh! Disculpad-disculpad, buen señor. - dice con voz nerviosa y atropellada el encapuchado - Andaba distraído pensando en mis cosas-cosas y he debido tropezar con usted sin darme cuenta. Permita que le recoja eso. Oh, es una cantimplora muy bonita-bonita.

- No, tranquilo, no pasa nada. Lo cierto es que estaba buscando una nueva cantimplora, pues en dos semanas he de emprender un viaje a...

- Sí vale, aquí tiene señor. - el encapuchado le corta rápidamente la conversación y le tiende la cantimplora. - Muy bonita sí, espero que la disfrute. Buenas tardes señor.

Si el supuesto observador cuidadoso que comentabamos antes estuviese mirando la escena, habría detectado curiosos movimientos en la túnica del encapuchado, pero ni siquiera el observador más concienzudo del mundo habría sido capaz de decir en qué momento aquel curioso personaje desapareció entre la multitud. De hecho, seguramente el observador se dedicaría a contemplar como el tendero le gritaba al joven adinerado, porque claro, ¿a quién se le ocurre ir a comprar sin dinero? Mientras tanto, el joven, balbuceante, le explica que es imposible, él tenía su bolsa de dinero hace un momento, recuerda muy bien haber salido de casa con ella.

---------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

Más tarde, en uno de los estrechos y húmedos callejones de la ciudad, Zast sacó una pequeña bolsa de cuero de entre los pliegues de su túnica. A veces era demasiado fácil: solo había tenido que distraer a aquel bobalicón durante un segundo, durante el empujón,mientras le sustraía la bolsa con ayuda de su cola ratonil. Satisfecho de sí mismo, Zast abrió la bolsa y...
Decepción.

- A veces no sé ni por qué me esfuerzo. - comentó mientras volvía a guardar el pequeño botín entre los pliegues de su ropa. - En fin, busquemos a otra alma generosa...

Salió del callejón y volvió a fundirse con la multitud, a ver qué encontraba.


Última edición por Zast el Miér Jul 09 2014, 01:44, editado 4 veces
Zast
Experto
avatar
Cantidad de envíos : : 51
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Uno tiene que ganarse la vida... [CERRADO]

Mensaje  Fribba Hedevary el Lun Mayo 19 2014, 19:51

-¡Fribba! ¿Me lees un cuento?

Sabin, mi primo menor de tan sólo 8 años, estaba de pie en el umbral de la puerta de mi dormitorio, sujetando un libro de cuentos para niños y mirándome con cara inocente. Me levanté la cama, suspirando, ¿cómo podía decirle que no a aquella mirada? Cogí el libro que me tendía y le acompañé de vuelta a su habitación. Sabin se metió en su cama y se tapó con la manta. Ember se tumbó junto a él y Sabin comenzó a acariciarle detrás de las orejas; era el único de mi familia que, desde el principio, no había tenido miedo del zorro, quizás porque al ser un niño no veía peligro donde lo mayores sí lo veíamos. Abrí el ejemplar y comencé a pasar páginas al azar.

-Veamos… ¿Cuál toca hoy?-dije mientras esperaba una respuesta de mi primo.

-¡El del dragón del mar!

-Pero si ese ya te lo leí ayer…

-¡No importa, es mi favorito!-refunfuñó él.

Así, comencé a leerle la historia de un valiente dragón marino que vivía en las profundidades del océano junto con otros de su especie y que tenía que luchar contra un malvado monstruo que amenazaba su seguridad. No sabía exactamente qué tenía aquella historia que tanto le gustaba, pues normalmente me pedía que la leyera casi todas las noches y había acabado por aprendérmela de memoria. Una vez acabé el relato, cerré el libro, colocándolo en la mesa que había junto a la cama de Sabin, le di a éste un beso en la frente y, tras darle las buenas noches, apagué la vela que nos había iluminado hasta entonces y volví a mi cuarto.

Cerré la puerta con cuidado y me dejé caer en la cama. Justo en ese momento en mi mente se formó una genial idea. Se acercaba el cumpleaños de Sabin y no se me había ocurrido aún qué podía regalarme. Tonta de mí, ¿cómo no lo habría pensado antes? ¡Un libro de cuentos sería un regalo perfecto!

~~~~~~

-Uf, sí que pesa esto…

Era día de mercado y, como de costumbre, me tocaba a mí ir a comprar lo que mi tía me mandaba. A veces me sentía como la ‘’chica de los recados’’, pero dado que mis dos primos estaban en la escuela y mis tíos estaban demasiado ocupados en la tienda, la única que podía encargarse de aquello era yo. Después de haber recuperado fuerzas, revisé que llevaba mi bolsita de cuero con mis ahorros para comprar el libro de cuentos que había visto el día anterior y, tras esto, agarré de nuevo la bolsa de tela llena de fruta, queso y huevos, entre otras cosas, y continué caminando.
avatar
Cantidad de envíos : : 118
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Uno tiene que ganarse la vida... [CERRADO]

Mensaje  Zast el Lun Mayo 19 2014, 20:37

- ¿Puedo echarte una mano con eso?

Zast llevaba un rato observando a Fribba, oculto entre las decenas de rostros que deambulaban por la calle. Seguramente no habría reparado en ella de no haber sido por el aroma que desprendía su bolsa de tela: la chica había ido a comprar, y el delicioso olor de la comida era demasiado atrayente para el hombre-rata.

La había estado siguiendo durante un tiempo, vigilando qué hacía, cómo se movía, intentando calcular si era un objetivo potencialmente peligroso o no. Desde luego no lo parecía, pero no sería la primera vez que Zast descubriese que, lamentablemente, se equivocaba. Sin ir más lejos, no hacía ni dos semanas, un vampiro casi le arranca la cabeza de cuajo, y solo por haberle intentado sustraer unas monedas del bolsillo. Cuánta desconsideración.

Hablando de monedas, la cosa se ponía interesante. Fribba acababa de sacar una pequeña bolsa de cuero, de manera que Zast observó atentamente dónde la guardaba. Bueno, lo habría hecho si no hubiese sido por la estúpida cantidad de gente que se interponía entre él y su objetivo; definitivamente, debía acercarse más para poder observar bien a la chica, de manera que se ajustó la capucha de su túnica y se acercó hasta ella.

En Lunargentea no solían verse mujeres con el pelo de color rojo ardiente, y Zast se preguntó si sería extranjera. A lo mejor esa chica ocultaba más de lo que, en apariencia, su inocente mirada parecía indicar. Cada vez más interesado por aquella muchacha, el ladrón se acercó un poco más a ella.

- Lo cierto es que parece una bolsa muy pesada... Si quieres puedo llevarla yo. Oye, no pareces de por aquí, ¿vienes de fuera? Uy, perdona, a lo mejor te estoy asustando. - le tendió una mano enguantada - Me llamo Zast.
Zast
Experto
avatar
Cantidad de envíos : : 51
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Uno tiene que ganarse la vida... [CERRADO]

Mensaje  Fribba Hedevary el Mar Mayo 20 2014, 15:56

Mis dedos pasaron por la tela naranja de algodón que la mujer me mostraba. ‘’Es de una muy buena calidad, no encontrarás nada mejor en esta ciudad’’, me decía. Una de las cosas que tía Anya me había encargado es que comprara varias telas e hilo, para varios remiendos que tenía que hacer, pues mis primos eran bastante revoltosos, especialmente Sabin, y cada dos por tres se rasgaban los pantalones o sus capas, y también la había escuchado mencionar algo de que quería hacerle un vestido a su sobrina, de ahí que estuviera mirando la tela naranja.

-Me llevo ésta-le dije. El color era bonito y alegre para una niña pequeña.

La mujer amablemente dobló la tela junto con otra de color negro y varios ovillos de lana e hilo de distintos colores. Saqué la bolsita de cuero con el dinero de mi zurrón y le pagué lo que correspondía. Tras meter las telas en una bolsa distinta, pues podrían mancharse si las ponía en la misma en la que llevaba la comida, proseguí el recorrido, ésta vez deteniéndome delante de un puesto, que no estaba muy lejos de donde se encontraba aquél en el que había telas, en el que había amontonadas botas, sandalias, guantes de cuero y otras prendas hechas de distintos materiales. Mi mirada se paró en un par de botas de cuero marrón y después bajé mi cabeza, observando las mías, desgastadas por el uso. Saqué el saquito de monedas y las conté; aún me quedaba de sobra para comprar el libro, por lo qué pagué las botas y reanudé la marcha.

Me paré frente a un puesto en el cual vendían pan de diversos tipos. Intenté hacerme un hueco entre la gente que se agolpaba frente a él cuando una voz a mi espalda me hizo volverme.

-¿Puedo echarte una mano con eso?

Una figura encapuchada me estaba ofreciendo ayuda. Desde luego, últimamente me encontraba con gente de lo más extraña. En un principio me negué, pues no me fiaba del todo, pero él insistió, preguntándome incluso de dónde era. El que me tendiese la mano hizo que me relajara un poco; al menos parecía amable.

-Soy Fribba-respondí-. Y sí, soy de aquí, de Lunargenta-le devolví el apretón de manos-. Sí que pesan un poco-alcé las bolsas-,pero estoy acostumbrada a llevar peso...

Ladeé la cabeza intentando ver su cara, pero el sol me deslumbraba y su rostro quedaba cubierto por la sombra proyectada por la capucha que le cubría. Me empezaba a picar la curiosidad, así que decidí continuar la conversación:

-No recuerdo haberte visto antes por aquí-dije. Y era raro, porque acostumbraba a transitar las calles de Lunargenta a menudo por una u otra razón.
avatar
Cantidad de envíos : : 118
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Uno tiene que ganarse la vida... [CERRADO]

Mensaje  Zast el Miér Mayo 21 2014, 14:55

- Vaya, botas. - pensó Zast - Esta chica trae más dinero del que parece. La pregunta es... ¿le quedará suficiente en la bolsa, o tendrá más valor lo que ya ha comprado?

Algo incómodo ante las negativas de la chica, el ladrón cambió el peso de su cuerpo de una pierna a la otra. Ya empezaban a entrarle los nervios.

-Soy Fribba. Y sí, soy de aquí, de Lunargenta - le estrechó la mano. Menos mal, ya era un avance. Fribba se relajó un poco, no le faltaba razón. Había sido un acercamiento un tanto torpe, iba a costar bastante que la muchacha confiase en un desconocido encapuchado. Sonrió para sus adentros, le gustaban los retos. Una vez consiguió entrar en una casa arrastrándose por una ventana trasera en el tercer piso. Esto sería algo parecido, y la ventaja es que ahora ambos estaban a ras de suelo.

La chica alzó las bolsas.- Sí que pesan un poco, pero estoy acostumbrada a llevar peso... - Vaya, sí que era reticente a separarse de ellas. Habría que alargar la conversación un poco. Afortunadamente, ella parecía predispuesta: -No recuerdo haberte visto antes por aquí Él la miró a los ojos, algo escéptico: ¿sería un sarcasmo? ¿sabría ella quién era en realidad?

- ¿No? Bueno, yo tampoco te he visto a ti - rió - Supongo que no frecuentamos... los mismos ambientes.

A lo lejos, Zast vio una figura conocida: un guardia de la ciudad. Mierda.

- Eh, entonces... ¿seguro que vas bien con las bolsas? En serio, uhm, no tengo... no tengo nada que hacer.
Zast
Experto
avatar
Cantidad de envíos : : 51
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Uno tiene que ganarse la vida... [CERRADO]

Mensaje  Fribba Hedevary el Mar Mayo 27 2014, 19:58

Entrecerré los ojos. Lo que primero había sido confianza empezó a convertirse en cierta sospecha. ‘'¿Qué me vas a pedir a cambio?’’, quise preguntarle, pero me pareció que no sonaría muy respetuoso por mi parte, así que me mordí la lengua antes de que aquellas palabras salieran de mi boca. Suspiré; lo cierto era que las bolsas pesaban bastante y la tela que formaba el asa comenzaba a dejarme marcas en las manos. Así que, al final, no me quedó más remedio que aceptar.

-Está bien-le tendí la bolsa que llevaba las frutas, el queso y demás alimentos que había comprado en el mercado aquella mañana-. Ten cuidado, haz el favor-le dije; no quería que algún huevo llegase roto a casa-. Si tienes hambre puedes coger alguna de las manzanas de la bolsa, o cualquier otra cosa que veas que te guste más; como pago por la ayuda-añadí lo último tras unos segundos.

‘’Pues a ver qué hago ahora con él…’’, pensé. No era que me molestase su compañía, sin embargo, su insistencia en ayudarme a llevar las bolsas me intranquilizaba un poco. Y por otra parte tampoco quería hacer que me acompañase durante todo el camino, pues yo aún tenía cosas que hacer.

El tendero me envolvió un par de barras de pan en papel y las guardé con el resto de las cosas. Busqué mi saquito de monedas en mi zurrón y, tras pagarle, nos pusimos en camino. Durante toda la mañana había estado pensando en qué libro le regalaría a Sabin. Había ido a la librería algunos días atrás y había visto varios libros de cuentos infantiles, de una temática parecida a la historia del dragón del mar que tanto le gustaba a él, pero no me había decidido por ninguno. Quizá una segunda opinión me vendría bien.

-Mmm…-no sabía cómo comenzar la frase-, verás, yo… Tengo algunas cosas más que comprar-dije, aunque lo único que me faltaba era ir a la librería a buscar el libro de cuentos para regalarle a Sabin-. ¿Seguro que no te importa acompañarme?
avatar
Cantidad de envíos : : 118
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Uno tiene que ganarse la vida... [CERRADO]

Mensaje  Aredhel el Mar Mayo 27 2014, 22:44

Aparición aleatoria / Fuera de Cronología





Los pasos irregulares de una búsqueda sin claridad siempre llevan a lugares insospechados, que pueden rosar en el terror, o (como en esta ocasión) en una curiosa mezcla de condiciones cotidianas de un lugar colorido y lleno de algarabía como Lunargenta.

La mujer lobo se encontraba haciendo tratos por ciertas cosas que había encontrado en sus andares. Aquel mercado se había vuelto uno de los lugares a más valorados para los traficantes, era tan concurrido por la más amplia gama de razas que se pagaban buenos precios por mercancía que no se lograría vender tan fácilmente en cualquier lugar. Por la noche se movían las más grandes masas de dinero, pero la mercancía que se intercambiaba entre las sombras era de otra clase en la que Aredhel jamás estaría dispuesta a incursionar por mucha necesidad de trocitos sonantes de piedra dorada.

Estaba esperando frente a una carpa de color marrón, que tenía en su fondo pieles de animales apiladas, siendo las más vistosas las que vestían los costados colgadas para invitar a admirar al espectador. Llevaba un par de pieles que el encargado examinaba con detención, la mujer lobo no se dedicaba a matar a sus hermanos para conseguir plata, pero cuando tenía que comer le daba utilidad a las partes del animal sacrificado, otorgandole más razón al acto.

El encargado asintió un par de veces con aprobación, las pieles estaban enteras, pues Aredhel no se servía de armas para cazarlos, ni tampoco prolongaba el sufrimiento del animal. El hombre se levantó y fue al fondo de su carpa volviendo con un saco de tela lleno de algunas monedas de oro y plata, no demasiado, pero si lo que necesitaba para continuar modestamente. Un cambio de ropajes tendría que esperar…

Aredhel agradeció con un asentimiento sutil, pero adusto… y se encamino al paso principal entre el mercadillo, cuando un olor en extremo peculiar le asalto el olfato. Un roedor… el aroma de un roedor tan intenso que podía representar una jauría de ellos, o a uno solo de un tamaño poco común. No era cuestión de sorpresa, en ese mundo había más razas y mezclas de las que se pudieran contar con las manos, pero aquel aroma la hizo aseverar su gesto y buscar por instinto  con sus ojos en los alrededores, entre la gente que iba y venía, entre esa batalla de aromas procedentes de mercancías, seres, alimentos y demás.


Identifico la dirección, tan certeramente que dio un par de pasos para poder observar entre la gente, y encontró a aquel par de personajes intercambiando bolsas y palabras. Una era humana... y aunque el otro estaba cubierto por entero sabia que de el provenia. La loba tenía una sensación alta de extrañeza, que le demandaba continuar observando en espera de un evento indeseable. Pero después de unos segundos enarco una ceja y se preguntó, ¿por qué debería importarle aquello?. Desvió la mirada y continuo su paso, que al fin y al cabo era en dirección cercana a ellos.

Aredhel
Experto
avatar
Cantidad de envíos : : 72
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Uno tiene que ganarse la vida... [CERRADO]

Mensaje  Zast el Vie Mayo 30 2014, 20:24

Maldición, la chica comenzaba a mostrarse algo recelosa: la oyó suspirar antes de que le entregase, con algo de duda, una de las bolsas.

-Está bien. Ten cuidado, haz el favor.

Bajo la capucha, Zast compuso una amplia sonrisa, la sonrisa más honesta y agradecida que jamás haya ocupado un rostro. A decir verdad, era tan honesta que rozaba lo ilegal, como si algo estuviese mal en esa sonrisa.
Hay que aclarar que, bajo la capucha, era difícil notar que el hombre-bestia estaba sonriendo, pero para él era algo natural: había ensayado miles de veces, y sabía que el lenguaje corporal era algo muy importante para el negocio: si tu víctima te veía dudar, podía asustarse, como había ocurrido hace un segundo; pero claro, era difícil concentrarse cuando aquel puñetero Guardia estaba en la plaza, dando vueltas como un idiota. Seguramente fuese un idiota que no se andaba fijando en los pequeños detalles, pero sería mejor andarse con cuidado.

- Si tienes hambre puedes coger alguna de las manzanas de la bolsa, o cualquier otra cosa que veas que te guste más; como pago por la ayuda.

La voz de Fribba, clara como el arroyo, se coló entre los pensamientos del ladrón y lo sacó de su breve ensimismamiento. Sin dejar de sonreír afectadamente, Zast negó con la cabeza.

- Oh no, no, por favor. No quiero nada a cambio, no hace falta que me ofrezcas. Es solo que... verás, puede sonar un poco raro, lo sé, pero últimamente ha habido varios asaltos por la zona. Incluso he oído que esta mañana algún desaprensivo le robó a un joven su bolsa de dinero ¡Qué locura! - Zast alzó las manos en un universal gesto de exhasperacion - Por eso los ciudadanos debemos permanecer unidos, y cuando te vi sola en la plaza... - alzó sus ojos hacia la chica - Pero oye, si quieres te dejo tranquila, no es mi intención molestar.

En su fuero interno, el ladrón alzó una leve plegaria para que colase semejante farol. Si no se vería obligado a... improvisar.
Estaba tan obsesionado con Fribba, que apenas se daba cuenta de cómo se iba acercando, lentamente, una figura morena en dirección cercana a ellos.
Zast
Experto
avatar
Cantidad de envíos : : 51
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Uno tiene que ganarse la vida... [CERRADO]

Mensaje  Fribba Hedevary el Mar Jun 03 2014, 16:28

- Oh no, no, por favor. No quiero nada a cambio, no hace falta que me ofrezcas. Es solo que... verás, puede sonar un poco raro, lo sé, pero últimamente ha habido varios asaltos por la zona. Incluso he oído que esta mañana algún desaprensivo le robó a un joven su bolsa de dinero ¡Qué locura! - Zast alzó las manos en un universal gesto de exhasperacion - Por eso los ciudadanos debemos permanecer unidos, y cuando te vi sola en la plaza... - alzó sus ojos hacia la chica - Pero oye, si quieres te dejo tranquila, no es mi intención molestar.

Cuando escuché todo lo que Zast me contaba noté un gran alivio en mi interior y a la vez algo de culpa; me había formado una primera mala impresión de él y no era para menos, su aspecto no es que infundiese mucha confianza. Pero sus intenciones eran buenas y no quería otra cosa que ayudarme.

-Gracias por el aviso, Zast-dije esbozando una sonrisa agradecida-. Nunca he tenido la mala suerte de encontrarme en una situación como esa… Pero lo cierto es que soy un blanco fácil- una chica joven, sola, llevando varias bolsas consigo… Debía ser el sueño de todo ladrón. Aunque era bastante más fuerte de lo que mi aspecto mostraba, gracias a haber trabajado en una granja durante buena parte de mi vida-. Me alegra saber que hay personas de buen corazón como tú.

Parecía que aquella mañana la suerte estaba de mi lado. Desde el momento en el que había puesto el pie en el suelo al levantarme todo me había salido bien y aquello se reflejaba en mi buen humor. Sólo quedaba encontrar el libro para Sabin. –Pongámonos en camino, aún debo ir a la librería-le dije a Zast, agarrando la bolsa que llevaba con energía. Fue en ese momento, al echar a andar, cuando choqué con alguien que pasaba por mi lado. A causa del golpe me tambaleé un instante.

-¡Lo siento!-dije-. ¿Está bien? Ha sido culpa mía por no mirar, ¡perdón!
avatar
Cantidad de envíos : : 118
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Uno tiene que ganarse la vida... [CERRADO]

Mensaje  Aredhel el Lun Jun 09 2014, 10:33

Demasiada atención instintiva fue la que proporcionó a aquel ser de rostro cubierto, en el mundo del bosque, en el sistema de las bestias la supervivencia la dictaban las habilidades, siempre existían los depredadores y las presas, sin nadie que osara a conciencia alterar aquellas reglas, el débil moría para servir al ciclo. Pero con los humanos era distinto, tan llenos de esas cosas llamadas virtudes, albedrio, emociones que provocan que las historias de los individuos se entrelacen de una manera diferente a la de los demás seres de la naturaleza. Por ende, la mujer lobo sentía la inclinación de proteger o por lo menos alertar a la víctima en potencia.

Ya que su camino se cruzaba con el de ellos, no veía por que podría ser una osadía acercarse lo suficiente y disipar sus dudas. Así lo hizo,mas la mano del azar provocó que justo cuando Aredhel cruzaba por un costado la impetuosa peliroja intento retomar su paso , con energía tal que se vino a estrellar con el cuerpo de la loba castaña, provocando que la bolsa de monedas que llevaba consigo tintineara y dejara escapar algunas piezas de metal plateado. Aredhel reacciono hosca, con el entrecejo fruncido antes de cerciorarse de que había sido un accidente. Encamino una de sus manos solo por si la mujer caía al final de su tambaleo poder evitarle un golpe, pero recobro su equilibrio con una lluvia de disculpas.

Aredhel movió sus manos a palma ligeramente extendida, en un ademan que pretendía expresar que no había ningún problema con lo sucedido. –No ha sido nada- Dijo con voz adusta y distraída sin mirar a la joven, pues estaba entretenida tratando de observar a los ojos de la figura que la acompañaba, sin demasiado éxito.

Sin más, se agacho a recolectar las monedas que habían huido de su bolsa y tras incorporarse las volvió a poner en su lugar, mirando ahora sí los ojos claros de la joven, cuya sutil apariencia realmente dictaba un blanco vulnerable, pero Aredhel también era mujer, así que intentaba no juzgar por ello.

-Veo que la gente aqui es muy confiada… son pocos los que llevan un arma encima- dirigió una mirada furtiva al roedor luego de darse cuenta de que la peliroja no tenia arma alguna entre sus accesorios. La familiaridad con la que hablaba podría facilmente juzgarse de maleducada, pero Aredhel no estaba acostumbrada a crear preambulos innecesarios en sus interacciones.
Aredhel
Experto
avatar
Cantidad de envíos : : 72
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Uno tiene que ganarse la vida... [CERRADO]

Mensaje  Paul Brown Moreau el Miér Jun 11 2014, 01:46

El ambiente en Lunagerta era un poco pesado ya que se veían varios ciudadanos corriendo de los guardias que cuidaban esas zonas con sus lanzas afiladas y sus espadas de gran filo. Si se miraba con detenimiento, se podían ver arqueros camuflados en los techos de las casas vigilando a cualquier hombre que quisiese hacer problema. Desde lejos por la entrada a la ciudad, vemos a un hombre encapuchado con una espada en su cinturón mientras muestra una sonrisa maliciosa mientras va con sus manos empuñadas.

-Qué buen día... Malditos guardias, deberían irse a dormir...-Habló con furia, colocando su mano en la empuñadura de su espada mientras seguía tapando su rostro. Aquel hombre siguió entrando por Lunagerta mientras llevaba una sonrisa y estaba alerta de cualquier ataque enemigo como el de un licántropo. Paul alzó su rostro y comenzó a buscar una presa para al menos robarle un poco de sangre ya que estaba sediento por la sangre de un humano. -Quiero... Quiero sangre de humano...-Susurró a si mismo mientras tumbaba a las personas a propósito para poder seguir buscando.

Todo estaba mal, hasta que de repente vio una chica perfecta (Fribba) para robarle un poco de sangre sin tener que matarla dado que también merece vivir como cualquier en ser en el mundo. El problema fue que la vio cerca de otros dos seres aunque entre esos dos vivos, le interesó una chica de cabello negro (Aredhel) ya que sentía algo diferente... Sentía un presentimiento... Quizá era un peligro para ese vampiro.

El vampiro discretamente caminó hacia ellos con una sonrisa demasiado grande y pensó en un plan para presentarse cordialmente sin parecer un extraño. -Qué hago... Qué hago... ¡Tengo una idea!... Me comportaré como un joven tonto sin experiencia para luchar*.-Pensó el colmilludo mientras reía de forma susurrada y se acercaba mas para luego resbalarse a propósito y caer en la mitad de los tres.

-¡Auch!, ¡Mi espalda!.-Se quejó exageradamente, retorciéndose un poco en el suelo para luego levantarse con un rostro de miedo. -H...Hola... M...Me llamo Paul... Tengo miedo de que me golpeen, no soy bueno peleando... ¿podría caminar con ustedes?.-Tartamudeó a propósito mientras temblaba de pánico actuado y trataba de hacerse ver el mas frágil y débil de la ciudad.

El vampiro de repente miró a la chica de cabello negro (Aredhel) y rápidamente notó que era diferente a los demás. -*Diablos...espero que esa chica no sea un licántropo... o si no, ¡Estoy en problemas!.*-Pensó mientras seguía mostrando ese rostro de miedo a todos los presentes.

-*Espero que todo salga bien...*-No dejaba de mirar a esa chica...
avatar
Cantidad de envíos : : 406
Nivel de PJ : : 2
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Uno tiene que ganarse la vida... [CERRADO]

Mensaje  Zast el Jue Jun 12 2014, 13:03

Zast siempre había pensado que, en otra vida, con otro aspecto, en otro lugar, podría haberse dedicado al teatro: aquella había sido una actuación de libro, la chica se había tragado el cebo, anzuelo y sedal.

-Gracias por el aviso, Zast.

Ahora todo era cuestión de distraerla y hacerse con su bolsa de dinero, o quizás huir con lo que ya tenía entre las manos. Al fin y al cabo, más vale pájaro en mano...
La chica continuó hablando:

- Me alegra saber que hay personas de buen corazón como tú.

Una punzada de remordimiento recorrió el alma del ladrón. Mierda, ¿porqué tenía que haber dicho eso Fribba? La joven era el epítome de la maldita inocencia, tan sencilla, tan agradable. En cierto modo, Zast se sentía mal por lo que iba a hacer, ella no parecía el tipo de personas a las que se había acostumbrado a robar: presuntuosos bien pagados de sí mismos que miraban por encima del hombro a gente como él, y que se merecían una buena dosis de realidad en sus bolsillos y en sus vidas. Pero Fribba lo estaba tratando como un igual.
No, no te engañes idiota, pensó él, es por la túnica y la capucha. Si te viese, ya verías como la señorita inocencia saldría corriendo.

Envuelto en sus pensamientos, el ladrón iba acompañando a Fribba, hasta que ésta se chocó con una transeúnte. Su bolsa se abrió y varias monedas rodaron por el suelo. Zast aguantó el primer impulso de recoger alguna: no iba a arrastrarse, ni a arriesgarse a quedar al descubierto, por unos míseros aeros.
Cuando la joven acabó de recoger sus monedas se levantó, y su mirada les recorrió de arriba a abajo.

- Veo que la gente aqui es muy confiada… son pocos los que llevan un arma encima.

Desde el interior de su capucha, el rodedor observó a la prepotente recién llegada, con qué naturalidad se dirigía a ellos. Ésta chica encajaba mejor en el tipo de víctimas a las que Zast acostumbraba a rondar.
Intentando no salirse del personaje, el ladrón le contestó:

- ¡Sí, eso mismo! Precisamente era lo que estabamos comentando hace un segundo, ésta se está convirtiendo en una ciudad peligrosa. Aunque no creo que ir armados sea una solución, eso solo volvería a la población aún más violenta y desconfi... Zast no pudo acabar la frase, pues de pronto una figura cayó entre ellos.

- ¡Auch!, ¡Mi espalda! H...Hola... M...Me llamo Paul... Tengo miedo de que me golpeen, no soy bueno peleando... ¿Podría caminar con ustedes?.

Bajo la capucha, Zast alzó una ceja, incrédulo, y una mueca de desagrado se reflejó en su rostro. ¿Qué pretendía aquel hombre? ¿En serio pensaba que alguién iba a creerse su actuación? ¡Por el amor de...! Aquello era la exageración del patetismo a los niveles más exagerados que puedan existir. ¿"Tengo miedo de que me golpeen", "puedo caminar con ustedes"? ¡Nadie hablaba así en el mundo real, y menos a unos desconocidos!
Receloso, Zast miró a sus tres acompañantes, uno a uno. ¿Estarían compinchados la mujer morena y aquel personaje? ¿Acaso iban a intentar robar a un ladrón? Algo extraño estaba pasando, y el hombre-bestia no estaba seguro de querer quedarse a averiguarlo.
Zast
Experto
avatar
Cantidad de envíos : : 51
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Uno tiene que ganarse la vida... [CERRADO]

Mensaje  Fribba Hedevary el Sáb Jun 14 2014, 13:02

-Veo que la gente aqui es muy confiada… son pocos los que llevan un arma encima.

Fue cuando habló cuando alcé la mirada para fijarme en la mujer con la que había chocado. Tenía el pelo negro y su mirada parecía que mostraban… ¿Desaprobación? Como si quisiera decirme que era una imprudencia salir de casa sin un arma y en parte tenía razón por las cosas que Zast me había contado hacía unos momentos. Quizás el arco era demasiado llamativo para llevarlo encima, pero el búmeran o ir acompañada de Ember, mi zorro, habría sido una buena idea. Tomé nota de aquello y me recordé que la próxima vez no debía salir desarmada, por mi propia seguridad. ‘’Aun así también tengo buenos puños’’, me dije. No sabía pelear, pero si en alguna ocasión necesitaba hacer uso de mi fuerza estaba preparada.

Zast había comenzado a hablar de nuevo de los casos de robo que había habido últimamente en la ciudad cuando alguien tropezó cerca de nosotros.

- ¡Auch!, ¡Mi espalda! H...Hola... M...Me llamo Paul... Tengo miedo de que me golpeen, no soy bueno peleando... ¿Podría caminar con ustedes?.

Un hombre encapuchado nos miraba a los tres, atemorizado. Su repentina aparición me pilló por sorpresa. Abrí y cerré la boca, intentando encontrar las palabras adecuadas. No parecía peligroso, pero aquella capucha y lo que me acababa de contar Zast me hacían desconfiar de él. Aunque por otro lado también había desconfiado de Zast al principio y después había descubierto que había estado equivocada.

Dejé la bolsa que sujetaba en el suelo y le tendí las manos para ayudarle a ponerse de pie. -¿Estás bien? ¿Te has hecho daño?- a mi alrededor la gente nos esquivaba para poder pasar-. Creo que aquí estorbamos; podemos ir a un lugar más tranquilo y allí ayudarle-propuse, mirando a Zast y después a la mujer del cabello negro.
avatar
Cantidad de envíos : : 118
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Uno tiene que ganarse la vida... [CERRADO]

Mensaje  Aredhel el Sáb Jun 14 2014, 18:43

El lobo es reservado y desconfiado, a pesar de poseer una terrible fuerza  en muchas de las situaciones con entes extraños se muestra sumiso, dentro de una clase de pasiva arrogancia para no dañar a quienes le rodean a menos que matar o herir sea necesario, más aquello no lo hace por maldad, ese es su instinto. Dado los años que Aredhel había permanecido en su forma de lobo, aquellas características se le habían quedado implícitas en su porte y expresiones… aquel poderío y cierta elegancia salvaje justificaban muy bien la apreciación de prepotencia para los demás. Relacionado con esa naturaleza estaba su afán de sospecha, así como  la sustancia de la rata era sablista, alimentándose en prejuicio de los demás e incluso comiendo de su propia especie.

Aunque esta mujer lobo y el hombre rata tenían algo de humanos,  su esencia básica los exponía al juicio (tomando en cuenta que Aredhel se guiaba más por su aroma que por su figura que aún permanecía oculta), el roedor la consideraba soberbia, y ella lo consideraba un aprovechado al menos en primera instancia, aún había que comprobarlo. Lo escuchó con seriedad pero no hubo tiempo para responder, y nisiqueara para reflexionar alguna conclusión cuando un hombre de naturaleza histriónica aterrizo en medio de ellos. Aredhel retrocedió un paso posando su mano en el costado de su cadera donde yacía aquella daga que le arrebato a un vampiro muerto, pero luego de escucharlo hablar y tartamudear lo miró como si fuera un bicho más extraño que aquel del que desconfiaba. Su aroma también denunciaba su raza, más su humor no era violento y cruel como los vampiros que la atacaron en Secrestic Ville.

El hombre parecía de estructura nada débil, y su tamaño superaba el de ella… como era posible que se quejara de aquel modo, expresando con tanto descaro su miedo a absolutamente nada. Sus vuelcos en el suelo terminaron pronto, y cuando se levantó Aredhel sintió su mirada repentina, como si quisiera encontrar en ella algo que la condenara a lo cual opto por llenar sus ojos de desconfianza y suficiencia para también mirarle. La loba permaneció ligeramente detrás de Fribba que ofrecía su ayuda al extraño con ese halo de bondad que irradiaba desde su interacción con su amigo roedor.

Frunció los labios tenuemente, no estaba conforme con la actitud de Fribba por muy hermosa que fuera su bondad, creía  que se estaba poniendo en peligro, y aunque no fuera una vida que tuviera que importarle, lo hacía. Relajó sus brazos y miró a la joven pelirroja cuando ella solicitó su opinión y la del roedor con los ojos.
-Si son tantos los inocentes que temen- miró al que se presentara como Paul y apreció su espada, no creia que la llevara ahi para nada si era tan inutil, aún así siguió juego al calificarlo como ser vulnerable, como lo fuera en toda honestidad Fribba. –Puedo acompañarlos hasta que se pongan a salvo en un lugar mejor que este, de algo puede servir mi presencia-

Señaló con un movimiento de su cabeza el camino que llevaba a una zona  que marcaba mucha diferencia a lo que dictaba la algarabía y muchedumbre del mercado, invitándolos a andar mostrando la iniciativa con sus pasos.
Aredhel
Experto
avatar
Cantidad de envíos : : 72
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Uno tiene que ganarse la vida... [CERRADO]

Mensaje  Paul Brown Moreau el Dom Jun 15 2014, 15:58

Paul trataba de mantener aquella actuación, tratando de acurrucarse para que se vea alguien débil y tonto. -*Rayos... Quizá ya me descubrieron.*-El vampiro no dejaba de pensar mientras se hacía en la mitad de los tres para que no le pillase algún guardia para quitarle su espada o algo así.

Mientras daban pequeños pasos, Paul no dejaba de mirar a Aredhel ya que ella podría ser un licántropo pero nada era seguro, absolutamente nada. El colmilludo le quitó la mirada a ella y comenzó a mirar al otro que también estaba allí (Zast) tratando de descifrar su rostro pero todos los intentos eran en vano. Luego de haberle visto durante unos minutos, comenzó a mirar a la humana de unos lindos ojos y un radiante cabello. -*Las humanas suelen ser muy bonitas... Ojalá pueda probar un poco de su sangre... Sería grandioso...*-Sonreía un poco mientras ella le preguntaba si estaba herido.

-N...No... Por suerte no he recibido ninguna herida. Gracias por preocuparte.-Paul adoptó rápido el papel de un hombre débil y le mostró una sonrisa a ella, sin dejarla de mirar ya que había quedado casi hipnotizado por aquellos ojos.

El colmilludo sacudió su cabeza y escuchó que la pelinegra iba a ayudar en la situación ya que sabía usar las armas y podría protegerles. -¡Oh!... Gracias. Este lugar es un poco peligroso.-Habló el chupasangre, mostrando una sonrisa esta vez a esa chica de cabello negro para luego mirar al otro ser y tratar de pensar en algo.

-*Ese joven está aquí por otras cosas que desconozco... Quiero hacer algo...*-Pensó para luego mirar a ese ser y decirle una gran mentira.

-Y ya que este lugar es peligroso, podrían robar mis diamantes y mi dinero jajajaja...-Dijo Paul tratando de llamar la atención de ese joven (Zast). Obviamente lo que decía era una farsa ya que apenas el colmilludo llevaba unas monedas casi insignificantes.
avatar
Cantidad de envíos : : 406
Nivel de PJ : : 2
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Uno tiene que ganarse la vida... [CERRADO]

Mensaje  Zast el Mar Jun 17 2014, 13:14

Mierda.
Mierda, mierda, mierda. Todo estaba cambiando, los planes del ladrón se venían abajo. ¿Quién era esa gente? ¿Qué hacían allí? Lunargenta es una ciudad enorme, ¿tienen que venir a tocar las narices justo ahora?

El ladrón estaba comenzando a ponerse muy nervioso, pero no podía dejar que sus nervios le delatasen, no ahora. Insipiró varias veces, antes de volver a plantearse la situación en la que se encontraba.

- Vamos a ver - pensó mientras cambiaba de mano la bolsa que le estaba sosteniendo a la campesina - Sé que las dos chicas tienen dinero, y aunque Fribba sigue siendo el objetivo más sencillo, pero la morena parece más... jugosa. Seguramente tenga más dinero, aunque sabes de sobra que nunca se puede estar seguro de eso Zast. Por otra parte, el recién llegado... - contempló al joven mientras evaluaba sus posibilidades - Va bien vestido, de eso no hay duda, obviamente es más de lo que dice ser. Sí, podría ser la opción más viable pero, ¿porqué se está haciendo pasar por otro? ¿qué busca? Oh joder, ¿será del Gremio?... Quizás debería ver en qué acaba todo esto.

- Creo que aquí estorbamos; podemos ir a un lugar más tranquilo y allí ayudarle.
- Puedo acompañarlos hasta que se pongan a salvo en un lugar mejor que este, de algo puede servir mi presencia.

La chica del pelo negro ya había empezado a caminar, seguramente esperando que el resto la siguiera. Perfecto entonces, lo último que le convenía a Zast era seguir rodeado de esa multitud. Además, se acababa de dar cuenta de que, desde hacía un rato, había perdido de vista al guardia, así que lo mejor sería salir de allí deprisa, por si acaso.

¡Oh!... Gracias. Este lugar es un poco peligroso.Y ya que este lugar es peligroso, podrían robar mis diamantes y mi dinero jajajaja...

- Sí, será mejor que nos marchemos pues. Vaya, parece que ahora tenemos dos protectores armados, ¿eh? - dijo mientras le daba un codazo cómplice a Fribba - Seguro que ya no nos pasará nada. Por cierto amigo, para no saber luchar, veo que tienes una buena espada. ¿Puedo echarle un vistazo?
Zast
Experto
avatar
Cantidad de envíos : : 51
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Uno tiene que ganarse la vida... [CERRADO]

Mensaje  Fribba Hedevary el Mar Jun 17 2014, 19:16

Eché a andar detrás de la mujer del pelo negro, con Zast a mi izquierda y Paul a mi derecha. Parecía que el recién llegado hombre de la capucha no necesitaba ayuda para caminar ni se había hecho daño al caer, así que no debería estar herido. Los cuatro nos fuimos abriendo paso entre la multitud de la calle que se dirigía al mercado y, siguiendo a la joven, llegamos a una pequeña placita en la que había un banco de piedra. Mis oídos se habían acostumbrado al alboroto de la calle, que aún se podía apreciar si agudizabas el oído, que ahora me resultaba hasta raro el silencio de aquel lugar. Dos gorriones que peleaban por unas migas de pan alzaron el vuelo cuando me acerqué al banco y dejé la bolsa que llevaba en el suelo para después sentarme en él. Una mujer cruzó la placita cargada con una bolsa de tela de la que asomaba el pico de una barra de pan en una mano mientras que con la otra agarraba a un niño delgado y de pelo despeinado que lloraba por algún motivo. Tras ellos, un perro callejero les seguía, moviendo la cola alegremente.

-Vaya, parece que ahora tenemos dos protectores armados, ¿eh?. Seguro que ya no nos pasará nada.

Sonreí a la vez que estiraba los brazos hacia delante. El peso de la bolsa me había dejado los músculos entumecidos y empezaban a dolerme. Como era incapaz de estar quieta, comencé a mover los pies al ritmo de una melodía que sólo yo conocía, mirando primero a Paul y después a la mujer. Fue en ese momento cuando me acordé de que todavía no me había presentado y que ninguno de los dos sabía mi nombre.

-¡Mi nombre es Fribba!-dije con entusiasmo, como si acabase de recordar que me llamaba así-. Perdón por no presentarme antes-añadí, disculpándome por segunda vez.

-Por cierto amigo, para no saber luchar, veo que tienes una buena espada. ¿Puedo echarle un vistazo?

Dirigí mi mirada hacia Paul y vi que, tal y como decía Zast, llevaba una espada con él. ‘’Igual la lleva sólo para aparentar y que no se acerquen a él’’.
avatar
Cantidad de envíos : : 118
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Uno tiene que ganarse la vida... [CERRADO]

Mensaje  Aredhel el Miér Jun 18 2014, 08:51

No fue necesario caminar demasiado para encontrar un sitio alejado de la muchedumbre, la manera en que estaba estructurado el mercado gozaba de una arquitectura ingeniosa, que dejaba el bullicio de la gente bien aislado de las zonas comerciales silenciosas o viviendas. Las ciudades de los humanos o razas civilizadas poseían características generadas con ingenio, aunque a eso se redujera casi toda su civilidad...

El lugar a donde llegaron, era una superficie circular llena de arboles y pequeños senderos de piedra. Algunas columnas franqueaban a manera de ornamento su perímetro, y cerca de una Fribba encontró un buen sitio para sentarse sobre un banco de piedra. Aredhel no vio a lugar responder los comentarios de los dos varones que marcaban el paso de la pelirroja, pero percibió muy bien el tono de sus voces y la diferencia con que cada uno pretendía mostrar sus intenciones. El roedor tenía toda la razón, una espada como la que llevaba aquel hombre no tenía un peso amable, se necesitaba una mano fuerte para manejarla. Así que recargándose en una de las columnas cercanas observó con interés la reacción del vampiro a la petición del otro. Podía no tener certeza sobre los actos que llevarían a cabo esos dos en un futuro, pero olía inseguridad, nerviosismo… como si todos los presentes, a excepción de la dulce Fribba, estuvieran a la hambrienta expectativa de cualquier movimiento que denotara un ataque.

Finalmente se distrajo con las palabras de Fribba, que animada hacia bailar sus pies suspendidos de la roca que le servía de asiento, y recordó que era buena costumbre responder aquella cortesía con su propio nombre.

-Soy Aredhel…-la miro, con un semblante más amable en el rostro- no te preocupes Fribba, cuando las cosas suceden tan rápido uno tiende a olvidar los modales- Miró nuevamente a los jóvenes para seguir el hilo de sus acciones.

Comenzaba a preguntarse si sus sospechas, y sobre todo su presencia habían sido un acto inútil. Los pájaros cantaban y contados niños corrían a las faldas de sus madres mientras el sol comenzaba a flaquear en su intensidad. La loba soltó un suspiro discreto de impaciencia… -¿Si no estabas herido a que venían tantas quejas?-dijo al vampiro encorvado- Te veo bastante sano, apuesto que erguido superas su tamaño- señaló con un gesto al hombre rata.
Aredhel
Experto
avatar
Cantidad de envíos : : 72
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Uno tiene que ganarse la vida... [CERRADO]

Mensaje  Paul Brown Moreau el Miér Jun 18 2014, 18:59

Una brisa fuerte pasó por ese pequeño grupo, haciendo que todos sientan preocupación y desconfianza del otro. Los guardias pasaban por el lugar con sus espadas y sus armaduras relucientes e inoxidables. Ellos miraban con detenimiento aquel grupo ya que se veía sospechoso porque dos de ellos, llevaban armas.

Una sonrisa de lado apareció en el rostro de Paul, al ver que las chicas por fin dijeron sus nombres. Algunos niños iban pasando mientras miraban inocentemente a ellos. -Mamá... ¿Qué es eso?...-Dijo un pequeñín mientras la madre lo alejaba del lugar y se preocupaba de que les hicieran daño. -Cariño... No te acerques a esos tipos...-Habló su madre mientras jalaba al niño con fuerza y se iba corriendo, casi quedando despejado el lugar. El viento seguía soplando como si un tornado estuviese allí.

-Seguro que ya no nos pasará nada. Por cierto amigo, para no saber luchar, veo que tienes una buena espada. ¿Puedo echarle un vistazo? -Preguntó el hombre sospechoso haciendo que el colmilludo quede perplejo y todos fijen su mirada en él. -*Ese tipo...*-Pensó para luego agarrar la espada de la empuñadura para luego desenvainar con maestría y cuidado, resonando el filo por el lugar, cortando la brisa.

En ese momento, Paul caminó hacia él con demasiada lentitud, creando tensión en aquella escena. - -¿Si no estabas herido a que venían tantas quejas?-Habló Aredhel, haciendo que pare un momento y voltee lentamente la cabeza para mirarla con un rostro siniestro.

-Aredhel... Tu ya sabes la respuesta...-El chupasangre aumentó la sospecha para luego reírse pausadamente con una sonrisa desquiciada y anormal.

El joven morocho volvió a mirar a ese tipo y se iba acercando, haciendo que varias personas e incluso guardias comenzaran a mirar ese momento tan único. Al estar muy cerca de él, casi pegando el rostro al de él, le entregó la espada con el filo mirando hacia arriba, pegando casi la punta en el abdomen de ese hombre. -Ten amigo mío...-El vampiro no dejaba de sonreír, mostrando sus colmillos.

Paul se aseguró de que estuviese cerca del cuello de él por si cometía alguna estupidez, pegarle una mordida y dejarlo paralizado. -*No puedo confiar en nadie...*-Pensó, frunciendo el ceño
avatar
Cantidad de envíos : : 406
Nivel de PJ : : 2
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Uno tiene que ganarse la vida... [CERRADO]

Mensaje  Zast el Vie Jun 20 2014, 18:59

Aquel hombre se acercaba a él, lenta y pausadamente, deliberando sus étereos movimientos. Bajó su mano hacia la espada, la cual salió de su vaina con un siseo que cortó el aire. Las gentes que había por allí cerca se giraron cuando una risa desquiciada salió de la garganta de aquel hombre, mientras se acercaba al encapuchado Zast. ¿Qué diablos estaba pasando?

- ¿Que qué está pasando? - dijo una pequeña voz en el cerebro del ladrón – Que ese tipo viene hacia ti con una espada, eso está pasando. A la mierda el robo, empieza a correr, huye, escápate. Vamos. Márchate. Huye. Corre. Da igual si tienes que pasar entre toda esa gente. Sal de aquí. Lárgate. Venga. Ataca. Araña. Da igual que te corten el paso. Muerte. Ataca. Mata. Vamos. ¡Vamos!

El ladrón negó con la cabeza, obligando a su parte animal a volver al pozo del que nunca la dejaba salir. El instinto en un hombre-bestia era fuerte, y además, peligroso. No solo para él o sus presas, si no para todos.
Aquel hombre continuó acercándose, espada en mano, con una endiablada sonrisa entre sus labios. Y entonces a Zast se le heló la sangre.

- Su puta madre, ¿un vampiro? ¿Es que no hay nadie normal en esta ciudad? - pensó. Una cosa era robarle a un humano gordo y adinerado, y otra muy distinta a un chupasangre; esos cabrones te perseguían y acosaban hasta que daban contigo, al fin y al cabo, tenían toda una vida para hacerlo. En algunos casos incluso dos.

La punta de la espada se acercaba inexorable, hasta acabar casi pegada a su abdomen. A la rata se le cortó la respiración.

-Ten amigo mío...
- T-Tranquilo. - sugirió mientras alzaba una mano conciliadora a media altura -Seguro que esto es todo-todo un malentendido. Vamos a calmarnos-calmarnos. Podemos llevarnos bien...
Zast
Experto
avatar
Cantidad de envíos : : 51
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Uno tiene que ganarse la vida... [CERRADO]

Mensaje  Fribba Hedevary el Mar Jun 24 2014, 17:19

Miré a Aredhel, después a Zast y a continuación a Paul, como un niño que mira una escena de un teatro de marionetas. Parecía, a juzgar por su comportamiento y palabras, que aquellos tres sabían, o intuían, cosas de los otros dos que yo no conseguía ver. Y aquello me frustraba.

Paul había desenvainado con maestría y elegancia la espada en la que mis otros dos compañeros habían reparado antes que yo. Observé por el rabillo del ojo como una madre tiraba con fuerza del brazo de su hijo para obligarle a caminar más deprisa, dos hombres cuchicheaban al otro lado de la plaza mirando al joven que sujetaba la espada con la mano y se iba acercando peligrosamente a Zast. Unos guardias que pasaban en ese momento por la plaza se quedaron atónitos mirando la escena, decidiendo si se trataba de una broma por parte de Paul o de algo serio y, en cuyo caso intervenir, cuando éste comenzó a reír.

Paul se fue acercando cada vez más y más… Noté como un escalofrío me recorría la espalda. ‘’No me gusta el cariz que está tomando esta situación…’’, pensé.  El hombre se había acercado tanto que había acabado por dejar su espada a la altura del abdomen. No llegué a escuchar las palabras que Zast le murmuraba, pues tomé una decisión rápida: me levanté de un salto y le di un empujón a Paul para intentar alejarlo de Zast.

-¡No te acerques a él!-le advertí. El corazón me latía deprisa, pues no sabía cuál sería la reacción del joven.


Off: Si algo del rol no os parece correcto (por lo del empujón), me avisáis y edito ^^
avatar
Cantidad de envíos : : 118
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Uno tiene que ganarse la vida... [CERRADO]

Mensaje  Aredhel el Mar Jun 24 2014, 23:12

El semblante de Paul al mirarla mostró con descaro la esencia natural y despiadada del vampiro, esa que permanece una vez que se despojan de las incontables mascaras de fina hipocresía.

El condenado viento hacia borrosos ciertos detalles, los largos mechones de cabello negro se le paseaban en la cara de cuando en cuando mientras se percataba de que a pesar de que los contados ciudadanos que vagaran por la plaza hubieran huido, el par de guardias a lo lejos y algún que otro osado que se escondiera tras rasgadas cortinas les observaban a la expectativa. Si aquel imprevisible chupasangre atacaba, aquello se convertiría en un baño de líquido rojo que sin duda esperaba probar pronto.

Con ese mismo ritmo pausado en el que Paul caminaba, la loba condujo su mano al costado de sus prendas bajo el hombro… y empuño la daga que ahí permanecía oculta. Se encontraba posicionada a menor distancia que la humana pelirroja, y al primer aliento de ataque se precipitaría sobre el agresor. Una lucha con espadas siempre era aparatosa, sometiéndolo discretamente podría evitar que otros se sumasen al conflicto, pero mientras su línea tensa de pensamiento se encontraba en esas reflexiones, Fribba se les adelantó a todos, con una valía espontanea que puso fin a la cercanía entre el roedor y su opresor.

Crujió los dientes, si el acto de Fribba había sido una imprudencia no pensaba quedarse de pie para averiguarlo. Con toda la velocidad que sus pies le permitieron fue a poner sus manos sobre el vampiro al instante en que se tambaleara levemente por el toque de la humana, lo empujó hacia uno de los pilares y le puso la daga bajo la axila… del lado del corazón. Presionaba también con el dorso de su brazo izquierdo el cuello del vampiro.
-Conozco más de lo que desearía a los de tu clase, apestas a sangre ajena como el dueño de esta daga- le habló ásperamente, con la voz cargada de un desprecio grato. Casi con aquel placer que siente una bestia al encontrarse con un combatiente de su misma calaña –Sigue en tu estúpida farsa lejos de aquí-

En aquel instante, todas las sospechas que tuviera sobre el hombre bestia, se habían opacado casi por entero, lo cual podía representar la ventaja que estaba esperando si aun deseaba hacer lo que se había propuesto desde un principio, despojar a alguien de sus "preciados" bienes.
Aredhel
Experto
avatar
Cantidad de envíos : : 72
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Uno tiene que ganarse la vida... [CERRADO]

Mensaje  Paul Brown Moreau el Jue Jun 26 2014, 01:03

Algunos guardias ya se preparaban para usar sus armas e intentar parar aquel problema que estaba a punto de suceder, o bueno, al menos así lo creían los presentes... Excepto...


Paul al estar cerca, cambio aquella sonrisa maliciosa para reír de buena manera, de forma alegre. -Jajaja... No te haré dañ...-No alcanzó a terminar de hablar aquel hombre cuando fue empujado por Fribba, dejándolo perplejo ya que no esperaba aquella acción ni tampoco tanta fuerza proveniente de ella. Sus ojos se abrieron como platos cuando perdió el equilibrio y soltó su espada, dejándola caer en el suelo, donde el acero resonó por todas partes y su cuerpo comenzó a tambalear sin caer al suelo

-*¿Se ha molestado en hacerme esto?...*-Se repitió en su mente para luego agarrar su espada y desde su torso, comenzar a recuperar el equilibrio, cuando de repente Aredhel le agarró con fuerza y chocó la espalda de Paul contra un pilar mientras lo amenazaba con una daga, mirándose los dos cara a cara, peleando literalmente con la mirada.

La chica comenzó a hablar, diciendo que conocía aquella raza y su olor apestaba a sangre. El colmilludo olía con una sonrisa coqueta aquel aliento de esa joven mientras le miraba sensualmente, tratando de ver dentro de ella. -Bueno... No me equivoqué al notar que también eres de una raza detestable.-Habló el vampiro, estirando lentamente su cabeza para acercarse mas a los labios de Aredhel.

-Soy un caballero y no te haré nada... A menos que quieras pero...-Paul entrecerró un poco su ojos y lamió la mejilla de ella para luego robarle un beso inesperado, dejando a casi todo el mundo sorprendidos ya que nadie pensaba que ocurriría ello.

-Siempre me he permitido que en los besos no se pide permiso... ¿O qué crees tu?.-Sonrió mientras dejaba de hacer contacto con sus labios y le quitaba de encima, tumbándola suavemente, para que no se lastimase.

El morocho caminó hacia la mitad de la escena y guardó su espada para luego tomar aire y exhalarlo con delicadeza. -A ver colegas... No se confundan... Mi intención no era herir a nadie. Solo que estaba sospechando del tipo que pidió mi espada, porque de alguna manera...-Paul miró a la rata...

-¡Había pensado que eras un ladrón!.-El silencio se tomó el lugar, haciendo que las personas abran los ojos como platos y tartamudeen de manera exagerada.
avatar
Cantidad de envíos : : 406
Nivel de PJ : : 2
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Uno tiene que ganarse la vida... [CERRADO]

Mensaje  Zast el Lun Jun 30 2014, 14:57

-¡No te acerques a él!

Con un empujón, la chica apartó al vampiro, y la chica morena lo apresó contra una columna. Zast seguía inmóvil, todo estaba pasando demasiado deprisa, aquello se había descontrolado del todo. Y en ese momento Paul besó a aquella chica.

¿Qué diablos estaba mal con aquel tipo? Los guardias se estaban acercando a ellos, y algunos ya tenían la mano en la empuñadura de la espada. Definitivamente, el vampiro tendría que dar muchas excusas.
Y vaya si las dio:

- A ver colegas... No se confundan... Mi intención no era herir a nadie. Solo que estaba sospechando del tipo que pidió mi espada, porque de alguna manera...-Paul dirigió su mirada a la rata- ¡Había pensado que eras un ladrón!.


Rápidamente los guardias miraron al encapuchado Zast, algo confusos por todo aquello. El hombre-bestia no podía estar más nervioso.

- Yo... Eh...

Su mirada recorrió la plaza. Algunos ojos curiosos ya empezaban a asomar por las ventanas de los hogares, mientras que otros se mantenían a cierta distancia. No tardaron en alzarse algunas voces desde la multitud:

- ¡Ladrón!
- ¡Sinvergüenza!
- ¡Es un ladrón!
- ¡Apresadle!
- ¡Matadlo, ladrón!

Zast dio unos pasos hacia atrás, intentando alejarse de los guardias que lentamente se acercaban. Sin querer tropezó y cayó al suelo.

- ¿Qué es eso?
- ¡Es una cola! ¡No es humano!
- ¡Tiene cola! ¡Qué asco!
- ¡Matadlo!

El ladrón bajo la vista. Mierda, era verdad. Su cola de rata asomaba bajo sus revueltas vestimentas. Aquello ya no podía ir peor.

- Joder...

No pensaba dejar que le apresasen aquellos guardias, y aunque no le había robado nada a ninguno de los presentes, bajo sus ropas se escondían algunos de los botines de aquella mañana. Quizás era hora de dejar de robar a plena luz, de dejar los hurtos públicos, de dejar de estar solo. Quizás el Gremio...

- A la mierda.

El ladrón se giró sobre sí mismo y echó a correr. Obviamente los guardias le siguieron, pero él ya contaba con eso. El miedo espoleaba a su bestia interior, y en cuanto giró una esquina, Zast dejó de intentar parecer un humano convencional: tenía que dejar atrás a aquellos guardias, y cualquier otro que pudiera estar siguiéndole, así que se lanzó hacia adelante y comenzó a correr a cuatro patas, como la bestia que era. No tardaría mucho en subirse a uno de los tejados de la ciudad, o huir hacia las catacumbas de la ciudad.
Lamentaba dejar atrás a las dos chicas, especialmente a Fribba, pues la otra parecía saber defenderse bien. Esperaba que aquel idiota no les hiciese nada.

Zast corría, o galopaba, calle abajo, y no tardaría en perderse para siempre en alguna de las oscuras calles que componían la ciudad de Lunargenta, llena de vida, llena de gente.
Y llena de farsantes.


Off: Como veis, Zast ha salido del rol, pero vosotros podéis continuar cuánto queráis, obviamente ^^
Por ahora no sé si el ladrón reaparecerá después o no, de todas formas, avisadme más adelante cuando acabéis el tema y queréis que se le de cierre. ¡Pasadlo genial!
Zast
Experto
avatar
Cantidad de envíos : : 51
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Uno tiene que ganarse la vida... [CERRADO]

Mensaje  Fribba Hedevary el Mar Jul 01 2014, 16:25

Los acontecimientos que se sucedieron después de que empujase a Paul ocurrieron tan deprisa, y estaba tan aturdida en aquel momento, que se me haría difícil recordar todo con claridad con el paso del tiempo. Aredhel se había abalanzado sobre el joven, daga en mano. Llegué a escuchar la voz de la mujer que le hablaba a Paul, la cual percibía apagada, ya que un molesto zumbido se había apoderado de mis oídos, y no conseguí entender qué decía. Y, de pronto, sucedió algo que nos dejó a todos atónitos.

Paul besó a Aredhel.

Aquelló me desconcertó aún más de lo que ya estaba. ‘’¿Se conocerían de antes?’’, pensé. No encontraba otra explicación. Una persona no le robaba un beso a otra a menos que estuviese dispuesto a llevarse un buen puñetazo en el estómago. O al menos eso haría de encontrarme en una situación similar. Intentaba encontrarle algún motivo lógico a aquella situación cuando el joven se volvió de nuevo hacia donde nos encontrábamos Zast y yo.

- A ver colegas... No se confundan... Mi intención no era herir a nadie. Solo que estaba sospechando del tipo que pidió mi espada, porque de alguna manera...-Paul dirigió su mirada hacia Zast- ¡Había pensado que eras un ladrón!

Me quedé paralizada. No por aquella acusación, no por el miedo de haber estado caminando durante ese tiempo junto a un ladrón… Si no porque, lo que más me dolía en el fondo, era haber depositado mi confianza en una persona y que ésta me hubiera engañado. Miré a Zast con un nudo en la garganta. –Zast… Ese hombre está mintiendo, ¿verdad? Dime que tú no eres un ladrón…

- Yo... Eh...

Algunos curiosos se iban acercando hacia donde estábamos, otros se mantenían a una distancia prudencial de la escena. Zast retrocedía ante las acusaciones de las personas que nos observaban y los guardias comenzaban a acercarse a nosotros, preparados para desenfundar sus espadas en cualquier momento. Quise decir algo, salir en su defensa, pero no me salían las palabras. Aún no me podía creer que aquello fuese verdad.

El encapuchado tropezó y cayó hacia atrás, dejando ver bajo sus ropas una cola de rata. Entendí entonces el motivo de que ocultara su rostro, razón que me había hecho desconfiar de él en un principio. Los gritos de los ciudadanos aumentaron, pidiendo a los soldados que lo apresasen. Zast echó a correr y tras él dos de los guardias que habían presenciado todo. Los otros tres, con voz autoritaria, trataban de calmar a las personas asegurándoles que atraparían a esa ‘’sabandija’’ y que no tendrían nada que temer.

Mi mirada estaba fija en la dirección en la que Zast había huido. Inmóvil, mis puños se abrían y cerraban; una mezcla de sentimientos reinaba en mi interior, en una batalla silenciosa por ver cuál de ellos se alzaba ganador. Y el vencedor resultó ser la ira.

-¡TÚ!-dije volviéndome hacia Paul-. ¿Cómo has podido hacer semejante acusación? ¿¡Qué pruebas tenías!?-alcé la voz al pronunciar la última frase. El hecho de pensar que había sido engañada me frustraba y una parte de mí se negaba a ver la verdad. Si Zast hubiera sido totalmente inocente no habría tenido motivos para huir.
avatar
Cantidad de envíos : : 118
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Uno tiene que ganarse la vida... [CERRADO]

Mensaje  Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Página 1 de 2. 1, 2  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.