La caravana de los viajeros perdidos. Parte II [CERRADO]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

La caravana de los viajeros perdidos. Parte II [CERRADO]

Mensaje  Morcar el Lun Sep 01 2014, 21:24

Entonces llegó el frío... Morcar sentía como, según avanzaban, el frío del Norte se iba apoderando de él. Además, llevaban bastante tiempo volando y ya sentía sueño. Comenzó a marearse de tanto viaje y entonces miró a Sakun -Bajamos aquí-. Morcar se dejó coger por Doc, que saltó y aterrizó fuertemente contra el suelo nevado. Morcar bajó de los brazos de Doc y se paró a observar la gran superficie helada que había ante ellos. Entonces Dorado, su caballo, se paró junto a él con la caroza -Señor, no sabemos si el peso de la carroza provocará la ruptura del lago y el hundimiento del mismo--No creo, este lago lleva helado bastante tiempo, es más, dudo si hay agua debajo-. Morcar se subió a la carroza y arreó las riendas de Dorado suavemente.

El caballo comenzó a avanzar lentamente, las ruedas subieron a la superficie helada del lago, pero no pareció ocurrir nada, aquello le tranquilizó. Entonces, mientras avanzaba, fue recordando el encuentro con el dragón que mató a su madre. Morcar revivió el odio intenso, la sed de sangre... Él era de los que decía: "Si tienes un problema, córtalo desde la raíz". Y la raíz de aquel odio, eran los dragones. Su odio hacia ellos creció día tras día, si no fuese por su padre, probablemente habría intentado ya matar a Sakun o Alfie. Pero no solo era su padre. Era aquél viaje, Morcar tenía la sensación de que ese viaje iba a cambiarle la vida.
Se oyó una fuerte ruptura.
Morcar se puso en alerta ¿Había sido la carroza? ¿O el caballo? Entonces buscó el origen de aquél ruido. Era Doc, en su intento de pasar sobre el lago, había conseguido romper la gruesa capa de hielo -Lo siento señor, no calculé las consecuencias de intentar pasar con mi peso-. Doc quitó el pie y se giró -Daré un rodeo corriendo, espero verle al otro lado, señor-. Morcar vio sensato lo que Doc había dicho, entonces afirmó con la cabeza y el bio-cibernético comenzó a correr y se perdió en la multitud de árboles del bosque helado. Morcar retomó su avance mientras pensaba en lo mucho que aún le quedaba por delante.

Entonces lo notó.

Morcar miró al suelo, a pocos metros de él, y notó algo que pocos habrían notado. Rápidamente se puso el casco de su traje y sacó la ballesta. Apuntó al frente, un poco al suelo, y entonces comenzaron a surgir serpientes del mismísimo suelo de hielo, por todas partes -¡Anfisbenas! ¡Acabad con ellas u os engullirán!-. Morcar disparó a una, pero se escondió esquivando el tiro.

********************

En ese momento Doc corría por el bosque helado, pudo sentir en su HUD los puntos rojos apareciendo alrededor de Morcar, pero tuvo en cuenta la presencia de los dos dragones -Puede que salga ileso-. Doc seguía corriendo cuando algo en su HUD le llamó la atención. Una nueva señal en la nieve, entonces se paró, y analizó de qué se trataba. Era un bio-cibernético, se llamaba Fixit, y por los datos, no era hostil. Doc analizó sus características, y estuvo satisfecho con lo que vio, así que cambio de dirección, y comenzó a correr hacia el pequeño bio.


Última edición por Morcar el Sáb Sep 20 2014, 14:40, editado 2 veces
Morcar
Experto
avatar
Cantidad de envíos : : 80
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: La caravana de los viajeros perdidos. Parte II [CERRADO]

Mensaje  Fixit el Jue Sep 04 2014, 21:57

- Por el amor de la placa baze, no, otra vez no...

Las montañas del norte de Aerandir eran tierras peligrosas, muy peligrosas. No solo estaban llenas de criaturas temibles y cosas peores, en última instancia, eso era lo de menos. Lo peor era el frío. Puede que los robots exploradores apenas tuvieran que preocuparse de problemas por las temperaturas, ya que estaban preparados para temperaturas extremas. Aún así, cuando tú sistema de navegación falla y caes en medio de la nieve en una escarpada cumbre rocosa, no hay que ser muy listo para saber que estás en problemas. Como aquella vez que se quedó congelado dentro de un glaciar. Esos habían sido los cinco años más aburridos de su vida, oye.

Había vuelto a pasar lo mismo, el frío había congelado uno de los giroscopios y Fixit había caído a tierra como un gordo sobre una tarta de queso y frambuesa, con tan mala suerte que había quedado enganchado entre las ramas bajas de un árbol. El robot estaba que echaba humo, literalmente, pues sus esfuerzos por zafarse de aquella prisión arbórea estaban creando una enorme nube de vapor en aquella zona.

- Maldito zeaz árbol, puede que hayaz ganado ezta batalla pero... - en ese momento oyó que algo se acercaba - Eh... ¿hola? ¿Hay alguien? Fantáztico, voy a morir donde el rey de Aerandir perdió la zandalia, enganchado en un árbol y zin haber bezado nunca a una chica. No, ezpera, ezo último ez una gilipollez, no tengo labioz. Pero bueno, pueztoz a pedir...
Fixit
Aprendiz
avatar
Cantidad de envíos : : 45
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: La caravana de los viajeros perdidos. Parte II [CERRADO]

Mensaje  Morcar el Vie Sep 05 2014, 23:02

Morcar se giró en busca de la ayuda de los dos dragones, pero se encontró con una sorpresa, ninguno de los dos estaba allí -¿Pero qué cojones? ¿Dónde están estos dos?-. Morcar disparó a una de las serpientes y esta recibió el golpe en una zona superficial. Al ver Mocar cómo intentaban morder a Dorado, no tuvo otra que bajar de la carroza y liberar al caballo para que huyese. Dos de las serpientes se giraron dispuestas a seguir al animal, pero Morcar disparó en el cráneo de una, matándola, esto hizo enervar a las otras. Una de ellas se murió de repente, era lógico, esas serpientes tenían dos cabezas, si matas a una, la otra tiene que morir tarde o temprano por desangramiento.

Morcar comenzó a correr, si se salía del lago, las serpientes no lo seguirían muy lejos. Por lo que intentó usas su máxima velocidad a pesar del exoesqueleto. Las  serpientes se hundieron bajo el agua, les resultaba más fácil seguirle bajo esta. Mientras Morcar corría, se veía obligado a esquivar las constantes rupturas del hielo cuando las cabezas de serpientes intentaban cogerlo. Estaba a pocos metros de la nieve, pero entonces una salió delante de él y Morcar cayó de espaldas -Mierda-.

********

Doc llegó corriendo al lugar de la señal, y oyó la voz de Fixit, pero no respondió, se limitó a acercarse y tirar de él. Cuando lo sacó analizó mejor sus características -Eres poco operativo en batalla, qué desgracia, los dos dagones han abandonado a mi amo y probablemente muera- Se notaba en la voz de Doc al decir estas palabras que no le dolía lo más mínimo, lo dijo todo como quie hablase tranquilo -Bueno, servirás de algo imagino, mi amo está rodeado de enemigos hostiles en el lago, yo no puedo entrar por mi peso ¿Puedes sacarlo de allí?-.
Morcar
Experto
avatar
Cantidad de envíos : : 80
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: La caravana de los viajeros perdidos. Parte II [CERRADO]

Mensaje  Alfhild Rush el Sáb Sep 06 2014, 12:50

Aterrizaron, de nuevo en el lago helado. El lugar donde había despertado, su punto de partida. Una vez en el suelo, Alfie miró a su alrededor y se abrazó a si misma bajando la mirada, como si de alguna manera el volver a estar allí le trajese el recuerdo de algo terrible, un recuerdo que no tenía pero que permanecía latente en lo más profundo de su subconsciente. Se mordió el labio inferior e intentó centrarse en el buen recuerdo de los dos amigos que había hecho allí, Gendry y Daracan. Sin embargo por algún motivo no podía centrarse comenzó a temblar, no de frió si no estremecida.

Miró de nuevo al frente, Morcar había hecho avanzar la caravana y Sakun estaba distraído. La de ojos violetas dio unos lentos pasos hacia atrás y cuando nadie la vio echó a correr por la nieve. Tenía la sensación de que allí debía de haber algo. Corrió y corrió, cada vez más hasta llegar a los pies de una cumbre, una cumbre de la que vio salir humo. Miró fijamente hacia aquel punto de la montaña, arriba del todo, donde las nubes parecían engullir la cima. A simple vista no lo habría visto, pero algo la hizo mirar hacia allí, aquel punto en la nada, donde una columna de humo negro se alzaba bailando lentamente, como en una danza fúnebre hacia el infinito.

Era incapaz de separar sus ojos violetas de aquel punto, era como si estuviese ensimismada, atrapada en algo lejano, algo que había vivido sin saberlo. En su mente escuchó gritos, olió la sangre y la carne quemada, escuchó los llantos, los gritos de una batalla, sintió la desesperación y sin darse cuenta comenzó a llorar.  Su cara era inexpresiva, pero de sus ojos no dejaban de caer lágrimas  que cada vez la sumían más en una profunda tristeza, era la pena más grande que jamás había experimentado y que posiblemente llegaría a experimentar.

Un fuerte crujido y los relinchos asustados de un caballo traídos por el eco la hicieron reaccionar. Dio un fuerte respingo y con la respiración muy agitada miró a los lados confundida, sorbió por la nariz y se limpió las lágrimas con las manos. De nuevo otro crujido, sobreentendió que posiblemente Morcar se había metido en algún lio. Adoptó rápidamente su forma de dragón y emprendió el vuelo.

Desconocía cuanto se había alejado de la carroza, pero sin duda aquel humano no podría luchar solo. No tardó demasiado en encontrarlo, en el suelo y a punto de ser atacado por una especie de serpiente de dos cabeza. La dragona negra descendió en picado, hasta alcanzar la altura suficiente como para abrir la boca y que una ráfaga de electricidad, alcanzase a la criatura justo en la cabeza chamuscándole el cerebro.

La serpiente cayó inerte en el suelo, Alfie aterrizó delante de Morcar y miró a su alrededor. No podía estar segura de su el peligro había pasado.


off-rol: siento la tardanza pero ya avisé en el apartado correspondiente, cuando me iba de vacaciones y cuando volvía.
avatar
Cantidad de envíos : : 131
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: La caravana de los viajeros perdidos. Parte II [CERRADO]

Mensaje  Fixit el Dom Sep 07 2014, 13:14

Fixit sintió cómo aquella criatura se acercaba con pesados pasos. ¿Sería un oso? ¿Un troll de las montañas? Lo que le hacía falta, no solo estar atrapado si no encima tener que bregar con uno de esos idiotas de aliento pestilente.
Unas fuertes manos lo agarraron y tiraron de él, liberándolo del árbol. Ya está, así es como acaba todo. La criatura lo giró en sus manos... y Fixit se vio cara a cara con un bio con cara de decepción.

- ¿Pero qué...

-  Eres poco operativo en batalla, qué desgracia, los dos dragones han abandonado a mi amo y probablemente muera. Bueno, servirás de algo imagino, mi amo está rodeado de enemigos hostiles en el lago, yo no puedo entrar por mi peso ¿Puedes sacarlo de allí?.

- ¿Q-Qué? - ¿Quién era ese tipo? ¿De qué estaba hablando? ¿Acababa de llamarle "inútil"? Sumido como estaba en esos pensamientos, Fixit apenas se dio cuenta de que sus sensores se habían activado.

++ Alerta. Alerta. Humano en peligro. Iniciar protocolo de salvamento. ++

- ¿El protocolo de zalvamento? Pero zi hace décadaz que no... - en ese instante los sistemas de propulsión del robot se activaron y éste salió volando de las manos de Doc. - Weeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeh!!!!

Avanzaba a toda velocidad por el aire, dejando una estela de vapor blanquecino tras de sí, y sintió cómo sus mecadendritas se desplegaban automáticamente. Una plétora de tentáculos mecánicos salió de la carcasa del robot, y éste los observaba intrigado mientras se acercaba al lago, pues hacía años que no los utilizaba, y mucho menos en una misión de rescate.
Finalmente llegó a la extensión helada y vio al... un momento, ¿eso era un humano? Más bien parecía un bio a quién había construido con el material sobrante de otros 30 elementos mecánicos. Pero eh, ¿quién era Fixit para hablar sobre ello, y además contradecir a sus sensores?

Descendió sobre el humano cuando de repente una criatura serpentiforme surgió de las profundidades, rodeada de una explosión de hielo al destrozar la superficie congelada del lago. Al instante, los servidores de memoria del robot comenzaron a funcionar, pues Fixit, en origen, había sido una sonda de exploración humana, y su tarea había sido catalogar tantas especies animales y vegetales del planeta como le fuese posible. Mientras el robot se avalanzaba sobre el... "humano", un archivo se descargó en su memoria reciente. Había identificado a la criatura.

- No... me... jodaz.

Sin tiempo para explicaciones, el robot se lanzó a por aquel idiota que corría sobre el hielo, aferrándolo como un pulpo agarra a un jugoso cangrejo, y levantó el vuelo para sacarlo de allí de forma heroica.
O al menos esa era la idea, pues sus baterías no estaban recargadas y carecían de la potencia necesaria para levantar tal peso. En lugar de un rescate glorioso y una huida a lomos del viento, Fixit alejó al humano a toda velocidad sobre el lago, con los pies de éste arrastrando sobre la masa helada y dejando profundos surcos en el hielo.

- ¡Anfizbenaz! ¡No zabía que también criaban tan al norte! ¡Eztaz zon zolo críaz, pero zu veneno zigue ziendo letal para cualquier humano, hay que zacarte de aquí YA!
Fixit
Aprendiz
avatar
Cantidad de envíos : : 45
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: La caravana de los viajeros perdidos. Parte II [CERRADO]

Mensaje  Morcar el Dom Sep 07 2014, 23:01

Cuando la serpiente salió, Morcar intentó acabar con ella disparando una flecha, pese a que la atravesó, ni se inmutó, estaba dispuesta a comerle. Un pitido comenzó a emitirse en su traje, acababa de superar el pulso que podía tener y por ello había perdido la sensibilidad de las piernas, no podía moverse. La anfisbena hizo un ademán de ir a por él, pero Entonces su cabeza explotó y pudo ver a Alfie convertida en dragón detrás. Algo se aferró a él y le tiró, apenas pudo moverse, fue todo muy rápido. Estaba arrastrándose por el suelo y se giró, era un bio-cibernético que lo llevaba volando -¿Cómo te llamas?-. Morcar no sentía dolor pese a que el robot lo tenía cogido por una de las partes mecánicas de su exoesqueleto. Recordó en aquél instante algo sobre los anfisbena, algo que le enseñó su padre, un amante de las bestias que habitaban Aerandir, las anfisbena eran estúpidas. Se fijó entonces en que habían ignorado a Alfie e iban a por una presa más débil, él. De repente, el pitido de su traje dejó de sonar, ya estaba el pulso estabilizado.

Morcar tiró del tentáculo hasta poder soltarse, dejó de arrastrarse y se puso en pie. Sabía lo que debía hacer, esperó un rato mirando al suelo hasta ver una silueta en el hielo, cuando lo hizo, pegó un salto.
-¡Ahora!-
La bestia salió y Morcar le disparó una flecha atada a otra que tenía en la mano preparada para meterla en la ballesta. La flecha atravesó a la anfisbena, pero esta ni se inmutó, Morcar esquivó un intento de mordisco y pegó otro salto dando una vuelta en el suelo al caer, esquivando a otra cabeza que salía del hielo. Disparó la otra flecha y se alejó de las dos, estas, intentaron ponerse una en cabeza para seguirle, pero cuando intentaban alargarse, las flechas les rajaban por dentro, hasta causarles una herida lo suficientemente fuerte como para matarlas. Morcar corrió por el hielo mientras otras cabezas aparecían, disparó a dos más y dejó que muriesen, luego esperó y vio salir a una anfisbena que saltó en el aire intentando sorprenderle, pero Morcar esperó a su caída y saltó sobre ella dando una voltereta y dejando una flecha clavada en la cabeza, corrió por el cuerpo de la anfisbena mientras esta caía y cuando llegó al otro lado, le clavó la otra flecha atada. Ambas anfisbenas murieron, y se derrumbaron detrás de Morcar, que cayó al suelo, se puso en pie y colocó la ballesta en su hombro -¡Oh yeah!-. Entonces se escuchó el pitido de su exoesqueleto -¡Oh mierda!- Morcar perdió la sensibilidad de los pies y se derrumbó. Al menos descansaría un rato.

Pero nada dura bastante, a los dos minutos oyó un fuerte rugido, el rugido de una bestia muy feroz y peligrosa, y entonces se percató -¿Dónde carajos está Doc?-

***************

Doc se quedó solo cuando Fixit se fue, estuvo calculando las probabilidades de supervivencia cuando estuviese el robot, era poco probable que sobreviviese. Ando por la nieve un rato, siguiendo unas huellas de oso para poder hallar su nido y así tener algo de carne para su amo. Entonces, cuando llegó a una cueva, activó un escaner desde el exterior y pudo comprobar que no eran huellas de oso. Se escuchó un pequeñísimo rugido frente a él, Doc pegó un gran salto mientras una bestia intentaba atacarle. Sacó su espada en el aire y cayó a las espaldas de la bestia. Encendió su radar y pudo ver que había dos puntos rojos más a su espalda, cuando se giró vio a una bestia más grande, la madre; y a otra más grande aún, el padre. Eran hengrauggis.

Doc sintió que su radar marcaba en sus cercanías un gran movimiento de nieve y aire, se avecinaba una ventisca, y los hengrauggi habían salido de caza, el hengrauggi padre pegó un fuerte rugido y Doc esquivó un intento de morderle.

Off rol: Aviso para los dos, los hengrauggis son demasiado fuertes para nosotros, vamos a darle un poco de realismo y huyamos. Al menos eso hará mi pj, espero que nadie intente hacerse el héroe xD
Morcar
Experto
avatar
Cantidad de envíos : : 80
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: La caravana de los viajeros perdidos. Parte II [CERRADO]

Mensaje  Alfhild Rush el Lun Sep 08 2014, 16:11

El humano era estúpido. En vez de quedarse junto a ella donde estaría protegido dejó que un trozo de chatarra se lo llevase corriendo por la nieve, Alfhild no se molestó en volar, corrió sobre el hielo con sus enormes patas golpeando el hielo con fuerza. Estaba furiosa, no sabía el por qué, en ese momento no se sentía como si fuese ella, si no otra persona, una persona que había visto morir a su familia y amigos, una persona que había podido escapar por los pelos de un final inminente.

Mientras Morcar se ocupaba de otra de esas serpientes, con un rugido Alfie agarró a otra del cuello y le arrancó la cabeza de manera brutal, salpicando el blanco manto del hielo y golpeando con la cola electrificada a otra de las cabezas del animal. No le importaba parecer un monstruo, le daba igual que aquellas bestias fuesen impresionantes, sentía demasiado odio, de hecho era lo único que sentía en ese momento, era incapaz de pensar, incapaz de sentir nada más, y aunque no quisiera los gritos de dolor volvían a oírse en su cabeza, tal y como había sucedido a los pies de la humeante montaña y no podía hacer otra cosa que preguntarse ¿Por qué? Al mismo tiempo que rugía llena de rabia acabando con todo aquel que se le pusiese por medio, como si esas criaturas hubiesen tenido la culpa, finalmente las espantó. Morcar cayó al suelo y ella siguió rugiendo como si de un T-rex se tratase, haciendo resonar su potente voz de dragón entre las colinas, pero no eran rugidos de rabia si no lamentos, después de la ira, venía la tristeza. Adoptó de nuevo su forma humana cayendo de rodillas sobre la nieve y comenzando a llorar desconsoladamente sin saber por qué, cubriéndose la cara con sus manos manchadas de sangre, como si muy en el fondo de su ser recordase su pasado y es que por muy latente que fuese el recuerdo, las heridas eran demasiado recientes.

Tan hondo estaba cayendo en sí misma que ni siquiera se percató de los rugidos de la siguiente criatura que se les acercaba. Tampoco le hubiese importado, nada quedaba en ese momento de la Alfhild alegre y despreocupada que había despertado malherida en aquel lago sin recordar nada, tan solo quedaba aquella joven desgarrada por un dolor tan profundo que ni siquiera sabía explicar, pues era incapaz de recordarlo como los restos del alma perdida que una vez fue, solo había dolor y llanto. Sus lágrimas se escurrían entre sus manos mezcladas con la sangre de aquellas serpientes cayendo sobre la nieve y tiñéndolo del mismo color que su propio desconsuelo. Nada importaba.



off-rol: Ale guapos, no me apetece ser la heroína ahora mismo y en cualquier caso haberlo pensado mejor antes de traer a mi personaje aquí XD(?)
avatar
Cantidad de envíos : : 131
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: La caravana de los viajeros perdidos. Parte II [CERRADO]

Mensaje  Fixit el Jue Sep 11 2014, 11:18

Cómo pesaba aquel mamotreto. Mientras lo arrastraba por la superficie helada, dejando profundos surcos en el hielo (Eh, a lo mejor puedo uzarlo para hacer dibujoz en el hie... ah, ya, noz atacan anfizbenaz, claro), Fixit le echó un vistazo a aquel exoesqueleto mecánico que el humano llevaba encima. Parecía una especie de soporte, ¿quizás para otorgar movilidad? ¿Un mecanismo de soporte vital? ¿De dónde había sacado un humano como ese...

- ¿Cómo te llamas?

- ¿Cómo? Ah, Fixit, ¿y tú? Vaya, eza ez una buena forma de romper el hielo mientraz te rezcatan. Bueno, no literalmente, ezpero que no ze rompa el hielo porque zi no eztamoz jodidoz...

El robot continuó con su verborrea y casi no se dio cuenta de que el humano estaba intentando zafarse de su agarre. Se soltó y rodó sobre el hielo, para disparar a las sierpes con su ballesta. La tensión eléctrica del ambiente aumentó, y cuando Fixit giró sobre sí mismo vio a un dragón negro como el ónice golpeando y desgarrando a las bestias con sus brutales ataques. No parecía que fuese a atacarles a ellos, de hecho, por su tamaño bien podría ser uno de esos dragones humanoides de las montañas.
Vaya, aquel humano tenía bravos y poderosos aliados. Después de todo, puede que sí fuesen a sobrevivir el ataque de aquellas anfisbenas...

Como siempre, el robot había hablado demasiado pronto.

Con un pitido y un sonido hidráulico, la exoarmadura del humano dejó este mundo para sumirse en el limbo del stand-by. El hombre cayó al suelo, inmóvil, rodeado de cadáveres de anfisbenas. Aún así resto de sierpes parecían algo recelosas de acercarse de nuevo.
Un desgarrador rugido sonó a la derecha del robot, que vio cómo el terrible dragón adquiría forma humana y caía entre sollozos sobre el lago helado. Fixit se acercó a ella, y vio como sus manos ensangrentadas manchaban su rostro, los restos de sangre y sus ojos opalinos le daban un aspecto bestial, casi antinatural.

- Oye... Uhm, dizculpa... ¿Eztáz... eztáz bien? - le preguntó a la chica que lloraba sin consuelo, empapada en sangre y rodeada de restos de serpiente. Fixit nunca ha sido lo que se dice un chico listo.

Ella no tuvo ni que responder a aquella estupidez de pregunta, pues en ese momento un atronador rugido recorrió las montañas. Como si de un solo ente se tratase, todas las anfisbenas que quedaban con vida se retiraron a lo más profundo del lago, tan rápido como podían, y no sin razón. Fixit también había reconocido aquel rugir, capaz de helar corazones y crear aludes.
El diablo rojo de las montañas.
Hengrauggi.

- Eeeeh... ¿chicoz?

Off-rol: Perdonad la tardanza, pero estos días han sido horribles XD
Pero eh, vuelvo a estar operativo.
Fixit
Aprendiz
avatar
Cantidad de envíos : : 45
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: La caravana de los viajeros perdidos. Parte II [CERRADO]

Mensaje  Morcar el Sáb Sep 13 2014, 00:34

Morcar oyó el rugido, como su padre le contó, era el diablo rojo de las montañas. Levantó el torso, pero no podía ponerse en pié porque aún pitaba su exoesqueleto. Se llevó los dedos a la boca y silbó varias veces, de entre el frondoso bosque apareció Dorado galopando -¡Tenemos que largarnos de aquí! ¿Y Doc?-. El caballo le cogió de la camisa con la boca y le arrastró hasta la carroza. Morcar subió con los brazos y tiró de una palanca que levantó la carroza como un mecanismo. El caballo se puso debajo y cuando soltó la palanca, se acopló. Miró hacia detrás.
Se oyó otro rugido.
-Fixit, me llamo Morcar y ella es Alfie, es muy rarita, tiene ataques de emoción y yo se qué mas, a lo que iba, cógela y métela en la carroza, tenemos que salir de aquí pitando. Te recomiendo que subas tú también, vivirás-. Morcar nunca estuvo tan seguro como cuando dijo aquello.

********

Doc esquivó un par de intentos de pisarle y se dispuso a clavar su espada en la cara de una de esas bestias, pero otra le cogió por detrás con la boca y le alzó, pretendían comérselo en el aire -Les advierto, doy mal sabor de boca-. El bio se agarró a la copa de un árbol y, mientras caía, iba saltando de uno en otro, su peso le impedía quedarse en alguna rama. Pasaba de una rama a otra, mientras estas se cortaban y las raices pasaban por delante de él. Llegó al lago y cayó de golpe, afortunadamente el hielo solo dejó una grieta, debía ser una parte muy dura. Las bestias aparecieron detrás suya golpeándose entre ellas y rompiendo los árboles a su paso. Había empezado una persecución, y la fuerte ventisca ya había llegado.

*******

Morcar vio a Doc correr detrás de la carroza -¡Doc! ¡Operación Fiesta del colmillos!-. El bio asintió, era un plan que crearon hace muchos años para salir ilesos de persecuciones. Morcar, permaneció quieto con la carroza pese a la amenaza, esperó hasta que Doc le adelantase y arreó fuertemente a Dorado -¡A donde el viento nos lleve...!--¡...necesitaremos volar!- Esa frase daba inicio al plan, la carroza comenzó a pegar tumbos de la velocidad, Doc había sacado un látigo con el que había atado su espalda a la carroza y corría frente al caballo.
Llegaron al bosque.
Allí dentro iban esquivando árboles a la velocidad del rayo, Morcar sacó su capa y se puso la capucha para que la ventisca no le cegara. El pitido dejo de sonar. Cogió su ballesta y puso una de las flechas atadas y apuntó a un árbol. Se puso en pié pese a la temerosa velocidad de la carroza, su capa ondeó a la velocidad del viento. Disparó una flecha a un árbol de enfrente, y cuando lo pasaron, disparó a otro un tanto apartado. Los diablos rojizos seguían tirando árboles a su paso, uno tropezó con la cuerda, al mismo tiempo que la rompió, aun así la caída hizo tropezar a los otros. Estos se acercaban a más velocidad por la caída -¡Doc! ¡Van a volar! ¡A mi señal!. Morcar los veía tropezarse, morderse, acercarse. Los árboles a su alrededor se hundían o salían volando. En un instante las bestias rojas casi se hicieron una bola entre golpes, justo en ese instante: -¡Ahora!-. Morcar agarró en sus pies las riendas del caballo y saltó por encima, se dejó caer tras la carroza, las riendas hicieron detenerse al caballo, Doc paró de golpe y separó los brazos, recibiendo todo el golpe de la velocidad. La carroza no sufrió daños, estaba preparado para ello.

Las bestias rojas al intentar separarse, provocaron un tropiezo colectivo y se levantaron unos metros del aire, pasaron por encima de ellos, Morcar respiró hondo, Doc estaba tranquilo. Las bestias cayeron delante de la carroza y siguieron rodando hasta chocar contra una cordillera. El golpe los dejaría KO un tiempo, el suficiente incluso para que ellos llegasen al siguiente tramo de su camino -¿Algún herido?-.
Morcar
Experto
avatar
Cantidad de envíos : : 80
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: La caravana de los viajeros perdidos. Parte II [CERRADO]

Mensaje  Alfhild Rush el Sáb Sep 13 2014, 20:32


Ignoró la presentación de Morcar, de hecho había ignorado todo lo sucedido desde que había vuelto de la ladera de la montaña, ni siquiera era consciente de que había desgarrado con sus propias manos a unas anfisberas, tampoco era del todo consciente de que estaba dentro de la carroza de Morcar ni de que habían escapado por los pelos de aquellas bestias.

Alfhild tan solo se limitaba a mirar por la ventana de la carroza, sin perder de vista aquella montaña que la había sumido en aquel extraño trance en el que aun escuchaba los gritos de dolor y terror de muchas personas a las que no sabía poner nombre pero que por algún motivo algo le decía que conocía. Sus cuerpo seguía ungido con la sangre de aquellas criaturas, así como su cara estaba por completo pintada por el mismo líquido, por lo que no quedaba un ápice de la piel de su rostro visible y sus ojos oparinos no se movían de aquella cima humeante. No fue hasta que perdieron de vista las montañas, que Alfie, en silencio se dio la vuelta y quedó sentada pero agarrándose las rodillas y hundiendo su cara en ellas.

-Ya nos están, ya no están, ya no están –susurraba nerviosa-. ¿Por qué no se callan? ¿Por qué no se callan? Ya nunca volverán… -siguió divagando nerviosa y balanceándose sobre sí misma, como si así intentase acallar aquellas estremecedoras voces que solo ella podía escuchar-. No, no, no… Iros…Dejadme, no puedo ayudaros, no puedo, no… -gimoteó entre susurros tapándose las orejas mientras unas lágrimas resbalan por sus mejillas y dejando un estrecho camino limpio y sin sangre a través del cual podía entreverse su piel, pues no dejaba de escucharlas, por mucho que ya ni siquiera podía verse el humo.

-¿Algún herido? –preguntó Morcar, en aquel momento Alfie dio un respingo y los miró, los miró como si fuese la primera vez que los veía, entre confundida y asustada, con la respiración agitada y medio llorando, tras unos segundos en silencio tragó saliva.

-N…No… -reaccionó, se frotó los ojos, se sentó bien y se abrazó a sí misma, como si intentase abrigarse, tras esto suspiró y miró a su lado, donde vio un nuevo bio-ciborg, lo miró de arriba abajo y parpadeó lentamente. Cuando terminase de volver en sí ya expresaría toda la curiosidad que en una situación diferente podría haber sentido.
avatar
Cantidad de envíos : : 131
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: La caravana de los viajeros perdidos. Parte II [CERRADO]

Mensaje  Fixit el Lun Sep 15 2014, 11:59

++ Abriendo archivos en C//... Abriendo archivos en D//... Computando lógica... Computando... Computando... ++

¿Qué diantres acababa de pasar?

-¿Algún herido?
-N…No… -

No, en serio, ¿qué diantres acababa de pasar? Tres de los mayores predadores de las montañas habían... habían tropezado... con una cuerda... se habían hecho un lío entre ellos y habían caído rodando. Rodando. Solo le había faltado uno de esos efectos de sonidos divertidos que ponían en los televisores terráqueos.

Una vez más, el robot miró por la ventana para asegurarse de que aquellas criaturas no las seguían. Volvió a entrar en el carruaje... y asomó la cabeza de nuevo. Mejor prevenir.

Una vez en la carroza, miró a sus... salvadores. Definitivamente eran un grupo muy raro.
Primero teníamos al tal Morcar. Érase un hombre a un exoesqueleto pegado. Eso sí, su habilidad con la ballesta era increíble, eso había que reconocérselo.
Luego la chica dragón, que había pasado de furia berserker a depresión de caballo en cuestión de segundos. Afortunadamente, Fixit recordó que los biológicos eran muy dados a los sentimientos, cuánto más fuertes mejor; así que pensó que no sería buena idea comentarlo en voz alta.
Y para acabar, otro bio, que en contra de todo pronóstico se las había ingeniado para dar esquinazo a tres hengrauggis.

“Zi ez que zomoz loz mejorez, joé...” - pensó Fixit. Espera, pero si él no era un bio... - “Bueno, puez zon loz zegundoz mejorez.”

En un intento de romper el silencio, siguió mirando a aquellos desconocidos y, como si fuesen amigos de toda la vida, en vez de unos desconocidos que acababan de rescatarlo de entre las nieves, preguntó:

- Bueno, ¿y adónde vamoz?
Fixit
Aprendiz
avatar
Cantidad de envíos : : 45
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: La caravana de los viajeros perdidos. Parte II [CERRADO]

Mensaje  Morcar el Mar Sep 16 2014, 18:10

Morcar respiró hondo desde el suelo, estaba agotado, los últimos minutos habían sido estresantes, además, no paraba de preguntarse ¿Dónde estaba Sakun? Hace unos minutos lo vio, y de repente ya no estaba. Se puso en pié a duras penas y oyó a Alfie responder y a Fixit preguntar a dónde iban ahora. Morcar miró la nieve no tan densa donde estaban, y se fijó en un camino un tanto alejado del bosque de nieve donde estaban -Vamos a Lunargenta- le dijo al robot, -Pero vamos a parar en Dundarak para tomar un descanso, al menos allí sabrán algo de Sakun-. Morcar subió a la carroza y Doc se puso a tirar árboles para dejarle paso hacia el camino -¿Cuánto hay de aquí a Dundarak Doc?--Unos quince kilómetro, señor--Bueno, pues va siendo hora de reanudar el camino-.

Morcar pasó un segundo allí, pensativo en algo, y al instante exclamó -¡La niña! ¡¿Dónde diantres está la niña?!. El bio removió la cabeza -Señor, tengo un rastreador de ADN, siento comunicarle de que un agente hostil se la lleva hacia Dundarak--¡¿Qué clase de agente hostil?!-. Doc pasó unos minutos allí quieto mientras analizaba mejor el origen -Es un dragón, por la velocidad-, siguió analizándolo, y como si nada comenzó a correr hacia el camino, cuando estuvo allí, miró hacia el horizonte en dirección a Dundarak -Señor, mírelo usted mismo-. Morcar arreó al caballo y la carroza entró en el camino, pudo mirar al horizonte, la furia se adueñó de él -Nos vamos a Dundarak-. La carroza comenzó a avanzar por el camino, tras los pasos de Feroz, el dragón que había capturado a la niña y había asesinado a su madre cuando él era niño.
Morcar
Experto
avatar
Cantidad de envíos : : 80
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: La caravana de los viajeros perdidos. Parte II [CERRADO]

Mensaje  Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.