Una noche en el puerto [Noche] [Libre] [CERRADO]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Una noche en el puerto [Noche] [Libre] [CERRADO]

Mensaje  Trafalgar el Mar Sep 23 2014, 23:16


Los piratas del Sable Negro habían anclado el barco en Lunargenta una vez más. Trafalgar salía de su camarote vestido con elegantes ropas para los periodos que estaban en tierra. Bajaron todos a la vez por las planchas casi a empujones. Todos sus hombres estaban decididos a ganar un buen pellizco después de su última aventura en la mar vendiendo en el mercado negro. Aunque el pillaje parecía amortiguar la pena de aquellos piratas, no habían vuelto todos esa vez y aquello llenaba de tristeza y remordimientos a la mayoría de la tripulación, si no a todos, sí al menos al capitán Teatch.

Al atardecer disponían todos de una pequeña fortuna de partes iguales, además de aprovisionar el barco de grog, munición, agua, comida y grog, mayormente de grog. El capitán Teatch había tenido ciertos roces con la marina últimamente, pero había hecho una especie de trueque que no había cumplido al pie de la letra. Supuso que tardarían almenos dos o tres días en darse cuenta que no debían confiar en la palabra de un pirata, por lo que antes de volver a mar abierto gastarían lo que buenamente habían conseguido para la causa del mar.

Los piratas se disolvieron en pequeños grupos por la ciudad, aquella noche iban con el capitán Teatch su segundo de abordo Henry El Tuerto con su maldito loro, el más joven de la tripulación al que llamaban Jhon El Niño, un agujero negro de alcohol y lujuria barbudo y pelirrojo al que llamaban Murray El Rojo, así como cinco fulanas que acompañaban por unas monedas al grupo de cuatro piratas armando bastante alboroto con sus risoteos constantes y su charla poco productiva.

El pintoresco grupo entró a una de las tabernas de puerto preferidas del capitán Teatch que era una de las más grandes que había por allí. El tabernero les dio una mesa bastante grande a los piratas del Sable y pronto les estaba llenando las jarras de grog encuanto se lo acababan ellos o las chicas. En aquella taberna había gente de todo tipo, piratas, bandidos, ladrones, pescadores, mercantes, traficantes e incluso marines del ejercito. Pero entre toda aquella gente Trafalgar se aseguraba que el grupo más ruidoso fuera el suyo, pues los piratas borrachos como cubas todo se lo permitían y las fulanas reían todas sus gracias a gritos y risotadas que se juntaban a los HAR HAR de lo rufianes que le acompañaban.

La noche era ya avanzada y parecía que el nivel de aquellos hombres no iba a menos, algunos rufianes de la taberna se les habían unido y de hecho ahora el ruido era palpable incluso en la calle. Fue entonces cuando Teatch subido encima de la mesa empezó a imitar a uno de los oficiales marines que se había encontrado en la mar hacía apenas unos días imitándole con voz subnormaloide - Soy el capitán Romero, estoy enamorado de mi sobrino con el que mantengo una relación exquisita... - Dijo primeramente arrancando grandes risotadas a su alrededor.- ¡Bebed de mi mejor wishky! ¡Coged vuestras armas!

Estaban todos realmente borrachos y la cuenta del capitán parecía no poder agotarse en una sola noche, pronto uno de los hombres de la armada real, acompañado de otros que iban tan borrachos como los propios piratas, gritaba desde la otra parte de la taberna. - ¡Exijo unas disculpas! ¡Dios salve a los hombres del rey! - Gritó y una mitad de la taberna les acompañó también a coro. Por su lado los piratas hicieron un breve silencio de medio segundo para luego seguir con su ajetreo cuando el loro de Henry les honró con su palabra "¡Aaah! ¡Soldado bueno es el soldado muerto! *fiiiiu fiiiiu*".

Malditas aquellas palabras, una jarra voló desde la mesa de los marinos a la cabeza de uno de los rufianes que habían unido su mesa a la de Trafalgar. En apenas un instante varios hombres de la izquierda tiraban sillas a los de la derecha, las fulanas corrían en círculos formando un gran griterío, los que se encontraban en medio se veían rodeados por una pelea a puños, patadas y todo lo que hubiese a mano a la que Murray, Jhon y Trafalgar ya se habían unido mientras Henry seguía bebiendo como si nada estubiese pasando. Por su parte el tabernero blandía una ballesta de mano y rompía una botella con la otra mano por si a alguien se le pasaba por la cabeza que podía acercarse a la caja.


Última edición por Trafalgar el Vie Nov 07 2014, 19:57, editado 1 vez
Trafalgar
Experto
avatar
Cantidad de envíos : : 114
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Una noche en el puerto [Noche] [Libre] [CERRADO]

Mensaje  Neriah el Jue Sep 25 2014, 12:11

Llevaba ya varios días en Lunargenta, sabía que pronto tendría que partir, pero aún me faltaba algo de dinero para poder coger el barco a las Islas y estaba decidida a no volver a vender la pulsera, que daba mala suerte hacerlo. Además, con un poco de fortuna, ese día ganaría el dinero que me faltaba para coger el barco. La hermana de la dueña de la taberna por la que pasaba de vez en cuando, una de las pocas de la ciudad que tenía un licor digno de ese nombre, se había puesto de parto y ella había ido a atenderla. Así que sólo quedaban su marido y la abuela para atenderla, por lo que me habían ofrecido unas monedas a cambio de echar una mano en la cocina, que no se me daba mal, durante aquella noche y lo que quedaba de tarde.  

La tarde había ido de maravilla y me las daba muy felices, pero la noche me deparaba una sorpresa y no muy agradable, dicho sea de paso.  Estaba siendo una noche tranquila, había servido un par de platos de guiso y estaba terminando de asar el cordero que, no es por alardear, pero olía de maravilla; cuando escuché ruidos fuera. Allí era normal escuchar voces, canciones, trifulcas y risas casi a todas horas del día. Pero por como sonaba esta vez, parecía que la trifulca se les había ido de las manos. ¿Por qué diablos no estaba Josh poniendo paz? Si cuando su hermana volviese no había taberna se la iba a cargar, pero bien.

Me asomé fuera para preguntar qué estaba pasando y lo que vi casi hace que me vuelva a meter dentro a toda prisa. Se había montado una batalla campal. Y si Josh no estaba haciendo nada, era porque le habían dejado inconsciente de un jarrazo. Su anciana madre se refugiaba debajo de la barra con cara de horror y si no me metí de nuevo en la cocina fue porque no pude resistir su mirada, que me suplicaba que hiciera algo.  

Me dirigí hacia el centro del comedor esquivando como podía jarras, sillas y combatientes. Me subí a una mesa, me llevé los dedos a los labios y silbé con todas mis fuerzas. El combate paró por unos segundos y las cabezas se giraron en mi dirección. -¡Por favor señores, cálmense, y si quieren pelar salgan a la calle! ¿O no sabéis lo que pasará cuando vuelva Ruth y vea este desastre? El silencio se pudo cortar durante un segundo, luego un marinero muy borracho me lanzó una silla y el jaleo se reanudó como si nada hubiera pasado.
”Luego dirán que los marineros del rey son caballerosos.” La silla me había derribado de la mesa y había caído al suelo cuan larga era. Rodé sobre mi misma hasta llegar a un lugar con algo de cobertura en el que poder levantarme, maldiciendo mi mala suerte, con la que se había armado, probablemente me quedaría sin cobrar, y tendría que pasar aún más tiempo en Lunargenta, que no es que no me gustase como ciudad, pero tenía una misión

Me levanté como pude, ayudada por la cobertura, pero cuando lo hice, allí mismo enzarzado con otro marinero, estaba el capitán Trafalgar y no muy lejos de él algunos de sus hombres…
–¡TÚ! ¡ME CAGO EN MI CALAVERA! –Mi paso por Lunargenta no había mejorado precisamente mi vocabulario. –¡Seguro que todo esto es culpa tuya! ¿Es que no me vas a dejar que llegue nunca a las Islas? –No era una opinión muy objetiva, no tenía ninguna prueba de que él hubiese empezado nada y sabía que acusarle a él de mi incapacidad de llegar a las islas Illidenses era bastante injusto, pero estaba cabreada porque me habían dado un sillazo, habían destrozado la taberna y muy probablemente no vería ni una sola moneda por aquel día de trabajo. Además, con pruebas o sin ellas, estaba convencida de que él tenía algo (o mucho) que ver con el inicio de aquella pelea.

Spoiler:
Editado para arreglar signos de puntuación, que había lanzado las comas al texto como si fueran confeti. Ahora está un poco más legible. ^_^U

Arreglado un pequeño error de trama.


Última edición por Neriah el Vie Nov 07 2014, 13:14, editado 1 vez
Neriah
Experto
avatar
Cantidad de envíos : : 102
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Una noche en el puerto [Noche] [Libre] [CERRADO]

Mensaje  Trafalgar el Dom Sep 28 2014, 00:28

Habían formado al parecer una buena gresca en aquella taberna, que le recordaban a los viejos tiempos en los que se sobornaba a los guardias de la ciudad para que las peleas continuaran. Trafalgar avanzaba con varios rufianes tras de él para encontrarse con la otra mitad de la taberna en el centro. Nadie sacaba las armas, pero todo lo demás valía. Murray por ejemplo, la estaba tomado con un traficante que había encontrado en su camino y que de hecho, debería estar en su bando.

La noche era avanzada estaban bastante ebrios y con ganas de pelearse unos con otros, aunque una pequeña minoría intentaba abrirse paso entre los sillazos y todo tipo de proyectiles improvisados. Trafalgar estaba ahora intercambiando puñetazos con un marine de gran tamaño que había resistido un sillazo suyo, partiendose antes la silla que su espalda. Ese gigante tenía agarrado a Trafalgar y se disponía a dar un puñetazo al pirata que muy seguro no iba a olvidar en unos días cuando una vez más parecía salvarse por la campana. Un silbido y una voz que le era conocida parecían llamar por un breve instante la atención de la taberna. - ¡Por favor señores, cálmense, y si quieren pelar salgan a la calle! ¿O no sabéis lo que pasará cuando vuelva Ruth y vea este desastre? - Aquella elfa que había conocido en el mar se había plantado en medio de todo aquello para intentar calmar a aquellos hombres que se peleaban. Aquello provocó una breve risotada y un momento de calma que Trafalgar aprovecho para propinarle un cabezazo a su captor, haciendo que este soltara se agarre y llevara la mano a su nariz adolorida.

Trafalgar suspiró aliviado y volvió a la vista a la mujer que aunque se había podido salvar del mar, no pudo salvarse de un buen sillazo de taberna. Por otro lado, Henry seguía bebiendo en su mesa, algunos que se le habían acercado habían probado los picotazos del loro que había iniciado todo aquello y que no parecía incómodo ante el jaleo de la taberna. Para entonces Trafalgar cogía una botella dispuesto a hacerle caer del todo a ese grandullón pero unos gritos dirigidos a él le hicieron alertarse como si se tratara de un nuevo enemigo.- ¡TÚ! ¡ME CAGO EN MI CALAVERA! - Aun y su embriaguez Teatch consiguió identificar a la elfa una vez más y no pudo sino sonreír de medio lado al ver sus magulladuras. - ¡Seguro que todo esto es culpa tuya! ¿Es que no me vas a dejar que llegue nunca a las Islas? - Seguía hablando, demostrando la rudeza que mantenía en comparación a la mayoría de mujeres que Trafalgar conocía.

- Le prometo mi señora, que esta vez... - Intentaba ebriamente hablar con aquella elfa botella en mano, pero se giró rápidamente al sentir que la sombra del marino al que le había dedicado un cabezazo. Este le propinó a Trafalgar un severo golpe debajo de la barbilla que lo tumbó en el acto. Desde el suelo pudo ver como se iba nublando su vista. El hombre le decía algo que no podía comprender mientras reía. Lo único que llamaba ahora la atención de Teatch era un pergamino que reposaba, al igual que él, en el suelo de la taberna- (Qué última imagen tan estúpida) - Pensó Trafalgar para si esperando un segundo golpe mientras cerraba los ojos.
Trafalgar
Experto
avatar
Cantidad de envíos : : 114
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Una noche en el puerto [Noche] [Libre] [CERRADO]

Mensaje  Neriah el Dom Sep 28 2014, 21:15

Parecía que el pirata me iba a dar una respuesta, cuando un marinero le atizó un puñetazo que lo lanzó al suelo. ¡Pero bueno! ¡Será posible! ¿No me iba a dejar sin saber qué tipo de excusa se habría inventado para aquel jaleo? ¡Esto era inadmisible!

-¡Punch Ataca! –Grité, El halcón, que había estado dando vueltas por el techo de la taberna, molesto por el jaleo, pero sin querer alejarse por si tenía que defenderme, se lanzó en picado a los ojos del marinero, que sólo tuvo tiempo de levantar el brazo para evitar perder un ojo, o los dos. Los halcones peregrinos son pequeños, pero tremendamente veloces. Mientras el marinero luchaba a ciegas con una mano cubriéndole los ojos y la otra intentando atrapar a mi mascota, yo me lancé hacia él, cogiendo el primer objeto contundente que encontré cerca: una botella que aún tenía un poco de vino del malo. Y di gracias a mi suerte, porque no osaría despreciar una de buen licor para repartir leña.

Así que olvidando toda lógica, raciocinio, e instinto de supervivencia,  me lié a botellazos con el hombre que manoteaba intentando librarse del halcón que parecía decidido a sacarle un ojo. -¿No te ha enseñado nadie…? -Esquivé un puñetazo lanzado con muy mala baba y le aticé un botellazo en la cabeza. -¿... que es de mala educación…? -  Le di otro botellazo en la coronilla aprovechando que, contrariamente a lo que pensaba que sucedería, la botella no se había roto aún. -¿…Interrumpir conversaciones ajenas?

Mis golpes parecían no tener ningún efecto en aquella montaña y sabía que no podría estar esquivando sus golpes eternamente porque, aunque era bastante lentorro, sólo necesitaba uno para dejarme KO. Por suerte para mí, su propia torpeza vino en mi ayuda. En uno de los manotazos, medio cegado como estaba, se tropezó con una silla y se golpeó la cabeza con la esquina de una mesa quedando inconsciente en el suelo. Luego me giré otra vez a Trafalgar. -¡TÚ! ¡No te hagas el dormido! ¿Qué ibas a decir? –Dije mientras me acercaba y le arreaba una patada en el costillar. Estaba tentando mucho mi suerte, pero los acontecimientos no estaban mejorando mi humor en absoluto y había dejado de pensar con lógica desde el momento en que me habían atizado el sillazo.

Spoiler:
Dejo a tu criterio si la patada te da o la esquivas.
Neriah
Experto
avatar
Cantidad de envíos : : 102
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Una noche en el puerto [Noche] [Libre] [CERRADO]

Mensaje  Trafalgar el Lun Sep 29 2014, 16:24

El mundo de Trafalgar se había apagado para volver poco a poco a recuperar la consciencia. Tenía una visión horizontal del suelo, estaba rodeado de pies que pisaban no muy lejos de él. Cuando pudo mirar en busca de su rival veía como la elfa le repartía mamporros con una botella sin lograr rompersela. - (Dos pájaros de un tiro, problema de otro). - Pensaba el capitán, creyendo que saltearía la atención de ambas personas que peleaban a unos centímetros de donde él estaba estirado.

Alargó un poco la mano entre las visiones borrosas que eran lo máximo que le podía ofrecer su sentido de la vista algo aturdido por el golpe bajo la barbilla, que tenía más que adolorido al capitán, algo incapaz de abrir la boca. Aunque le faltaban unos centimetros, se arrastró para dar con el sombrero y colocarselo en la cabeza. Ahora ya podía levantarse, pero no iba a tener tanta suerte. El gran hombre parecía que había sido derribado y caía en la esquina de una mesa no muy lejos de Trafalgar, que quedaba algo paralizado por la visión de ese gigante tieso, pero no iba a ser esa su máxima preocupación del momento. - ¡TÚ! ¡No te hagas el dormido! ¿Qué ibas a decir? - Diría la elfa, que se acercaba a su persona con aire más que malhumorado, y al parecer, aunque iba armada aun con la botella, se dignaría a propinarle una patada a Trafalgar, devolviéndole a su posición estirada.

- Uuuh... - Se lamentaría Teatch reposando sus manos en el adolorido costillar estirado en el suelo.- No he sido yo, fue el maldito loro... - Dijo Teatch, pareciendo que inventara la peor de las escusas cuando intentaba ser sincero por miedo a más reprimendas físicas de aquella mujer. Como parecía que Neriah no tenía muchas intenciones de seguir pegandole y la trifulca en la taberna no parecía ni de buen grado haber terminado, Teatch hizo un esfuerzo para levantarse, expulsándose la suciedad, recolocándose el sombrero y qutiando finalmente el polvo.- Mis intereses van más allá de las peleas de taberna, deberíais quizá abriros presta paso hacia la salida, antes de recibir otro sillazo JAJAJA. - Diría el capitán Teatch para acabar con una gran risotada al recordar el momento en que la elfa salió rodando por las mesas.

Sin más, y antes de recibir una nueva reprimenda de la mujer que tenía no muy lejos de él, Trafalgar propinaba un puñetazo a uno de los que le rodeaban y que ya se estaba peleando con otro. Se abrió camino algo burlón levantando el sombrero un instante para Neriah en una especie de despedida mientras el capitán del Sable Negro sonreía, aun lo suficientemente ebrio como para no percatarse del dolor que realmente le estaba provocando el puñetazo de aquél marine.

Sin saber por qué, Trafalgar recorría agachado entre la multitud de hombres que se tiraban unos encima de otros o los proyectiles, haciéndose camino con bastante habilidad para no entrometerse en las peleas. La imagen del papel antes del KO le tenía perturbado y era ahora capricho del capitán conseguirlo. Teatch, que iba mirando el suelo, tan siquiera se percataba de su ahijado Jhon El Niño, que se encontraba armado de un palo encima de las mesas golpeando a varios hombres que intentaban también subir para dar con él, en una especie de juego del rey de la colina. Entre todo aquello, se acariciaba las manos ante su descubrimiento, que reposaba al lado de un capitán pirata conocido como Morgan.

Tras mirar a un lado y otro para percatarse que no era el centro de atención, deslizó su mano hacia lo que parecía ser un mapa. Se levantaba entonces Teatch satisfecho mientras desplegaba lo que la diosa fortuna le había dipositado directamente en los dedos cuando uno de los piratas gritaba no muy lejos de él.- ¡Eh! ¡Está robando el mapa del capitán Morgan! - Girtó un pirata que tapaba su cabeza como un pañuelo. Aquellas palabras provocaron un corro de gente alrededor de Teatch, pergamino desplegado frente de él ante la multitud.

Plegó el mapa maldiciendo no haber podido estudiarlo con exactitud en su estado de embriagez. - Caballeros, les prometo que esta vez... - Hubiera seguido hablando, pero un nudo en su garganta le hizo tragar saliva, perdiendo el tiempo suficiente como para que un jarrazo volara en su dirección. Se apartó como buenamente pudo y el proyectil tumbó a uno de los bribones que le rodeaban.

Empezó de nuevo el todos contra todos, Trafalgar colocaba su sombrero en un hombre y lo lanzó al centro del circulo mientras guardaba sonriente el mapa en su chaqueta para marcharse discretamente de aquél núcleo de golpes y sillas. - ( A ver como escapas de esta ahora). - Pensaría para si dejando atrás un montón de piratas que no estarían mucho tiempo peleándose entre si.
Trafalgar
Experto
avatar
Cantidad de envíos : : 114
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Una noche en el puerto [Noche] [Libre] [CERRADO]

Mensaje  Neriah el Jue Oct 02 2014, 11:14

Respiré hondo intentando calmarme, porque si no, el que se iba a llevar el sillazo iba a ser él… También contuve las ganas de mandar a Punch a merendarse al maldito Loro.  Además ahora lo que urgía era parar esa pelea antes de que hubiera más bajas materiales que Ruth pudiese descontar de nuestros sueldos, o acabaría teniendo que pagar yo por la noche de trabajo. Según estaban las cosas, las personales empezaban a importarme menos, ya que cuantas más bajas humanas hubiese, menos problemas tendría yo.

Me escabullí hacia la cocina, con un plan en mente, iba a usar el mismo truco que usaban los cazadores cuando se peleaban los perros. Cogí el primer balde de madera que encontré, el de fregar el suelo, que estaba lleno de agua sucia. ”Mejor, así no tendré que ir a buscar agua al pozo”

Cuando volví, la pelea  se había intensificado, algo había pasado para que los contendientes se centrasen en un solo punto, pero me importaba poco, cuanto más cerca estuviesen mejor para mí. Agarré el cubo con fuerza, y lancé el agua sobre la masa de gente. La pelea se paró de golpe y los hombres me miraron entre confusos y sorprendidos.

Pero la pausa no duró mucho, ya que al estar quietos debieron darse cuenta de algo, porque uno de ellos gritó ¡Eh, que está allí! Señalando al capitán que parecía estar intentando escapar de la pelea. La mayor parte de los hombres se lanzaron a la persecución del pirata, sin embargo, un par de ellos, me seguían mirando con ira. -Nos has empapado, zorra. –Dijo uno, haciendo crujir los nudillos, o eso pensé que hacía porque con el jaleo no es que se oyese mucho. Pero era lo suficientemente lista como para saber que eso no era un cordial saludo. Los dos hombres se lanzaron a por mí, para mi desgracia estos eran más ágiles que la montaña de antes.  Punch se lanzó en picado para ayudarme, pero la mano del hombretón se cerró sobre él atrapándolo.

El halcón le soltó un picotazo en un dedo que le hizo abrir la mano y pudo escapar, pero había escarmentado y  no volvió a atacar, al menos directamente. Corrí por la sala y me parapeté detrás de la barra. Sabía que no tardarían en alcanzarme.  La madre de Josh todavía seguía allí agazapada. Así que me acerqué a ella y la empujé a la puerta de la cocina. -¡Salga por la puerta de atrás y avise a la guardia! –Los hombres asomaron por encima de la barra, yo les tiré un plato de caldo, de los que habían quedado abandonados allí al empezar la pelea y aproveché la distracción para esconderme detrás de una mesa volcada. Quería irme de allí, pero no podía dejar la taberna sola. Ruth se había portado muy bien conmigo, y lo menos que podía hacer era quedarme, aunque no estuviese siendo de gran ayuda.
Mientras yo avanzaba escondida de mesa en mesa, vi que Punch distraía a mis atacantes cogiendo jarras de las mesas y dejándolas caer sobre sus cabezas, no es que fuese muy efectivo, pero era lo suficientemente molesto como para que no se fijaran en mí. Tenía que pensar algo, y tenía que hacerlo rápido.

Spoiler:
Siento el retraso, he tenido mucho trabajo para dejar cosas terminadas antes de poder irme ^__^U
Neriah
Experto
avatar
Cantidad de envíos : : 102
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Una noche en el puerto [Noche] [Libre] [CERRADO]

Mensaje  Trafalgar el Vie Oct 03 2014, 23:42

Trafalgar ojeaba todas las partes de la taberna en alguna salida posible para salir de ese lugar. Se acariciaba su curiosa barba entre todo el jaleo y no pudo sino sonreír de medio lado al ver no muy lejos de él a Jhon El Niño que descansaba apoyado en una de las mesas después de haberse librado de sus acosadores. El capitán se acercaba hacia él aun tambaleándose por todo lo que había bebido cuando Neriah pareció hacer que los bravucones que estaban golpeando sin compasión al pobre hombre que había usado de cebo se dieran cuenta que se habían equivocado de persona.

El pirata se dio poco a poco media vuelta para ver al montón de gente que ahora le perseguía, algunos tan siquiera eran piratas de Morgan, de hecho Murray El Rojo se encontraba entre toda aquella masa de hombres que repartían en grupo, lo cual le parecía una idea de lo más divertida en su estado, debido al cual apenas era consciente de que perseguía a su propio capitán.

Sin dudarlo demasiado Trafalgar se subió a una de las mesas para sacar el mapa de su abrigo a los ojos de todos y haciendo con él movimientos bruscos, como si le quisiese lanzar un hueso a un perro. Había captado la atención de todos que seguían con la vista el pergamino cerrado. - ¡Eh Jhon! - Gritaría mientras observaba risueño la reacción de la masa ebria.- ¡Tu la llevas!


Teatch tiraría el mapa hacia las manos de Jhon El Niño que lo observaba perplejo ante la mirada de toda la taberna que parecía expectativa mientras Trafalgar pateaba una bandeja que reposaba en la mesa para escapar una vez más de los hombres de Morgan que ahora se lanzaban como lobos hambrientos a por el muchacho que empezaba a saltar por las mesas del lugar intentando escabullirse lo antes que pudiese. Así pues, una vez más el capitán del Sable Negro arreglaba sus ropajes y caminaba tranquilamente para recuperar su sombrero del hombre-cebo. Estaba manchado de sangre y pisado por las botas de los clientes del lugar. - Qué incivilizada llega a ser la gente. - Se lamentaría entonces mientras acomodaba mínimamente el sombrero en su cabeza.

Por su lado Jhon El Niño se vería pronto rodeado de aquellos hombres que le tiraban todo lo que tenían y ya le empezaban a magullar la espalda. La mirada de Jhon se iluminaba al ver su posible escapada en la ventana de la taberna, dio un salto hacia una de las lamparas que colgaban del tejado, pero aquello no cumplió para nada sus expectativas de columpiarse ya que se desprendió del tejado cayendo sobre dos hombres cerca de Neirah. Con algo de crujidera en el suelo, Jhon tiraba el mapa a manos de la elfa y hablaba como si fuese a desvanecerse.- Tu la llevas... - Dijo. Trafalgar, que había observado la última escena no muy lejos se encogía de hombros ante la mirada de la elfa que podía verle perfectamente tan tranquilo.

Off: Neirah ya sabes que a tu ritmo, no hay problema. Cuando tengamos que hacer pausa por tu viaje me avisas sin problema.
Trafalgar
Experto
avatar
Cantidad de envíos : : 114
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Una noche en el puerto [Noche] [Libre] [CERRADO]

Mensaje  Neriah el Mar Oct 28 2014, 13:05

-¿Qué yo la qué…? –No pude quedarme a esperar la respuesta, ni a agradecerle que me hubiera librado de los dos armarios hipermusculados, porque una horda de marineros furiosos se cernió sobre mi persona con intenciones aviesas.
¡Maldita sea! Salgo de la sartén para caer en las llamas. Yo sólo quería tener una tarde tranquila y ganar lo suficiente para largarme de aquí. Salí corriendo, perseguida por aquellos hombres. Mi cerebro tardó casi un minuto de subir y bajar mesas y lanzar jarras a mi espalda, jugando al gato y al ratón, para comprender que no me buscaban a mí, sino el mapa que tenía en las manos y que el capitán Teatch había robado a quién sabía cuál de aquellos hombres.

”¡Y todo es culpa suya!” Mi cerebro había procesado la parte importante, sólo querían el mapa, pero en lugar de reaccionar de la forma correcta, que hubiese sido devolviéndoselo a los marineros para poder recuperar la paz de la taberna, el cabreo acumulado contra el capitán que había armado aquel alboroto, hizo que metiera el mapa en una jarra de cerveza vacía y se lo lanzase al capitán a la cabeza, con la clara intención descalabrarlo en el proceso. -¡Ni se te ocurra escaquearte! ¡Como te pille te voy a hacer limpiar la taberna con la lengua!

La masa enfurecida se quedó estática un segundo sin saber muy bien si seguir persiguiendo a la chica o lanzarse de nuevo en pos del mapa que había sido despachado de forma tan violenta. Pareció ganar el mapa… Yo me quedé allí quieta con la respiración agitada, intentando recobrar mi autocontrol y  un ritmo normal de pulsaciones, no estaba acostumbrada a tanto ejercicio, ni a perder los papeles de aquella manera. Punch miraba la escena desde arriba sin saber muy bien qué hacer o en qué bando tomar partido. Al final bajó simplemente a mi hombro, y me dio un picotazo cariñoso en la oreja, como intentando consolarme, o arrancarme el lóbulo, no estaba muy segura.
Neriah
Experto
avatar
Cantidad de envíos : : 102
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Una noche en el puerto [Noche] [Libre] [CERRADO]

Mensaje  Trafalgar el Miér Oct 29 2014, 11:50

Trafalgar suspiraría aliviado al ver que el mapa estaba en manos de la inesperada elfa, que ahora corría con él, cayendo en la trampa de Jhon El Niño, que se haría el desmayado hasta que pasara la marabunta de borrachos por delante de él para levantarse tranquilamente y dar con el viejo Henry, que había ido cambiando de silla bebiendo una jarra tras otra junto a su loro. Por su lado el capitán no quitaría ojo del mapa, ya que no sabía cuanto tardaría Neriah en darse cuenta de la presencia de este en sus manos, que no fue demasiado tiempo.

En uno de sus ataques de ira injustificada contra su persona, la elfa lanzaría una jarra hacia él, que no le costaría esquivarla al no quitarle en ningún momento el ojo de encima cuando se daba cuenta de que lo que había tirado era el mapa, haciendo que el avaricioso Teatch le diera mano sin pensárselo e ignorando las amenazas de Neriah, que quería su cabeza. Durante aquél breve instante de confusión Trafalgar miraría rápidamente el mapa. - ( La X marca el lugar... ) - Diría buscando con el dedo índice por aquél papiro hasta dar con las montañas. Guardaría de nuevo el mapa en sus bolsillos y subiría a las mesas por las que iría andando maldiciendo la dificultad de ese tesoro.

No sabía nada del norte, temía a los dragones y no era bienvenido en sus puertos. Su tripulación no estaba preparada para los viajes en tierra, eran patéticos exploradores y no eran buenos escapando. Todos esos pensamientos le pasaban por la cabeza hasta que el griterío de los hombres que iban a por él le hizo estremecerse, escondiendo el mapa en una nueva persecución entre las mesas. Para bien o para mal, otra noche acabó interviniendo la guardia de la ciudad donde había estado festejando el tal capitán S. Teatch. Un escuadrón de hombres con armadura y armados con largas porras de madera entraban de pronto en la taberna con una única idea en la cabeza, finalizar aquellos disturbios.

Entraron sin miramientos, repartiendo a todos los que intentaban ir a la salida principal por donde ellos habían entrado. De pronto hubo una gran dispersión hacia todos lados cuando un enemigo común y más sereno se enfrentaba a los restos de aquella pelea de taberna. Henry le dedicaba un silbido más que familiar a Teatch cerca de la salida de atrás, indicándole por donde huir, iluminando su rostro que se veía apalizado por aquellos gorilas y pasando una buena temporada en prisión si no les apetecía ejecutarle. Ahora sin dudar, sacó ambas espadas para deshacerse de los dos rufianes que le seguían persiguiendo por el mapa rajando al primero en el torso con un movimiento desde arriba de la mesa. - ¡Abrid paso, se acabó el juego! - Diría saltando desde la mesa al lado de los dos maleantes que ya habían probado su acero. El que no estaba herido se apartaría, también horrorizado por ver la soberana paliza que estaban pegando los guardias a los que tenían a su alcance.

Intentaría correr hacia la salida, escapar, huir como tanto le agradaba, pero uno de los guardias que le había reconocido no le pareció aquello tan buena idea , atacando al capitán que se defendería cruzando las dos espadas para detener aquél porrazo que aunque había conseguido parar le hacía retroceder sobre sus pasos.
Trafalgar
Experto
avatar
Cantidad de envíos : : 114
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Una noche en el puerto [Noche] [Libre] [CERRADO]

Mensaje  Neriah el Jue Oct 30 2014, 12:44

La guardia de la ciudad entró en la taberna repartiendo leña a manos llenas, y sin importarles si daba a piratas, marinos o mercenarios. Detrás de ellos, la madre de Josh, oculta casi por completo por los recién llegados, me hizo un gesto para que me acercara a ella y no me inflaran a mí también a palos.  –Ven aquí niña. –Dijo llevándome a una esquina lejos del follón. –Menos mal que logre avisarles a tiempo, no andaban muy lejos de aquí. ¿Estás herida? –Me miré esperando encontrar alguna herida, pero para el lío en el que me había metido, estaba bastante entera. Sólo tenía un par de verdugones  en el brazo y un arañazo leve en el cuello. Aunque probablemente tendría algún que otro moratón más debajo de la ropa producido por el sillazo y la caída, pero aparte de eso estaba entera. –No, no lo estoy, o al menos no de forma grave, gracias.

Vi como la guardia iba “calmando los ánimos” y cómo los causantes de los disturbios huían en todas direcciones. El capitán Treatch se lió a espadazos para librarse de sus persecutores y poder escapar, y yo lancé una nueva mirada furibunda en su dirección, seguro que luego me tocaba a mí limpiar la sangre. Parecía que el “buen capitán” iba a conseguir escapar, pero entonces uno de los guardias, se percató de sus intenciones y le cortó el paso.

Cogí un par de sillas de las que seguían tiradas por la taberna, le ofrecí una a la madre de Josh y me repantingué en la otra dispuesta a disfrutar del espectáculo. Probablemente tendría una noche infernal limpiando todo aquello, pero ¡Qué demonios! No todos los días se podía ver cómo la guardia de la ciudad apalizaba a los tipos que querías matar hacía apenas unos segundos… ¡Seguro que sería divertido! Además si conseguían atraparlos podría sugerir como castigo que limpiasen ellos. ¡Hasta pagaría por verlo!
Neriah
Experto
avatar
Cantidad de envíos : : 102
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Una noche en el puerto [Noche] [Libre] [CERRADO]

Mensaje  Trafalgar el Jue Oct 30 2014, 16:13

Ahora paralizado por el hombre que se había plantado frente a la puerta trasera, observaba de reojo como ahora Neriah le observaba divertida entre tanto que en el lugar había una gran actividad persecutoria entre la gente de la taberna y los violentos guardias que habían entrado a por todas. Parecía que aquella vez no se iba a escapar de ese gigantesco guardia que si conseguía deshacerse de su bloqueo le daría una señora paliza que no iba a olvidar y probablemente le enviaría a la horca a la mañana siguiente.

Sus espadas empezaron a retroceder ante la porra del guardia por lo que hizo un último esfuerzo de luchar contra él para luego apartase de golpe él y sus espadas, haciendo que ese hombre cayese por su propio peso en el suelo, pasando el capitán por encima de él para retrasar su levantamiento y estar más cerca de la salida de aquél infierno, aunque sabía que Neriah se lo podría impedir de cualquier manera. Sus hombres se habrían acogido al código y estarían buscando los tripulantes del Sable dispersos por la ciudad para hacer una presta fuga, así que tenía que llegar pronto a su destino si no quería quedarse a merced de la guardia de la ciudad.

- ¡Gracias por todo capitana! - Diría a toda voz hacia Neriah que le vería despidiéndose con la mano riendo por que sus palabras, ya que seguramente le traerían problemas con los guardias que ella misma había llamado. Cerró la puerta tras de si para evitar cualquier proyectil que le hubiese lanzado aquella elfa la precisión de la cual no quería poner en duda. Cuando se vio solo en la calle, podía escuchar la marcha de varios soldados por el puerto.- (La has hecho buena Teatch).- Pensaría el capitán para si mientras meditaba cómo escapar de todo aquello con el mapa. Pues en el fondo la guardia le buscaba a él y seguramente le esperarían cerca de su embarcación.
Trafalgar
Experto
avatar
Cantidad de envíos : : 114
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Una noche en el puerto [Noche] [Libre] [CERRADO]

Mensaje  Neriah el Vie Oct 31 2014, 10:36

Me había divertido viendo al capitán en apuros, incluso había pensado en echarle una manita sugiriendo alternativas a la horca, como limpiar la taberna con un pincel, si lo trincaban. Pero parecía que, la diosa fortuna realmente estaba de su lado, porque consiguió librarse del guardia y lo vi correr hacia la salida, mientras el hombre gritaba: –¡Acabarás en la horca por esto y nadie podrá salvarte! –No hice mucho para impedir su escape, la cara del guardia indicaba a todas luces que si lo pillaban acabaría muerto antes del amanecer. Además, tras la humillación de haber sido burlados por un pirata, no iban a aceptar mi idea de conmutación de condena, ni aunque cambiase el pincel por un pelo.


Así que como una cosa era querer darle una paliza y obligarle a limpiar la taberna con la lengua, y otra muy distinta que acabase colgado, en mi opinión sólo los asesinos y torturadores merecían esa suerte, dejé que saliese por la puerta sin ni siquiera intentar impedírselo.  Además, algo me decía que volvería a verlo de una u otra forma y podría vengarme entonces. Pero hasta cuando le hacías un favor, ese cabrón tenía que dar por saco…


Al verlo huir, los hombres de la guardia dudaron unos segundos, para al fin repartirse en dos grupos. Uno que salió en pos de los alborotadores fugados y otro que empezó a levantar a la gente que estaba tirada por la taberna para o bien interrogarlos, o bien llevárselos a la cárcel. Dos de ellos se acercaron a mí, con las armas en alto. –¿Qué ha querido decir con eso de Capitana? ¿Y por qué te ha dado las gracias? –Preguntó  uno apuntándome con una ballesta.  


”¿Y yo que sé? Por joder, supongo. Ni que ese tío actuase de forma lógica y ordenada”. Pensé, pero lo que dije fue. –¡Maldita sea si sé por qué me ha dado las gracias ese bribón! Pero me ha llamado capitana porque lo soy: Capitana del cuerpo de cetreros de mi aldea. –Era cierto que lo era, otra cosa es que ese maldito pirata lo supiera. Punch, que seguía en mi hombro, chascó el pico, como intentando corroborar mis palabras. Los guardias seguían mirándome con desconfianza no parecían haberse creído ni una sola de mis palabras, por suerte para mí, la madre de Josh intervino antes de que la sangre llegara al río. -Esta muchacha ha sido contratada como cocinera, y si se ha visto envuelta en todo este lío ha sido sólo por tratar de ayudarme. Así que dejadla en paz, que ella no ha hecho nada.


Los guardias me echaron un último vistazo y se dieron la vuelta. Mientras se alejaban, oí a uno de ellos murmurar algo acerca de los elfos, algo que no era agradable. Suspiré y conté hasta diez, había oído comentarios como aquel varias veces desde que estaba en la ciudad, por lo que el racismo ya no me era completamente ajeno.  La primera vez me había ofendido, ahora ya pasaba, no podías gustarle siempre a todo el mundo, ni pelearte con cada idiota que te saliera al paso.  ”Deberías recordar eso la próxima vez que te encuentres con esos malditos piratas. Tal vez si no pierdes la calma cada vez que te provocan, consigas dejar de meterte en líos. Es más, tal vez consigas incluso sobrevivir todo el año que vas a estar fuera de tu aldea.” Me recordó mi conciencia, siempre tan maja ella.

Me levanté de donde estaba y miré a mi alrededor. Iba a tener una buena noche de trabajo, pero antes de que pudiese ponerme a ello, apareció Ruth, mucho antes de lo que se la esperaba. Su suegra no pudo hacer nada por salvarme esta vez... –¿Se puede saber qué ha pasado aquí? ¿Os dejo una noches solos y me destrozáis la taberna? –Josh, que acababa de despertarse, miraba a su alrededor sin saber muy bien qué había pasado, ni por qué le estaba gritando su mujer. Los gritos de Ruth fueron subiendo más y más de volumen, mientras los tres, su suegra incluida, mirábamos al suelo como niños pequeños que han hecho una travesura. – ...¡Y tú! –Pegué un respingo cuando se dirigió a mí. -¡Vas a estar yendo y viniendo del pozo con cubos de agua hasta que el suelo de la taberna brille!

Cogí al vuelo uno de los cubos que me lanzó, el segundo me dio en la cabeza. Salí de la taberna refunfuñando y frotándome el punto donde me había golpeado el cubo. Si volvía a ver a ese maldito pirata, le iba a hacer tragarse las botas.  ”¿Qué ha pasado con lo de mantener el sosiego y la calma?”

Spoiler:
Post editado para ajustarse al guión xDD
Siento haber tardado, no había visto el mensaje
Neriah
Experto
avatar
Cantidad de envíos : : 102
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Una noche en el puerto [Noche] [Libre] [CERRADO]

Mensaje  Trafalgar el Lun Nov 03 2014, 20:08

Por si pensaba el capitán que sus problemas iban a acabar cuando salió de la taberna, la soledad y los pasos de discipilnados de la guardia por las calles cercanas hacía empalidecer al pirata, que veía cercano su encarcelamiento. Neguitoso por no saber hacia dónde ir, se apartaría de aquella taberna, ahora ya no podía regresar al Sable Negro porque pondría en peligro a toda la tripulación. Por otro lado, si el capitán no iba, estos se irían sin él acogiéndose al código, y, ¿Qué iba a hacer Trafalgar sin su barco? No le quedaba más remedio que huir hacia la playa de los ancestros y esperar a que fuesen por él, lo cual dudaba.

Se encaminó por cuidado entre diferentes callejuelas, a sabiendas de que si alguien le señalaba o los guardias le daban caza todo estaba perdido, por lo que medía sus pasos entre la oscuridad de la noche en Lunargenta, mirándo a un lado y otro de la calles antes de introducirse en estas, camino a una de las puertas de la ciudad, aunque no sabía aun como conseguiría salir. Cuando estaba apunto de abandonar el distrito portuario un grupo de cinco guardias le vio caminando de puntillas por las calles, como si aquello fuese a dificultar su visión de alguna manera. - ¡Cogedlo, esta ahí! - Gritaría uno de los guardias que le estaba buscando por todo aquello de la taberna.

Por vez primera en su vida, se arrepentía de haber montado un alboroto en el puerto. - (Esta es la última que haces Teatch). - Pensaría para si al escuchar los gritos de los guardias y la consiguiente carrera hacia su persona, que sin saber hacia dónde estaba huyendo empezó a dar esquinazo a aquellos hombres que le perseguían de no muy lejos, montando suficiente ruido a altas horas de la noche para que las personas que vivían en esa zona de la ciudad salieran molestas a ver qué estaba pasando. En una de las veces que les dio esquinazo, Trafalgar notó un pequeño muró tras de si que le debía llegar por la cintura, el lugar perfecto para esconderse y que esos guardias siguieran corriendo sin saber a quién perseguían.

Lleno de convicción saltó ese muro sin pensárselo, mas cuando se dio la vuelta al saltar pudo ver dónde iba realmente a ocultarse, estaba cayendo de lleno en el pozo, en esos dos segundos de desesperación intentó agarrarse al borde, pero estaba húmedo y su mano resbaló. Estaba con el agua a la altura del pecho y aguantaba en su mano el mapa que le había costado todo aquello en alto por tal de que no se mojara. Estaba estrecho, oscuro y el agua le congelaba por momentos. - (Almenos el pozo no estaba vacío). -Intentaba tener algún pensamiento positivo Trafalgar mientras tiritaba, aquello seguía siendo mejor que los calabozos del cuartel.
Trafalgar
Experto
avatar
Cantidad de envíos : : 114
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Una noche en el puerto [Noche] [Libre] [CERRADO]

Mensaje  Neriah el Mar Nov 04 2014, 17:54

Me acerqué al pozo con los cubos de agua los dejé en el suelo, desaté la cuerda que colgaba de la polea con su propio balde y lo dejé caer al agua. ¡Clonc! ”¿Clonc? ¿No debería ser chof?  Yo juraría que cuando un cubo cae al agua hace chof… ¡No se habrá secado el pozo! ¿No?”

Me asomé preocupada por la perspectiva de tener que estar trayendo cubos de agua de la otra punta de la ciudad. Y seguro que nadie adivina a quién me encontré… ¡Efectivamente! Allí estaba el maldito capitán con la mano en alto, como posando para un retrato. Ale, ya no podría volver a beber de ese pozo. –¿Qué, se está bien ahí abajo?  ¿Se puede saber cómo has acabado ahí? –Esto iba a ser divertido. Verlo trepar sin ayuda por una pared húmeda tenía que serlo a la fuerza.

Escuché unos pasos a mis espaldas, al darme la vuelta vi un par de guardias, por suerte no era ninguno de los que me habían “halagado” en la taberna. –Disculpe señorita, ¿No habrá visto pasar por aquí a un pirata, verdad? –Dudé sólo un segundo,  si le entregaba a la guardia me perdería la diversión de verlo trepar por el pozo. “Y no podrás hacerle tragar sus botas” Apuntilló mi conciencia, siempre tan servicial. Así que con mi mayor cara de asombro e inocencia  repuse. -Por aquí no ha pasado nadie señor, pero si veo algo sospechoso daré una voz. –Los guardias se cuadraron y salieron corriendo otra vez en dirección contraria. –¡Nada por aquí!

Me volví de nuevo al pozo con una sonrisa divertida. –En fin, como íbamos diciendo… ¿Tienes algún plan para salir de ahí, o sólo estás esperando a que la diosa fortuna baje a rescatarte?
Neriah
Experto
avatar
Cantidad de envíos : : 102
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Una noche en el puerto [Noche] [Libre] [CERRADO]

Mensaje  Trafalgar el Miér Nov 05 2014, 20:09

El agua de ese maldito pozo estaba helada, la fría noche y la profundidad del mismo se encargaban de que aquello así fuera. Temblando, Trafalgar protegía como buenamente pudo el mapa. Aunque no sabía qué desventura le aguardaba en el presente, los piratas de Morgan pelearon con fiereza por el mapa así que Teatch pronto le atribuyó a este un valor muy elevado. En el estaba su futuro y el de sus hombres, era más importante que todas sus demás posesiones en aquél momento, no tenía nada más en ese pozo oscuro.

Se estremeció, escuchaba la marcha de los soldados que le habían estado persiguiendo segundos antes, sonrío entonces, no iban a encontrarle, o eso pensaba. Entonces una figura familiar se plantaba ante los ojos del capitán, que reconocería pronto la voz de aquella silueta que le hablaba desde arriba del pozo. Le dedicaba la que reconoció rápidamente como Neriah unas palabras bañadas de cierto sarcasmo y aires de superioridad.- (Habrá que ver quién rie el último cuando deje de tener la sartén por el mango). - Pensó indignado el capitán por su precaria situación.

Cuando iba a responder, se tapó la boca con la mano que tenía libre haciendo esfuerzo por contener su labia, escuchaba las voces de los guardias, hablaban con la elfa, ¿Estaba perdido? Teatch empalidecía cuando la elfa pareció vacilar, si le entregaba su carrera de pirata correría grabe peligro de acabar esa misma noche. Aun así la fortuna parecía estar de parte del capitán, que veía como la elfa se compinchaba por ahora con él, si más no mintiendo a los guardias para que se fueran.- ¿Tienes algún plan para salir de ahí, o solo estás esperando que la diosa Fortuna baje a rescatarte? - Preguntó risueña, algo impertinente, pues sabía que tenía ahora todas las de ganar contra el cada vez más congelado Teatch. En cuanto a la diosa Fortuna, esta ya había intervenido por él en aquella noche tan larga en más de una ocasión a su parecer y era esa fe en la patrona de su oficio lo que hacía que protegiese aquél mapa a toda costa.

- No sería de buen elfo abandonarme aquí a mi suerte.- Dijo primeramente el capitán cuando ya pensaba que no había guardias cerca del pozo para escucharle. Sabía que sólo había cabreado a la elfa durante toda aquella noche, por lo que probó la táctica del chantaje emocional contra la mujer que lemiraba desde arriba, sabía que podía jugar con lo que había oído de la moral de la gente de los bosques.- Sácame de aquí y haré lo que me pidas, lo que sea.- Siguió, al ver que la elfa no iba a sacarlo del pozo inmediatamente.- No sé cuanto le deberás a Ruth, pero podrás huir en mi barco... -Diría, empezando a ofrecerle todo lo que se le pasaba por la cabeza con tal de que le sacara de ahí.- ¡Usarás mi camarote!- El capitán hacía resonar sus palabras en el pozo, pronto padecería una hipotermia y no quería que le recordaran como el capitán que cayó a un pozo y se congeló, por lo que cuanto más tiempo estuviera ahí abajo, mejor sería su oferta.
Trafalgar
Experto
avatar
Cantidad de envíos : : 114
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Una noche en el puerto [Noche] [Libre] [CERRADO]

Mensaje  Neriah el Jue Nov 06 2014, 10:21

Esbocé una sonrisa cuando mencionó mi deber como elfo, no tenía planeado dejarle ahí para que se muriera, no era tan sádica, sólo quería divertirme un rato a su costa viéndole intentar trepar. Aunque la sonrisa no me duró mucho, pues pronto me resultó obvio que no estaba en condiciones de hacerlo, se le veía cada vez más nervioso, pidiendo ayuda a la desesperada. Eso no era divertido.  Por mucho que pudiera reírme viendo como alguien que no me caía bien hacía el ridículo, no me gustaba ver sufrir a la gente y no me sentía cómoda con ello. Sin embargo sus intentos de soborno me dieron una idea. Ya que iba a ayudarlo de todas formas, ¿por qué no sacar un pequeño beneficio en el proceso?

– ¡No te confundas! –dije hablándole al Pozo. –Nada le debo a Ruth, pues la taberna es suya y yo no he roto nada, salvo una jarra, pero si no arreglo el desastre que habéis montado, no cobraré. Y necesito el dinero para ir a las Islas. Sin embargo,  te sacaré de ahí si me juras por tu vida y por tu barco que me llevarás hasta las Islas Illidenses,  sana y salva,  con la comida incluida y con todas mis posesiones. –No es que fuesen muchas, pero mejor prevenir… –¡Y en menos de tres meses! –Añadí tras una pequeña pausa, que este era capaz de jurarme que me llevaba y que pasasen diez años antes de que lo hiciese, alegando que no había dicho cuándo.  

Si aceptaba el trato, volvería a subir el cubo y le tiraría el otro extremo de la cuerda para que se la atase a la cintura y así poder tirar de él ayudándome de mi peso y del cubo por el otro lado. Aún así él tendría que ayudar empujando con los pies en la pared.  Porque no me veía capaz de levantar su peso a pulso, por mucho que ayudase la polea.

Spoiler:
Si aceptas el trato y te saca del pozo, cuando salgas y vea que estás helado, si le das tiempo,  te tirará su capa riéndose y diciendo que pareces un gato mojado.
Neriah
Experto
avatar
Cantidad de envíos : : 102
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Una noche en el puerto [Noche] [Libre] [CERRADO]

Mensaje  Trafalgar el Jue Nov 06 2014, 18:25

Trafalgar miraba desde el fondo del pozo como la elfa meditaba su oferta y dudaba si ayudarle a subir. - (Qué negociadora tan dura). - Pensaría primeramente el capitán, que veía lejana su salida del pozo cuando Neriah le respondía. Estaba claro que no iba a dejarle muriendose en un pozo, para hacerle sufirir ya le habría entregado a la guardia. Cuando la elfa le aclaraba su verdadera situación el capitán afirmaba con su cabeza a todo lo que le decía, hubiera dado su mano izquierda para salir del pozo y la derecha por escapar esa noche de Lunargenta. La elfa no era buscada por la guardia y podía ser la clave para que sus hombres recibieran el mapa y el mensaje que tenía el capitán para ellos.

Cuando Teatch lanzaba ofertas a Neriah o aceptaba las que ella le proponía, ocultaba en estas la letra pequeña que usaban los piratas para romper tratos sin contradecir directamente sus palabras, aunque esa elfa era más lista que él.- ¡Y en menos de tres meses! - Dijo, dándo a entender al capitán que no le sería tan fácil tomarle el pelo, ya lo había intentado antes y no le había salido bien. Ahora con el agrabante de estar en el fondo del pozo no sabía por qué siquiera intentaba encontrar una flaqueza en el contrato que le proponía Neriah a cambio de sacarle de ese lugar.- ¡Trato hecho, palabra de capitán, tira de esa maldita polea de una vez! - Diría hacia la elfa, atándose la cuerda que le había tendido en el brazo  y empezando a andar por el pozo apoyando su espalda contra una pared y sus pies contra la otra, pero si la cuerda no tiraba hacia arriba le iba a resultar imposible salir de allí.

Ambos satisfechos por su acuerdo, Trafalgar empezaría a salir con esfuerzo del pozo tiritando, mojado en la mayor parte de su cuerpo por el agua helada.- He de salir de esta ciudad como sea... - Dijo cuando finalmente su cuerpo salía del agujero y caía redondo sobre el suelo de las calles.- Gracias Neriah, te debo una buena... - Diría mientras se reincorporaba tras su violenta salida del pozo, sentándose al borde de este para descansar tras la escalada, aun a riesgo de que la elfa le volviera a empujar hacia el interior, quería confiar en que no iba a hacerlo si no le daba suficientes motivos. La elfa se quitaba su capa y se la tiraba entre risas al helado capitán, el cual se la ponía alrededor de su ropa para que le costara más a los guardias identificarlo, le había dado alguna idea y esperanzas para huir, así que volvió a hablar tras aclarar sus ideas. - Yo no podré ir al Sable Negro, es a mi a quién buscan, sería poner en peligro a toda la tripulación.- Dijo entristecido, con la respiración algo acelerada por sus preocupaciones y por el cansancio de toda aquella noche.- Toma, esta es tu garantía.- Finalizó, tendiendo el mapa, lo único que no se le había mojado, a la elfa.

No es que quisiera separarse del mapa o su tripulación, pero las condiciones no eran las más propicias como para desembarcar a voces. Ese mapa era el futuro de sus hombres y si Trafalgar se podría en una cárcel al final de la noche al menos sabría que había ido a parar en buenas manos, siempre mejores que los malditos corsarios lamebotas de la corona como la maldita Claire d'Bonett.

Cuando se hubo reincorporado, Trafalgar rodeaba el rostro de Neirah con sus manos antes de hablar, con nuevas ideas hacia la elfa. - Si alguien te discute tu posición en el barco, diles que tirarás el mapa al mar. -Diría acercándose cada vez más a su rescatadora, sin saber como reaccionaría por el contacto de sus frías manos tras su cuello y su olor a licor fuerte.- Si no vuelvo acogeos al código y huid, intentaré llegar por la mañana a la Playa de los Ancestros. - Dijo rebajando su tono cada vez más para tranquilizar los posibles nervios de la elfa, que volvía a verse metida en los asuntos del pirata sin comerlo ni beberlo.

Juntó finalmente sus labios con los de ella dándole un beso inesperado, sin amor pero apasionado. Quería darse el capitán un último placer carnal antes de que le ahorcaran si le pillaban escapando de la ciudad. Cuando se separó le guiñó un ojo a la elfa sin saber si iba a saltar a por él o avisar a la guardia, no había tiempo para ese tipo de contemplaciones por lo que tras darse el gusto, se fue corriendo entre las callejuelas, si conseguía salir de Lunargenta sería libre, libre para piratear otro día y aquello era el bien más valioso en la tierra, al menos para el capitán Teatch.

__
Off: No vi tu spoiler :O, edito para poner que me das la capa y te ries de mi persona ¬¬' XD
Trafalgar
Experto
avatar
Cantidad de envíos : : 114
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Una noche en el puerto [Noche] [Libre] [CERRADO]

Mensaje  Neriah el Vie Nov 07 2014, 14:55

El pirata salió del pozo diciendo que me debía una buena. ”Nada de una buena, te debe un viaje a las Islas de los magos”. Callé a mi conciencia con el equivalente mental a una patada y le lancé mi capa con una carcajada. –Pareces un gato mojado, vas a coger una pulmonía. –El capitán cogió mi capa y se la puso y luego se volvió a girar hacia mí, diciendo que él no podría ir al barco, que eso pondría en peligro al resto. Cuando estaba a punto de preguntar que cómo iba entonces a llevarme hasta mi destino, me entregó el mapa de la discordia diciendo que era mi garantía. ”¿Mi garantía de qué?”.  

De nuevo no me dejó preguntar. Siguió hablando del plan a seguir esta vez cogiéndome de la cara, no sé si pretendía asegurarse de que me enteraba de todo o si era para poder hablar más bajo sin llamar la atención de la guardia, en cualquiera de los dos casos aquel contacto estaba siendo demasiado cercano… ”¡Está muy cerca, invade mi espacio personal! ¿Es que no tiene consciencia ni respeto por los espacios vitales del resto?¿Y qué dice ahora de un código?” Iba a intentar zafarme y decirle que podía hablarme sin necesidad de echarse encima, cuando de pronto hizo algo que me cogió completamente por sorpresa, ¡Me besó! Me quedé petrificada, completamente estupefacta y, para cuando pude reaccionar e intentar meterle una patada, allí donde no se deben dar patadas, el maldito ya se alejaba corriendo y sólo pude golpear el aire. ”¡Tendrías que haberlo dejado en el pozo! ¡O haberle obligado a comerse sus botas al salir! ¡Seguro que con la boca llena de bota no te habría besado! ¡Con todos los hombres que hay en esta ciudad y tiene que besarte un pirata borracho!”

Me quedé allí un rato maldiciendo en silencio, apretando los puños y gesticulando todas las cosas horribles que quería hacerle al capitán. Hubiese querido, además, gritárselo mientras se alejaba, pero los guardias de la ciudad seguían por la zona y si nos descubrían acabaríamos los dos en la cárcel. Y ya sólo me faltaba acabar presa por culpa de ese maldito pirata.

Llené los cubos de agua que había llevado y volví a la taberna rumiando maldiciones, con el mapa a buen recaudo. Embarcaría en el Sable Negro ¡Oh, sí, claro que lo haría! Y una vez lo recogiesen en la playa de los ancestros le metería el mapa por donde no brilla el sol. Al llegar, Ruth me miró extrañada. -¿Ya te has vuelto a dejar la capa en el pozo? –Negué con la cabeza. Ruth no me iba a dejar ir tan fácilmente, ya no porque tuviera que limpiar la taberna, sino porque a pesar de ser una mujer dura como el acero, se había preocupado por mí desde que pisé por primera vez su taberna. Pues decía que le recordaba a una hermana que tuvo que murió de niña de una enfermedad. Suspiré y empecé a hablar. -La he cambiado, por decirlo de alguna manera. Ha sido el precio a pagar por un pasaje en un barco hacia las Islas Illidenses. –Era una verdad a medias, y ella lo notó. Sin embargo lo que dijo fue. -¿Tantas ganas tienes de meterte en la boca del lobo? Podrías esperar un par de semanas más, o un par de meses. ¿Cómo te vas a mantener allí? –Me sentí mal por hacer que se preocupara de esa forma, pero tenía una misión que cumplir y debía empezar a investigar por las Islas Illidenses. -Tengo que ir. Yo… Lo siento. Pero te prometo que volveré antes de partir de nuevo a mi pueblo. –Ruth me miró como si me fuese a morir mañana, pero luego sonrió y me dio un abrazo que casi me parte por la mitad. -Más te vale cumplir tu promesa o iré a buscarte y te traeré a escobazos.

Asentí y me giré para dirigirme al barco, pero Ruth me agarro por el cuello de la camisa. -¡Espera un segundo!¿Dónde crees que vas tan rápido? Sabía que no iba a ser tan fácil irme... ” Que no me obligue a limpiar antes de irme, que no me obligue a limpiar antes de irme…” Me di la vuelta Pensando en qué me tocaría empezar a recoger, cuando me encontré con una bolsa entre las manos. -Sabía que te irías en cuanto consiguieras el dinero suficiente, así que tenía esto preparado. No es nada del otro mundo, sólo un par de mudas, una capa de invierno y algo de comida, por si te maltratan en ese barco. Además de unas cuantas botellas de mi mejor vino, que el tiempo empieza a estar algo frío. Y esto –Dijo poniéndome al cuello un pequeño colgante de madera con forma de trébol de cuatro hojas. –Es madera de roble, te traerá suerte. ¡Lo ha tallado Josh. –Me quedé muda de asombro, no esperaba algo así. Me puse el petate al hombro y me despedí de los tres intentando contener unas lagrimillas de emoción, había sido una noche muy larga y llena de sorpresas.

Llegué al puerto y busqué el barco entre todos los que había allí fondeados. No me costó mucho, era el único que tenía una actividad cuasi frenética a aquellas horas. La mayoría de los barcos o bien habían partido ya, o bien lo dejaban para el día siguiente. Sin embargo, el Sable Negro hervía de actividad mientras los piratas hacían las últimas comprobaciones y se disponían para partir. Me acerqué a la pasarela que unía el muelle con el barco, pero antes de poder dar dos pasos ya tenía una espada en la garganta y un pirata me miraba con cara de malas pulgas. –¿Quién eres y qué quieres del Sable Negro?  –Tragué saliva, si me movía acabaría con un bonito collar rojo, para nada favorecedor. -Traigo noticias de vuestro capitán –El hombre me miró detenidamente, pero no apartó la espada. No parecía reconocerme, aunque no podía culparle, yo tampoco lo reconocía a él. –¿Y cómo sé que no mientes? –El miedo contuvo un poco mi exasperación, pero no del todo. –Me da igual si me crees o no, pero por culpa de tu capitán me han tirado una silla, han intentado matarme, me han insultado un par de guardias y encima he tenido que sacarlo de un pozo. Así que o me dejas subir al barco a hablar con Henry, o mando el mapa del tesoro, o lo que sea ese maldito mapa, al fondo del mar hecho pedacitos. –De toda la tripulación sólo recordaba el nombre de Henry el tuerto y John el niño, y por lo que había visto, el primero era el de mayor categoría en aquel barco.  

[/color] –El pirata sonrió y apretó un poco más la punta de su espada contra mi garganta. –O podría matarte ahora mismo y coger el mapa antes de que puedas romperlo –Me quedé muda por un segundo, no había caído en eso. Así que mi voz sonó con un punto de histeria al contestarle.   –Pe-pero si lo haces,  no sabrás dónde tenéis que ir a buscar a vuestro capitán. –Vi la duda en los ojos del pirata, pero finalmente bajó la espada. -Está bien, sube, pero te estaré vigilando. –Crucé la plancha todavía con las piernas como gelatina, pero muy orgullosa del control que tenía sobre mis esfínteres. Esperaba que Henry fuera más razonable. Cuando llegué ante él pareció reconocerme y respiré aliviada. Así que le dije lo que me había dicho su capitán. –Teatch me ha dicho que le esperéis mañana en la Playa de los ancestros, pero que si no aparece, os acojáis al código y huyáis. No sé a qué se refiere con lo del código, pero es lo que me ha dicho. Y yo tengo que ir con vosotros para devolverle su mapa y para que cumpla una promesa que me hizo. –Henry asintió y se encaminó hacia el timón. El pirata que me había detenido en la pasarela no pareció muy conforme con el veredicto. –¿Vas a dejar que se quede? ¡Da mal fario llevar una mujer a bordo! –Henry apenas se inmutó antes de contestarle, pero su mirada decía todo lo necesario. –Son órdenes del capitán. –Por un segundo pareció que el otro pirata iba a cuestionar su autoridad, pero al final cedió y salió corriendo hacia su puesto en el barco. Henry se volvió al resto de la tripulación y casi me deja sorda cuando gritó. -¡Largad Velas! ¡volvemos al mar!
[TEMA CERRADO]

Spoiler:
Editdo para arreglar un código de color que había quedado raro...
Neriah
Experto
avatar
Cantidad de envíos : : 102
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Una noche en el puerto [Noche] [Libre] [CERRADO]

Mensaje  Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.