Aqua (Des)Cuidados [Trabajo]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Aqua (Des)Cuidados [Trabajo]

Mensaje  Aliena el Vie Dic 04 2015, 01:06


La noche no era para nada tranquila. De nuevo todos los demonios que en su cabeza habitaban seguían molestándola. ¿Pero hasta cuándo carajos seguiría con eso? No podía más. Estaba segura de que pronto habría de ponerle fin a aquel episodio de su vida de sirena. Por el momento, nadaba sin un rumbo fijo, buscando agotar su cuerpo para poder conciliar el sueño. Esa noche no parecía ser alguno de aquellos crepúsculos reconfortantes y placenteros donde al día siguiente podía continuar al menos con un poco de la fuerza que le quedaba. En algo debía ocuparse.
Mientras tanto, se limitaba a desafiar la fuerza de las corrientes nadando incansable. Recorrió un par de kilómetros el velo azulado que pronto comenzaba a ser atravesado por los primeros rayos luminosos de la luna. Tiempo después, vislumbró en frente de sí  un poblado de sirenas y tritones.
POBLADO SUBMARINO:

La actividad parecía media. Quizá con el paso de las horas se disminuiría hasta llegar a ceros. Al ver todas las construcciones, la gente pasando, niños y niñas sirenas revoloteando por ahí, hombres y mujeres pez nadando por ahí, un sentimiento la invadió desde los ojos al resto de su organismo. Hubo algo en su corazón que puyó el pecho, un enorme peso no la dejó avanzar. Era la nostalgia por su hogar, aquel lugar donde había pasado sus mejores años antes de que, quizá, por la curiosidad, fuese condenada.
De todos modos, ya no podía retractarse. Hacía mucho tiempo no aparecía por allí. De seguro ya la darían por muerta  ¡Qué desgracia para mi familia! Pero… Eso se ha buscado pues son las normas que han elegido cumplir y yo no… No estoy dispuesta a cumplirlas. Les estoy haciendo un bien… Es mejor que me crean muerta a convertirme en una deshonra. Mas, ¡Oh! Imagino la agonía que los debe atormentar… Sería mucho mejor darles alguna señal de vida… Sí, pronto lo haré. Pronto nada. Mañana mismo. No, no, inmediatamente… Aunque… Este paisaje es tan bello, tan confortable. Prefiero quedarme aquí. Sé que la inspiración me invadirá Meditó en lo más profundo de sí, alcahueteándose el deseo de quedarse a disfrutar de la vista. Buscó un lugar cómodo, a las afueras de la ciudad. Recostada sobre una especie de cueva cómoda gracias a la presencia de corales a su alrededor, se ensimismó en sus memorias.
Luego de un rato, su atención fue acaparada por una pareja de acuáticos que salían de uno de los hogares, al parecer, discutiendo. No más por sus rostros era manifiesto el descontento entre los dos. Aliena no podía escuchar el por qué pero lo adivinó apenas notó que cada uno llevaba agarrado de la mano a un niño y a una niña Posiblemente sus retoños.
Pareja:

Niña:

''Niño'':


Aún estaban en la ternura de su infancia. La niña parecía mayor a simple vista. Tenía los cabellos azabaches y despeinados por la corriente como su padre. Parecía no prestar mucha atención al altercado de sus padres. Más bien estaba muy concentrada en seguir las ondas de sus larguísimos bucles.  Por otro lado, el niño jugaba con una estrellita de mar. A diferencia de su hermana tenía las melenas trenzadas. Era dueño de un rostro angelical que a Aliena simplemente dejó deslumbrada. Él había heredado el cabello de su madre. Los progenitores eran realmente imponentes, incluso, intimidantes. Quizá eran portadores del don del Océano a juzgar por su anatomía. Terminaron por alejarse, dejando espacio para que la rubia explorara su hogar.
Casa:

En un principio, se limitó a contemplar la maravillosa morada en la que los afortunados habitaban. Posteriormente decidió rodearla. Fue ahí cuando se dio cuenta que colgaba un letrero en la puerta escrito en cetáceo:
SE BUSCA CUIDADOR/CUIDADORA URGENTEMENTE. GOLPEE CON SU ALETA PARA MAYOR INFORMACIÓN


Qué extraño. Si son dos personas ¿Para qué necesitarían a un tercero? Han de ser muy inquietos los ballenatos La sirena adolescente propia de una energía que difícilmente le habría dejado disfrutar esa noche, navegó tras ellos.
—¡AGUARDAD UN MINUTO! — Gritó para hacerlos detenerse y así poder llegar para darles la cara. De inmediato la familia de acuáticos volteó.

—¿Qué se os ofrece? ¿Hay algo en lo que podamos ayudaros?— Formuló la mujer de torso desnudo, cambiando drásticamente el semblante molesto con el cual antes se expresa frente a su pareja.
—Disculpad mi interrupción y ante todo, un reconfortante saludo de Las Corrientes. Hace un rato pudo notar un letrero en la puerta de su casa solicitando una cuidadora… Y bueno, siento que podría ser de ayuda para tal objetivo—
—¡¿No retirasteis el letrero de la puerta?! ¡Íbamos a salir! ¡OS PEDÍ EL FAVOR! — Se giró hacia el hombre pez.

] —No me lo permitisteis. Os entregaste al niño en mis manos ¡Así era muy complicado!—

—Pero salimos. Un poco de sentido común, tritón. ¿Y si se formaba toda una fila de candidatos y candidatas en la puerta de nuestro hogar expectantes al puesto y nosotros fuera? ¡Os imaginarás la burla por lo cual será tomado! ¡No pensáis! —

—¡Eh! ¡Te hacéis un drama de tode! — Respondió el hombre indignado.


—Hm… Disculpad nuevamente mi interrupción… No era mi intención haceros discutir…— Aliena irrumpió.


—No os preocupéis, jovencita. Alga de cada día es que esta sirena se enfade por pequeñeces—


—¿Ah, pero quién hace pequeñeces tan estúpidas como si todo el tiempe buscara enfadarme? —


—Sois vos la que toma tode come un problema. Sería mejor para vos que falleciera. Pues os traigo malas noticias, los tritones somos longeves—

La de cabellos rubios giró los ojos en señal de fastidio. Se le ocurrió que sería una idea tomar a los pobres niños, perdidos cada uno en su mundo. Al menos no se vería perturbado su aparente desinterés por los lloriqueos de sus padres. Les haló de las manos para zafarlos de sus padres.

—Vamos, vamos. Lo que vosotros necesitáis es un pequeño reencuentro con vosotros mismos. ¡Os lucen tan bien juntos! Alimenten ese amor que de seguro se tienen. Los niños quedan en buenas manos. Eso si aún sigue en pie la propuesta del tablón— Dio una gran sonrisa a pesar del fastidio que le producía la pareja y su disputa. Hubo un silencio por un instante.

—Pues… Está bien. Verás, todes estames muy atareades esta noche porque mañana al medie día celebraremos el Ritual de Lorelei. Cada habitante tiene una función así que no hemos podido encargar los niñes a nadie. Noto que no sois de por aquí ¿Verdad?— Aseguró el hombre, inspeccionándola de pies a cabeza.

—No de este poblado, pero sí cobijada bajo los océanos… Aquí las fronteras no existen— Regaló otra sonrisa, un tanto fingida. No le gustó esa mirada.

—No podemos perder más tiempe. Así que de sirena a sirena depositaré toda mi confianza en vos. Vuestro trabajo es bastante simple, querida… ¿Vuestro nombre? — —Aliena Kuehnemund— Interrumpió, sabiendo el efecto de vociferar su apellido —¡Una Kuehnemund! ¡Por supuesto que los pequeñes quedarán en excelentes manos! — Halagó sorprendida la sirena.

—Tendréis que cuidar a les niñes hasta que lleguemos. Tardaremos más o menos hasta el amanecer. Solo alimentadlos, jugad con elles y a la camita ¿Entendido? —

Aliena firmó con la cabeza.

—Es tode. Buena suerte y disponed de lo que os requieras en el hogar—
Aliena
Honorable
avatar
Cantidad de envíos : : 196
Nivel de PJ : : 0
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Aqua (Des)Cuidados [Trabajo]

Mensaje  Aliena el Dom Dic 13 2015, 07:29

Ahora los pequeños iban agarrados de sus garras. Sus progenitores se alejaron nadando a una rapidez inimaginable. Aliena rio disimulada ante este hecho. No quería que los niños preguntaran de qué se reía. No sabía ser muy dulce sin llegar al límite de la ridiculez para explicarle a un infante cualquier cosa. De hecho, siempre tuvo miedo de estar muy cerca a sus familiares más pequeños, sobre todo con otras personas alrededor vigilándola… Se sentía incómoda. En ese mismísimo instante, se le vino a la cabeza, aquel remoto día en que uno de los primos bajo su cuidado afirmó que su aliento ‘Olía a podrido’. De inmediato fue a buscar algunas algas para limpiarse los dientes. Por desgracia, no funcionó, el problema yacía en realidad en una sinusitis marina muy leve que tuvo por ese tiempo. Tendría unos 9 años ella, él unos 4. Otra anécdota contigua brotó de su memoria : En otra ocasión, cuidando a la hermana del chico anterior, a quien por cierto no logró disuadir de quererla otra vez debido a los celos que le despertó la nueva bebé, salió con una verdadera estupidez al lado de una de sus amigas.

La pequeña Sofía tenía hambre y ella, ocupada con su amiga, no le prestó mucha atención, además de que era complicado comprenderle su jerga pues aún no hablaba bien. Por eso Aliena se limitó a responder a su locución sobre alguna sopa, y alguna otra princesa que ‘Las princesas nadan en el lago de sopa de algas’. Su amiga la cuestionó con una fugaz mirada antes de empezar a reír en carcajadas. La niña se quedó impávida ante la incoherencia y la rubia sirena se limitó a fingir que no le importaba. No era algo de vida o muerte, es verdad, pero ahí supo que le costaba socializar con las crías. Definitivamente.

Sonrió otra vez. Al ser consciente de ello solo sacudió la cabeza para liberarse Concentración, Aliena. Concentración…. Maldición ¿Por qué sois tan dispersa? Se volvió hacia los niños. La veían raro. Claro. Estaba apretando demasiado fuerte.

—Lo lamento. Lo lamento— Aflojó un poco más sus manos. Inhaló y exhaló profundamente para enfocarse. ¿Por dónde debo empezar? Es fácil, Aliena. Relájate. Solo es que jueguen un rato… Ni siquiera sería necesario… Hacen sus preparativos para la cama y luego a dormir. No es muy difícil. Tú solo debes quedarte ahí en la casa pendiente de que nadie perturbe su cama Se consoló a sí misma y sonrió mientras nadaba con los pequeños hacia su hogar.

—Así que… Chico – Chica… ¿Cuáles son vuestros nombres? — Giró la cabeza dirigiéndose a ambos. No hubo respuesta. Qué incómodo… ¿Tal vez no hablan mi lengua?... Oh, Aguas. Eso hará todo más complicado… Efectuó otro intento.

—Pues mi nombre es Aliena… Como debisteis haber escuchado hace unos segundos… Kuehnemund… Imagino que el apellido es nombrado ¿Quizá conocido? — Buscó tema de conversación. Nada. Es imposible que no me entiendan a menos que tengan algún tipo de… ¿Patología? ¡Sus padres hablaban el mismo idioma que yo! La ahora niñera sintió un pequeño fresco en su pecho. Al menos ya se estaban acercando a la casa familiar. Aceleró para abrir la puerta. No obstante, hubo algo que la detuvo. Dos fuerzas, cada una halando desde un lado diferente. Ella no tuvo más opción que devolverse, como si fuera un caucho estirado que perdió impulso en el proceso de ser lanzado. Se alarmó.

—¿Qué pasa?... — Procuró sonreír para no parecer demasiado agresiva.


—No vamos a ir a casa— Pronunció la niña con una calma que le calaba los huesos a Aliena.


—¿Hum?... — Frunció el entrecejo levemente.


— Que no vamos a casa, sorda— El niño pequeño repitió, poniendo los ojos en blanco.

La rubia sintió deseos de formar batahola. Pero en verdad era inútil hacerlo. Al fin y al cabo eran niños —Por favor, amiguito, no me digáis así… Os ya he dicho mi nombre… A-l-i-e-n-a… Aliena—

—Ya, ya escuchamos. Disculpad a mi hermano. Simplemente está emocionado por NO entrar a casa—

—Con gusto lo haría. Pero no puedo. Vuestros padres han dado órdenes— De repente, el más pequeño empezó a llorar Ay, no, no, noooo ¿Qué hago? ¿Qué fue lo que hice? ¿Por qué llora?


—Ahm… Ahm… ¿Qué pasó, pequeñín? — Soltó a la nena mayor y se arrodilló en el suelo para tomar su rostro entre sus manos. El niño no respondió absolutamente nada. Incluso, aumentó la intensidad de su llanto. La niñera miró alrededor. De algún modo a los vecinos y las vecinas se los habían tragado las corrientes pues no había nadie cerca alrededor. Al menos no los escucharían. Hizo cara de pánico ante el berrinche de causa desconocida.

—Tú, querida ¿Sabéis que le pasa? — Giró hacia la hermana quien cambió rápidamente de semblante sin que Aliena se diera cuenta. Ahora lucía afligida.

—Es que… Cuande nuestres padres salen solíamos jugar muche. Buene… Eso fue de un tiempe para acá que se dieron cuenta de nuestras andadas. Ya no podemos salir porque llaman sirenas o tritones para cuidarnos ¡Eso es tan injuste! ¡Deseamos salir! ¡No haremos nada male! Pero elles solo se fijan en las cosas malas, que aquelle, que lo otre… ¡Son una pareja de paranoicos! — Se quejó la niña. Su voz se quebró en un momento de la historia.

Lograron despertar en Aliena compasión. Sabía lo que era la sobre protección. Era un milagro que ella estuviese ahí justo en ese instante, a kilómetros de su hogar. Sí, definitivamente había sido un golpe de suerte ese día en que se quedó sola y pudo desaparecer casi para siempre del lugar donde estuvo gran parte de su joven vida. Sabía perfectamente la impotencia de no conseguir la suficiente confianza en los seres queridos y a cargo de tu persona para tener algo de libertad. ¿Por qué hay que obedecer? ¿Qué es lo que tanto nos obliga? ¿El cariño? ¿Las consecuencias? Su entrecejo se centró nuevamente pero ahora era con un tierno gesto. Los niños se proclamaron triunfantes. Se dirigieron a un lugar diferente, despacio, dándole la espalda a la casona acuática. Los hermanos sonrieron. La compensaron emocionalmente dándole un abrazo. Por supuesto ella no iba a negarse. Llevaba tiempo sin recibir una caricia así, solo las amables caricias de Serafín cuando eran requeridas.

—Bueno… Pues… ¿A dónde no los dejan ir sus padres? — Interrogó la sirena-niñera para saber hacia qué lugar podría ir.


— A la superficie…— Sutil, certera y con una sonrisa maliciosa dibujada en los labios.


Aliena frenó en seco ¿¡QUÉ?! La miró con suma sorpresa. Ya entendía por qué sus padres les prohibían la salida —¿Acaso ya han ido a la superficie? —

—Pero por supueste. ¿O por qué creéis que vuestros padres no nos dejan salir mientras elles nos estén? — Confesó la niña como si fuera lo más normal. El hermano la acompañó con una sonrisa.


—¿Sabéis cómo es todo allí? ¿Cuántas veces han ido? —


—Nada más un par. Y sí, hay humanes, nada fuera de lo común. Apestoses, borrachines…  — Alzó los hombros.


—Vosotros sois muy jóvenes. Bueno, lucis al menos así… Cómo es que no has pasado nada—


—¿Qué ninguna sirena ni ningún tritón jamás sintieron deseos de viajar a la superficie? Otre cosa es que algunes sientan demasiado miedo como para hacerlo. Otres tuvieron malas experiencias o simplemente no les gustó el mundo humane y se devolvieron, con su secreto bajo 3 llaves… Mi hermanito y yo solo somos niñes. Debemos atravesar esa etapa de nuestra vida acuática. Hasta ahora no nos ha ido mal, Aliena…— La niña aparentaba unos nueve años para hablaba con una elocuencia mejor que la de muchas personas mayores. La sirena quedó deslumbrada Tiene razón…


—O corrieron con suerte…— Bajó conmovida la mirada.

Los hermanos aprovecharon la distracción para soltarse de su mano. El niño haló con fuerza la larga melena de la sirena mientras le lanzaba a su hermana la concha que traía entre las manos para que ella la soplara con el fin de aturdir a Aliena. Lo que ellos no sabían es que con ella no servía el aturdimiento pues sus oídos estaban adaptados a los propios gracias al Don del Océano del que era poseedora. No obstante, la pareja era astuta. Le propinaron un rodillazo, muy parecido a aquel que ella alguna vez le regaló a una siratopheo para obstruir su sistema respiratorio con dolor. Aliena quedó inmóvil por unos minutos, suficientes para que ellos escaparan. No pudo evitarlo: Se le salieron unas lágrimas del dolor en el bazo del estómago. Le indignaba que seres tan tiernos pudieran llegar a ser así de agresivos por cumplir sus caprichos.
Ahora bien, analizándolo, seguramente ese dolor agudo de sus entrañas era el mismo que estaba sintiendo su familia al no volver a saber nada de ella. La diferencia es que ella DEBÍA ir a por ellos, costase lo que costase.
Aliena
Honorable
avatar
Cantidad de envíos : : 196
Nivel de PJ : : 0
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Aqua (Des)Cuidados [Trabajo]

Mensaje  Sarez el Jue Feb 04 2016, 16:12

Pausado
Sarez
Honorable
avatar
Cantidad de envíos : : 578
Nivel de PJ : : 2
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Aqua (Des)Cuidados [Trabajo]

Mensaje  Aliena el Mar Jul 05 2016, 01:49

¿A dónde se habrían ido? Las posibilidades eran muchas para salir a superficie. Aún podría tener esperanza, pensaba, si en ese poblado existían guardias alrededor y encima, vigilantes sobre inmensas criaturas.
Debió haber pasado cerca de media hora que para Aliena en realidad significaron eones completos de una búsqueda infructífera Jamás lograré recorrer este poblado completo… Y voy a morir… A partir de hoy no volveré al mundo de las sirenas, estaré vetada de por vida. Mierda Prefirió sentarse en uno de los picos que rodeaban el lugar. Con suerte y tendría una buena visión, un chance más. Aquella esperanza supo animarle aunque no podía contenerse las ganas de llorar. Un líquido le nubló la visión. Unas cuántas lágrimas no hacen mal… Llorona… Dos voces se enfrentaban en su cabeza. Se limpió con el dorso de la mano para continuar su búsqueda ocular. Estaba vez obtuvo inesperados buenos resultados: Serafín apareció afanoso, preocupado por ella, guiado por su peculiar intuición agravada por el escape nocturno de Aliena que usualmente era mal augurio de algo.

—¡Amiga! ¿Qué hacéis por acá? ¡Casi no os encuentro!— Declaró Serafín en un tono de preocupación.


La rubia sirena no se afanó por responderle. Más bien se dejó llenar de emoción y se abalanzó sobre él para abrazarlo declamando una sencilla oración — Nada, hermano… Solo una noche tormentosa más…— Le besó la cabeza —Pero no podemos perder más tiempo… En resumidas cuentas me puse a cuidar un par de ballenatos y se escaparon de mis manos queriendo ir hacia la superficie.—  Prosiguió. El delfín le dio una mirada entre graciosa y reprobatoria. Aliena la leyó pero no le prestó mayor atención. Rápidamente lo tomó de la aleta —¿Me ayudaréis—
—¡Claro que sí! ¿¡Creéis que hay otra opción!? — Fue la réplica recibida.


Juntos, ahora ayudados por la capacidad cetácea de localizar mediante el sonido, los niños fueron hallados muy cerca a las afueras del pueblo. Frenados no más por la cautela de ser vistos. Su niñera no tuvo mayor preámbulo de nadar tras ellos y abordarlos enfadada, acompañada por su delfinesco amigo a sus espaldas para evitar una huida.
—¿Para dónde creéis que os dirigís? — Se cruzó de brazos con un semblante sumamente molesto —Primero me golpeáis para luego escapar a un lugar peligroso y sin embargo, al que yo estaba considerando llevaros sin mayor drama. Sois unos niños egoístas. Imaginad que hubiese sido de ustedes arriba y de mí acá abajo, de vuestros padres con el destino de sus hijos incierto— Se desahogó sin preocupación de herir susceptibilidades.
Ahora ambos empezaron a llorar muy fuerte —Las lágrimas nunca han resuelto nada… Se aprende mientras creces. Al parecer este es su momento— Estuvo a punto de tomarlos de las muñecas cuando una voz varonil le dio un escalofrío por todo el cuerpo.
—¿Qué ocurre acá?— Era uno de los guardias del lugar. Siempre podían encontrarse en las fronteras de cualquier poblado de sirenas. Llevaban tiburones tigre, compañeros fieles y fieros también. Por supuesto, Aliena llevaba las de perder. Ella era la forastera. Y aunque pareciera peculiar, se llevaba mejor con los tiburones no adiestrados. La saliva se evaporó de su boca y seguramente, si sus esfínteres no tuviesen la fuerza necesaria, hubiese eliminado todas las sustancias de excreción de su cuerpo. Abrió los ojos como platos y volteó a verlo.
—¿Qué ocurre acá?— Repitió el joven guardia.

GUARDIA:


Última edición por Aliena el Jue Jul 07 2016, 05:20, editado 2 veces
Aliena
Honorable
avatar
Cantidad de envíos : : 196
Nivel de PJ : : 0
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Aqua (Des)Cuidados [Trabajo]

Mensaje  Aliena el Jue Jul 07 2016, 05:07

Aliena tartamudeó. V-A-Y-A… Ya estaba lo suficientemente nerviosa por la cercanía del tiburón tigre y la presencia del guardia. Pero hubo un valor agregado: Este hombre marino resultaba muy atractivo a sus claros ojos. Delineó con estos el frondoso cuerpo moldeado por las corrientes, los brazos atléticos y fuertes que seguro la apretarían sin miedo. Ni hablar de sus manos robustas pero aparentemente bien cuidadas. La armadura, por otro lado, aunque no dejaba a la vista su torso, impulsaba la imaginación inquieta de Aliena. Ah, qué melena… Su letargo se habría prolongado un rato más de no ser por el llanto de los críos. —Esta sirena estaba a punte de hacernos daños— Se limpió las lágrimas el niño sireno —Gracias por llegar. Vosotres como siempre tan efectives— Regaló una muy falsa sonrisa.
—¿Es eso cierte, pequeña?— Viró hacia la hermana de largos bucles.

—Ay, sí, sí, tenía muche miede. Ha sido un destelle de luz en las aguas. Gracias. Gracias inmensas—
Aliena no lo creía. Cómo es que podían decir tales mentiras sin sentir ni un solo remordimiento o empatía por ella, a quien por cierto, sabrían los dioses qué le deparaba. El guardián no tardó en apresarla.

—Yo me encargaré de la situación. No os preocupeís. Id en paz. Con cuidado. Salutaciones a vuestros padres, Ceres e Isócrates— Se despidió el atractivo hombre, amarrando con algas flexibles-irrompibles las muñecas de Aliena, detrás de la espalda. Ah, ah…. ¡¿En qué me metí?! ¿¡Cómo es que sabe sus nombres?! Por cierto, el del niño es horrible… Ah, no hay tiempo para eso… ¿Qué hago? ¿Qué hago?... ‘La verdad os hará libres’
—¡USTEDES SABEN QUE ESO NO ES CIERTO!—Gritó furibunda. —Dejadme explicaros todo este ovillo, por favor—Se dirigió al hombre. Los niños no hicieron ningún gesto de preocupación.

—¿Están seguros, niñes? — Quiso verificar.

—Por supueste. No os mentiríamos. Nuestres padres nos han educado con les más profundes valores. ¿Dudaís de elles? —

—Oh, disculpadme. Claro que no, Ceres. Es parte de mi labor rectificar— Aclaró gentilmente. La rubia sirena miraba a los chicos con desafío. Lo que no podía expresar en palabras, lo expresaba con su mirada. A los niños no parecía importarles mucho.

—¡FALSO Y MIL VECES FAAAAAALSOOOO!— Descargó su rabia en el gemido que dio.

—Ese dicen todes— Ignoró el guardia la exclamación de Aliena mientras la llevaba en dirección contraria a la que tan pronto dieron la espalda, los infantes se dirigieron. Con una pequeña ilusión Aliena dirigió la mirada hacia su hermano delfín. Él le entendió. Después de todo, nadie había notado su presencia hasta entonces. Guiñó su ojo.
Mientras tanto, ella haría lo posible por liberarse.
—Mirad. Escuchadme, por favor. Lo último que hubiese querido es hacerles daño a los dos hermanos. No tendrían corazón. Miradme, ¿En realidad parezco un ser capaz de ello?— Aprovechó la atención ocular del guardián para hacer alarde con sus pechos. Detestaba hacer eso pero no tenía una mejor idea. Cuestión de vida o muerte era. Empero, la pequeña insinuación no tuvo efecto sobre el tritón. Aliena no se desanimó, no todas las personas respondían igual ante sus atributos.
—Yo estaba cerca justo esta noche y vi que los padres de ellos buscaban alguien quien los cuidara mientras realizaban los preparativos para aquella celebración a Lorelei. No sabía absolutamente nada de ellos pero me ofrecí porque parecían atareados y enfadados por no saber con quién dejar a sus hijos. Depositaron su confianza en mí y debo cumplirles. Han querido escapar y cuando finalmente los encontré, vos llegasteis—
—Es increíble que me digáis eso. No os creerá que los hijes de la sacerdotisa y el sacerdote más importante de este lugar sean así. Nadie. Nunca. Jamases—

—Creedme, estoy diciendo toda la verdad. Os lo juro— Hizo varios gestos coquetos mientras hablaba. No hubo efecto en él.

—Mirad. Ya que vos necesitáis un favor y yo otro, os propongo algo— Exclamó el tipo, con un semblante muy serio. . Ojalá que no sea un favor sexual… Y bueno, si lo es, que sea con él. No aceptaré otra opción

—Hablad—

—Llegáis conmige al cuartel, no como prisionera, sino como mi pareja. ¿Entendéis? Luego, entramos a una celda. No ocurrirá nada. Haremos como que si pero no. ¿Sí?— Aliena rio algo nerviosa ante la propuesta.

—Sólo si prometéis liberarme. De lo contrario, no. Y me liberarás tan pronto haya cumplido—

—Soy un tritón de palabra— Para sellar el pacto, la liberó.

—¿Os tomo de la mano de una vez o queréis esperar? — El hombre no dudó en tomarla de la mano, entrelazando los dedos. —Así nos ven de una vez—
La rubia sonrió triunfante en lo más profundo de sí. No siempre se presentaban esas oportunidades tan pronto ante un tritón atractivo. La curiosidad se interpuso antes de tornarse una situación incómoda.

—Imagino que sabéis lo que preguntaré… ¿No?... —

—Sin preguntas. Sin preguntas—

—Ay, vamooooos, no esperáis que os haga un favor y no sepa para qué— El tritón la miró con ironía. Aliena se acercó para susurrar sobre su oído —Por favor, por favor, sacia las ansias de esta sirena— Dejó escapar un poco de aire en medio de cada palabra. El guardia la miró con rechazo. Aliena se dio cuenta y se alejó. No vislumbró otra opción. Sus mejillas se tornaron rojas. Sintió vergüenza. Sólo le siguió sujetando la mano pues era parte del trato.

—Ahhh…— El hombre pez suspiró —Mira, mira. Relajos. Sé lo que intentáis hacer. No me parece mal. Y sabéis algo, no está nada mal… Tú no estás nada mal… Pero…—


—¿Pero?… —


Hubo un silencio. Afortunadamente, Aliena perdió el bochorno con las palabras que sus acuáticos oídos lograron captar. Siendo así, pudo proseguir con la insistente duda.


—Ay, por todas las corrientes… Escuchadme entonces. Pero tenéis que prometer que es un secreto. No le dirás a nadie. De todos modos, recordad que vuestra libertad está en juego—


—Ya, por favor. Vos mismo os dijisteis, mi libertad está en juego—

—Bien… Os explicaré brevemente… Para estas fechas es deber estar con dos personas al tiempo. Hace parte del ritual de Lorelei… Dos personas de diferente sexo. Para seros sincero, yo me rehúso, a mí sólo me gustan los tritones. Los adoro— Confesó el hombre pez, pendiente de la reacción de su acompañante.

—Vuestro secreto está por completo seguro, y perdido en las profundidades. Jamás tuvimos esta conversación— Esbozó una sonrisa, para brindar seguridad. Él la devolvió.


Última edición por Aliena el Jue Jul 07 2016, 05:37, editado 1 vez
Aliena
Honorable
avatar
Cantidad de envíos : : 196
Nivel de PJ : : 0
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Aqua (Des)Cuidados [Trabajo]

Mensaje  Aliena el Jue Jul 07 2016, 05:24

Finalmente, llegaron al cuartel. Aliena se notaba nerviosa. El guardia parecía muy buen actor. Saludó a las personas allí presentes, hombres y mujeres guardias. La rubia sirena no se fijaba en nadie, llevaba su semblante en alto, orgulloso a pesar de sentir la inspección de las miradas. Eso sí, apretaba mucho la mano sudorosa del chico con su garra. No sabía qué vendría después de eso pero debía darse prisa, eran unos niños mañosos, no podría predecirse a ciencia a cierta lo que harían por conseguir lo que querían.

El hombre la dirigió hacia una celda ubicada a una distancia medianamente cercana de la entrada. En el fondo del pasillo podían escucharse los quejidos y múltiples sonidos de las prisioneras. Qué horrible hubiese sido para ella pasar la noche allí. De cierta manera, agradecía los gustos escondidos del guardia, pues si no fuese por ellos, estaría perdida para siempre. Por otro lado, pensaba firmemente en que todos los seres debían dejarse ser, al margen de lo que el mundo exterior pudiese decir, o en el peor de los casos, hacer. No existían, empero, tiempo para transmitir aquellas reflexiones así que se dedicó a cumplir la parte del trato.


—¿Qué me recomendáis hacer ahora? — Interpeló insegura de lo que vendría.

—Ya os diré— Hizo un par de señales con una pareja de guardianes que lo increparon con la mirada. Después de eso, cerró una cortina tan negra que yacía detrás de los barrotes plateados de la celda. —Dentro de unos minutos quiero que empieces a hacer ruidos, ya sabes, de esos que las personas hacen durante el coito—

La sirena contuvo una carcajada. ¿De verdad era necesario? Seguramente sí, no rechistaría. Necesitaba irse pronto.

—Tú avísame cuando. Pero deberíais sumarle a eso algún chillido de resortes o algo así. Digo, para que sea más real— Sugirió.

—Seguro, seguro— El personaje lo tuvo en cuenta, mas, no lo ejecutó todavía. Aliena se sentó a su lado. Provechosa de la cercanía, se grabó en la memoria el retrato de aquel tritón cuya belleza era proporcional a la imposibilidad de estar entre los brazos de ella. Sintió algo de pena. Él estaba impávido. Preparado para terminar en cuanto antes el teatro. Por eso, empezó a saltar, aún sentado sobre la incómoda y pequeña cama. Nuestra mujer pez tuvo que contenerse de nuevo una carcajada, esta vez mucho más poderosa. Supuso que esa era la señal para empezar a emitir sus gemidos falsos. A veces debía detenerse porque el pudorcito o la risita nerviosa se colaban en medio. El guardia de vez en vez también se cubría la boca para evitar el escape de algún sonido que no fuera el apropiado para la situación. Evitaban encontrar miradas porque sabían que ambos no podrían contenerse la ya agigantada pero oculta carcajada. Cuando el teatro estaba consumado, el corpulento tritón dejó que la luz entrara de nuevo a la celda. Hizo ademán de estar acomodando sus ropajes. Codeó a Aliena para que ella también lo hiciera.


—"Que nada nos limite. Que nada nos defina. Que nada nos sujete. Que la libertad sea nuestra propia sustancia"— Ella lo abrazó con empatía mientras susurraba aquella frase sobre su oído. No tenía idea dónde la había escuchado, o leído, lo cierto es que llegó a su mente como un destello de lucidez. Le pareció muy adecuada para el momento. Él le regaló una mirada llena de significado: Por un lado sabía que ella tenía razón, por el otro, aún debía superar sus propias inseguridades internas para dejarse ser y mostrarse al mundo tal como era.


—Y gracias, gracias…Me llamo Aliena, por cierto. ¿Cuál era vuestro nombre — Apretó el abrazo unos segundos más.

—Enzo. Ahora, nada, chica pez, nada. ¡Gracias a ti! —

Nuevamente, se tensó. Disparó su cuerpo en la dirección por donde Serafín, Isócrates y Ceres habían partido. Repitió el nombre del hombre que dejó atrás para grabarlo en su memoria.
Aliena
Honorable
avatar
Cantidad de envíos : : 196
Nivel de PJ : : 0
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Aqua (Des)Cuidados [Trabajo]

Mensaje  Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.