Últimos temas
» Las quiero vivas [LIBRE]
Hoy a las 05:51 por Tyr

» Recién llegado, extraño [Libre]
Hoy a las 01:16 por Yoheel

» Solicitud de Trabajo
Ayer a las 23:04 por Ansur

» Pausa de tema
Ayer a las 20:40 por Asher

» Trabajos everywhere
Ayer a las 08:50 por Sarez

» Desafíos de Samhain
Ayer a las 02:07 por Ansur

» Puntos de experiencia.
Lun Nov 20 2017, 22:06 por Matthew Owens

» Cierre de tema.
Lun Nov 20 2017, 20:47 por Ingela

» Cierre de Tema
Lun Nov 20 2017, 20:46 por Ingela

»  Hoy no es un buen día +18 [Misión]
Lun Nov 20 2017, 15:39 por Tyr


El vial blanco. [Taller de Alquimia-Medicina de Níniel]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

El vial blanco. [Taller de Alquimia-Medicina de Níniel]

Mensaje  Níniel Thenidiel el Dom Oct 02 2016, 18:28



La posada del rey y la reina es un local de Lunargenta que, si bien no es de los más lujosos de la ciudad, si atrae a gente de posición acomodada que gusta de sus bebidas fuertes y no aguadas, sus sabrosos guisos y el constante fuego de sus chimeneas cuando el tiempo se vuelve frio. El local es amplio y limpio, sus habitaciones aunque no muy grandes son cómodas y pulcras a diferencia de lo que otros establecimientos de ese tipo suelen ofrecer y la familia que lo regenta, los Wood, es ampliamente conocida y apreciada en la zona. Está situada en la calle del hospital de Lunargenta y a poca distancia del mismo lo que la hace un lugar ideal para las familias de los pacientes o para estos mismos si una vez recuperados quieren llenar la panza o descansar antes de partir.

Níniel lleva viviendo en este lugar, durante sus estancias en la mayor de las ciudades de los hombres, desde su primera visita a la ciudad por motivos de trabajo y de colaboración con el hospital. En todo este tiempo ha entablado una fuerte relación con la familia Wood y se ha labrado una reputación favorable como sanadora y alquimista en la zona lo que también le ha permitido sentirse cómoda en la zona a pesar de su naturaleza élfica no siempre apreciada.

Recientemente y gracias a un acuerdo con Beor Wood, el dueño de la posada, ha recibido permiso de éste para usar un anexo de la posada que no se utilizaba para montar en él su creciente laboratorio, pues ya apenas cabía un alfiler en la pequeña habitación que ocupaba hasta ese momento la peliblanca. El lugar resultó ser más grande y espacioso de lo que la elfa imaginaba por lo que pronto pudo llevar allí todo lo necesario para sus labores de medicina además de las de alquimia e incluso establecer una pequeña clínica y una recepción para aquellos que no pueden permitirse los precios del hospital o de otros artesanos más avariciosos que ella. Y así, de forma casi espontánea, surgió "El vial blanco". (La puerta gris en la imagen)



Nivel actual de profesiones de Níniel: Alquimia Maestra y Médica aprendiz.


Última edición por Níniel Thenidiel el Mar Feb 28 2017, 20:57, editado 1 vez
Níniel Thenidiel
Honorable
avatar
Cantidad de envíos : : 719
Nivel de PJ : : 8

Volver arriba Ir abajo

Re: El vial blanco. [Taller de Alquimia-Medicina de Níniel]

Mensaje  Níniel Thenidiel el Dom Oct 02 2016, 18:30

Upgrade:
Taller Grande: 400 aeros. Tu taller es al mismo tiempo una casa, cuenta con bodega y puede tener diseños especiales, no tradicionales. (A descontar de los fondos del clan el séptimo círculo, osea de la cuenta del pj Bio que se ha ofrecido amablemente a financiarme este upgrade).
Níniel Thenidiel
Honorable
avatar
Cantidad de envíos : : 719
Nivel de PJ : : 8

Volver arriba Ir abajo

Re: El vial blanco. [Taller de Alquimia-Medicina de Níniel]

Mensaje  Demian el Lun Oct 03 2016, 04:22

ACTUALIZADO
Demian
Admin
avatar
Cantidad de envíos : : 1123
Nivel de PJ : : 5

Volver arriba Ir abajo

Re: El vial blanco. [Taller de Alquimia-Medicina de Níniel]

Mensaje  Níniel Thenidiel el Lun Oct 03 2016, 20:13

Níniel miró a su alrededor y asintió satisfecha al ver el resultado de sus esfuerzos y los de la familia Wood por dejar aquel lugar en aquel estado. Todo estaba limpio, los muebles en su sitio, cada zona bien ordenada y todo su equipo de alquimia y de preparación de medicinas dispuesto para comenzar a trabajar sin los constantes problemas de espacio con los que tanto tiempo había tenido que lidiar en su pequeña habitación. Incluso Geralt y Noctis parecían más que contentos con el cambio y con todo el nuevo espacio del que disponían para corretear y jugar en la planta superior, la parte destinada como vivienda.

Ya no tendría que atender a un ciudadano con una urgencia en una habitación pequeña, ya no tendría que vigilar para no pisarle la cola a Noctis al buscar una referencia en un libro de alquimia. Tampoco tendría que preocuparse por el espacio en el armario para sus vestidos...Todo eran ventajas, y sin perder el trato con los Wood pues bastaba con cruzar una puerta para estar en su salón y disfrutar de sus guisos. Incluso sus hijas se ofrecieron para ayudarla a atender aquel nuevo espacio de alquimia y sanación con el beneplácito de sus padres, que estaban encantados de que sus hijas aprendieran aquellos oficios para así no tener que ser camareras de posada toda la vida. No obtante el lugar en sus ausencias lo llevaría Cath, la mujer-bestia felina que por alguna razón había decidido no separarse mucho de la peliblanca. Su ayuda sería inestimable para las negociaciones de precios pues Níniel no haría si no atender gratis a todo el mundo, lo cual convertiría aquel lugar en algo inviable salvo que la corona decidiera subvencionarlo.

-Creo que le falta un toque floral, algunas flores de Sandorai, pero no se puede negar que hemos hecho un gran trabajo.- Comentó Níniel a su felina amiga que asintió mientras se afilaba las garras.

-Desaprovechar todo este espacio como trastero...y pensar que yo he tenido que dormir en la calle. Por cierto, gracias por hablarle bien de mi al grandullón. Es agradable saber que tendré un techo sobre mi cabeza por las noches y un colchón bien mullido.-

-No fue nada, lo cierto es que me alegra tenerte cerca, aunque empezáramos con mal pie.- Respondió la elfa que no hacía tanto hubiese pensado que aquella felina pelirroja nunca sería alguien de fiar, causando que su amiga moviera la nariz como hacía siempre que algo le gustaba.

-Bueno, técnicamente empezamos con mal pecho. Casi me matas.- Bromeó sacándole los colores a la sacerdotisa que aún no se acostumbraba al descaro de la mujer-bestia.

-Tienes que dejar de contar siempre esa anécdota, bastante mente sucia tienen ya los humanos sin ayuda....Bueno, voy atrás, tengo algunas cosas que preparar.- Añadió dirigiéndose a la trastienda y sonriendo al poder por fin trabajar en unas condiciones decentes y no como antes.

Lo primero en lo que Nín trabajó fue en preparar un Kit de primeros auxilios. Reuniendo algunas vendas limpias y enrollándolas de la mejor manera posible para que no ocuparan mucho espacio y luego sumando un par de pequeños botes de ungüento de hierbas a base de extracto de Varük naranja, flor azul de la montaña y tallo de Barrimorth, machacados y mezclados hasta quedar homogénea. También añadió instrumentos de medicina general necesarios para el tratamiento. Con aquello tendría lo necesario para tratar heridas sin recurrir a sus habilidades y así poder reservarlas para otros propósitos a conveniencia.

Aquello no la llevó mucho tiempo y a continuación comenzó a trabajar en una poción que aumentase sus capacidades mágicas, algo muy necesario para poder sanar mejor y que también podía usar en situaciones comprometidas de muchos tipos. Era una de las muchas recetas que había aprendido a lo largo de años de práctica, concretamente de manos del brujo Otrore en su estancia en las islas. Aquella fórmula usaba el núcleo de un hongo Warrel, destilado mediante alambiques con agua ducal para concentrar su esencia y polen de flor roja mezclado con savia de tallo de cardo lanudo en una proporción que variaba según el alquimista que lo preparara y que debía calcularse juzgando el tono de la mezcla, lo que dependía de una gran habilidad del artesano. El resultado era una poción de color rojizo claro con matices anaranjados de un sabor muy dulce que las criaturas desprovistas de magia era mejor que no ingirieran.
-----------------------------------------------------

Nín fabrica:

1x
Pócima de Inteligencia milagrosa. 360 18 Limitado (1). Pócima. Aumenta un atributo a elección Inteligencia al momento de crear la pócima en 60 puntos por 1 turno.

1x
Kit de primeros auxilios 320 16 Limitado (4). Remedio. Requiere 30 PP en Medicina (pero puede usarse en cualquier otro personaje). Conjunto de implementos para tratar y sanar heridas leves a moderadas, terminando con sangrados y dejando una pasta de hierbas que acelera la curación.

Gana 2pps de medicina. Gasta 340 Aeros

Tema de aprendiza de Otrore
Níniel Thenidiel
Honorable
avatar
Cantidad de envíos : : 719
Nivel de PJ : : 8

Volver arriba Ir abajo

Re: El vial blanco. [Taller de Alquimia-Medicina de Níniel]

Mensaje  Demian el Mar Oct 04 2016, 02:39

Actualizado.

Creación de objetos aprobada. No olvidar agregar a Lista de Tareas para usar.
Demian
Admin
avatar
Cantidad de envíos : : 1123
Nivel de PJ : : 5

Volver arriba Ir abajo

Re: El vial blanco. [Taller de Alquimia-Medicina de Níniel]

Mensaje  Níniel Thenidiel el Dom Ene 15 2017, 23:23

-Otro cliente satisfecho y más monedas para nuestros bolsillos.- Expresó con un claro tono de satisfacción Cath mientras contaba las monedas recibidas como pago por el último cliente que recién abandonaba el local, uno de los vendedores de frutas y verduras del mercado según creía recordar Níniel, aunque el humano había tratado de hacerse el misterioso presentándose con el rídiculo pseudónimo de señor Smith. Seguramente que su pedido consistiera en un remedio para el picor de sus partes íntimas tenía algo que ver con tan estraña forma de actuar, algo totalmente innecesario pues la elfa no era una mera distribuidora de pociones y remedios si no que era toda una sanadora. Qué había hecho para parecer tal dolencia solo le interesaba por cuestiones estríctamente médicas, y desde luego no era quién para judgar, al menos públicamente, a sus clientes.

-¿Crées que el señor Smith ha estado plantando sus semillas en jardín ajeno, o quizá haya sido su parienta la que ha buscado un jardinero más apuesto?- Preguntó entonces la felina compañera de Níniel, mucho más dispuesta a comentar tales asuntos si le resultaban curiosos o divertidos. Aunque por suerte sabía que guardar el secreto profesional y solo hablarlo con la peliblanca le convenía para que sus almohadilladas manos pudieran seguir contando las monedas entrantes.

-Podría ser ambas cosas, pero por su modo de actuar apostaría más por lo primero, claro que no es asunto nuestro.- Respondió la elfa con cierto desinterés mientras guardaba en su sitio los ingredientes y preparaba otros de un armarito distinto pues tenía la intención de preparar algo para su uso propio.

-¿Qué vas a preparar ahora, el pedido de aquel guardia que temía no pasar la prueba de habilidad para su ascenso? Nunca pensé que trabajar contigo me brindara tanta información sobre nuestros vecinos.-

-No, no pasará a recogerla hasta la semana que viene así que no corre prisa. Quiero preparar unas dosis de antídoto para llevarlas en mis viajes. Últimamente me he cruzado con demasiadas criaturas insidiosas como para no prepararme mejor.-

-Suena bien, déjame ayudarte.- Se ofreció la joven mujer-bestia acercándose hasta los armaritos repletos de ingredientes, reactivos y materiales.

-Bien, pues búscame el envoltorio de colmena y el ala de dardo azul mientras yo me pongo con esto otro.- Fue la petición de la joven mientras ella misma comenzaba a trabajar en el primero de los dos antídotos con los ingredientes que ya había preparado.

En primer lugar puso agua ducal en el alambique y a la temperatura adecuada vertió en el escama de pargo de río tratada de antemano con esencia de flor naranja para eliminar las propiedades de la misma que no le interesaban en ese momento, y es que quería hacer un antídoto no un veneno. A continuación preparó una pasta con dientes de ajo de la variedad púrpura del oeste y agua destilada y cuando el proceso del alambique terminó y hubo obtenido suficiente esencia destilada la mezcló con la pasta hasta obtener una ampolla de antídoto acelerador  bebible.

-Aquí tienes lo que pediste. Parece que vamos algo cortas de dardo azul. Puedo acercarme luego a ver al proveedor, así de paso me da un poco el aire.- Comentó la pelirroja tendiendole los ingredientes.

-Sí, y ya que vas recuérdale que la última remesa de flor azul no estaba en buenas condiciones, apenas pude aprovechar la mitad y es algo que uso mucho para la pasta sanadora.-

-Lo haré, te conseguiré un buen descuento en la siguiente.- Respondió la felina con una medio sonrisa maliciosa en el rostro. Y es que los negocios se le daban realmente bien. Sin duda la vida dura que había llevado antes de conocer a Níniel la había obligado a agudizar su ingenio y la había enseñado a ganarse la vida peleando por cada aero. Eso la convertía en la socia ideal para la sacerdotisa a la hora de regentar un negocio y que no les tomaran el pelo.

Entonces la peliblanca comenzó a cortar la envoltura de colmena en finas y delicadas tiras y las dejó reposar en un bol de madera de arce junto a una solución rebajada de esencia de seta brillante. las dejaría allí exactamente cinco minutos durante los cuales aprovecharía para pulverizar el dardo azul hasta convertirlo en un polvo fino. Con todo preparado secó las tiras de envoltura de colmena y las mezcló en mortero hasta obtener una pasta homogénea que una mezclada con agua de manantial era ya por fin un antídoto protector.

-Pues esto ya está...Ha sido rápido, quizá me ponga con la pócima del soldado después de todo.-


OBJETOMATERIALES
Antídoto Protector12
Antídoto Acelerador12
TOTAL24
Níniel Thenidiel
Honorable
avatar
Cantidad de envíos : : 719
Nivel de PJ : : 8

Volver arriba Ir abajo

Re: El vial blanco. [Taller de Alquimia-Medicina de Níniel]

Mensaje  Ansur el Lun Ene 16 2017, 00:05

ACTUALIZADO

Profesión Usada: Medicina
Título: Aprendiz
Puntos Obtenidos: 3
Materiales en reserva: 0
Aeros Descontados: 240
Ansur
Master
avatar
Cantidad de envíos : : 1255
Nivel de PJ : : 0

Volver arriba Ir abajo

Re: El vial blanco. [Taller de Alquimia-Medicina de Níniel]

Mensaje  Asher el Miér Nov 08 2017, 20:32

Me quedé mirando el hospital, pensativo. Había algo en ese sitio que estaba olvidando. Algo relacionado con fuego y alquimia.

No, no. Me equivocaba. Aquello había sido en las catacumbas. Un breve recuerdo de mi vida como guardia. El ataque de un no muerto... aunque fue un año atrás, esa situación era dificil de olvidar. Había usado una poción de fuego para encargarme de aquella abominación. Y había alguien más. Una elfa que...

-Aparta.- gruñó un tipo, empujándome bruscamente y arrancandome de mis pensamientos. Me había quedado quieto en mitad de la calle. Gruñí un improperio y me acerqué a una de las posadas cercanas, aún pensando en que me estaba fallando. ¿Por qué había asociado aquello con ese edificio? ¿Y por qué olia esa posada tan rara? Flores y... ¿Alcohol puro? ¿Medicinas? Tal vez fuese simplemente que estaba demasiado cerca del hospital

Me metí dentro, pero el aroma fue rápidamente reemplazado por el de bebidas alcoholicas y guisos. Fruncí el ceño. No lo entendía, y el lugar estaba tan lleno que resultaba algo ensordecedor. Miré alrededor, buscando a alguien con la mirada. Una de las camareras parecía libre en ese momento. O al menos, no le estaba llevando comida a nadie.

-Eh.- dije, tocándole ligeramente en el hombro. La mujer se volvió y dio un paso atrás, sobresaltada al verme. -¿Hay algún puesto de alquimia cerca?- pregunté.

-¿Qué?- El ruido del local era demasiado alto. ¿Pero aquello no estaba al lado de un hospital? Gruñí.

-Un puesto de alquimia.- repetí, más alto.

-¿Cuenco de salina?- la mujer ladeó la cabeza, confusa.

-AL QUI MIA.- silabeé, casi gritando. La mujer asintió y dijo algo que no alcancé a entender. Pero si señaló al exterior, a la derecha, y... ¿al interior? Cerca. Tenía que estar cerca. Me di la vuelta y salí del lugar, algo irritado. Al menos tenía algo.

No me fue dificil asumir que se refería a la puerta gris que estaba justo al lado de la entrada. Curioso. Sin dudar demasiado, empujé la puerta y me metí en el local. Aquello explicaba el olor. Aún podía oir los ruidos de la posada de al lado, pero estaban tan enmudecidos que apenas resultaba un problema.

Me aproximé al mostrador y miré alrededor. No estaba mal. Finalmente, mis ojos se posaron en la elfa. Algo hizo "click" en mi cabeza.

-Espera. Nos conocemos... tu eres... ¿Iriel? No. Niniel.- sonreí, chasqueando los dedos. -Niniel del clan Thenidiel. Claro. Sabia que rimaba.- dije, satisfecho de haberlo recordado. -Perdona. Recuerdo que me dijiste que tenias una tienda de alquimia aquí, ¿hmm? Cuando nos encontramos en las catacumbas.- murmuré. La elfa me había conocido con mi otro nombre. Recordaba que me había llamado "Wernack" en su momento, lo cual no dejaba de ser algo incómodo para mí. -...en fin. La verdad es que me vendría bien una poción. Una poción... poco sana.-

Me froté la frente. Nunca se me había dado bien lo de ser sutil.

-Quiero un veneno. Algo rápido, potente, y que entre por la sangre. No es necesario que mate de por sí. Algo que... debilite mucho. Digamos que quiero cazar algo grande y fuerte.- expliqué. -...algo de mi tamaño. Pues un veneno que le tumbase. Como belladonna, pero... fuerte. ¿Puedes hacerlo?- pregunté, sacando mi monedero. -También... fuego. Una poción de fuego, cuanto más concentrada mejor.- añadí.


OBJETOAEROS
Veneno maldito de Constitución180 (precio acordado con Niniel)
Pócima de Fuego concentrada150 (precio acordado con Niniel)
TOTAL330
Asher
Líder Nómada
avatar
Cantidad de envíos : : 471
Nivel de PJ : : 4

Volver arriba Ir abajo

Re: El vial blanco. [Taller de Alquimia-Medicina de Níniel]

Mensaje  Níniel Thenidiel el Jue Nov 09 2017, 19:53

Níniel miraba el brillo que emitía aquel frasco intensamente, como si quisiera captar con sus ojos de elfa hasta el más mínimo de sus matices y cada una de sus sutiles variaciones de tono y color. Muy despacio y con extremo cuidado elevó su mano derecha y, mordiéndose el labio inferior por lo delicado del proceso, vertió gota a gota un líquido transparente, esperando tras cada pequeño añadido unos segundos para comprobar que todo iba tal y como debía ir. Las cantidades debían ser exactas, los tiempos precisos, los ingredientes seleccionados uno a uno descartando aquellos cuyo buen estado no estuviera garantizado. Solo así el resultado podía ser calificado de pócima maestra, con todo lo que ello implicaba.

-Perfecto...Ni el maestro Otrore lo habría hecho mejor.-Comentaría con orgullo para sí misma mientras observaba el resultado. Alejándose un poco de aquella mesa de laboratorio y anotando algunos apuntes en uno de sus numerosos tomos de alquimia, ya repletos con sus anotaciones propias basadas en su experiencia, algunas de las cuales directamente contradecían el contenido del propio libro, seguramente debido malas traducciones o a haber sido escritos por alquimistas menos hábiles que ella. A continuación salió de la trastienda.

-¿Ya terminaste?- Preguntaría la voz de su amiga y compañera desde el pequeño mostrador, donde debía de llevar un rato esperando pacientemente a sabiendas de que mientras realiza ciertos trabajos no debía molestarla pues podría resultar nefasto para la poción e incluso peligroso. -¿Ha salido todo bien? - Se interesó la pelirroja.

-Si, así es, incluso mejor aún de lo que esperaba. ¿Qué hora es? No me digas que me he vuelto a perder la comida mientras trabajaba...-Inquirió la peliblanca por desgracia acostumbrada a que la respuesta a aquella pregunta fuera afirmativa. La alquimia, como sus labores de sanadora, la absorbían tanto tan a menudo...

-No, por una vez no. Beor acaba de comenzar a servir la comida principal. -Respondió mostrando una felina sonrisa. -Hoy pediré el especial de pescado a la brasa.- Añadió aumentando dicha sonrisa mientras se adentraba a la trastienda dispuesta a ayudar a recoger el laboratorio cuanto antes para poder hincar el diente a tan suculento plato de pescado. Y Níniel no pudo sino contagiarse por su felicidad y entusiasmo.

Más antes de seguirla a la trastienda el sonido de unas campanillas de metal sobre la puerta de entrada al abrirse pronto denotaría que la comida tendría que esperar. Un cliente era un cliente, y algunos no podían esperar.

-Bienvenido al Vial Blanco, pócimas y ungüentos. ¿Puedo ayudarle?- Comenzó a recitar sin ni siquiera haberse girado aún a ver al recién llegado. Sorprendiéndose al ver allí, en su tienda y hogar, ni más ni menos que a Wernack...o Asher como había dicho llamarse la última vez que se vieran, hacía un tiempo ya. Era un hombre-bestia un tanto extraño y confuso...Y desde luego parecía tener serios problemas de memoria.

-Sí, nos conocemos...-Dijo algo extrañada la joven que le recordaba perfectamente. Bueno había mejorado algo en ese aspecto, la vez anterior no la recordó, con rima o sin ella. Incluso recordaba que al llamarle por el nombre por el que lo conocía en aquel entonces se había mostrado contrariado. -Asher, de la guardia. A veces he trabajado con la guardia. Incluso como alquimista.- Comentó mirándole directamente a los ojos escuchando su pedido. No sabía cómo sentirse exactamente porque alguien tuviera tantos problemas por recordarla a ella pero sí que recordara que regentaba un negocio relacionado con la alquimia.

-Ya veo. Algo grande y vulnerable al fuego...No es difícil. Tengo ingredientes más que suficientes. Si puedes esperar un momento podría tenerlas listas en unos minutos. En cuanto al precio sería este. Lleva descuento para compañeros exterminadores de no-muertos.- Comunicó informándole del tiempo de espera y del precio antes de adentrarse en la trastienda, donde le dijo a su amiga, algo molesta por tener que retrasar su comida, que solo serían unos minutos y que saliera fuera para no dejar solo a Asher mirando a un mostrador vacío.

-Ummm, vaya, menudo tamaño.- Le diría nada más verlo mirándole desde su mucho más baja estatura, algo menor que la de una humana promedio de su edad. -Níniel también fabrica una poción que fortalece el pelaje, lo suaviza y le da brillo. Por si te interesa. Solo tienes que mirar el mio, muchas elfas se morirían de envidia si me vieran.- Dijo acariciándose largos mechones de su efectivamente muy bien cuidado cabello pelirrojo y su pelaje gris claro. -Te dejaría tocar...pero estoy trabajando...- Añadió guiñando un ojo.

Mientras, en la trastienda, Níniel trabaja para tenerlo todo listo en el tiempo señalado. Agua pura en los alambiques. Ingredientes seleccionados en los armarios a mano sobre la mesa de trabajo, sus herramientas nuevo colocadas donde ella quería. -Comencemos.-

Lo primero fue cortar la raíz de jarrín con su daga. Otras partes de aquellas raíces podían servir para otro tipo de pociones pero para el veneno que Asher pedía solo servían aquellas partes cuyo diámetro superara los dos centímetros, de lo contrario no encontraría en ella la fibra central. Una vez extraída dicha fibra Níniel comenzó a concentrar su esencia mediante los alambiques, aprovechando el tiempo de duración de dicho proceso para tomar algo de ranúnculo encorvado, cortarlo y tomar de él el líquido de su tallo, mezclándolo con polvo de hueso ya preparado. Una vez lista la esencia de raíz de jarrín Níniel la añadió también a la mezcla. Dando como resultado una pequeña cantidad de un líquido ligeramente aceitoso transparente que embotelló en un frasquito de cristal con una banda de color verde bajo su tapón. El veneno estaba listo.

La pócima de fuego era más rápida de hacer aún, aunque también requería de mayor habilidad y experiencia. Sales de fuego, ya pulverizadas en un recipiente especial sin aire, medidas con precisión. Esporas de corona sangrante, que iniciarían la combustión una vez el contenido del frasco fuese liberado, añadidas con extrema precaución y en la cantidad exacta. Demasiado poca haría que la pócima no ardiera, demasiada la volvería inestable y de difícil transporte. Y para acabar el líquido del tallo de la corona sangrante, concentrado, como líquido inflamable. Todo ello embotellado sin aire en una botella roja como la sangre. Y es que era mejor tener claro qué contenía cada frasco...Podía evitar desagradables incidentes.

-Aquí están. No son baratas pero garantizo personalmente su calidad. Explicar cómo usar un veneno sobra supongo. La pócima de fuego solo requiere ser lanzada, tan pronto el contenido entre en contacto con el aire la ignición comenzará enseguida. Espero les des buen uso.- Fueron las palabras de Níniel tras salir de la trastienda y tenderle dichas pócimas indicando cual era cual.


OBJETOMATERIALES
Veneno maldito de [Fuerza / Destreza / Constitución / Inteligencia / Sabiduría]18
Pócima de Fuego concentrada15
TOTAL33

Aclaraciones:
Tal como indica Asher solo cobraré los materiales.
He querido mediante alquimia hacer que la pócima de fuego comience sola su ignición al romperse el frasco y entrar en contacto el aire con la mezcla que esta contiene. Por comodidad del cliente. Si Asher solo quiere el líquido inflamable o supone algún problema entonces que sea solo el líquido inflamable.
Níniel Thenidiel
Honorable
avatar
Cantidad de envíos : : 719
Nivel de PJ : : 8

Volver arriba Ir abajo

Re: El vial blanco. [Taller de Alquimia-Medicina de Níniel]

Mensaje  Ansur el Jue Nov 09 2017, 20:14

ACTUALIZADO

Profesión Usada: Alquimia
Título: Maestro
Puntos Obtenidos: 0
Materiales en reserva: 0
Aeros Descontados: 330 a Asher
Conforme a las nuevas reglas se añaden dos puntos de experiencia a cada uno por el uso de talleres.
Ansur
Master
avatar
Cantidad de envíos : : 1255
Nivel de PJ : : 0

Volver arriba Ir abajo

Re: El vial blanco. [Taller de Alquimia-Medicina de Níniel]

Mensaje  Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.