Voy a por ti [Desafío]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Voy a por ti [Desafío]

Mensaje  Fehu el Miér Mayo 03 2017, 17:51



Afueras de Beltrexus, noche.




-¿Dónde estáaas, vampirito? -Tarareaba Duna de forma melodiosa, como si fuera una canción infantil, buscando por el bosque a ese despreciable ser que había fastidiado el alimento para sus cuervos. -No podrás huiiiir…

La pequeña iba caminando, tranquila, no parecía preocuparla que hubiese un vampiro rondando la zona, que fuera de noche o que a quien buscaba pudiese huir. Para eso ya estaban sus cuervos, que iban avisando del paradero de esa criatura. Se dirigía hacia el bosque, y allá iba a ir Duna. No podían quedar así las cosas, sus cuervos estaban pasando hambre. Por supuesto que había más comida, ¡todo Beltrexus era comida! Pero ella quería a quien había elegido, un joven marinero que había atracado en la Cala de la Luna. Un chico muy sano y atlético que podía otorgar a sus cuervos cantidad de alimento. Además, tenía los ojos preciosos.

Pero un estúpido vampiro había malogrado su plan. ¡Ya estaba casi listo para sus cuervos! Y ese ser de la noche se había abalanzado sobre el muchacho y lo había dejado seco. Y eso a Duna no le había hecho ni pizca de gracia. Se había pasado toda la tarde quemándole los tobillos para que no huyera, cortando partes de su carne para los primeros cuervos que habían llegado y preparando su cuchillo para sacar las vísceras, que era lo más jugosito. Y no había podido por culpa de ese tonto vampiro. No podía haberse ido a Beltrexus, no, tenía que ir a donde estaba Duna cuidando a los mensajeros de Odín. Pues se tenía que vengar. Los dioses lo querrían así. Y esa criatura maldita no podía salir de la isla por su propio pie, iba a convertirlo en cenizas, porque ni siquiera serviría para alimento.

-Vampirito, saaaal… -Siguió cantando. -No te escondaaaas….

Cualquiera que la viese podría pensar que estaba jugando al escondite con más niños de su edad, pero no. Duna no se juntaba con los pequeños, ni con nadie, salvo con sus cuervos. Parecía muy animada aunque el tono de su voz reflejaba que había algo más ahí que un simple juego del escondite. -No me hagas perder tanto el tieeeempo…

El cuerpo del marinero estaba tendido, sin vida, en una explanada, cerca de un camino. Sus tobillos estaban calcinados y tenía varias partes del cuerpo cortadas y marcas de haber sido masacrado por un vampiro impetuoso incapaz de controlar su sed.

-Te voy a encontraaar…

Duna miró a uno de sus cuervos, que volaba sobre su cabeza en círculos. Este servía como medio de comunicación para los demás, que delataban a la criatura nocturna. El vampiro, Cale, debía buscar un plan rápido para deshacerse de la niña o de lo contrario acabaría calcinado. Estaba agazapado entre los árboles del bosque, a la espera de que fuera un momento para lanzarse sobre la pequeña y aniquilarla antes de que ella lo hiciera con él.

La joven bruja empezó a dar ligeros saltitos mientras caminaba, como si estuviera participando en una canción alegre y corriese feliz por la pradera. Pero nada más lejos de la realidad: era una cacería.


_________________________________________


Bienvenido compañero/a de caza: Estás en las afueras de Beltrexus y, por supuesto, me interesa saber cómo has llegado aquí. Pero más me interesa el conocer tus acciones y saber de qué lado estás.
En este primer post, tu objetivo principal será unirte a Duna para dar caza al vampiro o intentar convencerla para que lo deje en paz, o a Cale para tratar de huir de la bruja o defenderse. También puedes intentar ayudar al joven marinero, aunque no es aconsejable tocar la presa de ambos cazadores.
Podrás manejar sólo a uno de los dos npcs

Haz click aquí para más información sobre Duna.
Para inscribirte, aquí



Fehu vældr frænda róge
Fehu
Master
avatar
Cantidad de envíos : : 415
Nivel de PJ : : 0
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Voy a por ti [Desafío]

Mensaje  Yomo Taemasu el Jue Mayo 04 2017, 08:07

Beltrexus era un lugar que me había afectado de muchas formas y solo nombrarlo me erizaba el vello de la nuca. La primera vez que vine a este lugar por los vaivenes del destino, perdí por completo la paz interior y la calma que tan fundamentales eran para mi. Me vi inmerso en un mar de aventuras, literalmente. Arriesgue mi vida un par de veces. Conocí personas completamente lunáticas. Y muchas otras razones por las cuales Beltrexus debería ser un lugar al cual no quisiera llegar ni en bolsas negras.

Sin embargo, aquí me encuentro otra vez, en la tierra que en algún momento de mi vida jure nunca pisar. Por que no solo me habían ocurrido desgracias, también había obtenido una gran experiencia y una forma ligeramente distinta de ver al mundo. Por que me obligo a salir de mi zona de confort. Por que nunca había experimentado tanta adrenalina. Por que había ganado nuevos camaradas que ampliaron mi visión del mundo. Por que aunque no me gustara como sonaba, había avanzado un paso mas como guía espiritual. Del viaje si no tenia nada que agradecer ni alagar, aunque esa era la primera vez que viajaba en barco, no soy tan ignorante como para no darme cuenta de que había sido pésimo. Esperaba nunca mas en mi vida volver a tomar una embarcación como esa.

No obstante, el motivo principal por el que se debía mi presencia en Beltrexus en esta ocasión, estaba relacionado a
una de esas experiencias, aquella que me había hecho pensar en cuantas personas había en el mundo que necesitaban de alguien que fuera capaz de llevarlos a encontrar la paz interior, que necesitaban a un... guía espiritual. No llegue a la isla en un barco de pesca como la primera vez, esta vez logre abordar una embarcación en Lunargenta de forma clandestina a cambio de que vigilara una caja especial, ¿que contenía? No lo se, nunca me fue revelado el contenido, yo solo debía cumplir con mi labor. Aunque pase todo el viaje en el interior del barco, fue realmente calmado y agradable, nadie se acerco a mi ni me molesto. El barco llego a Beltrexus en la noche y pronto la nostalgia se apodero de mi cuerpo, aquella vez el barco también había desembarcado en la oscuridad de la noche.

Me encontraba rumbo a Beltrexus en uno de los caminos que llevaban a la ciudad, ya había cometido el error de desviarme hacia el bosque en una oportunidad y lo pague caro. Necesitaba encontrar una posada donde descansar y comer, ya haría lo que había venido a hacer el día de mañana. Respire profundamente el olor de los bosques, me hacia sentir que estaba cerca de mi hogar. ¿Me pregunto cuando aparecerá el primer conflicto? Todo ha estado muy calmado, es mas creo que ya puedo olfatearlo... y lo digo en serio. Pude percibir un olor que se me hacia familiar, una rara combinación entre pétalos de flor de cerezo y descomposición... el olor a muerte. Reconozco el olor, he llevado al fin de su existencia a varios hombres y seguiré haciéndolo siempre que lo considere necesario.

Me apresure a buscar el origen de aquel olor, me lleve una gran sorpresa al encontrarme no muy lejos de mi, en una explanada al lado del camino, a un hombre sin vida. De todos los cadáveres que había visto, este era el mas perturbador. Había varias pedazos de su cuerpo que faltaban como si se tratara de un cerdo, y su rostro estaba completamente blanco, como si hubiera sido extraída de su cuerpo toda la san... gre. Todo era mas claro ahora, esto era obra de un vampiro. ¡Eso significa que hay un vampiro suelto en Beltrexus! Seguí analizando el cuerpo del hombre, efectivamente logre encontrar la marca que dejaban los colmillos de los vampiros, no conocía mucho de vampiros, pero se bien que esa marca era su sello de culpabilidad. También estaban otras señales como el masacrado estado de su cuerpo. Sin embargo, me encontré con algo fuera de lugar, los tobillos del hombre estaban calcinados por completo... ¿con que fin un vampiro haría esto? No sabia que pensar, ¿era un vampiro glotón o de los que les gusta jugar con la comida? Independientemente, el cadáver era reciente, eso significaba que el vampiro estaba suelto por Beltrexus y alguien debía detenerlo.

Y con alguien por supuesto que me refiero a mi. Desarrollar un sentido heroico era otro de los regalos que me había dado Beltrexus. No tuve mucho tiempo para pensar ya que pude escuchar en el silencio de la noche varias alas revolotear, buscaba entre los arboles, pero era realmente difícil encontrar entre la sombras de la noche el oscuro color de los cuervos. Duro un largo tiempo de silencio en el que me sentí observado y lentamente analizado, me encontraba concentrado en cualquier mínimo movimiento para reaccionar rápidamente y defenderme. El movimiento que esperaba resulto ser los pájaros despegando de uno de los arboles, permitiéndome con dificultad visualizarlos atravesar el sendero y luego adentrarse en la espesura del bosque.

Me cuestione el perseguir a los pajarracos, ¿realmente eran relevantes? ¿Tenían algo que ver con el ataque al hombre? Aunque tenia mis dudas, mi curiosidad no iba a permitirme ignorar al trió de aves que me habían erizado la piel. Deje atrás al cadáver del hombre y me dispuse a seguir el recuerdo del camino que habían seguido los pajarracos. Me adentre con nostalgia en lo profundo del bosque, rogando no perderme esta vez ni encontrarme con nada que quiera matarme todavía.

Mi avance por el bosque me llevo a un sorpresivo encuentro con una niña de cabello castaño que no debía de superar los 11 años de edad, ella daba saltitos alegremente en mitad del bosque mientras un cuervo volaba sobre ella... ¿estaba perdida, estaba loca o era de esas personas que caminaban en sueños? Fuera lo que fuera, no era seguro que ella estuviera aquí, debía sacarla de aquí ahora. —Oye, niña— Inicie para llamar su atención, ella se volteo con curiosidad y se dedico a mirarme con esos ojos que tenían un toque de inocencia, pero que estaban tan... vacíos. —N-no es seguro que estés aquí, hay un vampiro en la zo-.— Le advertí sin poder terminar la frase al ver a la niña mirarme con una gran sonrisa que, lejos de ser dulce o tierna, me parecía realmente aterradora.

—¿Tu también quieres jugar?—
Soltó aquella niña. ¿Jugar? ¿A que se refiere con jugar? ¿No entiende que debe de salir de aquí ahora mismo? —¡Se me ha ocurrido un juego nuevo! El primero que le encuentre, gana.— Añadió la pequeña soltando una risita que desato un escalofrió por toda mi espalda. ¿Encontrar? ¿A quien? ¿Al vampiro? ¿¡Pero que rayos le pasa!? ¡Esto no es un juego! ¡Es peligroso que ella este aquí!

—¡Espera!— Alcance a decir justo en el momento en que ella empezó a correr hacia lo profundo del bosque sin detenerse ante mi llamado, ¿pero que demonios estaba pasando? Me cuestione si era correcto perseguirla, mas no tenia mucho tiempo para pensar y rápidamente tome la decisión de empezar a correr tras de ella. ¿Esta niña estaba cazando al vampiro? Entonces debio de haberle visto en algun momento, quizas seguirle no es mala idea despues de todo... al menos hasta encontrarme con el gloton. Tambien debia considerar que ella solo era una niña y que corría grave peligro estando aquí en el bosque con un vampiro suelto, ella necesitaba protección...


¿Cierto...?
avatar
Cantidad de envíos : : 53
Nivel de PJ : : 0
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Voy a por ti [Desafío]

Mensaje  Fehu el Dom Mayo 07 2017, 15:59



Un fogonazo iluminó la oscura noche en el bosque momentos después de que Duna hubiese salido corriendo entre los árboles. Había encontrado un nuevo compañero de juegos, pero era un lento y esto era una carrera contrarreloj donde el ganador se llevaba como premio la cabeza del vampiro. Cale había sido alcanzado por una llamarada mientras trataba de escapar de la joven bruja.

-¡Te encontré! -Unas llamas levitaban encima de las manos de Duna, quien las cerraba sin quemarse y también lanzaba bolas de fuego hacia los árboles. A ella le daba igual si se quemaban con tal de atrapar al chupasangres que le había robado la comida a sus cuervos.

Era de noche, el territorio perfecto para un vampiro, y aun así Cale estaba en problemas muy serios. Duna era una pequeña brujita de fuego, pero muy habilidosa en la caza. Por más que el vampiro tratase de escapar de ella y sus llamaradas, no podía. Se escondiera donde se escondiera, los cuervos avisaban a Duna de su posición. Podía matarlos, pero volaban demasiado alto e iban haciendo una cadena de graznidos en la que desvelaban qué hacía en cada momento Cale. ¿Y ella los entendía? Al vampiro no le quedaba de otra que huir o atacar.

-Ven aquí. -Canturreaba. -Voy a ganar el juego.

Seguía saltando como si estuviese en el momento más divertido del día, aunque era algo sanguinario lo que planeaba.

-Vamos, hombre desconocido. O te ganaré y tendrás que ayudarme con mis cuervos. -Comentó entre los árboles con un tono cantarín, aunque posiblemente Yomo desconocía eso de “ayudar”, en el sentido en que Duna lo pronunciaba.  Volvió a lanzar otra llamarada en dirección a Cale y este cayó de la rama donde estaba agazapado.

-¡Te atrapé! Se ha acabado el juego… ¡Qué lástima! -Fingió estar triste. -A mí me gusta jugar con los vampiros, jijiji.

Apenas acabó de decir eso quemó sus tobillos y las manos, reduciéndolas a cenizas, entre los gritos de dolor del joven vampiro. Si supiera controlar su sed habría respetado lo que hacía Duna, pero era un neófito y moría cada vez que veía una gota de sangre. Le habían prometido una vida eterna y esto era justo lo contrario. Una niña pequeña lo iba a matar de forma cruel.

-No puedes hacer eso, vampirito. -Le regañó Duna, aunque parecía adorable echando la bronca. De nuevo, otra llamarada, esta vez a su torso.

Cale siguió gritado ante el dolor que le causaba esa tortura, esperando la muerte llegase de la forma más rápida posible, aunque Duna no estuviera muy por la labor de hacerlo.


_________________________________________


Yomo: Has decidido ir con Duna y, sin quererlo, te has convertido en partícipe de su ¿juego? Ves a Duna torturando al vampiro a llamaradas y hablando con él como si apenas hubiera hecho algo malo. Tu objetivo principal será el de ayudar a Cale, tratando de convencer a Duna para que no lo torture, o el de ayudarla a acabar con él.
También puedes huir y dejar que ella se encargue de solucionar sus rencillas con Cale.
¿Qué harás? Recuerda que el jugador también forma parte del juego.

No podrás usar a Duna en este turno.



Fehu vældr frænda róge
Fehu
Master
avatar
Cantidad de envíos : : 415
Nivel de PJ : : 0
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Voy a por ti [Desafío]

Mensaje  Yomo Taemasu el Mar Mayo 09 2017, 05:39

Corría por el bosque observando los brillantes destellos de luz que iluminaban por segundos el bosque y persiguiendo el horrible graznido que emitían los cuervos, mi cuerpo se llenaba de escalofríos al ver como mientras más me adentraba al bosque, más arboles en llamas me encontraba. ¿Por que de pronto el bosque esta en llamas? ¿Quien ha creado el fuego? Tenia un mal presentimiento sobre lo que me iba a encontrar al finalmente alcanzar a la niña, aquel sentimiento que me impulsaba a salvarle del vampiro se había tornado un eco distante, pero eso no impedía que mi curiosidad me impulsara a seguir avanzando. Iba a toda la velocidad que me permitían mis piernas, sin embargo, no era suficiente para perseguir a la hábil niña que se encontraba empeñada en adentrarse a lo profundo del bosque. No se podía comparar la agilidad del delgado cuerpo de la niña con mi pesado y voluminoso cuerpo, no obstante, sabia como usar eso a mi favor. Enfoque todo el peso de mi cuerpo en mi torso, al inclinarme para iniciar un estilo de carrera con mis cuatro extremidades, logrando efectivamente desplazarme a mayor velocidad y derribando todo lo que se cruzara en mi camino.

Cuando finalmente logre alcanzarle, pude ver como las manos de la niña ardían en un brillante fuego que levitaba sobre ellas, sin embargo sus manos estaban intactas, sin la mas mínima quemadura. No había cabida para otra explicación, cualquier idiota podría ver claramente que esta niña era una bruja que controlaba el fulgor de las llamas y que poco le importaba la destrucción que causaba en el bosque de los magos. La jovencita volvió a afirmar que todo esto era un simple juego, pero esta vez ya tenia una idea de a que se refería y todo se resumía en atrapar al vampiro, y yo ahora soy parte de ese macabro juego. Otro escalofrió corrió por mi espalda cuando se dirigió a mi diciendo que debía ayudarle con sus cuervos. No se a que se refiere con eso, pero estoy más que seguro que no se trata de absolutamente nada bueno, esos cuervos me dan mala espina ¿y por que siguen a esta niña?

Las llamas que resplandecían en el bosque me daban una visión aceptable del lugar y, por si tenia alguna duda, pude confirmar todas mis sospechas cuando la vi lanzar con su mano una llamarada que intercepto a un objetivo que se movía entre los arboles. El vampiro, es lo primero que se me ocurre al pensar en la identidad de ese pobre hombre, las palabras de la niña confirmaron mi teoría. Sentí mis brazos y pies congelarse por un momento cuando la vi cruelmente vaporizar los tobillos y las manos del pobre vampiro que gritaba de dolor. Aunque yo quise pensar lo contrario, finalmente abrí los ojos. Vino a mi memoria la imagen de aquel hombre tirado en el camino, sus tobillos estaban calcinados y reducidos a cenizas del mismo modo en que habían quedado los tobillos del vampiro. Me había equivocado con los papeles. La niña no necesitaba ser salvada del vampiro, el vampiro es quien huía aterrorizado de la niña. ¿Por que la niña le perseguía? Quizás también era un dato fácil de averiguar, pero me abstuve de intentarlo, no tenia tiempo para seguir pensando mientras observaba a la niña torturar al vampiro.

¿Que voy a hacer ahora? Es mi pregunta principal. Un brillante caballero de armadura intentaría convencerla de que se detenga sin llegar a la violencia por tratarse de una niña. Mientras que un vil y cobarde rufián huiría ahora que esta distraída o le seguiría el juego y la engañaría para evitar salir herido. No creo que haya nada que pueda hacer para convencerla de que se detenga y no puedo hacerle daño porque es una niña, no estaría bien, pero tampoco puedo permitir que ella continué con esto. Verla azotar al vampiro a llamaradas me paraliza y me hace darme cuenta de algo que no había notado hasta ahora, esta niña me aterra y no se como detenerla sin hacer el mal.

Pero entonces un eco distante resonó en mi cabeza. El balance es el completo equilibrio entre luz y oscuridad.— ¡...! Ser un cambiapieles significa no siempre obedecer a lo que tu humanidad crea correcto.— ¡esa voz...! A veces es necesario oponerse a lo que el mundo entiende por bien para poder hacer lo que es realmente necesario..— él... ¿Pero en que estaba pensando? ¿En que momento me volví un intachable y miedoso héroe? Yo no sigo a la luz ni a la oscuridad, yo sigo a mi espíritu. Yo soy un cambiapieles, un guía espiritual. El balance, aquel que ha perdido su humanidad y hará lo necesario para hacer lo que es realmente correcto. No dejare que nadie juegue conmigo. En ese momento, el miedo desapareció y supe finalmente que iba a hacer, detendré a esa niña sin importar el costo.

—¡Hey! No lo estas haciendo bien...— le reproche a la niña fingiendo ser parte de su juego mientras me acercaba a ella y al vampiro en el suelo. Debía aprovechar que ella aun pensaba que yo era su compañero de juegos y así pillarla con la guardia baja. Los brujos eran increíblemente poderosos, pero muy frágiles. —Mira, te voy a mostrar como se hace y luego intentas hacerlo tu, ¿vale?— dije sonriendole con amabilidad mientras sacaba de mi bolsa un hermoso frasco de vidrio con un liquido oliva en su interior. Una pócima de fuerza. El regalo de una gran y feroz amiga. No la use en aquel momento en que nos conocimos y ahora agradezco haberla guardado. —¿Ves esto? ¡Con esta pócima tendremos el doble de diversión!— afirme mostrandole el frasco para luego abrirlo e ingerir el liquido hasta el fondo. Tenia un sabor bastante extraño, pero con cada sorbo que daba sentía como mi cuerpo se llenaba de vigor y como la fuerza de mis músculos aumentaba.

Apenas tome la ultima gota sentí como se erizaba mi piel. En un rápido movimiento, rodee su cuello con mi mano y la levante en el aire. —Ja. Los niños como tu deberían arder en el infierno.— dije con una mirada tan vacía como la de ella al torturar al vampiro. Apretaba su garganta con mi fuerza aumentada buscando estrangularla hasta dejarla inconsciente o matarla por asfixia, lo que pasara primero, no me importaba; del mismo modo en que ella no le importaba el sufrimiento del vampiro o el de aquel hombre. Finalmente y con un movimiento de rotación, lance su cuerpo contra uno de los arboles, con suerte el golpe la dejaría inconsciente.

—C... cu...— escuche una voz a mis pies, era el vampiro que intentaba con todas sus fuerzas decirme algo. —Cui... dado... con los cuervos.— alcanzo a decir finalmente. Tenia razón, esos cuervos. Parecían perseguir a la niña a todos lados, quizás incluso pueden defenderla. Realmente estoy empezando a odiarlos. Adopte una postura de combate, preparándome para lo que viniera. No se quien piensas que eres, pero se acabo el juego, bruja.


—————
offrol:
Yomo ha ingerido la Pócima de Fuerza.
Su Fuerza aumenta 10 puntos por 3 turnos.
Pócima de Fuerza desaparece de su Inventario.
avatar
Cantidad de envíos : : 53
Nivel de PJ : : 0
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Voy a por ti [Desafío]

Mensaje  Fehu el Vie Mayo 12 2017, 20:09



La pequeña bruja parecía divertirse mucho con su juego. Había encontrado al vampiro y ahora estaba sufriendo por haber acabado con el alimento para sus cuervos. Duna no parecía caer en la cuenta de que la tortura no era algo divertido. A pesar de lo que estaba haciendo, se notaba cierta inocencia en su rostro. Para ella esto era un mero juego, como lo que hacían los niños en la calle, como si no fuera malo. Bueno, para ella no era malo. Si los mensajeros de los dioses necesitaban comida, ¿qué menos que brindársela? Suyo era un asiento al lado de Odín, pues atendía a sus siervos.

Mas el humano tampoco estaba por la labor de ayudarla. ¡No estaba colaborando! Aunque siempre se podían encontrar otras funciones más útiles para quien sólo miraba.

-¡Jijijiji! -Rió la pequeña bruja. -Dentro de poco todo acabará. ¡Pero has sido malo!

El acompañante de Duna por fin decidió moverse y quiso ayudarla a tener el doble de diversión. Con la mirada que caracterizaba a una niña ilusionada, se fijó en Yomo, para ver qué hacía. Si funcionaba ella quería hacerlo después. Pero su inocencia la llevó a no vigilar su guardia y el humano la agarró del cuello. Ella empezó a agitarse y a agarrar su muñecay antebrazo con sus llameantes manos. -¡No sé qué es el infierno!

Justo antes de que Yomo la lanzase, expandió la llamarada, haciendo que afectase a más partes del cuerpo de su compañero.
Acto seguido fue lanzada y se golpeó contra un árbol, quedando atontada y desubicada. Varios cuervos se posaron en torno a su cuerpo y comenzaron a crocitar. Los graznidos se hicieron cada vez más fuertes, llegando a ser insoportables y una nube negra cubrió el bosque. Varios pájaros se posaron en las ramas de los árboles más cercanos, rodeando al vampiro y a Yomo.

Había estado acertado Cale en avisar al humano sobre los pájaros negros.
En bandadas de varios individuos volaron en picado hacia el humano que había osado tocar a su ama y comenzaron a picarle y salir volando de nuevo, dejando paso a otros que los suplían. Picotazo y se iban. Tal vez Yomo pudiera golpear a los más cercanos, pero eran más de treinta atacándole. Muchos acababan llevándose pequeños trozos de su piel si la veían desprendida.
Durante unos minutos la marabunta de cuervos siguió revoloteando alrededor del cambiapieles, hasta que por fin Duna hizo amago de moverse, muy lentamente y los cuervos se quedaron, de nuevo, en las ramas, observando todo lo que pasaba. La niña se movía con dificultad y los pájaros trataban de ayudarla, ignorando a los otros dos hombres.

La pequeña se quedó ahí, bajo la protección de sus amigos. Más tarde, regresaría a la villa a descansar, cuando pudiera moverse bien.



_________________________________________


Yomo: ¡Muy valiente! Pero de valientes está el cementerio lleno. Eso sí, el que no arriesga no gana, así que te honra el haber atacado a un npc.
Duna es muy pequeña, parece un objetivo fácil y sencillo del que deshacerse. Pero nada más lejos de la realidad, pese a su aparente fragilidad se esconde una poderosa bruja. Y detrás de ella hay miles de pequeños guerreros que la defenderán hasta la muerte. Aunque se nota tu buen corazón al intentar salvar a Cale.
Lamentablemente, los cuervos lo han matado para cumplir con el objetivo de su ama.
Recompensas:
• +2 ptos de experiencia en función de la calidad del texto.
• +3 ptos de experiencia en función de la originalidad del usuario.
• 5 ptos totales de experiencia
Los puntos han sido sumados directamente a tu perfil.
Heridas:
Como consecuencia de la exposición al fuego de las manos de Duna, presentas:
-Quemaduras de tercer grado en muñeca, dorso de la mano y antebrazo
-Quemaduras de segundo grado en parte de los dedos y parte cercana al codo
El brazo con el que has agarrado a Duna está quemado, no podrás moverlo de forma voluntaria.
Como consecuencia de la llamarada:
-Quemaduras de segundo grado en la cara y torso
Un lado de tu cabeza y parte de tu cara han sufrido daño. La visión de uno de tus ojos se ve afectada.
Los cuervos, por su parte, te han atacado en todo el cuerpo, presentas:
-Heridas por desgarro, sangrantes, de diversa profundidad en brazos, principalmente, pero también en la espalda, cara, torso y abdomen.

Tendrás que abrir un hilo con un/a curandero/a e intentar que te sane las heridas. Puedes ir a los talleres o abrir un tema con dicho curandero o curandera en el que ejerza su profesión contigo.
Deberás avisarme para echar un vistazo a ese hilo.



Fehu vældr frænda róge
Fehu
Master
avatar
Cantidad de envíos : : 415
Nivel de PJ : : 0
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Voy a por ti [Desafío]

Mensaje  Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.