[Mastereado] El alma de Talisa [Rachel - Gerrit] [+18]

Página 2 de 2. Precedente  1, 2

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Re: [Mastereado] El alma de Talisa [Rachel - Gerrit] [+18]

Mensaje  Tyr el Lun Jul 31 2017, 12:32

El miembro 'Gerrit Nephgerd' ha efectuado la acción siguiente: La voluntad de los dioses


'Runas' :

Resultados :



Representación de las runas:
Tyr
Master
avatar
Cantidad de envíos : : 742
Nivel de PJ : : 0
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Mastereado] El alma de Talisa [Rachel - Gerrit] [+18]

Mensaje  Rachel Roche el Mar Ago 01 2017, 13:02

La voz de Blazh me ponía aún más nerviosa. ¿De verdad no había una solución pacífica sin que nadie muriera? No quería matar a nadie: Mi profesión no era la de asesina, sino espía. No quería que nadie muriera por mi culpa. El padre de los niños y el pequeño Matie ya habían muerto, y según Blazh era culpa mía, como podía serlo la muerte de Rodrik y Bella si el señor Neph me terminaba llevando con las bestias. ¿Por qué? ¿Por qué tenía que morir la gente? No era justo. Las palabras me dolían mucho, pero a NIA no importaba lo que dijera. Ella siempre tenía las ideas claras y no abandonaba nunca su guión. Yo ahora mismo no era más que una espectadora de cualquier cosa que aconteciera.

¿Y esas palabras tan groseras del Señor Neph? ¡Me iba a matar! ¿Por qué? ¿Qué le había hecho? Yo no quería morir, como tampoco quería el padre del pequeño Matie. El señor Neph mataba por matar, porque los asesinos matan porque su profesión es matar. Me estaba asustando. Yo no quería morir. “Por favor, no me mate, señor Neph”, quería decirle acurrucándome en un árbol, pero no era yo quién manejaba el cuerpo, sino NIA.

-Fijando objetivo: Gerrit Nephgerd. Ejecutando órdenes de eliminación del sujeto. – NIA se lanzaba a por él sin sentir dolor, esquivando sus golpes con rapidez y propinándole fuertes puñetazos que el musculoso rubio detenía con su martillo. Mientras Nephgerd insistía en que yo tenía la culpa de todo. Pero NIA no respondía a nada. Consiguió esquivar varios golpes, pero instantes después el señor Neph tomó mi cabeza con su mano mientras NIA trataba de alejar sus brazos, el señor Neph generó entonces una corriente eléctrica más potente que recorrió de nuevo mi cuerpo. Aquello desequilibró a la inteligencia, y luego tomó su martillo y golpeó con todas sus fuerzas en mi cabeza, haciéndome retroceder y caer al suelo.

De mi cuerpo brotaban chispas y humo. El golpe había sido tan fuerte que había perforado bien adentro, causándome una herida en la cabeza por la que brotaba sangre al romper por completo la armadura de tungsteno en este punto. Yo estaba destrozada, pero NIA no sentía el dolor. Jamás. Ella seguiría luchando hasta que no tuviese energías. Aunque perdiera un brazo en el intento.

Se levantó y se abalanzó contra el señor Neph. Trató de derribarlo en el suelo y comenzó a golpearle puñetazo tras puñetazo, con todas sus fuerzas. – ¡Destruir! – decía dando un golpe con el puño cerrado. – ¡Destruir! ¡Destruir! ¡Destruir! ¡Destruir! ¡Destruir! – Cada palabra iba acompañada de un fortísimo golpe. Unos terminaban en el cuerpo o cara del señor Neph, otros en el suelo, aplastando mi dedo contra la tierra y rasgando por completo el tejido cutáneo de las manos, quedando visible la parte metálica de las mismas. Cada golpe me hería más y más. Echaba ya tanto humo que parecía una caldera a punto de explotar, y el gasto de energía era tal en cuestión de supervivencia que ya hasta emitía chispas. El brazo se me empezaba incluso a desencajar. NIA no controlaba, y aquella falta de control no ayudaba.

En uno de esos instantes, volvió a recibir otro martillazo brutal que me hizo salir volando, confiaba en que el señor Neph estuviera muy herido y no viniera a rematarme. Pues NIA estaba severamente averiada y ni siquiera se pudo levantar de ese golpe, quedando inmóvil y sumida en el desangro.

-Constantes vitales muy bajas. – indicó la inteligencia en el suelo en diferentes tonalidades de voz que alternaban tonos agudos y graves. La electricidad y la energía me abandonaba como si sufriese una avería. Mi cuerpo entero expulsaba humo en los puntos de soldadura por el fuerte impacto y una enorme brecha de sangre en mi cabeza, que había sido golpeada, bañaba entera mi frente y parte de mi maltrecho ropaje. – Desconexión in… - se apagaba. - …mineuh. – no se llegó a entender lo último y de repente los ojos de NIA se apagaron y volvieron a mi habitual tonalidad azul.

Estado final de Rachel:

Estaba hundida. No podía moverme. Me dolía absolutamente todo y aunque podía levantarme el cuerpo estaba totalmente destrozado. ¿Iba a morir? Yo no quería morir. Tampoco quería acabar en un desgüace como muchos biocibernéticos. Era muy joven. Las lágrimas salían por mis ojos, que ni siquiera podía cerrar. Había quedado mirando en dirección al cuerpo del pequeño Matie. ¿Qué pasaría ahora? ¿Me llevarían con aquel brujo que me iba a arrebatar un alma que no es física? No quería saberlo. No tenía fuerzas ni energías para ello.

-Lo siento, pequeño Matie… No he podido hacerlo. - musité con lágrimas, humeante, con chispas saliendo de mí cada cierto tiempo.
*Off: Consulta de runa AQUÍ
avatar
Cantidad de envíos : : 131
Nivel de PJ : : 1
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Mastereado] El alma de Talisa [Rachel - Gerrit] [+18]

Mensaje  Fehu el Sáb Ago 05 2017, 00:42

Blazh estaba sentado en la rama de un árbol aplaudiendo y riéndose como si estuviera viendo el mayor espectáculo circense de todo el continente. Eso le parecía tan divertido que no quería perderse ni un movimiento. Los golpes metálicos eran música para sus oídos, la sangre hacía que su vitalidad creciese. ¡Se lo tenía que contar a Duna! Ella estaría tan contenta de lo que había hecho que no podía esperar para decírselo. Después de haber confundido de ese modo a Castinur hasta hacerle creer que estaba enamorado de una mujer cuando, en realidad, era un amasijo de hierros oxidados, esto era lo mejor que había hecho. ¡Ay! ¡Inocentes mortales! Era tan sencillo jugar con la mente de las personas, sobre todo si eran impulsivos, como esos dos. -¡Bien! ¡Seguid así! ¡Dale! ¡Dale! –Animaba. Había dejado atrás la oscuridad donde había los había metido antes y ahora estaban, de nuevo, en el bosque. Pese a que Gerrit y Rachel podían ver los árboles, Rodrik, hasta ese momento, no. Se sorprendió de volver a ver luz y a esos dos peleando.

-¡Rachel! -La llamó, pero no se atrevió a entrar a ayudarla. Hubiese sido caballeroso interponerse, pero sabía lo que Gerrit le había hecho a su amigo y, seamos sinceros, mejor perder la caballerosidad que la cabeza. Él se mantenía al margen, con Belly en sus brazos, quien seguía inconsciente.

Los golpes se seguían hasta que, finalmente, ambos fueron víctimas de los golpes del contrincante, quedando exhaustos y malheridos. Aquello divirtió más a Blazh, quien creó una ilusión especial para el brujo del martillo. Duna apareció frente a él, sonriente. -¿Qué te ha pasado, hijo de Odín? -Su risita inocente contrastaba con la personalidad de esa chica, que se balanceaba con los pies juntos. -¿Por qué dejas que te peguen? ¡Eres débil! ¡Te lo dije! -Se quejó, como si eso fuera una ofensa para ella. Pero rápido cambió su rostro, reflejando la inocencia que debía tener una niña de su edad. -¿Te hacen buena compañía mis cuervos? -Otra vez la risita. Por su parte, la visión de Rachel era diferente. Ella no veía a Duna, veía a su hermano, Jules Roche, tendido en el lugar de Matie, tal y como estaba el pequeño. Tampoco podía oírle, al contrario que Gerrit a Duna. Lo que ella oía era la voz que llevaba escuchando desde que había entrado en el bosque, la verdadera de Blazh, quien aún no se había mostrado tal como era delante de ellos. -Mira lo que le ha pasado a tu hermano por no haber conseguido el alma. Una vida por la otra.

Rodrik seguía sin entender qué estaba ocurriendo, él simplemente veía los cuerpos tendidos en el suelo, con sangre. Pero nada más.
De pronto, Duna y Jules desparecieron y con ellos, Blazh. Ya no quedaba rastro de ese muchacho que se divertía viendo sufrir a esos dos. A los cinco minutos aparecieron entre los árboles los dos hombres viejos. Jorah negó con la cabeza ante semejante espectáculo. -No me podía esperar menos de ti, chico. -Lo miró con una mueca de burla y expectación. Le habían encargado algo y casi le hace lo mismo a Rachel que a Talisa. ¡Si ya lo decía el buen hombre! Confiar en brujos, como que no.
Y si le había encargado llevar un alma a su casa, ¿por qué estaban ahí los dos? Fácil: venganza. Gerrit, ¿acaso pensabas que ibas a librarte después de haberle destrozado el corazón al pobre viejo? Castinur fue hacia el brujo y, en la marca del cuervo, puso su mano, creando la sensación de dolor a Gerrit como si le estuvieran quemando vivo.
-Disfruta del daño que haces. –Su mermada voz, ajada por la edad, se tornó sombría. Le había arrebatado lo que más quería. Pagaría con creces.
-Todavía podemos tomar el alma de esta chica. Su carcasa está muy dañada. -Comentó Jorah acercándose a Rachel. El viejo brujo miró el cuerpo de la cibernética y se acercó a él. Ambos estaban haciendo y deshaciendo sin contar ni un poco con la opinión que pudiera tener la destrozada Rachel, mientras un perplejo Rodrik miraba sin entender.-Eh… ¿Qué hacéis? ¡Dejadla! -Sentó a Belly en el suelo y se acercó despacio hacia ellos, quienes no hacían ni caso. -¡Eh! -Al no entender nada de lo que había pasado desde que Rachel le había contado lo que Blazh le pedía a Matie, se sentía frustrado. Había visto morir a dos personas hoy, a dos personas a quienes quería. Y la niña tampoco estaba bien del todo. Su rabia le llevó a tomar una piedra de gran tamaño y golpear al hombre que tenía más cerca en varias ocasiones, manchando de sangre a la robot, más todavía.

Castinur cayó al suelo con el cráneo abierto y su cara llena de sangre.

Jorah también recibió los salpicones de sangre y le dio a Rodrik en la cabeza con una de sus robustas muletas, haciendo que cayera. Definitivamente Rodrik era un inútil, pero había salvado a Rachel. -¡Idiota! ¿Qué hará Blazh cuando sepa que te has cargado a Rubeus Castinur?  ¿Y Duna? ¡Van a ir a por ti! ¡O a por ella! -Señaló a Belly. -¡Esa niña va a acabar devorada por los cuervos! -Su rostro cambió, y sonrió haciendo que se marcasen mucho más sus arrugas. -Aunque tengo mucho “material” que ofrecerles. -El viejo Jorah miró a todos los que estaban tendidos en el suelo y se frotó las manos con ambición.


_____________________


¿Os pido un combate y sacáis runas casi empatadas? Esperaba un claro ganador pero los dioses deben estar riéndose de vosotros tanto como Blazh. Por cierto, habéis cumplido el objetivo, que era entretenerle. ¡Enhorabuena! Con vuestra sangre derramada os habéis convertido en los bufones de un joven sádico.
Estamos llegando a la parte final del mastereado y, gracias a vuestro empate, tomaremos otro camino para acabar.

Hemos perdido a Rubeus Castinur, la suerte así lo ha decidido -> Aquí

Ambos: Estáis muy dañados, y por ahora nadie os va a sanar. Al menos hasta que busquéis la forma de salir de ahí, pues se avecina un mal peor. Debéis poneros de acuerdo entre vosotros para intentar convencer a Jorah de que no os venda a Blazh o a Duna. Si buscáis la forma del diálogo no tendréis que tirar runas, pero tenéis que comerle la cabeza para que no lo haga o negociar con él. Si tomáis el modo de convicción “made in Gerrit”, sí, deberéis lanzar runa.
Runa Muy buena/buena: Acabaréis con Jorah y no llamará a Blazh. Os libráis, aunque seguís para el arrastre.
Runa media: Se entregará a uno de vosotros, de todos vosotros, a Blazh. Será elegido a suerte.
Runa mala/muy mala: Vendrá Blazh a vuestro encuentro, otra vez.
También podéis dejar a Jorah y tratar de salvar a Rodrik y a la niña. Irán juntos si decidís ponerlos a salvo. Pero esto debe ser rápido. Si decidís ponerlos a salvo sin tratar de dialogar con Jorah, debéis probar suerte:
Runa Muy buena/buena: Salváis a ambos y no os encontraréis con Blazh.
Runa media: Sólo vais a salvar a uno, elegido a suerte.
Runa mala: No podréis salvarlos antes de que venga el brujo.

Como apunte: Tened en cuenta que Jorah es el único que puede reparar a Rachel (aunque quiera entregaros), pero que Belly conoce la historia de Blazh, sabe cosas sobre el brujo. Y Rodrik os puede ayudar aunque sea un poco inútil. Todo esto que os digo es por si acaso sirviera para ayudaros en vuestra decisión.

Y una cosa más, ¿seríais capaces de traicionaros para salvaros? Blazh quiere jugar, usad la imaginación.

Gerrit: Has destrozado la única oportunidad que tenías de que Castinur te ayudara a quitarte la maldición, y encima, los dioses caprichosos han decidido que el destino del poderoso brujo sea encontrarse con sus ancestros. No sólo no te ha quitado la maldición que pesaba sobre ti, sino que ha añadido otra más:
Dentro de ti”: Cuando vayas a golpear a alguien, trates de torturar o algún otro agravio físico contra alguien, esto se volverá contra ti. Cualquier daño que hagas, lo sentirás tú exactamente igual que lo das.

Todo esto sin olvidar que los cuervos seguirán estando a tu lado cuando tengas el impulso o el pensamiento de no hacer las cosas correctamente.
¿Veremos a Gerrit portarse bien? A ver si en este turno podemos verte dialogar por primera vez o te veremos estrenar tu recuerdo a Castinur.
Por cierto, gracias a vuestro apasionado combate, tienes heridas graves.

Rachel: Has luchado muy bien pero no lo suficiente y has acabado siendo otra de las víctimas que Gerrit ha dejado en este hilo. Tienes muchas opciones: puedes vengarte, seguir siendo buena como eres tú, etc. En este turno tienes completa libertad, pero tus decisiones serán de vital importancia, al igual que las de tu compañero.
Y que no se me olvide: también tienes heridas graves.


Fehu vældr frænda róge
Fehu
Master
avatar
Cantidad de envíos : : 415
Nivel de PJ : : 0
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Mastereado] El alma de Talisa [Rachel - Gerrit] [+18]

Mensaje  Gerrit Nephgerd el Lun Ago 07 2017, 18:01

Duna estaba a pocos metros de mí. Tenía la vista borrosa, apenas podía abrir los ojos. Aun así, diferenciaba el pequeño cuerpo en mitad del descampado. Con su mano izquierda me señalaba con sarna mientras con la derecha sostenía un dulce de leche. Su aspecto era infantil, tanto como el aspecto de los niños que cuidaba Rachel, sin embargo, a diferencia de éstos, Duna reía como un demonio demente. Reía aunque tuviese la boca llena de trozos de bizcocho y chocolate.

Lentamente, usando las pocas fuerzas que me quedaban, levanté la mano derecha del cada vez más apetecible suelo e intenté cargar una descarga contra Duna; intento que resultó ser un fracaso total. Unas finas chipas, parecían pequeñas espigas de trigo azules, se desvanecieron entre mis dedos antes que ni siquiera pudiese disparar nada.

Sentí mis parpados muy pesados, dejé que cayesen y cerrasen los ojos. Era como estar en un sueño, un estado de inconsciencia en el que todo lo que había a mi alrededor desaparecía. Estaba despierto, y algo dentro de mí (cuervos) me empujaba (me picaban) a que abriese los ojos. Lo intenté, pero mi cuerpo estaba muerto. No obedecía a ninguna orden que le dictaba desde mi cabeza (Abre los ojos. Ataca a Duna). Si sabía que estaba vivo era porque podía escuchar mi propio latido. Lo oía en mi pecho y, con mayor intensidad, lo sentía en las heridas que Rachel me había hecho. La peor era de la cabeza. Sentía que tenía una tan grande como mi puño por la cual emanaba sangre caliente. ¿Cómo podía notar que la sangre que corría por mi cara estaba caliente y, en cambio, ignorar lo que fuera que estuviera sucediendo fuera de mi cuerpo? Los cuervos de mi mente respondieron entre graznidos a la pregunta: “Es porque te estás muriendo. ¡Muerto, muerto, muerto!”

Una mano ajena a la mía me obligó a levantar los párpados. Vi un rostro que no supe diferenciar hasta que habló. Era Castinur y tenía otra maldición preparada para mí. Mis labios se curvaron una sonrisa, mis dientes mantuvieron la misma expresión de rabia que había mantenido desde el combate con Rachel.

Cuando me dejó tirado en el suelo, hice fuerza para mantenerme despierto (vivo). Quería verlo todo, aunque no pudiese diferenciar nada. La sangre y las lágrimas corrían por mi cara nublándome la vista. Vi cosas muy divertidas: Rachel en un estado de debilidad muy parecido al mío, un tipo que no recordaba el nombre, amigo del primer hombre que había matado, llorar mientras veía con nerviosismo cada recoveco del claro y, lo mejor de todo, vi a Belly coger unas piedras y lanzárselas a Castinur y Jorah. Esa niña tenía futuro. ¿El viejo estaba muerto? Jamás había visto sobrevivir a nadie con un agujero en la cabeza, suponía que sí lo estaba. Verlo morir hizo que recorriera una extraña energía por mis venas, los estúpidos la llamarían felicidad. Mi mano derecha se volvió a cargar de chicas azules, esta vez no desvanecieron. Moví los dedos de mi mano el tiempo suficiente para comprobar que la electricidad no se iba. Estaba vivo, muy vivo.

Me levanté apoyándome en el suelo. En mi camino me crucé con la cabeza de Talisa, la cogí sin vacilación. Jorah estaba hablando, yo no le escuché.

-No-.

Fue lo único que supe decir, después de que aquella mísera palabra, golpeé el rostro engreído de Jorah con la dura cabeza de Talisa. Cayó al suelo en el acto.  Lo miré fijamente desde en alto, como si fuera un insecto. No me costaría levantar el pie y chafarlo. Sonaría un “crack”, el mismo sonido que se escuchaba al pisar una cucaracha, y el hombre moriría. Podría haber muerto entre las ramas de los árboles, asesinado bajo el hechizo de viejo amigo. Fui tan necio como rescatarle de las ramas. ¿Ahora, quién iba a rescatarlo de mí? Ni los cuervos ni el nuevo dolor que sentía en la cabeza podían hacer nada para detenerme; al contrario, lo que hicieron fue despertar al antiguo Gerrit, aquel que no le importaba matar veinte elfos por la mañana y follarse tres mujeres por la noche.

Dejé caer la cabeza de Talisa a un lado del cuerpo yaciente de Jorah. Con una patada, aparté sus muletas. Cuando acabase con él, iba a quedármelas para mí.

-Escúchame bien, vas a hacer lo que te diga y sin trucos. Si obedeces, te prometo una muerte rápida. Si intentas engañarme- pisé el estomagó de Jorah y dejé caer todo mi peso sobre él- sufrirás todo lo que estoy sufriendo ahora-.

-Sigues sin entender nada.- el viejo tosió - Te lamentarás…-

No dejé que terminase la frase, rápidamente, moví mi pie hacia su cuello.

-Estoy hablando yo, no me interrumpas- antes de escuchar el “crack” (como una cucaracha)- Quiero que las dejes.- moví la mano bruscamente como si fuera el ala de un pájaro para señalar tanto a Belly como a Rachel- Tu amigo se ha divertido conmigo, ¿verdad? Ha sido cojonudo. ¿Y dónde está mi recompensa?- volví a pisarle el estómago y me di un puñetazo en el mío- ¡Aquí tienes mi recompensa! Ahora, a ellas las dejas, mejor, cura sus heridas y les pones en un lugar seguro. Ahora, seré yo quien se lo va a pasar cojonudamente bien con tu amiguito invisible. Verás como sí- una vez terminé, me limpié las babas que escupía al hablar.

Del bolsillo de mi pantalón, me saqué uno de los bollos de pájaro que dieron en el Ostara. Después de tanto tiempo, no sabía cómo seguía estando igual de esponjosos que el primer día. Me lo comí y, al momento, la herida de la cabeza desapareció. Me encontré muchísimo mejor. La magia, por mucho que Jorah la odie, era fabulosa.


Offrol: Uso la habilidad de los bollos de ave incinerada del Ostara para curarme.
avatar
Cantidad de envíos : : 193
Nivel de PJ : : 0
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Mastereado] El alma de Talisa [Rachel - Gerrit] [+18]

Mensaje  Tyr el Lun Ago 07 2017, 18:01

El miembro 'Gerrit Nephgerd' ha efectuado la acción siguiente: La voluntad de los dioses


'Runas' :

Resultados :



Representación de las runas:
Tyr
Master
avatar
Cantidad de envíos : : 742
Nivel de PJ : : 0
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Mastereado] El alma de Talisa [Rachel - Gerrit] [+18]

Mensaje  Rachel Roche el Mar Ago 08 2017, 09:59

“Error en el sistema motriz. Todos los módulos de combate están deshabilitados, se mantienen únicamente las funciones vitales. Se requiere intervención inmediata.”s No podía moverme. Estaba muy nerviosa, pero el corazón me latía muy despacio. Tanto que casi me hacía ahogarme. NIA estaba regulando las pocas energías que quedaban y las severas heridas para tratar de mantenerme con vida.

Todo lo que podía hacer era girar la cabeza un poco. Y ver entonces a mi hermano tendido en el suelo. - Jules… - comencé a llorar, tratando de estirar el brazo a la posición en la que lo veía tendido en el suelo. Donde estaba el pequeño Matie, estaba mi hermano. – Jules, no te mueras, por favor. – seguía llorando, impotente por no poder hacer nada por ayudar a mi hermano convaleciente. Cerré los ojos mientras muchas más lágrimas caían por mi rostro y miré al cielo sumida en el llanto. Había perdido a la Maestra Boisson. Ahora había perdido también a mi hermano. ¿Para qué vivir?

Ni siquiera me di cuenta de los dos entrañables a los que ni siquiera conocía, que llegaban hasta mi posición y debatían qué hacer con mi cuerpo, insistiendo en tomar a mi alma. Tampoco percibí cómo Rodrik discutía con ellos y los alejaba de mí, hiriendo a uno de ellos mortalmente.

-Jules… No te mueras, Jules. – rogaba a los dioses, mirando al cielo. Seguía con lo mío. Fue entonces cuando, entre las nubes de aquel día, pude ver el rostro de mi hermano como si estuviera allí mismo.
-¡Rachel! Estoy bien. ¿Qué te ha pasado? – preguntó. - ¡Alejaos de ella, malditos paletos! – Gritó con furia. Empujándolos a todos. Aquella escena era tan real… Era el Jules de verdad.
-Fui a Tyretus a por provisiones para el viaje. Lo que me pediste. – comenté. – El señor Neph me atacó tras ser manipulado por dos ancianos que querían robarme el alma, Jules. – comenté entre sollozos. El brujo se giró para ver la escena y pronto comprendió qué ocurría, al frotarse uno de ellos las manos llamándome material.
-Está bien. Tranquila, pequeña. Ya está tu hermano aquí. Mejorarás. – instó el brujo, acariciándome la cabeza, y alzó la vista para ver quién se encontraba allí. Un muy herido Gerrit discutía con el viejo que quedaba vivo, que le ordenaba que se alejara de mí y de la niña a la vez que se enfrentaba él. – Tranquila, cómete algo para reponer fuerzas. – Y sacó del bolsillo de mi falda ese pequeño bollo con forma de pato que me habían regalado en el Ostara y me lo dio de comer.

Aquel bollito con forma de pato parecía ser un regalo de los dioses. Poco a poco recuperaba algo de movilidad en el cuerpo. Al menos lo suficiente para que NIA se volviese a encontrar operativa y pudiera levantarme. Si bien la sangre no se quitaba, con tiempo me pude ir levantando. El señor Neph, el asesino, había cambiado de idea y ahora parecía querer ayudarme. Aquel viejo hombre me había llamado “material”. Y cargaba contra todos después de que Rodrik hubiese matado al supuesto Castinur.

-¡Blazh os hará pagar esto, estúpidos! – gritaba el hombre, aprisionado por el pie de Gerrit. Mi hermano se puso en cuclillas, apoyó un brazo en una de las rodillas y otra mano tranquila en el pecho del anciano.
-No sé qué mierdas ha pasado aquí, abuelete. – empezó diciendo. – Pero este tipo - dio una palmada a Neph en el hombro. - va a arrancarte la cabeza y yo no voy a ayudarte porque has llamado a mi hermana “material”. – respondió sereno, con ironía. – Yo en tu lugar cuidaría tu lengua de arpía, cabronazo.

Mi hermano y Neph estaban distraídos centrándose en el viejo, mientras Rodrik se mantenía con la inconsciente niña que no se llamaba número 119. observando la escena desde la distancia. Sin saber por qué pude ver algo moverse volando. Era un cuchillo. ¡El cuchillo Blazh!

- […] buena suerte soportando cómo te revientan la cabeza. - di toques rápidamente en el hombre de mi hermano. Señalando al cuchillo Blazh.
-¡Jules! ¡Jules! ¡El cuchillo Blazh! – le dije apresurada.. – ¡Él es el manipulador que nos quiere a todos muertos! – Jules se giró.
-¿Qué dices, Rachel? ¿Un cuchillo? – miró a la escena sin creerme. Incluso algo molesto por haberle interrumpido. - ¡La madre que me…! ¡Un cuchillo volador! – Jules era más avispado que yo, y sabía que aquello era parte de un truco de magia de un brujo. – Tú no eres un cuchillo. Eres un tío invisible. – El cazador me puso a su espalda y le apuntó con la ballesta que lucía el logo del gremio de cazadores.

El cuchillo Blazh ahora era el hombre invisible Blazh. comenzó a reír. Parecía haberse divertido con el espectáculo y quería volver a por más. Rodrik y la niña que no se llamaba número 119 parecían ser sus próximas víctimas, al menos por proximidad.

-¡Otro brujo! Sólo quería ayudar a los ancianitos a recuperar a su alma querida. Yo también quiero almas. Cuantas más almas, mejor. – habló el cuchillo. Yo me puse aún más detrás del brujo, con mucho miedo.
-Estúpido psicópata demente. – comentó el brujo. – No hace demasiado tiempo perdí a una persona a la que… - se le secó un poco la garganta. - … a la que amaba. – indicó. – No perderé a otra.

Jules disparó su ballesta, pero el hombre invisible Blazh esquivó el golpe. Y contraatacó con un nuevo ataque que mi hermano también esquivó. Estaba angustiada. - ¡Cuidado Jules! – clamé. Mantuvieron una encarnizada pelea durante varios instantes. El hombre invisible Blazh incluso consiguió despojarle de su ballesta una vez, aunque Jules volvió para recuperarla. El brujo lanzaba pequeños rayos de fuego contra su enemigo, que esquivaba con rapidez. Blazh, sabiendo que era delatado por el cuchillo, lo soltó rápidamente.

-Ahora no puedes verme, brujo. - rió Blazh, cuya voz sonaba desde todas partes. Pero Jules permanecía atento a los pasos, mirando en dirección contraria a la que se encontraba, tratando de adivinar su posición.
-¿Verte? No necesito verte. – comentó no muy alto para poder seguirle la pista. Sabía perfectamente dónde se encontraba Blazh, justo a su espalda. - Mi trabajo consiste en cazar gente a la que no puedes ver. – prosiguió. – ¿Y sabes qué? Aprendí junto a la mejor. – entonces se giró rápidamente y disparó su virote en la dirección en la que estaba seguro se encontraba el hombre invisible Blazh. Me llevé las manos a la boca. ¿Conseguiría darle y poner fin a aquella masacre?

*Off: Uso el bollito de ave del Ostara que me recupera el 60% de las heridas. Como tenía libertad y Gerrit sacó una runa pésima, según las indicaciones master asumí que Blazh vendría a matar a Belly, Rodrik y Jorah. Así que a ver si los dioses me acompañan y le doy caza.
avatar
Cantidad de envíos : : 131
Nivel de PJ : : 1
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Mastereado] El alma de Talisa [Rachel - Gerrit] [+18]

Mensaje  Tyr el Mar Ago 08 2017, 09:59

El miembro 'Rachel Roche' ha efectuado la acción siguiente: La voluntad de los dioses


'Runas' :

Resultados :



Representación de las runas:
Tyr
Master
avatar
Cantidad de envíos : : 742
Nivel de PJ : : 0
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Mastereado] El alma de Talisa [Rachel - Gerrit] [+18]

Mensaje  Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Página 2 de 2. Precedente  1, 2

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.