Últimos temas
» Linksa
Ayer a las 20:59 por Sigel

» Solicitud de Trabajo
Ayer a las 20:05 por Ansur

» Ficha de habilidad (Diane Nodalhard).
Ayer a las 19:36 por Diane Nodalhard

» Lista de tareas de Diane Nodalhard.
Ayer a las 19:22 por Diane Nodalhard

» Registro de avatares
Ayer a las 19:15 por Diane Nodalhard

» Karre'xha, el árbol del amor
Ayer a las 18:09 por Sigel

» Luna, Podría ser un buen nombre [Privado-Ashak][Noche]
Jue Ene 18 2018, 21:45 por Claudena Orsteni

» La espada Arcana {Arcanos/Herrería}
Jue Ene 18 2018, 06:09 por Ansur

» Registro de armas y armaduras
Miér Ene 17 2018, 10:43 por Elen Calhoun

» ¿Malas compañías?
Mar Ene 16 2018, 22:05 por Ashak


Ficha Korvoth

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Ficha Korvoth

Mensaje  Korvoth el Lun Nov 06 2017, 13:01

Nombre: Korvoth

Apellido: Desconocido

Raza: Humano

Edad: 47

Sexo:  Hombre



Historia pasada

¿Que te cuente mi historia ?, muchas confianzas te tomas tu. Pero bueno, no se si sera el exceso de hidromiel en sangre o la desesperación de la edad lo que me quiere hacer hablar así que pídele una jarra a la tabernera escotada y no interrumpas.
No se si debería empezar cuando me uní a mi primera banda de mercenarios o cuando salí de esta, y como bien sabrás ante la indecisión busca otra opción, así que me remontare a el momento en que mi padre decidió hacerse mercenario.
Ocurrió tras terminar la gran guerra de la era de las maquinas.
No me mires con ese careto que no te estoy mintiendo, mi padre era un mestizo medio humano medio elfo, mas longevo de lo que nunca admitió.
A lo que iba: Tras salir victoriosos de dicha guerra, parte de los Aerandinos no creían posible la paz en esa libertad recién obtenida, con sus hogares destruidos y sus manos manchadas de sangre no se sentían capaces de empezar de nuevo. Muchos decidieron seguir juntos y formar bandas de bandidos o mercenarios, entre ellos estaba mi padre, que fundo junto al escuadrón que lideraba una banda de mercenarios, no hay mucho que contar sobre ella hasta bien entrada la era de los clanes, para entonces habían ido aumentando su numero y subexistiendo de pequeñas batallas entre clanes y escaramuzas varias. Hasta que  de nuevo, llego la guerra. Con los clanes como desencadenante de esta guerra interna el rey Alathos recluto a los pocos que no pertenecían a ningún bando para crear un segundo ejercito regular de Lunargenta, entre ellos la banda de mi padre. Como ya deberías saber mi sobrio amigo, el breve tiempo que este ejercito duro, fue dedicado a protejer las fronteras de la península de Verisar contra la amenaza de los clanes vampíricos, mientras el rey y su séquito de niñatos armados se centravan en restablecer la paz en el interior del reino.
Según mi padre fue varios meses despues cuando me encontró, en una de las aldeas de cazadores que hay en el bosque de los humanos, una aldea que había sido reducida a escombros por un aquelarre al que seguían desde hacia días, me encontraron junto a mi madre con cinco años, ella había sido mordida por lo que la quemaron viva, o eso me contaban, personalmente no recuerdo nada de eso con lo que este relato esta formado por conjeturas y artimañas que mi padre berreaba.
En fin, puesto que estaban bajo control directo de la monarquía y no podían actuar libremente, me adoptaron como ayudante de cirujano y alquimia en vez de dejarme morir.
Esa creo que fue la época mas tranquila de mi vida, es mas cómodo tratar a un herido que herir a un hombre, pero no mas fácil. Así pase dos años mas de mi juventud, hasta que a mis siete años el rey Alathos decidió disolvernos como ejercito regular por nuestra carencia de lealtad a la corona, nos convertimos en mercenarios a pesar de que la mayoría ya se consideraba tal. El escuadrón de medicina fue disuelto pues los mercenarios que no terminan la campaña no cobran, y un herido nunca termina una campaña con la que pagarte...

En fin, me pase los siguientes nueve años siendo la espada de emergencia de mi padre y a veces su escudo humano... si el moría yo lo haría de hambre así que no puedo quejarme de ese trato, fui mejorando mi pericia en el combate cuerpo a cuerpo. Ya que no hay espadas para niños empecé y me acostumbre a blandir un arma casi de mi tamaño desde los 7 años. A los dieciséis ya dominaba el mandoble mejor que la mayoría de los que me rodeaban la espada normal, es curioso como nos adaptamos a aquello con lo que crecemos, yo crecí acostumbrado a combatir y matar, tu me parece que creciste en un monasterio pues aun no has tocado esa jarra de hidromiel que te voy a acabar robando...
En fin hay poco mas que contar, un licántropo mato a mi padre cuando estaba ebrio por algún motivo que ha día de hoy aun desconozco, ese mismo día deje la banda de mercenarios y me embarque en un tipo de peregrinación, originalmente buscaba al asesino de mi padre por los reinos del este, pero entre que no tenia pista alguna, el leve rastro de licántropos muertos que iba dejando y una plaga de pulgas que tenían estos, al final me fui a los reinos del norte, viví en las montañas durante bastantes años, practicando con la espada, escapando de los monjes dragón y buscando alguna moza recia que nunca llego, así que incitado por los mas básicos instintos humanos de reproducción volví a la península de Verisar esta vez por los reinos del Oeste y del Sur.
Tras llegar y saciar mis mencionados instintos, me plantee que demonios hacia allí,  porque narices soy tan impulsivo y lo triste que se me hacia que hubiera tenido que recorrer media Aerandir  para echar un casquete. Así que, hambriento y con una gran espada a mi espalda me puse a trabajar cazador de licántropos sanguinarios, la paga era buena y no se si es a causa de que el filo de mi espada era de plata o porque mi padre fue asesinado por uno, pero se me daba y da genial. Realmente no tengo nada en contra de ellos, menos las pulgas, la sarna, el rastro de pelo y el olor a chucho mojado no son mala gente... Pero bueno, no estoy tan ebrio como para arrepentirme de las masacres que he montado....  ¡Así que pásame esa jarra que me siento mal conmigo mismo!
Poco mas que añadir, he ido ganandome la vida con trabajíllos sin aspirar a nada mas que comer, tras ver tanta muerte y destrucción tengo claro que en esta vida sacaras la tripa llena y poco mas.



Historia Presente

¿ Que  hago ahora ?, aparte de plantearme en que momento fue buena idea empezar a conversar contigo no mucho.
Recientemente he estado viajando con una troupe ambulante, en principio era el guardia de la caravana, pero a pesar de lo buenos músicos que eran y que aparentaban ser buena gente fui yo quien les mato a todos, en cuanto la única medida preventiva de alguien se vuelve contra el esta bien jodido. Resulta que eran ganaderos de chupa sangre o como los quieras denominar, iban de pueblo en pueblo dando conciertos e informando a un aquelarre que nos seguía con dos jornadas de diferencia si el pueblo tenia buenas defensas o refuerzos en los alrededores. A cambio estos les dejaban hacer las barbaries que quisieran pues ellos eliminaban las pruebas y testigos restantes.
Cuando Scot, el líder y cantante de la troupe se llevo a una niña de siete años del ultimo pueblo que visitaron, para como el decía... "satisfacerse", los mate, creo que fue porque esa niña me recordaba a mi cuando tenia su edad, acojonada y sin entender donde estaban sus padres ni como había llegado a su situación actual... En fin, fue un duro golpe para mi, les había cogido aprecio a esos condenados músicos ambulantes, y ver como eran realmente me sentó como una patada en la entre pierna que te levanta del suelo... ese evento me dejo claro como esta Aerandir, este largo invierno trastoca a la gente, haciendonos caer bien bajo,  tanto individualmente como de forma colectiva, somos unos malditos cegatos que no vemos mas allá de nuestros conceptos y motivos, somos traidores, interesados, manipuladores, mentirosos...... ¿ desde cuando es mas importante el resultado que los medios empleados en obtenerlo ?,  ¿ Desde cuando aceptamos la debilidad por simple pereza ?, ¿ por que a pesar de que todos valoramos la vida por encima de la muerte seguimos sin hacer nada por merecerla ?. Hablo sin sentido, embriagado por el desprecio que siento hacia lo que me rodea y por el alcohol, en el epicentro de la soledad, esperando algo sin buscarlo, hay estoy, ganandome el desprecio que tanto siento hacia otros, sin cambiar nada, entrando poco a poco en el intimidatorio y terrible bucle que genera esta monarquía de la que no podemos escapar,controlado por unos filtros sociales que no elegí, roto por elecciones que yo no he tomado. Siento miedo, dolor, sufrimiento, vació... Siento desesperación por intentar expresar algo tan complejo como es un sentimiento con algo tan burdo como es este lenguaje, definiendo conceptos abstractos, generalizando, haciendo que todo lo expresado y comunicado sea aproximado pero nunca exacto, dejando el resto a la suposición, una suposición individual radicalmente diferente de un individuo a otro. No como la musica, lo único que me queda, lo único a lo que puedo aferrar, lo único que me mantiene cuerdo y en pie, lo único que me hace contarte estas palabras en vez de mandar todo a la mierda, lo único que no me ha abandonado en los peores momentos. Por ella, por lo que le debo seguiré adelante, mantendré mis ideales duros por mucho que los golpeen pero moldeables por la perspectiva y seguiré adelante, seguiré huyendo sin descanso del bucle que a todos atrapa, seguiré valorando mas el camino que el destino y seguiré confiando en que en algún momento podre deshacerme de la carga en vez de preguntarme por que esta hay. Estoy cansado, estoy débil....estoy solo.....
¡ Esto pasa por dejar que te robe la jarra! Ya estoy melodramático, ¿ contento ?. Por dios que sarta de cursiladas he soltado, igual te he vuelto diabético y todo.
En fin, tras matar a los cerdos pedantes asalta cunas de la troupe me puse a buscar gentuza de su misma calaña para darles el mismo trato, y eso mismo estaba haciendo en esta lúgubre taberna antes de que tu entraras. Los pueblos como este, cercanos a la arboleda central son un punto de caza tan interesante para los licántropos como para los chupa sangre. Hasta que empiece la caza por unos o por otros, aquí seguiré, esperando algo entretenido que hacer y disfrutando de las buenas vistas que ofrece la tabernera



Carácter


Extremadamente impulsivo, dependiendo principalmente del alcohol que lleve en sangre. Algo solitario pero no por elección propia. Y como todo viejo se pone fácilmente melodramático menos cuando hay alguna moza recia en los alrededores, en tal caso prefiere ser eufórico y sarcástico.



Armas

Desde que su mandoble fue quebrado, blande una larga espada de hoja blanca y empuñadura negra forjada con una escasa aleación de acero de wootz con plata.





Apariencia

Alto para ser humano, pero queda disimulado por la leve inclinación de espalda tanto por la edad como por costumbre de llevar en su espalda un arma de casi su propio tamaño. Pelo excesivamente blanco para su edad, largo al igual que su barba. Una cicatriz le cruza el ojo derecho de arriba ha abajo.
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]


Última edición por Korvoth el Lun Nov 06 2017, 23:52, editado 1 vez
Korvoth
Neófito
avatar
Cantidad de envíos : : 3
Nivel de PJ : : 0

Volver arriba Ir abajo

Re: Ficha Korvoth

Mensaje  Helyare el Lun Nov 06 2017, 15:57


C

S

I

A

F

Helyare
Admin
avatar
Cantidad de envíos : : 419
Nivel de PJ : : 2

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.