Aerandir
¿Quieres reaccionar a este mensaje? Regístrate en el foro con unos pocos clics o inicia sesión para continuar.

Últimos temas
» The Wild Hunt [Élite]
[Superstición] El Arlequín EmptyHoy a las 23:20 por Invitado

» ¿Te atreves a jugar verdad o reto? [3/3 chicas][3/3 chicos]
[Superstición] El Arlequín EmptyHoy a las 03:37 por Magazubi

» Cerrado por abandono
[Superstición] El Arlequín EmptyAyer a las 16:24 por Fehu

» Puntos de experiencia.
[Superstición] El Arlequín EmptyAyer a las 16:18 por Fehu

» Conversión de Fichas de Habilidades
[Superstición] El Arlequín EmptyVie Oct 23 2020, 22:29 por Merida DunBroch

» Habilidades de Kyravann
[Superstición] El Arlequín EmptyVie Oct 23 2020, 02:20 por Kyravann Svartlys

» Petición de Profesiones
[Superstición] El Arlequín EmptyMiér Oct 21 2020, 19:31 por Ansur

» Invitación a Tema Libre [3/3] [Completo]
[Superstición] El Arlequín EmptyMar Oct 20 2020, 18:58 por Zöe

» Aquí llega la elfipiresa!
[Superstición] El Arlequín EmptyLun Oct 19 2020, 05:59 por Demian

» Hojitas de Menta - Habilidades de Aradia
[Superstición] El Arlequín EmptyDom Oct 18 2020, 20:09 por Sarez


[Superstición] El Arlequín

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

[Superstición] El Arlequín Empty [Superstición] El Arlequín

Mensaje  Rumpel el Miér Sep 19 2018, 03:12

-Padre, usted es brujo... - puntualiza Niel sin venir a cuento mientras Meredith nos sirve la cena.

-Hijo, si lo has descubierto ahora me habrás decepcionado enormemente... - le respondo esbozando una media sonrisa mientras me meto un pequeño trozo de ternera en la boca.

-Ohh... no, no es eso... Es que hoy escuché algo sobre los brujos... algo que daba un poco de miedo... - Niel jugo con el trozo de carne moviéndolo de un lado para otro pensativo.

Pego un largo trago de vino y miro a mi hijo algo preocupado.

-¿Qué inoportuna tu mente hijo mio? Cuéntamelo. - dejo de comer y me reclino en la silla para adelantar mi cuerpo a la mesa.

-Me dijeron algo de... un brujo sin rostro... se llamaba... - Niel o bien no encuentra las palabras o bien le da miedo decirlas.

-Maese Gonthur. O como lo llaman popularmente El Arlequín.. - vuelvo a centrarme en la carne volviendo a dibujar mi sonrisa.

-¿Cómo lo sabe padre? - Niel se levanta de golpe apoyando su pequeño cuerpo en la mesa quedando practicamente suspendido en el aire.

-También existe su leyenda en las islas hijo. Es posible que entre los niños de las islas sea más popular y terrorífico que aquí en el continente. - meto otro trozo de carne y lo mastico lentamente, Meredith cocina muy bien, debería felicitarla luego.

-¡Vaya no lo sabia! - se vuelve a sentar y mira más emocionado su cocina. - Me han contado que es un brujo con mascara que cuando aparece hace que todo el ambiente sea denso y caluroso... Lo hace para cansarte antes para evitar que huyas y entonces, cuando te deja inconsciente te lleva con él, nadie a vuelto nunca para contarlo...

Vuelvo a llenar la copa de vino y me entretengo aireándolo mientras miro a mi primogénito con una sonrisa. Es bueno que tenga interés por las cosas, incluso que se haga preguntas sobre lo desconocido. Pero no puedo permitir que le llenen la cabeza de supersticiones de viejas que le hagan temer al mundo donde vive. Debe de tener la suficiente capacidad intelectual para enfrentarlo sin ningún miedo. En Aerandir hay cosas inexplicablemente poderosas, o eso es lo que se cree. Pero toda fuente de poder tiene un núcleo, algo que un buen brujo debe de saber si quiere vivir mucho tiempo.

-Es una leyenda poderosa, pues tiene una buena base histórica... - suspiro y apoyo mis manos sobre la mesa. - Maese Gonthur, existió, hace ya varios siglos eso si... Fue un brujo muy poderoso... la gente cree que controlaba el fuego, otros decían que su campo eran las ilusiones, otros que contaba con una mezcla de poderes de fuego y aire. Hay incluso vertientes que opinan que fue en realidad un vampiro que con un alto poder mental.... Aunque esta es menos aceptada por el lugar del que procedía, las Islas Illidenses. - hago una pausa para asegurarme que mi hijo sigue la conversación. - Pues bien. Fue un brujo muy poderoso, así como dices, todas las fuentes concuerdan que podía cambiar el clima a su antojo, y que se sumergió en las más oscuras profundidades de la magia... Pero nunca era suficiente para él. Pese a tener un gran poder, nunca estaba satisfecho... Y, querido hijo, todo en esta vida tiene un precio, y el pagó con todo lo que tenía. Su propia vida. Y es aquí de donde sale la leyenda. - vuelvo a centrar mi atención en la carne.

Mi hijo se queda parado un momento procesando la información, intentando encontrar en ella la verdadera respuesta a su pregunta.

-¡Pero eso no me hace saber si existe o no! ¡Ni siquiera me dice el por qué de la leyenda! - me mira fijamente con total interés y cierta suplica para alimentar su curiosidad.

Me tocaba cumplirlo, no podía negarle que sintiera curiosidad, ese era un valor muy importante. Pero también debería enseñarle a no dejarse llevar por todo lo que uno oye.

- Bien... A raíz de ese sacrificio, se produjo una gran explosión en su mansión que acabo con la vida de muchas personas de los alrededores, todos calcinados. - doy otro sorbo al vino. - La versión histórica acaba aquí, el maese murió por su incompetencia. Pero, sin embargo es cuando da inicio la leyenda, ¿por qué? Pues porque, las malas lenguas dicen que maese Gonthur se convirtió en una especie de espectro que no sólo conservaba todo el poder que había obtenido en vida, sino que ahora este podría aumentarse sin limites. Pero la pregunta es... ¿Cómo podía hacer eso? - hago una pausa para aclararme la garganta. - Dicen que, ese brujo espectro, se paseaba errante por todo Aerandir, en busca de aumentar su poder, su gran obsesión en vida. Su aspecto es el de un hombre de estatura media, bien vestido, pero con el cuerpo calcinado y el rostro tapado por una mascara de arlequín, lo que le dio su sobre nombre. Acecha a toda aquella persona solitaria, hombres, mujeres, niños... No le importa, pues lo único que busca es llevarse aquello que él sacrifico, su vida; de la cual se alimenta, un alimento que llena un vació infinito. Un hambre que nunca se sacia. - tomo un trozo de carne con el tenedor y me quedo mirándolo.- Como bien has dicho los síntomas antes del ataque es un aumento de la temperatura del ambiente, hasta que el aire es tan denso que no puedes ni respirar, y cuando El Arlequín se marcha, el cielo llora la perdida de una vida, borrando cualquier rastro del agresor. Algunos dicen que lo primero que escuchas es el sonido de su bastón y una risa lunática y despreocupada.

-¡Qué miedo padre! - grito encogiéndose sobre la silla.

-Por las llamas Niel, razona un poco. - niego con la cabeza y le miro con dureza. - Has dicho, correctamente, que, según la leyenda, nadie que se ha interpuesto en su camino a vuelto con vida. Si es así.. ¿Quién cuenta las historias? Los muertos no cuentan cuentos hijo. - me levanto y me acerco a él dándole un apretón en el hombro. - Son sólo historias de viejas y palurdos que buscan cualquier escusa para justificar su cobardía.- me reclino sobre él. - Nosotros no podemos creer en esos cuentos, somos más listos y nada en esta vida es invencible. - me retiro para volver a mi asiento. - Maese Gonthur fue un brujo excepcional que no pudo aguantar el peso de su propio poder y pago por ello, murió. Ese fue el fin de la historia. El resto son solo escusas de las que se aprovechan muchos...

-Pero... ¿cómo vencería a un ser así en el caso de que existiera? - Niel parece más calmado aunque no del todo convencido.

-Esa pregunta ya es más interesante... - le sonrío. - En primer lugar no huiría, por que eso sólo agotaría mis fuerzas... Evaluaría su verdadero poder y como hacerle frente con los medios de los que pudiera disponer... y luego los usaría todos para obtener la victoria.. - miro a mi hijo con una sonrisa. - Eso se traduce en que si temes a algo, no debes de huir del miedo, sino que tienes que ser prudente y enfrentarlo con todo lo que tengas.

-¿Entonces la leyenda es mentira? - una vez abandonado el miedo había cierta desilusión.

-Puede que haya seres con cierto parecido, o imitadores... pero hijo... ¿Eso debería paralizarte? - dejo la pregunta con una sonrisa mientras vacío mi copa. A fin de cuentas, yo era uno de los que se estaban beneficiando de dicha leyenda, puede que incluso fuera causante de su repunte. Lo que me lleva acariciar la mascara que llevo guardada bajo el jubón.
Rumpel
Honorable
Rumpel
Cantidad de envíos : : 175
Nivel de PJ : : 0

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.